• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

En memoria de Amer Rammal

E. entró en Beirut como soldado del ejército israelí en uno de los complejos episodios de finales del siglo pasado en esta zona caliente del mundo. Su compañia, asentada en el aeropuerto, mantenía conversaciones con los líderes Chiís. A uno de ellos le acompañaba uno de sus hijos, un jóven rubio y corpulento de ojos claros, Amerk-monk. Al final la negociación se torció (una vez más) después de las matanzas de Sabrá y Chatilá, lodos de la matanza de Damour, y esta de la de Karantina… y odio sobre odio.

Años después del episodio de Beirut, y teniendo ya ambos la vida hecha en Madrid se reencontraron casualmente como médico y paciente. Rammal, del Libano, no es un apellido tan común. Y luego han sido muchos años como compañeros de trabajo en el hospital, y un sincero y profundo aprecio entre el … chií y el … judío, como siempre bromeaban.

Amer Rammal, compañero y amigo, nos ha dejado hoy, víctima de esta lotería macabra que es la pandemia que tenemos encima. Despúes de mucho pelear la vida, después de muchos años ya de ejercicio como otorrinolaríngólogo, querido y apreciado sin fisuras por absolutamente todos los que han trabajado con él, este ha sido el último e inesperado giro de la vida.

Amer decía siempre que nunca le gustó la Medicina. Que estudió Medicina por complacer a su padre. Que nunca le gustó mientras estudiaba y que empezó a apreciarla después. Revisen por favor el desgastado concepto de vocación y aprecien sin embargo sus múltiples matices y sus tiempos. Aunque bromeaba con los más íntimos con que “no sabía nada”, era Médico en el más pleno de los sentidos. Profundamente apreciado por sus pacientes, le faltaban horas en el día para atender a sus compromisos profesionales pero siempre encontraba tiempo para dedicarles. Era uno de esos médicos a los que muchos pacientes visitaban para hablar. Suena anacrónico en estos tiempo de superespecialización y obsesión por la eficiencia, pero refleja una parte de la esencia de ser Médico que no podemos permitirnos perder. Y no obstante todos los que hemos trabajado con él sabemos que era extremadamente eficiente. O resolutivo si queremos utlizar un término más prosaico, que sin embargo pone de relieve una de las grandes virtudes de nuestra especialidad: solucionamos problemas. En ocasiones no muy graves pero que sin duda mejoran la vida de la gente.

Y a Amer le gustaba hacer que la gente viviera mejor. Muy libanés y muy árabe en todo, como dicen cariñosamente los que más le querían. Muy amigo de sus amigos. Maniático y a la vez caótico, mal perdedor en las cartas, con espíritu de negociante pero con proyectos descabellados. Le gustaba vivir bien y que todo el mundo a su alrededor, la gente a la que quería, viviera bien. Siempre decía que hubiera vuelto al Líbano, pero que quería lo mejor para su familia, para sus hijos, y volver no era la mejor opción. Así que se quedó aquí y nos regaló su trabajo y su amistad.

Conocí a Amer Rammal cuando llegué al hospital en junio de 2017. Esto es casi ayer y probablemente soy de las personas menos indicadas para redactar este texto. Pero Amer lo hacía todo muy fácil. En estos últimos meses tan difíciles que todos hemos pasado me enorgullece la profesionalidad y la valentía de todos los compañeros que he tenido a mi lado. Todos hemos tenido nuestros temores, al principo por el no saber, y después por el no saber lo suficiente. Amer parecía tener un cierto presentimiento, que yo atribuí a otra forma de ver la vida. Pero si había que ir a la UCI o hacer una traqueo allí estaba el primero, disponible, como siempre lo había estado. Todos hemos compartido experiencias intensas en nuestra carrera profesional, pero el sudor y la fatiga del momento de retirarse el EPI son difícilmente superables. Así que me quedo con esos momentos compartidos, amigo, de satisfacción del deber cumplido. Entiendo que en realidad estas ocasiones eran posiblemente de las menos peligrosas de nuestro trabajo como otorrinolaringólogos en estos tiempos difíciles. Y sí, nos protegíamos, claro, pero en algún momento fallamos. No sábes con que obsesión he buscado en el recuerdo cual pudo ser ese momento, y por qué tú.

Has dejado un dolor inmenso en tantos corazones… y un vacío irremplazable. Sí, fuiste una luz que hizo el mundo un poco mejor. Y ahora sí, quizás, puedas volver. Nos acordaremos si algún día tomamos allí un té, al estilo del Sur.

E. es una de las personas que más ha llorado a Amer. Les quedó una cita pendiente, allí, en aquella parte del mundo donde todo es tan complejo, pero a la vez podría ser tan simple entre los de uno y otro lado. Este era el plan, “si vamos allí este verano, nos vemos en la frontera”.

Te echaremos de menos, amigo. Nos vemos en la frontera.

Dr. Jose Granell

Assessment of muscular tone of the tongue using a digital measure spoon in a healthy population: A pilot study

Fecha de publicación: 18/02/2021

Autores: Laura Rodríguez-Alcalá, Juan Martín-Lagos Martínez, Carlos O´Connor-Reina, Guillermo Plaza

Abstract: The study of the muscles of the tongue forms part of a basic evaluation of upper airway function that includes swallowing, speaking and chewing. It is important because the upper airway presents a region of collapse during sleep. Through the action of the dilator muscles, mainly the genioglossus, such collapse can be prevented. In this study, we present a simple tool that can be used to measure the strength of the tongue. This tool may provide an easy way to measure tongue function and allow

Área de la especialidad: Roncopatía y trastornos respiratorios del sueño

Datos bibliográficos: Rodríguez-Alcalá L, Martín-Lagos Martínez J, O´Connor-Reina C, Plaza G (2021) Assessment of muscular tone of the tongue using a digital measure spoon in a healthy population: A pilot study. PLoS ONE 16(2): e0245901. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0245901

No existe una edad límite que desaconseje la colocación del implante coclear

No existe una edad límite que desaconseje la colocación del implante coclear

Los implantes cocleares cada vez son más habituales en personas mayores de 55, 65 o 75 años por lo que en realidad, a pesar que de suele creerse lo contrario, no existe una edad límite que desaconseje la colocación de este dispositivo. Lo importante es que las personas candidatas no tengan problemas médicos que les impidan someterse a una intervención quirúrgica, que tengan una capacidad cognitiva adecuada para sacar provecho del implante, y que se comprometan a hacer las programaciones oportunas y la rehabilitación. Así lo afirman desde la Comisión de Otología de la SEORL-CCC.

Se estima que después de los 60 años de edad la audición disminuye en promedio 1dB por año, con una mayor pérdida observada en hombres que en mujeres. Además, según la OMS, cerca de una tercera parte de las personas mayores de 65 años padece pérdida de audición discapacitante. Por ello, es importante prestar atención a la pérdida de audición asociada a la edad y es necesario buscar soluciones para mejorar la calidad de vida de las personas mayores con hipoacusia, sobre todo en el contexto actual de la pandemia en el que su aislamiento se ve aún más agravado.

Mejora del estado cognitivo con implantes cocleares

Un estudio reciente ha demostrado que los implantes cocleares consiguen una mejora significativa del estado cognitivo general (memoria, atención y lenguaje) en personas mayores de 55 años tras un año de uso. El trabajo se ha realizado en los Hospitales Universitarios La Paz y Ramón y Cajal, que cuenta con la participación de varios miembros de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), como el doctor Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología. Ha recibido el Premio FIAPAS  2020, otorgado por la Confederación Española de Familias de Personas Sordas. De esta forma, se constata el efecto positivo del implante coclear sobre la percepción del habla, la calidad subjetiva del sonido percibido, la autopercepción de la propia discapacidad auditiva y la calidad de vida en general.

Las últimas investigaciones sobre implantes cocleares han permitido constatar que el beneficio ocasionado por el uso de un dispositivo auditivo como el implante coclear va mucho más allá de la mejora en la audición. Por ello es fundamental valorar la calidad de vida general, la calidad de vida específica y la calidad del sonido percibido.

Música e implantes cocleares

Los implantes cocleares limitan algunos aspectos de la vida diaria de la persona que los lleva en cuanto a la percepción de la música, la discriminación verbal en entornos de ruido y el uso del teléfono. Así, para algunos usuarios de implante coclear escuchar música resulta una actividad desagradable ya que los estímulos auditivos están en gran medida empobrecidos y con frecuencia distorsionados como consecuencia de las limitaciones de la audición eléctrica.

Los sistemas de procesamiento del implante coclear tienen dificultades para alcanzar el rango dinámico, y la información espectral fina y temporal que utilizan los normoyentes. Por todo esto, es común que sus usuarios describan la escucha de música como insatisfactoria  y tengan un bajo rendimiento musical en tareas de percepción. Sin embargo, el disfrute y la apreciación subjetiva de la música no siempre reflejan habilidades perceptivas, ya que dependen de variables personales, situacionales y emocionales. Incluso con una percepción disminuida, los implantados cocleares continúan escuchando música tras la implantación.

Varios miembros de la SEORL-CCC han puesto también en marcha un estudio en niños y en adultos que evalúa sus habilidades musicales y propone el uso de una herramienta específica de entrenamiento musical.

*Texto cedido por el doctor Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología de la SEORL-CCC.

Revisión sobre la evidencia científica del spray nasal: Taffix®

En los últimos días se está anunciando en prensa un nuevo spray que asegura reducir la posibilidad de contraer la COVID-19 durante las 5h posteriores a su aplicación. En este artículo analizamos la evidencia científica actual en relación a lo que proclama este medicamento y aclaramos la posición de la sociedad española de otorrinolaringología sobre la utilidad del mismo.

El mecanismo de contagio más común del SARS-CoV 2 es por transmisión aérea. En el  primer paso de la infección, el virus penetra en el organismo a través de las vías aéreas superiores1. Esto ocurre porque el epitelio nasal expresa altos niveles de dos proteínas que funcionan como receptores principales de entrada del virus en la célula (ACE2 y TMPRSS2), ya que se unen a una importante proteína localizada en superficie viral (Spike)2. Este hecho convierte a las fosas nasales en el objetivo principal del virus para acceder al organismo huésped.

El virus, al llegar a las fosas nasales, se encuentra con varios mecanismos de defensa. El primero es el moco que se cubre el epitelio de las fosas nasales, así como las células ciliadas que lo movilizan. El segundo mecanismo de defensa es una red de células y moléculas que se engloban dentro sistema inmunitario innato y adquirido, localizado en el tejido linfoide de la vía aérea superior. Estas células, al entrar en contacto con el virus, generan una respuesta pro-inflamatoria de defensa. Actualmente existen varias vías de investigación abiertas basadas en la activación de este sistema y  que podrían reducir la capacidad infectiva del SARS-CoV 23.

La transmisión principal del virus se produce a través de gotitas respiratorias que se expulsan a través de las vías aéreas superiores del paciente infectado y viajan por el aire, depositándose en superficies aquellas gotas más pesadas, aunque también se han encontrado partículas virales viables en aerosoles (que son partículas de fluido más pequeñas, <5 μm, y que pueden viajar a más de un metro) que permanecen más tiempo flotando en el aire. Es por ello que los métodos actuales de prevención de la infección como el aislamiento y la distancia social, el uso de mascarillas, el lavado de manos, así como la higienización de espacios comunes, son tan importantes y efectivas4. Además, el uso comunitario y globalizado de mascarillas es de gran importancia para evitar que personas infectadas pero asintomáticas puedan esparcir la enfermedad, como se ha demostrado en países asiáticos donde esta costumbre estaba ya muy arraigada5.

El hecho que la diana principal del virus para entrar al organismo a infectar sea la mucosa nasal, hace de esta mucosa un objetivo interesante a la hora de buscar estrategias terapéuticas para disminuir las infecciones. Esta es la lógica detrás del Taffix. No obstante, vamos a analizar la evidencia científica disponible en el momento actual para poder emitir juicio sobre si los beneficios que proclaman son ciertos.

MECANISMO DE ACTUACCIÓN DE TAFFIX

La composición de Taffix según su prospecto es la siguiente: hipromelosa (HPMC) (89.9%), ácido cítrico (6%), citrato sódico (4%), cloruro de benzanconio (0.1%) y mentol (<0.1%).

El principio activo es la hipromelosa o hidroximetilpropilcelulosa (HPMC), un polímero semisintético viscoelástico cuyo uso principal, en forma de gotas, es el tratamiento de la sequedad ocular. Existen también otras aplicaciones, incluso como aditivo emulsionante en alimentación.

Al entrar en contacto con la mucosa nasal, la hipromelosa se hincha y forma una barrera de gel que sirve para disminuir la exposición alérgenos ambientales de dicha mucosa y por tanto disminuir los síntomas alérgicos asociados6. Esto ha sido demostrado con productos similares en varios estudios aleatorizados con lo que la evidencia científica actual es buena7,8. No obstante, a pesar de que ciertos autores creen que pueda disminuir las infecciones virales (por ejemplo, rinovirus o virus influenza), esto no ha sido demostrado6. Taffix proclama que el uso de la hipromelosa bloquea al virus a la hora de entrar en las células de la mucosa nasal, sin embargo, no hay evidencia científica de calidad que lo confirme.

El resto de excipientes de Taffix pretenden generar un ambiente ácido en las fosas nasales a base de ácido cítrico, sal sódica y cloruro de benzanconio. Los dos primero son ácidos y sales orgánicas, mientras que el cloruro de benzanconio es un desinfectante que se utiliza en la desinfección de superficies no biológicas, pero que tiene una eficacia baja o nula frente al SARS-CoV 2 en concentraciones de 0.2% usándose durante 10 minutos9.

El Taffix publicita que la acidificación de la mucosa nasal desactiva el virus, sin embargo, la evidencia científica actual dice que el virus se mantiene estable en esos rangos de pH, lo que limita la eficacia de este tipo de terapias acidificantes10.

Los supuestos efectos del Taffix se basan en un estudio denominado: “Low pH Hypromellose (Taffix™) nasal powder spray reduced SARS-CoV-2 1 infection rate post mass-gathering event at a highly endemic community: An 2 observational prospective open label user survey”.

En este trabajo se realizan varios estudios in-vitro y un estudio observacional prospectivo.  Los experimentos in-vitro tratan de demostrar el bloqueo del virus por el principio activo del medicamento. No obstante, hacen constantemente referencia a unos datos no publicados y que, por tanto, no se pueden contrastar.

Por otra parte, el estudio observacional tiene una metodología de muy dudosa fiabilidad, en la que se recluta a un grupo de personas para usar el medicamento previo a un evento multitudinario super-contagiador, donde no se respetan la distancia social, y posteriormente se les llama para ver si pasadas unas semanas han sido positivas por COVID-19. En este trabajo no se utiliza un grupo control y, por tanto, tampoco se aleatoriza el tratamiento para compararlo con un placebo, lo que hace que no se puedan sacar conclusiones válidas. Además, existen una gran cantidad de factores de confusión que no se han tenido en cuenta y que pueden afectar a el número de pacientes infectados, como son el tipo de mascarillas usadas por los participantes, el contacto estrecho con pacientes positivos, comorbilidades previas, etc.

Actualmente este estudio no está publicado en ninguna revista científica de impacto y solo se puede encontrar en versión “pre-print”, en la plataforma Research Square (doi: 10.21203/rs.3.rs-100328/v1). Esto significa que el trabajo no está revisado por pares, algo obligatorio para que sus conclusiones puedan ser tenidas en cuenta dentro de la comunidad científica. Por tanto, son los propios distribuidores del producto los que realizan un estudio y obtienen unos resultados basados en unos datos que no publican y sacando unas conclusiones que no han sido validadas por otros investigadores ajenos a la empresa interesada.

CONCLUSIÓN Y POSICIÓN DE LA SEORL

Debido a la nula evidencia científica del trabajo en el que se avala el producto, y tras refutar, basándonos en la evidencia científica disponible en el momento actual, todos los efectos de protección frente a la COVID-19 que proclama el Taffix, la SEORL no puede recomendar su uso para el fin para el que se publicita.

Fdo: Dr. Jaime Viera Artiles, miembro de la SEORL.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Zou L, Ruan F, Huang M, et al. SARS-CoV-2 Viral Load in Upper Respiratory Specimens of Infected Patients. N Engl J Med. 2020;382(12):1177-1179. doi:10.1056/NEJMc2001737
  2. Sungnak W, Huang N, Bécavin C, et al. SARS-CoV-2 entry factors are highly expressed in nasal epithelial cells together with innate immune genes. Nat Med. 2020;26(5):681-687. doi:10.1038/s41591-020-0868-6
  3. Gallo O, Locatello LG, Mazzoni A, Novelli L, Annunziato F. The central role of the nasal microenvironment in the transmission, modulation, and clinical progression of SARS-CoV-2 infection. Mucosal Immunol. 2020. doi:10.1038/s41385-020-00359-2
  4. Lotfi M, Hamblin MR, Rezaei N. COVID-19: Transmission, prevention, and potential therapeutic opportunities. Clin Chim Acta. 2020;508:254-266. doi:10.1016/j.cca.2020.05.044
  5. Cheng VC-C, Wong S-C, Chuang VW-M, et al. The role of community-wide wearing of face mask for control of coronavirus disease 2019 (COVID-19) epidemic due to SARS-CoV-2. J Infect. 2020;81(1):107-114. doi:10.1016/j.jinf.2020.04.024
  6. Popov TA, Emberlin J, Josling P, Seifalian A. In vitro and in vivo Evaluation of the Efficacy and Safety of Powder Hydroxypropylmethylcellulose as Nasal Mucosal Barrier. Med Devices (Auckl). 2020;13:107-113. doi:10.2147/MDER.S236104
  7. Åberg N, Ospanova ST, Nikitin NP, Emberlin J, Dahl Å. A nasally applied cellulose powder in seasonal allergic rhinitis in adults with grass pollen allergy: a double-blind, randomized, placebo-controlled, parallel-group study. Int Arch Allergy Immunol. 2014;163(4):313-318. doi:10.1159/000360734
  8. Emberlin JC, Lewis RA. A double blind, placebo controlled trial of inert cellulose powder for the relief of symptoms of hay fever in adults. Curr Med Res Opin. 2006;22(2):275-285. doi:10.1185/030079906X80440
  9. Kampf G, Todt D, Pfaender S, Steinmann E. Persistence of coronaviruses on inanimate surfaces and their inactivation with biocidal agents. J Hosp Infect. 2020;104(3):246-251. doi:10.1016/j.jhin.2020.01.022
  10. Chin AWH, Chu JTS, Perera MRA, et al. Stability of SARS-CoV-2 in different environmental conditions. The Lancet Microbe. 2020;1(1):e10. doi:https://doi.org/10.1016/S2666-5247(20)30003-3

Necrológica: Asunción Cuchí Broquetas

La Dra. Cuchí ha sido una mujer pionera y precursora de su tiempo. Estudió Enfermería y, como su vocación era intensa, continuó los estudios de Medicina, dedicándose a esta especialidad tan maravillosa que es la Otorrinolaringología. Siempre estaba dispuesta a escuchar, aconsejar y ayudar cuando fuera necesario.

A lo largo de su dilatada vida profesional tocó todos los aspectos posibles: la asistencia, la investigación y la docencia, habiendo sido profesora titular y maestra de varias generaciones de otorrinolaringólogos, y todos la recordamos con aprecio y cariño. Aparte de su gran esfuerzo y mérito profesionales, no dejó nunca de lado su dedicación a la familia, siempre presente y eje central de su vida, especialmente su marido Carlos y sus hijos y nietos.

Un abrazo muy fuerte para todos ellos y un abrazo muy fuerte para ti Asunción, descansa en paz con todo el amor de los que te queremos.

Servicio de Otorrinolaringología

Hospital Clínic de Barcelona

Cirugías para mejorar la insuficiencia respiratoria nasal

Cirugías para mejorar la insuficiencia respiratoria nasal

La insuficiencia respiratoria nasal implica una dificultad para respirar de forma correcta cuya causa principal es una obstrucción que impide el paso del aire a través de las fosas nasales. Este problema es uno de los motivos más frecuentes de consulta en el área de rinología, de hecho, se estima que un tercio de la población tiene algún tipo de obstrucción nasal y al menos una cuarta parte de esta requerirá tratamiento quirúrgico.

La obstrucción nasal puede ser debida a una desviación del tabique o septum nasal (la causa más habitual) como consecuencia de un traumatismo o alteraciones en el crecimiento, así como a una inflamación o deformación de los cornetes, derivada de la rinitis o rinosinusitis.. El tratamiento a seguir en estos casos, cuando los síntomas son persistentes y dificultan la calidad de vida de quienes lo sufren, es quirúrgico y existen diferentes técnicas que pueden ayudar a mejorar esa insuficiencia respiratoria de la nariz.

Cirugía de cornetes: turbinoplastia mediante radiofrecuencia

La cirugía más empleada para disminuir el tamaño de los cornetes que están ocasionando obstrucción e insuficiencia respiratoria nasal, muy habitual en pacientes con rinitis, es la turbinoplastia por radiofrecuencia.. La técnica basada en la radiofrecuencia consiste en aplicar una forma de energía electromagnética mediante un electrodo a los cornetes, produciendo un aumento de la temperatura de los tejidos y con un daño mínimo de las estructuras más próximas, ya que solo efectúa la vaporización a baja temperatura del punto de contacto. Después de unos días, se generará una zona de retracción, es decir, una disminución del volumen de los tejidos que componen los cornetes.

Esta cirugía se realiza a través de los orificios nasales por lo que no provoca cicatrices externas. Por lo general, la turbinoplastia con radiofrecuencia no precisa un taponamiento nasal, posterior a la intervención quirúrgica. Entre los beneficios de esta técnica se incluyen la mejoría de la permeabilidad nasal y la desaparición de los síntomas producidos por la dificultad respiratoria nasal.

Septoplastia

Se trata de la cirugía indicada para corregir una desviación septal que genera obstrucción nasal con el fin de facilitar la respiración del paciente. Se ocupa, mediante diferentes técnicas, de corregir la desviación del tabique en su forma anatómica con el fin de corregir las deformidades. Los otorrinolaringólogos pueden aplicar el uso de la endoscopia en la mayoría de los casos lo que permite un tratamiento mínimamente invasivo muy útil en crestas septales, desviaciones posteriores y en cirugías de revisión, ya que permite una mayor visualización y minimiza el riesgo de traumatismos.

Por su parte, las desviaciones anteriores caudales, y en casos en los que el tabique esté muy desviado se corrigen mediante cirugía abierta convencional. De esta forma los otorrinolaringólogos cirujanos de cabeza y cuello consiguen visualizar de forma más completa todo el tabique y el dorso nasal.

Septorrinoplastia

Debido a que a menudo la deformidad o desviación del tabique tiene sus consecuencias funcionales (respiratorias) y estéticas, será necesario aplicar técnicas de cirugía plástica encaminadas a la corrección estética de la nariz y así permitir unos resultados satisfactorios para el paciente. En este sentido, el otorrinolaringólogo cirujano de cabeza y cuello tiene la capacitación completa y adecuada para realizar una cirugía de nariz que combine el restablecimiento funcional y estético de la nariz gracias a su amplio conocimiento de la nariz. Así, realizará de forma previa a la cirugía un análisis facial basado en las proporciones relativas de cada uno de los aspectos del rostro, para ello tendrá que tener en cuenta los principios de estética facial, aprendidos durante su formación.

Necrológica Dr. Herminio Pérez Garrigues

Herminio Pérez Garrigues: encabezar la necrológica con su nombre es una declaración de intenciones. No hay tiempo para estar tristes, no hay lugar para la melancolía: es un motivo para celebrar la verdadera amistad con la que nos ha dispensado tanto tiempo.

Debe ser el momento de recordar su impulso vital que incluía entre otras cosas disfrutar siempre y en primer lugar de su familia, como él dejaba claro. Con ellos nos gustaría compartir el dolor de su pérdida para mitigárselo: tanto es lo que Herminio nos ha hablado de Amparo, de sus hijas, nietos…

Fue, y siempre será, el padre de todos aquellos que nos dedicamos a la otoneurología. Un progenitor atento a sus vástagos; a los que comienzan, para darles su mano, y a los ya iniciados, para alentarlos. Padre y, por encima de todo, siempre amigo.

Recordar también cuánto disfrutaba con sus numerosos amigos, compañeros y pacientes: términos que confundía en el trato cercano siempre fundado en el respeto. Esto lo hacía con un estilo tan personal que no dejabas de admirar y en el que reconocías el profundo ser del médico cabal que era.

Inquieto en lo profesional, y sosegado en lo personal, sentía una inmensa curiosidad hacia todos los ámbitos de la vida y la cultura, que transmitía a quienes estábamos próximos, que éramos muchos porque ejercía un magnetismo al que era imposible resistirse. Divertido y alegre, vital y creativo, transformaba restos de bombas en palomas de la paz y cerrojos en geometría dialéctica.

Fue implacable en el apoyo a los que “vienen detrás”. No solo en edad sino también en conocimiento: cuánto esfuerzo y entusiasmo concitaba para la organización de actividades de formación. Con qué ilusión asistía a las presentaciones de sus adjuntos y residentes. Siempre vio que “le seguían” lo cual le daba una gran alegría y un punto de orgullo, pero cuántos no saben el trabajo que suponía para luego irse a un lado.

Hemos tenido noticias de su fallecimiento, el día de nuestro patrón San Blas: hasta en eso ha sido también único. Herminio, te echaremos (te echamos ya) mucho de menos.

Comisión de Otoneurología de la SEORL-CCC

Breathing Re-Education and Phenotypes of Sleep Apnea: A Review.

Fecha de publicación: 26/01/2021

Autores: McKeown P, O’Connor-Reina C, Plaza G.

Abstract: Four phenotypes of obstructive sleep apnea hypopnea syndrome (OSAHS) have been identified. Only one of these is anatomical. As such, anatomically based treatments for OSAHS may not fully resolve the condition. Equally, compliance and uptake of gold-standard treatments is inadequate. This has led to interest in novel therapies that provide the basis for personalized treatment protocols. This review examines each of the four phenotypes of OSAHS and explores how these could be targeted using breath

Área de la especialidad: Roncopatia y trastornos respiratorios del sueño

Datos bibliográficos: Journal of Clinical Medicine. 2021; 10(3):471. https://doi.org/10.3390/jcm10030471

Papel de la radiología en las enfermedades del oído

Papel de la radiología en las enfermedades del oído

Las pruebas radiológicas han experimentado un gran desarrollo en los últimos años y han permitido un gran avance en el diagnóstico de enfermedades del oído. En función de las patologías que se quieran evaluar el otorrinolaringólogo tiene a su disposición diferentes pruebas, cuya selección deberá hacerse de forma individualizada. En ese sentido hay una serie de indicaciones a tener en cuenta para conocer qué pruebas son necesarias en cada caso.

Las estructuras que componen el oído son anatómicamente muy pequeñas y complejas y, en algunos casos, de difícil exploración y acceso, por ello las pruebas radiológicas son una herramienta fundamental para el otorrinolaringólogo. En este sentido, la realización tanto de tomografía computarizada (TC) como de resonancia magnética (RM) permite la visualización de numerosas estructuras de diversa índole, tanto de hueso, como de tejido blando o distintas cavidades. La primera de ellas, la TC, permite valorar los conductos auditivos externos e internos, la cadena de huesecillos o el laberinto óseo. Mientras que la RM explora tejidos blandos, el laberinto membranoso, el contenido del conducto auditivo interno, la patología intracraneal, así como las estructuras nerviosas y vasculares.

Entre las indicaciones de la TC se encuentran aquellas patologías que afecten a la integridad de las estructuras óseas, patologías inflamatorias, tumorales, vasculares, así como para aquellos casos en que esté contraindicada la resonancia o para casos de urgencia, por su rapidez y amplia disponibilidad.

Por su parte, las principales indicaciones para la RM son aquellas patologías que afecten a tejidos blandos, patología cisternal, patología a nivel de tronco cerebral, cerebelo o cerebro, para la valoración de estructuras nerviosas, patología del oído interno, inflamatoria y vascular aguda, así como para el estudio de la otitis media crónica colesteomatosa. Su ventaja es que no emplea  radiaciones ionizantes.

Además, para la exploración radiológica del oído se pueden emplear la ecografía para evaluar lesiones quísticas periauriculares o para biopsias. También emplean la arteriografía para estudiar los vasos sanguíneos y valorar un posible origen vascular de la lesión. Además, la tomografía por emisión de positrones (PET) se emplea en la evaluación de tumores de hueso temporal o adenopatías metastásicas.

Experiencia del otorrinolaringólogo en pruebas radiológicas

En este sentido, es importante que los otorrinolaringólogos tengan amplios conocimientos sobre los estudios radiológicos para permitir un preciso diagnóstico de las patologías que afectan al oído y que tratan a diario de forma habitual. Aquí también juega un papel importante la experiencia y formación del especialista, no solo en imágenes patológicas sino en anatomía radiológica normal.

Para ello, la Comisión de Otología de la SEORL-CCC ha diseñado unos protocolos a seguir para facilitar la identificación de las estructuras que son evaluables en función de la prueba radiológica. Esto ha dado como resultado un checklist para resonancia magnética en el que se detallan aquellas estructuras y qué parámetros se deben evaluar del conducto auditivo externo, oído medio, oído interno, ápex petroso y región petroclival, conducto auditivo interno y ángulo pontocerebeloso.

¿En qué consiste el entrenamiento olfatorio?

¿En qué consiste el entrenamiento olfatorio?

El entrenamiento olfatorio constituye una técnica empleada en los servicios de otorrinolaringología desde hace más de una década para tratar la pérdida parcial (hiposmia) o total (anosmia) del sentido del olfato. Se trata de una herramienta útil que permite a los pacientes recuperar su capacidad olfatoria, perdida por múltiples causas, siempre que no exista fractura de base de cráneo o sección del nervio olfatorio. Es por tanto una estrategia de tratamiento eficaz, basada en la memoria olfativa, con evidencia científica contrastada, para aquellas personas que sufren estas alteraciones de forma persistente tras haber sufrido infecciones respiratorias agudas, como la provocada por la COVID-19, así como un traumatismo craneal o como consecuencia de otras enfermedades.

El entrenamiento olfatorio consiste en la exposición repetida a diferentes olores concentrados en recipientes individuales, que suelen ser limón, rosa, ahumado, vinagre, anís, clavo y eucalipto, durante unos 20 segundos cada uno, dos veces al día y durante un período aproximado de tres meses. En cualquier caso el especialista valorará los tiempos diarios y la duración total de la terapia en función de los resultados que se vayan obteniendo. Hasta el momento, es la única terapia que ha demostrado tener beneficios en la recuperación del sentido del olfato. De esta forma se consigue que el paciente pueda entrenarse en la discriminación de olores gracias a una rutina que mejora su  capacidad para recordarlos.

La anosmia o pérdida total del sentido del olfato implica una afectación de las células olfatorias, unas neuronas con capacidad para regenerarse a partir de las células basales situadas de forma habitual en la mucosa olfatoria. Si estas últimas no han resultado lesionadas, pueden regenerar el epitelio de la mucosa que ha sido dañado como consecuencia de infecciones o traumatismos. Esta regeneración se ha comprobado que puede incrementarse a partir de la estimulación del sentido olfatorio a través de la exposición repetida a sustancias odorantes.

Antes, durante y después del entrenamiento el otorrinolaringólogo realizará una olfatometría para valorar la capacidad olfatoria del paciente. Con esta prueba se pueden ver qué olores reconoce, si existen interpretaciones de los mismos alteradas o distorsionadas o incluso fantosmia, conocida como alucinación olfativa.

Evidencia científica del entrenamiento olfatorio

El primer autor en demostrar la eficacia y utilidad del entrenamiento olfatorio fue Thomas Hummel en 2009 con un estudio publicado en la revista Laryncoscope. La terapia se aplicó durante 12 semanas en pacientes con pérdida olfativa y consistió en exponerles dos veces al día a cuatro olores intensos de tipo floral, frutal, aromático y resinoso: rosa, eucalipto, clavo y limón. El 30% de ellos experimentaron un aumento de su función olfativa en comparación con los que no realizaron entrenamiento olfativo.

A partir de entonces los expertos han continuado realizando gran número de investigaciones y los especialistas han puesto en práctica la utilidad del entrenamiento olfatorio en sus consultas. Así, en 2013 se publica otro trabajo en la misma revista en la que se prueba el entrenamiento olfatorio, esta vez con una duración de 16 semanas, con los mismos cuatro olores que Hummel, y con mejores resultados: el 67,8% de pacientes postinfecciosos y el 33,2% de los postraumáticos mejoraron su función olfativa.

Ese mismo año se publica un estudio multicéntrico en el que participan 12 centros europeos y 144 pacientes con anosmia postinfecciosa de más de 2 años de duración. Un grupo realizó el entrenamiento con altas concentraciones de olores y otro grupo con bajas concentraciones. En el primero de ellos, la función olfativa mejoró en el 26% de los casos, frente al 15% del segundo.

Un estudio más reciente publicado en junio de 2020  en la revista Clinical and Experimental Otorhinolaryngology confirma la aceptación del entrenamiento olfatorio para tratar la disfunción olfativa y demuestra sus efectos en pacientes con disfunción postinfecciosa.