¿Qué es el VPPB?

El Vértigo Posicional Paroxístico Benigno (VPPB) es un síndrome vestibular episódico secundario a un trastorno causado por la movilización de otoconias que se desprenden de la membrana otolítica del utrículo y se desplazan hacia los conductos semicirculares.

El vértigo posicional paroxístico benigno representa la primera causa de vértigo en cualquier consulta de otorrinolaringología e incluso es la primera causa de consulta de ORL en atención primaria.

El  VPPB genera inestabilidad crónica residual, siendo un predictor de caídas. “El VPPB está cada vez más cerca de ser un síndrome que una entidad concreta porque no sólo es vértigo. Muchos pacientes desarrollan inestabilidad crónica que les limita lo mismo o más que el vértigo posicional”, subraya el doctor Eduardo Martín Sanz, vocal de la comisión de Otoneurología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Las tasas de recurrencia pueden ser altas, casi un 50% de los pacientes a los 5 años pueden presentar una recurrencia.. “Ahora mismo un paciente que tenga una sola crisis de vértigo posicional tiene 18 veces más posibilidades de desarrollar inestabilidad a los 5 años que un paciente del mismo grupo de edad que no lo haya padecido”, explica el doctor Martín Sanz.

Síntomas

El paciente describe este vértigo como súbito al ser muy brusco, de poca duración y producido por un componente postural. Dependiendo del canal, el paciente describe una rápida y súbita sensación de vértigo rotatorio en distintos momentos: siendo frecuentemente producido cuando el paciente levanta la cabeza, cuando agacha la cabeza, cuando se da la vuelta en una dirección de la cama. La sensación de vértigo puede ir acompañada de náuseas, vómitos, palidez o sudoración. Se trata de un cuadro con una percepción muy incapacitante por parte del paciente.

Diagnóstico

El diagnóstico se establece mediante pruebas posicionales (diagnósticas o de provocación), como la prueba de Dix-Hallpike, entre otras.

Existen pacientes que padecen VPPB pero clínicamente no lo manifiestan, y no son diagnosticados porque no describen los síntomas clásicos de vértigo rotatorio limitado con un componente postural. Son pacientes que simplemente describen un mareo crónico. “En estos casos no hay que olvidar que la causa más frecuente de un mareo después de un VPPB es persistencia de este. Por ese motivo, hay que lanzar el mensaje de que a todo paciente con un mareo crónico o vértigo hay que hacerle unas maniobras de provocación completas para descartar la causa más frecuente que es el VPPB”, recalca el doctor Martín Sanz.

Sillas mecanizadas

El tratamiento consiste en la realización de la maniobra terapéutica, que dependerá del conducto implicado.

Las sillas mecanizadas tienen un posible valor a la hora de tratar a los pacientes más mayores, con inmovilidad, sobrepeso o que tienen alguna limitación anatómica que impida realizar una maniobra adecuadamente. Cuentan con mecanismos de sujeción (arnés de cuatro anclajes, una correa para las piernas, protección acolchada para los hombros, reposacabezas adicional, reposapiés y una estructura integrada para la cabeza) que garantizan la seguridad del paciente durante toda la exploración y sesión de tratamiento.

De esta forma, el otorrinolaringólogo tiene plena libertad para rotar su posición en círculos completos de 360º alrededor de los ejes vertical y horizontal. Gracias a su equilibrio perfecto, estas sillas permiten al especialista mover al paciente de forma tridimensional y mantenerlo en la posición que necesite para lograr un examen de precisión de cualquier parte del sistema vestibular. De esta forma, se facilita tanto una estimulación precisa y sin estrés como el diagnóstico de cualquiera de los canales semicirculares.

¿Por qué debe valorar un otorrinolaringólogo la apnea obstructiva del sueño?

La apnea obstructiva del sueño (AOS) debe ser valorada por un otorrinolaringólogo de cara a reducir la morbimortalidad asociada. Esta enfermedad afecta a siete millones de españoles y se ha convertido en un grave problema de salud pública, con un aumento del 45% de los casos en los últimos diez años.

La apnea obstructiva del sueño es la segunda enfermedad respiratoria más frecuente y el segundo trastorno del sueño más prevalente. Sin embargo, casi dos millones de españoles carecen de diagnóstico, según datos de la  SEORL-CCC. Es de 2 a 3 veces más común en hombres que en mujeres y su factor de riesgo más importante es la obesidad, advierten los otorrinolaringólogos españoles.

Para diagnosticarla, el ORL realizará una exploración anatómica y funcional de la vía aérea superior. Esto permite tener un mayor conocimiento de la fisiopatología de la enfermedad, detectará posibles anomalías que predisponen a padecerla y permitirá establecer un diagnóstico topográfico de la obstrucción.

Falta de estrategia de prevención

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), hubo 464.417 fallecimientos en España en 2022; de ellos el 29% fueron por causas cardiovasculares, pero no se alude a la relación de las ECV con la AOS. Aproximadamente la mitad de los pacientes con problemas cardiovasculares sufren apnea del sueño, por lo tanto, se trata de un problema grave de salud pública. De hecho, la SEORL-CCC destaca que la prevención de la AOS no se nombra en la última Estrategia de Salud Pública 2022 del Ministerio de Sanidad.

Por otro lado, solo existen 24 unidades asistenciales acreditadas por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) consideradas de alta complejidad, que pueden hacerse cargo de los casos más difíciles de AOS.

El VPH es un factor de riesgo de los tumores de orofaringe

El VPH es un factor de riesgo del cáncer de cuello uterino, pero también de los tumores de orofaringe, que representan el 18% de todos los casos de cáncer de cabeza y cuello y, en algunas regiones de España, se estima que hasta el 30% de ellos puede deberse al VPH, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Se tratan de tumores de mejor pronóstico que los causados habitualmente por el tabaco que son la gran mayoría de los cánceres de cabeza y cuello.

Los tumores de orofaringe VPH positivos, es decir, producidos por el virus, tienen especial predilección por determinadas zonas de la faringe como las amígdalas palatinas y la base de la lengua. Generan con frecuencia micro tumores ocultos en las mismas o tumores de pequeño tamaño al diagnóstico, pero con presencia de ganglios cervicales de gran tamaño, quísticos y múltiples. “Se presentan en pacientes más jóvenes, no fumadores y con buen estado de salud. Las tasas de supervivencia también son superiores a las de los cánceres de esta zona no causados por el virus, independientemente de lo avanzados que estén al diagnóstico e independientemente del tratamiento realizado”, asegura el doctor Alex Sistiaga, presidente de la comisión de Oncología y Cirugía de Cabeza y Cuello de la SEORL-CCC.

En 2023 Sanidad aprobó la vacuna contra el papiloma humano para los niños de 12 años. Hasta ahora era habitual que los varones homosexuales se vacunaran de forma voluntaria (y asumiendo el costo de la vacuna) frente al VPH. La SEORL-CCC en 2022 se unió a la Asociación Española de Pediatría para solicitar dicha vacunación por los siguientes motivos:

  • No hay prueba de detección precoz que detecte la frase inicial de la enfermedad.
  • 1 de cada 4 tumores que causa el VPH se dan en varones.
  • Si se vacuna en varones vamos a conseguir lo que se conoce como inmunidad de grupo.
  • El acceso a una vacuna universal debe ser igual para hombres y mujeres.

Los implantes cocleares mejoran la salud mental y la calidad de vida de los adultos mayores

El implante coclear se trata de un dispositivo que se implanta debajo de la piel y en el oído interno mediante una intervención quirúrgica. Estimula las terminaciones nerviosas de la cóclea y proporciona la sensación de sonido a una persona sorda o con deficiencias auditivas. 

Los implantes cocleares (IC) mejoran la salud mental y la calidad de vida de los adultos mayores, según los últimos estudios en los que han participado miembros de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Una investigación reciente asegura que los receptores de un IC unilateral evidenciaron una mejoría en la calidad de vida en los doce meses siguientes a la cirugía.

Se estima que después de los 60 años de edad, la audición disminuye una media de 1dB por año, con una mayor pérdida observada en hombres que en mujeres. Además, la OMS advierte de que más del 25% de las personas mayores de 60 años padece pérdida de audición discapacitante. Con motivo del Día Internacional del Implante Coclear (25 de febrero), la SEORL-CCC pide tomar conciencia sobre la pérdida de audición asociada a la edad y recuerda que cada vez más se realizan estas cirugías en mayores de 75 años ya que no existe una edad máxima para colocar un implante coclear. 

Los candidatos a este dispositivo deben cumplir con las siguientes condiciones: estado de salud compatible con una intervención quirúrgica, capacidad cognitiva adecuada para sacar provecho del implante, y compromiso para realizar las programaciones y la rehabilitación. En pacientes con pérdida de audición el implante coclear puede mejorar el deterioro cognitivo asociado a la edad. Otro estudio anterior, concluye que los ICs mejoran la calidad de vida, el estado cognitivo general (memoria, atención y lenguaje), y la salud mental (ansiedad, depresión). Sin embargo, solo un 10% de las 267.000 personas en España con pérdida auditiva profunda recibe información sobre IC, advierte el ‘Libro blanco sobre los implantes cocleares en adultos y ancianos’.

En España, existen cerca de 19.500 personas con implante coclear, de las cuales el 60% son adultos, según la Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España (AICE).

 

¿Cuáles son los ruidos más dañinos para el oído?

Los otorrinolaringólogos alertan que la pérdida auditiva es cada vez más prematura. Se están detectando casos graves en personas de entre 40 o 50 años, cuando lo habitual era que apareciesen a los 70 u 80.

De hecho, la OMS prevé que para el 2050, unos 2.500 millones de personas en el mundo, es decir, una de cada cuatro tendrá algún grado de pérdida auditiva.

Aunque las cifras en aumento se deben principalmente a los cambios demográficos, como el crecimiento mundial de la población en edad avanzada, hay otros factores que influyen en la salud auditiva de una persona a lo largo de su vida. Un agente principal es, precisamente, el ruido excesivo.

En la actualidad los ruidos más dañinos provienen del tráfico, de los transportes en general y también de las nuevas fuentes de ocio: bares conciertos y discotecas.

Años atrás, los ruidos más peligrosos y dañinos provenían fundamentalmente del ambiente laboral. Muchos individuos estaban sometidos a más de 80 decibelios en las industrias durante 8 horas al día y de ahí surgió que la ley regulará esta protección, pero en los últimos años, las fuentes de ruido tienen otro origen y se relacional mucho con los hábitos de vida. El escuchar música con auriculares, junto con la asistencia a conciertos y locales de ocio con música alta, es en la actualidad la principal causa de trastornos provocados por el ruido.

Por lo común, someterse a una intensidad sonora de más de 80 decibelios durante períodos superiores a 40 horas a la semana puede dañar irremediablemente las células sensoriales del oído interno.El problema de los auriculares reside, principalmente, en dos factores: el uso prolongado que se hace de estos en entornos ya de por sí muy ruidosos, como por ejemplo las calles atestadas de gente y coches y la falta de distancia entre el emisor y el canal auditivo.

Por ello, el daño no solo reside en la intensidad, también en el tiempo de exposición. Esto es importante de tal manera que si escuchamos a 3 decibelios por encima de esos 80 tenemos que reducir el tiempo de exposición a la mitad para evitar ese daño.

¿Por qué roncamos?

El ronquido puede estar asociado a diversas causas, como la obesidad, el consumo de alcohol, el tabaquismo, alergias, apnea del sueño y ciertas posiciones al dormir, entre otras.

Según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), los hombres roncan más que las mujeres (se igualan después de la menopausia), en cuanto a volumen ambos lo hacen de manera similar. Las mujeres alcanzan los 50 decibelios, mientras que los hombres llegan a los 51,7 decibelios.

Al entrar en sueño profundo, los músculos del paladar, la lengua y la garganta se relajan. Los tejidos de la garganta pueden llegar a relajarse tanto que bloquean parcialmente las vías respiratorias y vibran. Cuanto más estrechas sean las vías respiratorias, mayor será la fuerza del flujo de aire. Esto incrementa la vibración de los tejidos, resultando en ronquidos más fuertes.

Causas

Entre las principales causas se encuentran:

-Obstrucción en la vía aérea superior por una alteración anatómica que compromete el paso de aire a través de esta.

Problemas nasales: la congestión nasal crónica o un tabique nasal desviado pueden contribuir a los ronquidos. 

-Infección o inflamación de la mucosa que reviste la nariz y los senos paranasales ante patologías como la sinusitis y otras alergias que pueden ocasionar un ronquido puntual. 

-Alteración de los tejidos blandos de la vía aérea relacionadas con un tono muscular debilitado que ocasiona el colapso de esta.

-Consumo de sustancias que favorecen la relajación del tono muscular de la vía aérea como el tabaco, el alcohol y algunos tipos de medicamento.

-Adenoides o vegetaciones: son masas de tejido situadas en la parte posterior de la cavidad nasal. Su función es similar a la de las amígdalas, pues son parte del sistema inmunitario de los niños. Suelen desaparecer en torno a la adolescencia, pero a veces se inflaman o infectan, lo que dificulta la respiración de los pequeños.

-Falta de sueño: no dormir lo suficiente puede provocar una mayor relajación de la garganta.

-Posición para dormir: los ronquidos suelen ser más comunes y fuerte cuando se duerme boca arriba, ya que la gravedad actúa sobre la garganta y estrecha las vías respiratorias.

 

En la actualidad, el tratamiento más eficaz para la roncopatía se basaen la modificación de los principales factores de riesgo causantes como el peso, el tabaco o evitar el consumo de drogas o alcohol.  Por otro lado en casos seleccionados,  la cirugía puede mejorar o solucionar los ronquidos.

Hoy en día con la cirugía del tabique nasal (septoplastia), la cirugía de los cornetes (turbinoplastia) y la cirugía del paladar, (faringoplastia), se pueden conseguir mejoras significativas y duraderas del ronquido, si son bien seleccionadas. Por esta razón, el especialista más adecuado para el diagnóstico y el tratamiento es el otorrinolaringólogo

¿Por qué no reconocemos nuestra voz en una grabación?

Es rara la vez en la que nos gusta oír nuestra voz o somos capaces de reconocerla en una grabación. Esto tiene una explicación fisiológica, pero el que no nos guste también cuenta con un componente psicológico.

“No reconocemos nuestra voz cuando la oímos en una grabación porque sólo la oímos por la vía aérea. Cuando escuchamos de forma normal lo hacemos por vía aérea y por vía ósea”, explica el doctor Luis Lassaletta, presidente de la comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Las ondas sonoras son recogidas por el pabellón auditivo y hacen vibrar la membrana del tímpano, transmitiendo la onda a la cadena de huesecillos. Estos a su vez hacen vibrar los líquidos del oído interno o cóclea, donde se encuentran las células ciliadas encargas de transmitir la información a través del nervio auditivo hasta el cerebro. Además, también hay una transmisión del sonido a través del cráneo, dónde está alojado el hueso del oído, directamente hasta la cóclea u oído interno, lo cual se puede experimentar tapándonos los oídos. “Si sales a la calle por muy bien que te tapes los oídos e impidas esa audición aérea, seguimos oyendo, y eso explica la audición por vía ósea”. “Alguien que nos habla fuerte, estimula directamente el hueso y esas vibraciones se transmiten directamente a la cóclea u oído interno”, remarca el doctor Lassaletta.

Así se explica que cuando nosotros escuchamos nuestra propia voz estamos escuchándola de las dos maneras. Por un lado, generamos las ondas sonoras y nos llega por vía aérea, pero en el caso de hablar nosotros mismos también lo percibimos más claro por la vía ósea. “La vía ósea le da una información más grave a nuestra voz, y es la que se pierde cuando la oímos en una grabación, momento que sólo la oiremos por vía aérea. Por ello perdemos esa vía ósea que sólo oímos nosotros”, explica el doctor Lassaletta.

¿Cómo diferenciar una rinitis alérgica de un resfriado común?

La rinitis alérgica en ocasiones puede confundirse con un resfriado común. En los meses de enero a marzo coincide el pico de personas afectadas por resfriados con la máxima polinización de cupresáceas o arizónicas, los pólenes de invierno. A esto hay que sumar que los síntomas de la rinitis invernal no son tan manifiestos como los de la alergia en primavera pues en lugar de un intenso picor de ojos, lagrimeo o estornudos, predomina la obstrucción o bloqueo nasal.

La rinitis alérgica está provocada por una respuesta inmunomediada por inmunoglobulinas que reaccionan ante alérgenos ambientales como pólenes, ácaros, hongos, epitelio de animales y ocupacionales. Los síntomas más característicos son el prurito nasal, estornudos, rinorrea acuosa y congestión nasal. De forma frecuente se puede asociar con otras patologías como la rinosinusitis crónica polipoidea, la conjuntivitis y la otitis. Además, puede ser un predictor de aparición de asma.

En su diagnóstico y tratamiento, el otorrinolaringólogo juega un papel colaborador junto con el alergólogo, tanto para la realización de pruebas como para la cirugía en caso de ser necesaria.

Las claves para distinguir los síntomas del resfriado de los de la rinitis alérgica tienen que ver tanto con la mucosidad como con la existencia o no de fiebre. En el catarro la congestión nasal se suele acompañar de fiebre, malestar general o dolor en la garganta. Pero la rinitis alérgica produce picor de ojos y nariz, enrojecimiento de los ojos, estornudos muy frecuentes y secreción nasal líquida y muy abundante.

En cuanto a la duración, el catarro tiene sólo 5-7 días de duración, la rinitis alérgica se puede prolongar durante 4-6 semanas. Además, en la alergia la evolución es muy variable.

Tratamiento

El tratamiento sintomático con antihistamínicos orales es la primera elección en el caso de la rinitis alérgica, por su efecto rápido y eficaz. Si los síntomas son persistentes y la obstrucción nasal comienza a ser intensa, deben añadirse los corticoides tópicos nasales. A diferencia de los antihistamínicos sus efectos comienzan a las 24-48 horas, por lo que el tratamiento debe ser continuado durante toda la temporada polínica de las plantas que afectan al paciente.

En el caso de los resfriados el tratamiento habitual es hidratarse tomando mayor cantidad de líquidos.

Consecuencias de un uso excesivo de descongestionantes nasales

La congestión nasal, es decir, la obstrucción y bloqueo en las fosas nasales, que nos impide respirar con facilidad, es un síntoma habitual en los procesos catarrales típicos del invierno.

Cuando se producen estos procesos, bien por un resfriado común o cualquier otro proceso vírico, los médicos suelen recomendar una hidratación adecuada y, puntualmente, el uso de descongestionantes nasales.

El empleo correcto de estos descongestionantes se basa en: pausas cortas de tres o cuatro días y su utilización en aquellos momentos en los que es preciso conseguir una descongestión nasal.

Un uso excesivo de estos fármacos con vasoconstrictores nasales puede producir la llamada rinitis medicamentosa, que consiste en una inflamación de la mucosa nasal debida al uso continuo de aerosoles o gotas nasales descongestivas.

El abuso de estos medicamentos comienza de una manera inocente, sin aparentemente causar dependencia ni problemas para los usuarios. No obstante, lo cierto es que puede tornar en poco tiempo en una gran adicción con riesgo para la salud asociado.

“El medicamento funciona muy bien los primeros días, haciendo que la mucosa del interior de la nariz se descongestione, creando más espacio para respirar. Sin embargo, al poco tiempo produce un efecto rebote. Esto quiere decir que cuando desaparece el efecto del medicamento, la mucosa se congestiona más que antes. Por lo tanto, vuelven a necesitar el medicamento, generando un círculo vicioso”, explica el doctor Christian Calvo vocal de la comisión de Otorrinolaringología Pediátrica de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

En la ficha técnica de estos fármacos a base de oximetazolina solo se recogen efectos secundarios leves. Sin embargo, el doctor Calvo explica que en publicaciones científicas se han relacionado este tipo de medicamentos con complicaciones más graves como crisis hipertensiva, perforación del tabique o, incluso ictus.

“A los pacientes con dependencia de estos fármacos les explicamos la situación y que estarán unos días con la nariz congestionada. Y que poco a poco irán recuperando su función normal. Intentamos, para ayudar en el proceso, utilizar otros medicamentos y productos más inocuos como lavados nasales y corticoides en spray”, describe el doctor Calvo.

Desviación septal: síntomas y tratamiento

El tabique o septum nasal es la pared que separa internamente las dos fosas nasales. La desviación septal se trata de una alteración morfológica que puede dar lugar a déficits funcionales, siendo más frecuente en la raza caucásica.

Es frecuente la confusión entre tabique nasal y la pirámide nasal. Esta última es la parte externa o visible de la nariz. Las desviaciones de la pirámide nasal son evidentes con la observación directa de la cara del paciente, en cambio, para observar la morfología del tabique es necesario explorar el interior de las fosas nasales, lo que requiere conocimientos y medios adecuados.

Estas desviaciones se pueden clasificar en congénitas y adquiridas. En ciertos casos, como los traumatismos en la primera infancia o los que se producen durante el parto, el tabique se puede fracturar, con aparente mínima deformidad debido a la elasticidad de los tejidos infantiles, pero con el desarrollo de la cara, sobretodo en la pubertad, los fragmentos crecen independientemente y se pueden desviar.

En algunos casos se puede hablar de causas genéticas. “La alta correlación en la incidencia de deformidades nasales de cierto tipo en madres/padres y sus hijos sugiere que podrían ser hereditarias, pero faltan estudios”, precisa el doctor Isam Alobid, presidente de la comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior.

Signos y síntomas 

Un porcentaje importante de la población presenta algún grado de desviación septal, sin embargo, la mayor parte de los desplazamientos del tabique nasal son asintomáticos. En el caso de presentar síntomas, el síntoma principal es la insuficiencia respiratoria nasal: este bloqueo puede dificultar la respiración nasal, disminuyendo mucho la calidad de vida de los pacientes. Puede empeorar si se presenta un episodio catarral o clínica alérgica estacional.

Otros síntomas menos frecuentes que podrían aparecer en estos pacientes, serían la presencia de sangrado nasales, debido a una mayor sequedad de la mucosa nasal por el flujo turbulento del aire en una fosa nasal con un tabique desviado. Existen opiniones contrarias en la literatura sobre la relación entre la desviación septal y el dolor facial. Una posible causa de dolor facial unilateral podría ser una pronunciada desviación del tabique donde las superficies dentro de la nariz se tocan y hacen presión.

Tratamiento 

La desviación del tabique es muy frecuente, pero solo requiere tratamiento en algunos casos por producir clínica al paciente.

Cuando se trata de una desviación sintomática que afecta a la calidad de vida al dificultar la respiración, la única solución es la cirugía mediante la técnica denominada septoplastia. Este procedimiento consiste en corregir la desviación septal, eliminando las áreas implicadas y recolocando el tabique en el centro de la nariz para que exista un flujo lo más simétrico posible en las dos fosas nasales. En ocasiones es preciso realizar una corrección de la pirámide nasal o de la punta nasal para mejorar la ventilación; en estos casos, el método se denomina septorrinoplastia funcional. Si la desviación septal asocia una hiperplasia de cornetes, puede ser necesario asociar a la técnica una turbinoplastia.