Se necesitan medidas más rotundas contra la contaminación acústica

El último miércoles de abril se celebra el Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido y, por este motivo, la SEORL-CCC insta a las autoridades a adoptar medidas más rotundas y cumplir con las que ya existen. Solo así se podrá hacer frente a la contaminación acústica existente en España, segundo país más ruidoso después de Japón. La SEORL-CCC propone que se lleven a cabo ordenanzas municipales y planes de acción en materia de contaminación acústica, que incorporen la normativa europea aprobada en la lucha contra el ruido.

Los otorrinolaringólogos señalan que dichas medidas deben contemplar cuatro factores fundamentales: planificación territorial y diseño urbano –como la reducción del tráfico–, soluciones técnicas y tecnológicas –motores silenciosos o barreras acústicas, entre otros–, instrumentos legales y su cumplimiento –procedimientos de control y sanción– y educación, sensibilización, respeto y convivencia.

El exceso desmedido de ruido tiene efectos negativos, tanto auditivos como no auditivos, ya que genera una situación de estrés en el organismo que puede derivar en otras patologías como las enfermedades cardiovasculares. En relación al número de muertes evitables por ruido en Madrid entre los mayores de 65 años, el Observatorio de Salud y Medioambiente estima que se podrían prevenir 312 muertes anuales, disminuyendo 0,5 decibelios (dB) de niveles de ruido diario medio anual por tráfico. De ellas, 145 serían por causas cardiovasculares y otras 97 por causas respiratorias.

El ruido del tráfico es la principal fuente de contaminación acústica. Es el responsable de un 85% de las emisiones acústicas y puede alcanzar entre 80-85 dB. Según la Comisión Europea, más del 30% de la población en España está expuesta a niveles de ruido por tráfico superiores a los 65 dB. Además, el nivel guía para el ruido nocturno de la OMS continúa superándose en el 100% de las noches, por lo que puede afectar al descanso nocturno. Una reciente revisión publicada en el International Journal of Environmental Research and Public Health demuestra la relación existente entre el ruido del tráfico y la alteración del sueño, su calidad y los problemas para conciliar este.

Por este motivo, las principales medidas a llevar a cabo contra el ruido, deberían contemplar un apartado especial para los locales nocturnos, las fiestas populares o las conversaciones en  las terrazas de bares, pues los ciudadanos están muy desprotegidos, según advierte la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC.

Cualquier persona es susceptible de padecer los efectos negativos de estos ruidos, aunque hay que la población infantil es más vulnerable, debido a que su oído es muy sensible y están sometidos a ruido en las ciudades, en sus casas e, incluso, en la escuela, más aún cuando algunos colegios se ubican en un entorno ruidoso. De hecho, un 40% de los centros educativos de Madrid están expuestos a un ruido excesivo, lo que puede interferir en el proceso enseñanza – aprendizaje y en el desarrollo cognitivo de nuestros escolares, así como en la disminución de su rendimiento académico por falta de concentración, dificultad de la atención y fatiga.

 

Recomiendan no automedicarse ante una disfonía

Recomiendan no automedicarse ante una disfonía

La disfonía o ronquera afecta a casi un tercio de la población en algún momento de sus vidas y sus principales factores de riesgo son los resfriados, un uso indebido y excesivo de la voz y fumar y estar expuesto al humo del tabaco. Con motivo del Día Mundial de la Voz, que se celebra este lunes 16 de abril, la SEORL ha recordado a importancia de estar alerta de cualquier trastorno que afecte a la misma y recomienda no automedicarse ante una disfonía sin que se hayan revisado antes las cuerdas vocales mediante una laringoscopia.

La SEORL ha organizado la jornada Mira tu voz para recordar acudir al otorrinolaringólogo ante una disfonía de más de siete días, sobre todo si se es fumador o profesional de la voz como cantante, profesor o trabajador de un call center. Durante la misma, organizada por la presidenta de  la Comisión de Laringología y Voz de la SEORL-CCC, se ha debatido el Consenso sobre disfonía elaborado por la Academia Americana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello.

Las disfonías se caracterizan por exigir un esfuerzo vocal que dificulta la comunicación y puede afectar a la calidad de vida de quienes la sufren. Por lo general, están asociadas a muchas enfermedades. Entre los principales factores de riesgo se encuentran, además del resfriado común, el uso excesivo, indebido y duradero de la voz; el reflujo ácido; la laringitis alérgica o el tabaco y ser fumador pasivo, entre otros. Las relacionadas con infecciones del tracto respiratorio superior, como los catarros, suelen desaparecer por si solas en torno a los 7 o 10 días. Sin embargo, si la ronquera no mejora después de ese tiempo, sobre todo si se es consume tabaco, no existe resfriado o gripe, se tose sangre, hay dificultad para tragar, dolor al hablar, se experimentan cambios en la voz o impide el desempeño de un trabajo, sobre todo en el caso de ser cantante o profesor, será preciso realizar una evaluación de la laringe mediante una laringoscopia. El tratamiento dependerá de la causa y consistirá en la mayoría de los casos en reposo vocal. En algunos casos, sobre todo si se es profesional de la voz, se realizará terapia de voz y en otros será precisa la cirugía.

Los problemas de voz se pueden evitar si se evitan aquellos factores que pueden contribuir a dañarla, sobre todo el tabaco. Además, será preciso evitar las bebidas que puedan contribuir a la deshidratación de la laringe como el alcohol o las que tienen cafeína, y tomar mucha agua. Otros consejos para prevenir las disfonías recogidos en el consenso de la Academia Americana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, son humidificar el hogar, no tomar comidas picantes, evitar el aclaramiento excesivo de la garganta o la tos, o intentar no usar la voz demasiado tiempo o muy fuerte.

 

¿Cuáles son los principales riesgos para el oído y la audición de los niños?

Las otitis son uno de los principales problemas que sufre la población infantil, según explica en este vídeo el doctor Javier Cervera, miembro de la Comisión de Otorrinolaringología Pediátrica de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Sobre todo son frecuentes en invierno, como consecuencia de los catarros, y en niños que desde antes de cumplir el año han asistido a guardería. De hecho, es la causa más frecuente de visitas de lactantes y niños pequeños a las consultas de los otorrinolaringólogos, puesto que en el 90% de los que acuden a guardería sufren algún episodio.

La otitis media aguda es un proceso inflamatorio que afecta al oído medio, debido sobre todo a la infección de la vía aérea superior. Es uno de los problemas más habituales en los niños debido a que su Trompa de Eustaquio es más ancha, más corta y más horizontal que en los adultos,  por lo que su mecanismo de apertura es menos eficiente y facilita la llegada de gérmenes desde la nariz.

La otitis, a pesar de ser muy frecuente y habitual, no es una enfermedad que deba asustar y se puede prevenir si se evitan los factores de riesgo. Es decir, habrá quehacer unos cuidados y evitar en la medida de lo posible los contagios, el tabaquismo familiar (es lo más importante), y el abandono temprano de la lactancia materna. La leche materna tiene inmunoglobulinas que van a permitir aumentar las defensas del niño, por lo que mientras más tarde se deje más defensas tendrá.

Otra patología frecuente que afecta al oído del niño es la hipoacusia congénita. En este sentido, lo más importante es poder llevar a cabo un diagnóstico precoz del niño con sospecha de hipoacusia. Por ello, en el momento de nacer habrá que evaluar si el niño oye o no. Si fuera negativo, habrá que poner una serie de mecanismos en marcha para solucionar esa pérdida de audición. Además, puede ser que la hipoacusia sea adquirida por diferentes causas como pueden ser las otitis.

¿Cuál es el principal tratamiento de la rinosinusitis crónica?

La rinosinusitis crónica consiste en la inflamación de las fosas nasales y los senos paranasales que persiste más de 12 semanas. Afecta de forma más frecuente en la edad adulta, sobre todo a partir de los 50 años. El doctor José Miguel Villacampa, miembro de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la SEORL, que participa estos días en la XX Reunión de Primavera de esta comisión, explica en este vídeo cuáles son los principales síntomas y el tratamiento de esta patología.

El tratamiento principal de la rinosinusitis crónica consiste en la práctica de lavados nasales con agua de mar o suero fisiológico, al que se puede añadir un antiinflamatorio de tipo esteroideo. Si con esto no funcionara, lo mejor es que el paciente acuda a un otorrinolaringólogo para estudiar la posibilidad de aplicar otros fármacos o si fuera necesario realizar una cirugía. Los que tienen muchos síntomas nasales pueden beneficiarse de una turbinoplastia, que consiste en modificar los cornetes inferiores nasales para que congestionen menos la nariz. Si afecta a los senos paranasales, pueden beneficiarse en determinados casos de la cirugía endoscópica nasosinusal en la que se abren los senos paranasales afectados y se facilita su drenaje.

Las causas de rinosinusitis crónica son muy variadas. Pueden deberse a virus o bacterias que cronifican esa inflamación que hace que se pierdan células ciliadas y se incrementen las células caliciformes responsables de la rinorrea. Por otro lado, el aumento de la permeabilidad capilar da lugar a edema y obstrucción nasal con la consiguiente estimulación de  las terminaciones nerviosas encargadas de los estornudos. Suele dar síntomas de obstrucción nasal, rinorrea con mucosidad externa y posterior y, en ocasiones, alteraciones del olfato o cefalea. También puede deberse a algunas enfermedades cuya causa está aún por descubrir como la rinosinusitis crónica con pólipos.

La calidad de vida de las personas que la sufren está bastante limitada y se compara incluso con la de los pacientes de patologías cardíacas, pues influyen en el trabajo o en el sueño.

El aumento del tabaquismo en jóvenes podría incrementar la incidencia de cáncer de laringe

El aumento del hábito tabáquico en los adolescentes de los últimos años puede hacer que en unos años vuelva a incrementarse la incidencia del cáncer de laringe en España. Así lo afirma el doctor Mario Fernández, secretario general de la SEORL-CCC, en este vídeo.

La incidencia del cáncer de laringe en España es la más alta del mundo y se diagnostican entre 3.500 y 4.000 casos al año, según las últimas estimaciones. Esta cifra es más reducida que la que se manejaba hace unos años, sin embargo, tal y como apunta el doctor Fernández, es posible que se produzca de nuevo un incremento por el aumento del consumo de tabaco en adolescentes. Hay que tener en cuenta que, aunque no es uno de los tipos de cáncer más prevalentes, es un cáncer provocado, fundamentalmente por el tabaco. De hecho, el 95% de los casos que se diagnostican son debidos a esta sustancia tóxica.

El cáncer de laringe es la segunda neoplasia más frecuente del tracto respiratorio (sólo superada por el de pulmón) y constituye el 2% del total de tumores en varones y el 0,4% en mujeres. Suele presentarse en la sexta y séptima década de la vida, aunque en los últimos años la distribución por edad ha variado, apareciendo cada vez en pacientes más jóvenes.

Por otro lado, cabe destacar que entre el 20 y el 30% de los pacientes con tumores laríngeos presentan un tumor sincrónico en otra localización del tracto aerodigestivo superior, generalmente de la misma extirpe histológica.

Uno de los signos de sospecha del cáncer de laringe es la disfonía, por lo que se recomienda que cualquier paciente, sobre todo fumadores o exfumadores, con una disfonía de más de 15 días de evolución sea valorado por un otorrinolaringólogo.

 

Los niños con déficit auditivo tienen más problemas de aprendizaje

Los niños con déficit auditivo tienen más problemas de aprendizaje

Los niños con dificultades auditivas tienen más problemas de atención y rendimiento académico, lo que redunda en una peor calidad de vida. La SEORL-CCC advierte, con motivo del Día Internacional del Cuidado del Oído y la Audición que se celebra el 3 de marzo, que es importante prestar atención a los signos de sospecha de este tipo de dificultades y piden la realización del cribado auditivo a nivel universal para la detección de hipoacusias o sorderas al nacimiento. Así mismo, la Comisión de Audiología recomienda el siguiente Decálogo de Cuidados del Oído para niños.

La realización de un cribado que facilite la detección precoz de la hipoacusia es importante para el diagnóstico y la calidad de vida del niño. Un trabajo reciente publicado en The Journal of International Advanced Otology afirma que los trastornos auditivos pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de los niños y en su calidad de vida si no se diagnostican a tiempo. Incluso los que son diagnosticados con pérdida leve a moderada pueden presentar trastornos del aprendizaje o del lenguaje verbal.

La pérdida de audición, tanto si es transitoria como permanente, puede tener un impacto enorme en el desarrollo de la población infantil pues influye en su aprendizaje, así como en la adquisición de destrezas de comunicación, lenguaje y socialización. Por lo tanto, cuanto más temprano se detecte y se atienda al niño, mayor será la probabilidad de que alcance todo su potencial.

Por todo esto, los otorrinolaringólogos consideran fundamental tener en cuenta los signos de sospecha en cada etapa y acudir a su consulta lo antes posible para realizar un diagnóstico y poner tratamiento a tiempo si fuera necesario.

  1. Bebés:
  • No se sobresalta con los ruidos fuertes.
  • Sigue durmiendo aun cuando usted habla fuertemente cerca de él o ella
  • Ha dejado de balbucear (después de los 9 meses de edad)
  • No voltea la cabeza hacia la fuente de un sonido después de los 6 meses de edad.
  • No dice palabras sencillas como “mamá” o “papá” cuando tiene 1 año.
  • Voltea la cabeza cuando lo ve a usted, pero no lo hace si solo lo llama por su nombre. A veces se piensa equivocadamente que se trata de falta de atención o que el niño simplemente ignora a la otra persona, pero puede ser el resultado de una pérdida auditiva parcial o total.
  • Parece escuchar algunos sonidos pero no otros.
  1. Niños:
  • Tarda en hablar.
  • No habla en forma clara.
  • Se distrae mucho.
  • No sigue instrucciones A veces se piensa equivocadamente que se trata de falta de atención o que el niño simplemente ignora a la otra persona, pero puede ser el resultado de una pérdida auditiva parcial o total.
  • A menudo dice “¿qué?”
  • Sube demasiado el volumen de la televisión.
  • No sabe por dónde le vienen los sonidos
  1. Adolescentes:
  • Comienza a escuchar un ruido en el oído (acúfeno). Puede comenzar a escucharlo al salir de un concierto discoteca o al haber estado escuchando música con los auriculares muy altos. Debe de consultar aunque este ruido desapareciera
  • Tiene problemas de entender a los que están a su alrededor al salir de un concierto, discoteca o tras escuchar música. Debe de consultar aunque mejore
  • Oye, pero no entiende, sobre todo en el colegio, instituto o cuando hay varias personas hablando a la vez

 

 

Decálogo de Cuidados del Oído para Niños

Decálogo de Cuidados del Oído para Niños

La Comisión de Audiología de la SEORL-CCC, sensibilizada en el Día Internacional del Cuidado del Oído y la Audición que se celebra el 3 de marzo,  y con el objetivo de concienciar a la población, ha elaborado el siguiente Decálogo de Cuidados del Oído para Niños:

  1. Someter al bebé al cribado auditivo neonatal, que se realiza en una primera fase a todos los niños, en el mismo hospital, los primeros días después del nacimiento. Es importante acudir a completar las siguientes fases de estudio si así se requiere, y seguir las recomendaciones de seguimiento y tratamiento que marque el especialista. Con este cribado se detectarán, diagnosticarán y tratarán las sorderas acaecidas en el momento del tratamiento, del tipo y de grado que sean.
  2. Estar alerta de los signos de sospecha de problemas auditivos:. Habrá casos en los que el niño nazca oyendo bien, y debute o  la pérdida auditiva posteriormente. Si el bebé no se sobresalta ante sonidos fuertes, no emite  sonido o no gira la cabeza cuando le hablan o grita con alta frecuencia, no balbucea o detiene el balbuceo previamente existente,  pueden ser signos de sospecha antes del primer año de vida. Más adelante, retrasos de adquisición del lenguaje, dificultades de atención,  dificultades para mantener la concentración por cansancio, preguntar frecuentemente ¿qué?, volumen del televisor elevado, dificultad para leer, entender conversaciones y contenidos y timidez-aislamiento, pueden servir a los padres para sospechar. En estos casos se debe acudir al otorrinolaringólogo a la mayor brevedad para evaluar el origen del problema.
  3. Evitar la exposición continua al ruido: existen ciertos entornos que exponen a los niños a intensidades muy altas de ruido durante un tiempo prolongado (conciertos, fiestas populares, etc,) por lo que es fundamental incidir en el uso de protectores. Se recomienda evitar los ruidos impulsivos (petardos, disparo…), alejarse de las fuentes de ruido, disminuir el ruido que generamos y reducir el tiempo de exposición a sonidos de alta intensidad.
  4. Protegerles del frío: conviene prevenir las infecciones de las vías respiratorias en los niños más pequeños pues son el principal factor de riesgo para las otitis. Por eso es aconsejable evitar los cambios bruscos de temperatura, ponerles gorros para salir a la calle y lavar con frecuencia las manos para reducir las posibilidades de contagio de catarros o gripes.
  5. Acudir al especialista: los otorrinolaringólogos recomiendan consultar en caso de inflamación, dolor, taponamiento, zumbidos, secreción de oído, ya que pueden derivar en problemas de la audición. Por otra parte, es recomendable consultar en cuanto se note o sospeche deficiencia auditiva, aunque mínima. Por otro lado, es recomendable acudir a revisión  de manera periódica, al menos una vez al año, si existe tendencia a padecer otitis factores de riesgo como antecedentes familiares u otros advertidos por el especialista en la fase de cribado.
  6. No introducir objetos o sustancias extrañas: se deben utilizar sólo productos indicados para el oído y siempre bajo consejo médico por lo que hay que evitar el uso de aceites, soluciones salinas, gotas, agua oxigenada, bastoncillos u otros objetos, ya que éstos últimos, pueden empujar la cera hacia adentro y dañar el tímpano.
  7. Limpiar los oídos con cuidado: los oídos de los bebés son muy delicados y el hecho de que produzcan cerumen no significa que estén sucios ya que tiene un efecto protector. La limpieza debe ser externa y conviene hacerla durante el baño o utilizando una toalla o gasa. No debe introducirse ningún objeto (por ejemplo bastoncillos) ni intentar sacar la cera pues puede ser que consigamos el efecto contrario y que la introduzcamos hacia adentro.
  8. No abusar de los antibióticos: es importante saber que el uso indiscriminado de medicamentos, tanto de uso tópico como por vía oral, puede ser perjudicial para los oídos ya que algunos pueden ser ototóxicos y además, en el caso de los antibióticos, se pueden generar resistencias, sobre todo en el caso de los niños que tienen su sistema inmunológico en pleno desarrollo.
  9. Recomendaciones durante el baño: el agua de baños públicos, ya sea de mar, pantanos o piscinas, puede estar contaminada, y los niños son los más vulnerables a sufrir infecciones en los oídos como consecuencia de ello. Por cumplir unas normas de higiene y limpieza  básicas antes y durante el baño (ducha y el uso de aseos).  Conviene secar suavemente los oídos después del baño con el uso de una toalla o secador e incluso, si son muy propensos, se podría consultar con el especialista la conveniencia de usar tapones o gorros para evitar la entrada de agua. Los niños con tendencia a los catarros deben de  evitar el buceo y en caso de otitis no deben de mojarse los oídos.
  10. Tratar de manera adecuada las otitis. En caso de sospecha de pérdida auditiva en un niño por parte de padres y profesores se recomienda acudir al especialista, ya que aun en ausencia de dolor, fiebre o secreción, puede existir una otitis serosa, que de no ser bien tratada puede cronificarse  y derivar en hipoacusia y otitis media crónica.

¿Cuáles son los últimos avances en implantes cocleares?

En los últimos años se han producido diferentes avances en cuanto al tamaño y las indicaciones de los implantes cocleares, según un análisis realizado por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) con motivo del Día Internacional del Implante Coclear que se celebra el próximo 25 de febrero.

Según explica la Comisión de Otoneurología de la SEORL-CCC, la cirugía del implante coclear consiste en la colocación de un dispositivo quirúrgico debajo de la piel que consta de un receptor interno y de una guía de electrodos que se introduce dentro de la cóclea. Esta guía estimula las terminaciones nerviosas del nervio auditivo mediante estímulos eléctricos. Se intenta de esta manera simular el funcionamiento normal de la cóclea, es decir, se estimulan las frecuencias agudas en la zona más basal y las frecuencias más graves en la zona más apical

Un estudio reciente publicado en Audiology & Neuro-otology concluye que los implantes cocleares pueden ofrecer mejoras significativas en la calidad de vida, al comprobar como permiten una reducción en la severidad percibida del tinnitus y mejoras subjetivas en la percepción del habla en condiciones de ruido, audición espacial y esfuerzo de escucha.

Las principales novedades instauradas en implantes cocleares tienen que ver con la estética, por un lado, y con las indicaciones, por otro. En la actualidad existen implantes más pequeños, con una tecnología más moderna y con unas estrategias de codificación más eficaces, hasta el punto de que los hacen compatibles con las resonancias magnéticas, algo muy importante hoy en día. Estas nuevas estrategias están orientadas a entender mejor las conversaciones en ambientes ruidosos, hablar por teléfono, y disfrutar y percibir correctamente la música.

En cuanto a las indicaciones, se ha producido un aumento de las mismas. Antes los únicos candidatos a implante coclear eran los niños o adultos con una sordera profunda bilateral. En la actualidad son útiles en hipoacusias unilaterales o asimétricas; para hipoacusias severas, en las que es posible colocar el implante y preservar algunas frecuencias auditivas; en mayores de 70 años; en pacientes perilocutivos o en pacientes con neurinomas del acústico. Además, se han introducido guías de electrodos específicas para situaciones especiales, como malformaciones de oído, cócleas de diferente tamaño, cócleas más cortas a consecuencia de un traumatismo u osificaciones.

En el proceso que conlleva la colocación de un implante coclear el otorrinolaringólogo juega un papel clave pues coordinará al equipo implantador para obtener el mejor resultado posible, establecerá las indicaciones y realizará la cirugía. El equipo estará también formado por audiólogos, logopedas, programadores o psicólogos.

La durabilidad del implante dependerá de los cuidados y de los avances de la tecnología. En teoría son para toda la vida pero en la práctica ocurre como con cualquier dispositivo tecnológico, que hay que renovarlo cada ciertos años para incorporar los últimos avances. Para favorecer su durabilidad y adaptación los otorrinolaringólogos recomiendan seguir una serie de cuidados. Por ello, desde la Comisión de Otoneurología se aconseja el siguiente Decálogo de consejos para pacientes con implante coclear. 

 

 

 

¿Qué es la Apnea del Sueño Infantil?

¿Qué es la Apnea del Sueño Infantil?

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) define el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) como la aparición de episodios recurrentes de obstrucción de la vía respiratoria superior de, al menos, 10 segundos de duración –las llamadas apneas– y que se dan durante el sueño. Los hombres son más propensos a padecerla, un 4% frente a solo un 2% de las mujeres. Pero a pesar de ser más frecuente en adultos, los niños no están exentos de esta patología. Es más, se estima que entre un 25 y un 30% de los niños menores de cinco años presentan problemas o alteraciones del sueño de diversa orden, entre ellas la apnea del sueño, según indica la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

Son diversas las causas por las que un niño puede sufrir apnea del sueño. Las amígdalas agrandadas o las vegetaciones provocan, en ocasiones, alteraciones en la respiración mientras el pequeño está durmiendo. Pero también puede darse si el menor tiene sobrepeso, una garganta estrecha, una mandíbula pequeña o alguna malformación en el paladar, la lengua o las vías respiratorias.

En los niños, esta afección puede llegar a ser, incluso, más preocupante que en las personas mayores. Al igual que ocurre con los adultos, el hecho de no detectarla pronto puede originar importantes alteraciones en la salud a medio y largo plazo. Entre ellas, problemas cardiopulmonares, respiratorios, inflamatorios o cuadros de somnolencia diurna excesiva. Pero no solo eso, los niños que padecen apnea del sueño pueden sufrir daños en la estructura cerebral y llegar a tener trastornos cognitivos-conductuales que pueden afectar a su capacidad de aprendizaje, al crecimiento o pueden tener alteraciones del comportamiento.

Estos cambios, que afectan al estado general de salud, hacen que el niño tenga que aumentar las visitas al médico. Así, tal y como indica un reciente estudio español publicado en la revista de la SEORL, los niños con apnea del sueño muestran una mayor demanda asistencial, incluso, dos años antes del diagnóstico. Esto puede implicar un deterioro de la salud global, que podría estar presente en el niño con anterioridad a la realización de este análisis. Asimismo, esta investigación también concluye que, tras administrar el tratamiento en el menor, disminuye la demanda de servicios sanitarios, aunque es alta en comparación con los controles hechos en los niños sin patologías, lo que sugiere una enfermedad residual o secuelas en el paciente.

De ahí la importancia de realizar un diagnóstico precoz para comenzar el tratamiento cuanto antes. Para ello, es necesario observar si aparecen los síntomas más frecuentes de la apnea del sueño infantil. Además de las apneas o pausas de respiración de más de 10 segundos de duración durante el sueño –y, como consecuencia de ellas, el niño se despierta varias veces–, la manifestación más clara de padecer esta patología son los ronquidos, pero no son los únicos. También pueden presentar micciones nocturnas, cansancio, irritabilidad durante el día, falta de concentración, sueño inquieto o sudoración, entre otros.

El tratamiento varía en función de la causa de la apnea del sueño. Si esta se produce debido a las amígdalas agrandadas o vegetaciones, la solución pasa por una sencilla intervención quirúrgica. Otro de los tratamientos que existen es el CPAP, un aparato que se utiliza para dormir y que administra, de forma continua, aire a presión por vía nasal a través de una mascarilla. En los casos de niños con obesidad, estos deberán perder peso para ver la evolución de la apnea del sueño. En cualquier caso, lo más importante es acudir al otorrinolaringólogo a la menor sospecha de esta afección, con el fin de que el especialista evalúe cada caso para indicar el mejor tratamiento a seguir.

7 Curiosidades del Síndrome de Menière

7 Curiosidades del Síndrome de Menière

El Síndrome de Menière es una patología que afecta tanto a la audición como al equilibrio, de origen desconocido, y que tiene mayor incidencia entre la cuarta y la sexta década de la vida. Su síntoma principal es el vértigo, pero también están presentes los  trastornos como los acúfenos o el tinnitus y la hipoacusia. La Asociación Síndrome de Menière España (ASMES) se propone cada 7 de febrero declarar este día como Día de la Concienciación del Menière. Por ello, desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL-CCC), queremos contribuir a que se conozca más sobre esta enfermedad a través de estas curiosidades:

  • Triada clásica: el síndrome de Menière se caracteriza por la triada clásica definida por crisis recurrentes y episódicas de vértigo periférico, acufeno unilateral e hipoacusia. Además puede llevar asociado síntomas de taponamiento, náuseas y vómitos.
  • Crisis vertiginosas de Menière: pueden ser muy variables en intensidad, modo de aparición, duración, y frecuencia. Por lo general, inician con síntomas auditivos diversos como sensación de taponamiento ótico, modificaciones de la audición, así como aparición o empeoramiento del acufeno. Después se inicia una crisis de vértigo rotatorio asociado a importante cortejo neurovegetativo, que puede durar de 20 minutos a unas horas y su frecuencia varía. La hipoacusia al principio se recupera tras la crisis y en fases más avanzadas se estabiliza. En cuanto a los acúfenos son variables, pueden preceder a las crisis y pueden ser constantes e intermitentes.
  • Historia: Prosper Ménière, médico francés, fue el primero en relacionar con el oído interno los síntomas vertiginosos en 1861. Él desmontó la hipótesis aceptada de que el vértigo era una forma de apoplejía cerebral o epilepsia y describió la triada de esta enfermedad caracterizada por vértigo, acúfenos e hipoacusia. Murió en 1862 y diez años después se empezó a usar el nombre de enfermedad de Ménière.
  • Factores asociados a las crisis de Menière: pueden tener relación factores anatómicos, genéticos, inmunológicos, víricos (puede estar vinculado al virus del herpes) o vasculares.
  • Relación con la migraña: parece que existe una prevalencia de migraña en pacientes con síndrome de Menière. La migraña puede dañar irreversiblemente al oído interno debido a los vasoespasmos que podrían desencadenar un hydrops endolinfático.
  • Problemas psicológicos asociados: es frecuente que aparezca en pacientes con personalidad neurótica. El estrés, la fatiga, las complicaciones familiares o laborales, pueden influir en la aparición de crisis de Menière.
  • Personajes históricos y famosos con Menière: diversos personajes conocidos por todo el mundo como Edgar Allan Poe, Jonathan Swift o Friedrich Nietzsche manifestaron síntomas de vértigo, acúfenos o hipoacusia a lo largo de su vida. Sin embargo, nunca se les llegó a diagnosticar Síndrome de Menière. En la actualidad, la actriz y cantante Kristin Chenoweth o la periodista Carme Chaparro han confesado tenerla.