• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

¿Cómo se trata el síndrome de Ménière?

El síndrome de Ménière es una entidad fluctuante y crónica que tiene crisis en racimos, por lo que se caracteriza por la aparición de grandes crisis y por periodos asintomáticos. Por ello, su tratamiento tiene el doble objetivo de aliviar los síntomas durante las crisis y mejorar la evolución de la enfermedad para evitar nuevas crisis. Para ello es necesario controlar la función vestibular y coclear, y emplear una escala terapéutica o protocolo diferentes en función de cada caso. Todo ello lo explica el doctor Eduardo Martín, presidente de la Comisión de Otoneurología en este vídeo.

Cómo tratar una crisis aguda y los periodos intercrisis

En caso de crisis aguda se recomienda que el paciente permanezca en reposo, si fuese necesario en la cama, y en silencio, sin realizar ninguna actividad, ni movimientos o cambios bruscos de posición, ya que pueden empeorar la sintomatología. En estos casos, se pueden emplear sedantes vestibulares o antieméticos para reducir las posibles náuseas o vómitos.

Por otro lado, también existen periodos intercrisis en los que se recomienda seguir un llamado tratamiento de mantenimiento. Se aconsejará al paciente la restricción de la sal, para controlar la presión del oído interno, así como una serie de medidas higiénico dietéticas como evitar el consumo de tóxicos como el alcohol o el tabaco, reducir el consumo de cafeína, practicar ejercicio físico o la pérdida de peso.

Habrá casos en los que se recomiende la toma de diuréticos, que favorecen el equilibrio de los líquidos laberínticos al eliminar la sobrecarga hídrica y, por tanto, contribuyen a la mejora del vértigo.

Uno de los fármacos de elección a la hora de administrar un tratamiento farmacólogico a los pacientes con síndrome de Ménière es la betahistina, que provoca la vasodilatación de la estría vascular al suprimir el espasmo de los esfínteres precapilares. Esta resulta eficaz para la eliminación del vértigo y del desequilibrio.

Se pueden emplear trimatazidina, por su acción antiisquémica celular; o los antagonistas del calcio, como vasodilatadores.

Además, el otorrinolaringólogo contemplará también la opción de tratamiento intratimpánico, que consiste en la introducción de fármacos en el oído medio para reducir las crisis de vértigo. Desde la aplicación de corticoides a la instilación de gentamicina, un ototóxico, que genera una sub-ablación vestibular, se puede lograr el mínimo daño necesario con el máximo éxito terapéutico. Si el paciente tuviera buen resto auditivo, se pasaría a la neurectomía vestibular, mediante la cual se seccionan las raíces vestibulares del nervio estato-acústico, con el objetivo de evitar o mejorar el vértigo.

En los casos en los que el tratamiento farmacológico no funcione se puede valorar la cirugía para tratar esos vértigos. Se calcula que cerca del 10% de los casos de síndrome de Ménière son susceptibles de cirugía.

El próximo 13 de febrero tiene lugar la II Cumbre Española contra el Cáncer

El próximo 13 de febrero tiene lugar la II Cumbre Española contra el Cáncer

El Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) celebra el próximo 13 de febrero la II Cumbre Española contra el Cáncer, con el objetivo de reunir a los principales agentes implicados en el tratamiento y atención del paciente oncológico para abordar retos fundamentales en cáncer. Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, que tiene lugar el 4 de febrero, GEPAC organiza esta jornada en el Salón de Actos Ernest Lluch del Ministerio de Sanidad (Paseo del Prado, 18).

La jornada, cuyo lema es ‘Viviendo el futuro’, repasará en tres mesas redondas aspectos importantes centrados sobre todo en la Declaración de Madrid de los Derechos de los Pacientes con Cáncer. Además, hará un repaso a la sostenibilidad del sistema sanitario y las barreras en los tratamientos; el papel de las familia y el trabajo en los pacientes con cáncer y dos cuestiones claves: la investigación y la innovación.

Los interesados en asistir deben realizar su inscripción a través de su página web. Se puede acceder al programa completo en el siguiente enlace:              http://www.gepac.es/cecc2020/pdf/PROGRAMA_PREVIO_CECC_DMCC_GEPAC_2020.pdf

La terapia celular y la terapia génica, el futuro para tratar la hipoacusia neurosensorial

La terapia celular y la terapia génica, el futuro para tratar la hipoacusia neurosensorial

La hipoacusia neurosensorial, debida sobre todo a la pérdida de células ciliadas cocleares, podría tener una nueva vía de tratamiento con buenos resultados a medio plazo gracias al uso de la terapia celular en combinación con implantes cocleares y fármacos.  Es una de las líneas en las que se está investigando con el objetivo de ofrecer posibilidades para la regeneración celular del oído interno, ya que a día de hoy la única forma de restaurar esas células es mediante la estimulación directa del nervio auditivo a través de los implantes cocleares o el uso de prótesis auditivas, en casos de hipoacusias moderadas-severas.

La hipoacusia es un problema que afecta a 278 millones de personas en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En la mayoría de los casos sufren hipoacusia neurosensorial debido sobre todo a alteraciones de las células ciliadas cocleares. Existen una serie de factores que pueden estar implicados en esta alteración como las mutaciones, infecciones virales, la autoinmunidad, la exposición crónica al ruido, la edad o la toma excesiva de medicamentos ototóxicos, entre otros. El resultado de ello es la incapacidad de la cóclea para la regeneración de las células ciliadas.

El uso de implantes cocleares y de prótesis auditivas en pacientes con hipoacusia neurosensorial tiene resultados variables debido a la complejidad de este tipo de pérdida de audición, así como a los diferentes grados de lesión tisular. Así mismo, existen limitaciones en la discriminación auditiva, además de tener una vida útil limitada. Por ello, los investigadores trabajan en la consecución de resultados al combinar terapia génica, terapia celular e implante coclear.

¿Cómo regenerar las células del oído interno?

Los otorrinolaringólogos están trabajando en varias líneas para conseguir la recuperación de la audición en un paciente con hipoacusia neurosensorial:

  • Mediante la regeneración del órgano espiral de Corti. Se trata de un órgano situado en el laberinto membranoso, en el interior del conducto coclear, formado por una gran variedad de tipos celulares, desde las células ciliadas neurosensoriales hasta células de soporte especializadas. La estrategia consiste en reparar y regenerar esos tipos de células que lo conforman.
  • Regenerar el órgano espiral de Corti y el nervio coclear mediante la generación de nuevas SGN, neuronas del ganglio espiral.

La manipulación de células madre de forma directa en el oído interno proporcionaría el ambiente ideal para la generación de células nuevas. En este sentido, la creación de células del oído interno a partir de células madre embrionarias, las células madre del oído interno adulto y las células madre neurales, con una buena integración en la cóclea, ha supuesto un avance importante.

Las células madre empleadas en la terapia celular para la regeneración del oído interno serán células madre modificadas genéticamente que sustituyan las células dañadas.

La hipoacusia neurosensorial esta causada por mutaciones en el ADN que producen una proteína que no puede realizar su función. La terapia génica consiste en la introducción mediante un “transportador” de copias del gen normal en el oído interno para restituir la función de la proteína dañada.

Posibilidades de la terapia celular para tratar la hipoacusia neurosensorial

Hasta el momento la investigación en regeneración celular para tratar la hipoacusia neurosensorial ha permitido extraer las siguientes conclusiones:

  1. El método más seguro para regenerar células ciliadas neurosensoriales y neuronas cocleares es la reprogramación de iPSC humanas obtenidas del propio paciente.
  1. La activación de células madre endógenas mediante la sobreexpresión o inhibición de genes por terapia génica o farmacológica resulta una terapia muy prometedora.
  2. La combinación de varias técnicas con efecto sinérgico, como implantes cocleares con células madre, la terapia génica y los tratamientos farmacológicos parece la estrategia terapéutica que mejores resultados podría producir a medio plazo.
  1. Las terapias tendrán que ser aplicadas de forma personalizada, en función de la reserva coclear y neuronal de cada paciente.

Más información en: https://www.elsevier.es/es-revista-acta-otorrinolaringologica-espanola-102-articulo-perspectivas-el-tratamiento-hipoacusia-neurosensorial-S0001651914001861?referer=buscador

CANCELADO: III Congreso Multidisciplinar de Cáncer de Cabeza y Cuello para adjuntos jóvenes y residentes

Barcelona acogerá el III Congreso Multidisciplinar de Cáncer de Cabeza y Cuello dirigido a adjuntos jóvenes y residentes los próximos 5 y 6 de marzo. Este evento científico, que tendrá lugar en el Hotel Fira Congress, cuenta con el aval de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), que participará en diversas mesas relacionadas con las novedades en el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello local y locorregionalmente avanzado, el cáncer metastásico y recidivado o sobre tumores salivales o de nasofaringe.

Los adjuntos jóvenes y residentes que lo deseen pueden enviar sus resúmenes de Comunicaciones o Casos Clínicos relacionados con la epidemiología, diagnóstico, tratamiento, pronóstico, de los tumores de cabeza y cuello, antes del 31 de enero a través del correo electrónico ttcc@serini3.es. Para poder participar es necesario ser residente o especialista en formación en sus primeros años de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello. Para más información se facilitan las Normas para el envío de resúmenes al III Congreso Multidisciplinar de Cáncer de Cabeza y Cuello.

La participación de la SEORL-CCC en este congreso forma parte de su apuesta por la colaboración e integración en grupos de trabajo como el Grupo Español de Tratamiento de Tumores de Cabeza y Cuello (GETTCC) para participar con otras especialidades en el tratamiento multidisciplinar de los tumores de cabeza y cuello. De esta forma se conseguirá que la Otorrinolaringología forme parte de actividades científicas como esta, de ensayos clínicos que integren un enfoque quirúrgico, así como de foros internacionales. Además, se posibilitará el desarrollo de programas formativos para los jóvenes especialistas ORL y residentes.

Programa del Congreso

El programa del III Congreso Multidisciplinar de Cáncer de Cabeza y Cuello para adjuntos jóvenes y residentes concentrará puntos de máximo interés para la especialidad como el cáncer de cavum, los tumores de las glándulas salivares o las distintas opciones de tratamiento. Entre ellas, se dedicará un apartado especial al uso de la inmunoterapia en cáncer de cabeza y cuello recidivado o metastásico en cuanto a su combinación con otras opciones terapéuticas y en qué situaciones.

Se puede consultar el programa completo en el siguiente enlace.

Se publica el listado de ayudas para estancias formativas e investigadoras

La Comisión de Formación y la Comisión Delegada de la SEORL-CCC ha hecho público el listado de las personas que han recibido la concesión de ayudas para estancias formativas e investigadoras. Dicho listado puede consultarse en el siguiente enlace: http://seorl.net/becas-premiadas-por-seorl/

Estas ayudas forman parte de la apuesta de la SEORL-CCC por la Formación Médica Continuada y el Desarrollo Profesional Continuo, además de promover la investigación en el ámbito de la otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello.

Los especialistas que han conseguido estas becas tendrán así la oportunidad de compartir intereses y experiencias con compañeros de otros Servicios ORL, Unidad o Centro, además de adquirir nuevos conocimientos y metodologías de investigación.

 

¿Cómo diagnosticar y tratar la disfagia?

La disfagia es un trastorno de la deglución. La deglución se define como el conjunto de mecanismos que intervienen en el transporte de alimentos, o de secreciones como la saliva, desde la cavidad oral hasta el estómago. Se divide en tres fases: fase oral, fase faríngea y fase esofágica. Uno de los factores que determinan su gravedad es la aspiración, esta sucede cuando algunas de esas sustancias entran en la vía aérea superior. La disfagia es un trastorno más común de lo que parece, de hecho, afecta a dos millones de personas en España, aunque se estima que el 90% está sin diagnosticar y, por tanto, sin tratar.

Diagnóstico

Signos de alarma de la disfagia

En primer lugar, para la detección de la disfagia, se deben tener en cuenta una serie de signos de alarma. Por ello, es importante prestar atención a las alteraciones del nivel de consciencia, las alteraciones motoras o sensitivas; las alteraciones de la articulación del lenguaje, la disfonía en forma de voz soplada, ronca o voz nasal; los atragantamientos o episodios de tos durante la ingesta; el aumento del tiempo empleado para la ingesta, una pérdida de peso inexplicable, la dificultad o lentitud en la masticación; y el dolor o la sensación de obstrucción durante la deglución. Ante la presencia de alguno de estos síntomas, se debe acudir a un especialista otorrinolaringólogo para que realice una evaluación clínica e instrumental. En este sentido, será necesario evaluar los síntomas y los alimentos con los que el paciente los presenta, así como la causa de la disfagia, para después determinar la seguridad en la deglución y el tipo de alimentación a seguir. Además, se deberán tener en cuenta los antecedentes y el historial clínico del paciente.

Diagnóstico de la disfagia

El otorrinolaringólogo realizará también una exploración física del estado general del paciente y de la anatomía de la cavidad oral, estado de la dentadura, lengua, paladar, faringe y laringe, así como la funcionalidad de la musculatura facial, masticatoria, etc; y su sensibilidad. Por otro lado, será necesario valorar la voz y el lenguaje en cuanto al tono, intensidad o cualidad.

En cuanto a las pruebas técnicas diagnósticas, una de las más utilizadas es la videonedoscopia de deglución, que consiste en valorar de forma directa, mediante un nasofibroscopio, la capacidad de deglución del paciente. Además, permitirá al otorrinolaringólogo determinar si la alimentación oral es segura, las medidas necesarias para facilitarla o si es preciso contraindicarla. Consta de dos partes, la valoración anatómica y la valoración de la deglución. En la primera se evalúan, mediante el fibroscopio, las respuestas de la lengua, la faringe o la laringe ante acciones como deglutir o producir determinadas palabras. Además, se analizarán la respiración,  la fonación o el manejo de las secreciones.

Por su parte, la valoración de la deglución consiste en administrar alimentos de distintas consistencias y volúmenes, coloreados con azul de metileno, para ver cómo responde el paciente y si se produce aspiración o retención de esos alimentos y en qué fases de la deglución, oral o faríngea.

Otra prueba realizada para el diagnóstico de la disfagia es la videofluroscopia de la deglución, que consiste en la administración por vía oral de un contraste radiopaco y la visualización mediante radioscopia de la capacidad de deglución, quedando las imágenes registradas en vídeo de alta resolución.

Además, se puede emplear una esofagoscopia transnasal que consiste en la valoración de manera directa del esófago, mediante la utilización de un esofagoscopio que se introduce a través de la fosa nasal hasta la hipofaringe y el esófago. Por ello, permite valorar alteraciones estructurales del esófago y estudiar la fase esofágica de la deglución.

Por otro lado, también se pueden realizar manometrías, que estudian la presión basal y durante la deglución de la faringe y el esófago mediante una sonda introducida por las fosas nasales.

Tratamiento de la disfagia

Una vez realizado el diagnóstico de la disfagia, el otorrinolaringólogo deberá decidir el tipo de alimentación más segura en función de las características del paciente, con el fin de mantener un buen estado de nutrición e hidratación a la vez de evitar complicaciones. Para ello puede ser necesario realizar una serie de modificaciones en la dieta y se valorará la posibilidad de seguir unas medidas de adaptación y rehabilitación, y, en algunos casos, la realización de procedimientos quirúrgicos o la nutrición enteral . Lo cierto es que la mayoría de los pacientes con disfagia mejoran con el seguimiento de un plan terapéutico adecuado e individualizado. 

Uno de los aspectos más importantes a la hora de tratar trastornos de la deglución como la disfagia es la necesidad de adaptar la dieta para que el paciente no presente alteraciones nutricionales. De hecho, un estudio realizado con pacientes hospitalizados en un centro español publicado en Clinical Nutrition ESPEN confirma la prevalencia global de disfagia de un 28.5%, sobre todo en pacientes ortogeriátricos y neurológicos, y la presencia de desnutrición en el 50% de ellos. El análisis demuestra también que más de un tercio de los pacientes no tiene adaptada su dieta correctamente.

En la dieta del paciente con disfagia es importante adaptar los volúmenes y la consistencia de los alimentos a cada caso. Por lo general, deben tener una consistencia homogénea y se deben evitar las dobles texturas. En pacientes con riesgo de aspiración, será necesario el uso de espesantes para aumentar la densidad de los líquidos.

Por su parte, la rehabilitación, en caso de ser necesaria, consiste en la puesta en práctica de ejercicios para fortalecer la musculatura, favorecer el reflejo deglutorio y el mecanismo de cierre glótico. Por otro lado, también se aprenden técnicas y maniobras con alimentos o líquidos para favorecer su deglución.

La sialoendoscopia en el tratamiento de la patología salival obstructiva

La sialoendoscopia es una técnica endoscópica que permite diagnosticar y tratar la patología salivar obstructiva mediante la exploración de las glándulas y los conductos glandulares afectados. Litiasis, cuerpos extraños y tapones mucosos pueden ser abordados de forma eficaz mediante este procedimiento mínimamente invasivo. Constituye una alternativa al abordaje quirúrgico externo y al tratamiento médico tradicional de litiasis, y patología glandular obstructiva.

 El origen de la sialoendoscopia se remonta a la década de los 90 del siglo pasado, pero no fue hasta inicios del presente siglo cuando empezó a extenderse la técnica y empezaron a publicarse los primeros estudios sobre dicha técnica.

La sialoendoscopia no suele requerir una preparación previa específica y según el caso se realizará bajo anestesia general o local .

Indicaciones principales de la sialoendoscopia

La patología salival obstructiva suele causar una importante reacción inflamatoria con edema, tumefacción y dolor en el paciente, por lo que es importante su tratamiento lo antes posible.

La evidencia científica disponible permite afirmar que la sialoendoscopia se ha convertido en una buena opción terapéutica en determinada patología obstructiva submaxilar y parotídea. En términos generales, cálculos de glándula submaxilar menores de 4 mm y cálculos de glándula parótida menores de 3 mm pueden ser extraídos mediante sialoendoscopia. Cuando tienen un tamaño intermedio, de entre 5 y 7 mm, la recomendación es realizar una fragmentación mediante litotricia extracorpórea o intraductal antes de la extracción endoscópica. En cálculos de mayor tamaño, se suele realizar un abordaje combinado mediante cirugía abierta intatoral o transfacial. 

Las ventajas de la sialoendoscopia

En comparación con las técnicas tradicionales como la submaxilectomía o la parotidectomía, en los casos en que está indicada, la sialoendoscopia ha demostrado mayor eficacia. Al ser un procedimiento mínimamente invasivo rebaja costes y la estancia hospitalaria. Además, produce menor trauma quirúrgico, disminuye las complicaciones como menor riesgo de sangrado y es un procedimiento que preserva la glándula salivar. Diversos estudios recientes han demostrado que tanto la función como la estructura glandular se recuperan después de resolver la obstrucción con la sialoendoscopia.

La tasa de éxito de la sialoendoscopia depende de diversos factores, intrínsecos y extrínsecos. Entre los intrínsecos cabe reseñar, en lo que respecta al acceso, las características del ostium, la posición de la dentadura o la apertura oral. El tamaño, localización, movilidad y forma de la litiasis también son factores relevantes, así como la localización, consistencia y extensión de la estenosis. En lo que se refiere a los factores extrínsecos, los más importantes tienen relación con la experiencia del cirujano y los medios técnicos disponibles.

Complicaciones de la sialoendoscopia

Las características de esta técnica hacen necesaria una curva de aprendizaje lenta, lo que puede influir en la tasa de complicaciones. Pasos críticos como la localización y dilatación del ostium del conducto requieren de un cirujano con experiencia y una adecuada formación en el procedimiento.

Las complicaciones más frecuentes al realizar la sialoendoscopia son la inflamación glandular en el postoperatorio inmediato, la imposibilidad de la canalización de la papila o de extracción de la litiasis y la persistencia de restos de la misma. Menos comunes son las falsas vías, la aparición de fístulas salivares, estenosis de la papila o el ductus. No obstante, su índice de complicaciones frente a los procedimientos clásicos es claramente inferior. En suma, los índices de complicaciones son de una incidencia inferior al 5%, tratándose en su mayor parte de complicaciones menores.

El concurso de Twitter de #SEORL2019 ya tiene ganador

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) ha celebrado un concurso en Twitter durante su 70 Congreso que ha celebrado del 3 al 6 de octubre en Santiago de Compostela. El asistente que más ha utilizado el hashtag del Congreso, #SEORL2019, ha sido el doctor Juan Maza Solano, @juanmazaORL, del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla.

El concurso tenía como objetivo premiar al asistente al congreso que, durante su celebración, utilizaran el hashtag designado para el evento, #SEORL2019. El doctor Maza ha sido premiado con una inscripción gratuita al próximo congreso que tendrá lugar en Madrid del 15 al 18 de octubre de 2020.

Descargar Bases legales SEORL 2019

La SEORL-CCC firma un consenso sobre hipoparatiroidismo con la SEEN

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) han elaborado de forma conjunta un  Documento de consenso sobre hipoparatiroidismo post-tiroidectomía con el objetivo de establecer un protocolo de actuación que ayude a predecir este trastorno y evitar complicaciones o reingresos de los pacientes.

El hipoparatiroidismo es la complicación más frecuente que sufren los pacientes tras una tiroidectomía total, el tratamiento más habitual del cáncer de tiroides, y también utilizada para tratar enfermedades tiroideas benignas. Su prevalencia cuando es transitorio, es decir, dura menos de 6 meses, oscila entre el 10% y el 40%; mientras que la del permanente o crónico,  presente más allá de 6 meses, varía del 0,12% al 16,2%, según las diferentes series publicadas. Este trastorno se caracteriza por una hipocalcemia, reducción en la producción de calcio, como consecuencia de una insuficiente secreción de la hormona paratiroidea (PTH). Se produce porque durante la tiroidectomía, las glándulas paratiroides (hay 4 glándulas) pueden lesionarse bien por su extirpación inadvertida o por la coagulación accidental de las mismas durante el control de las hemorragias o por la alteración de su vascularización.

Tras una tiroidectomía, la hipocalcemia por hipoparatiroidismo puede ocurrir de forma aguda y convertirse en una urgencia médica. El déficit en la producción de calcio puede alterar las funciones neurológicas, cognitivas, musculares y cardiacas. La aparición de parestesias (alteraciones de la sensibilidad) en los labios o las yemas de los dedos y los espasmos musculares (tetania) en las manos y en los pies (espasmo carpopedal) deben alertar acerca de la existencia de unas cifras bajas de calcio en sangre. Si no se corrigen los niveles de calcio pueden aparecer fenómenos de broncoespasmo y laringosespasmo, convulsiones y alteración del nivel de conciencia.  Ante la sospecha clínica de un cuadro de hipocalcemia se debe instaurar tratamiento sin esperar la confirmación analítica. Las cifras de calcio no siempre se correlacionan con la intensidad de los síntomas.

Tanto la SEORL-CCC como la SEEN han establecido una serie de recomendaciones a seguir antes, durante y después de la cirugía de tiroides con el objetivo de minimizar, en la medida de lo posible, el riesgo de hipoparatiroidismo derivado de la intervención. En este sentido es muy importante la experiencia del cirujano de cabeza y cuello en la práctica de tiroidectomías, pues se ha demostrado que la realización de unas 40-50 intervenciones anuales permite disminuir las tasas de hipoparatiroidismo permanente, así como otras complicaciones derivadas de este tipo de cirugía. Conviene también contar equipo quirúrgico experimentado y tener una vigilancia más estrecha en casos de mayor complejidad quirúrgica como son las reintervenciones, los bocios grandes con extensión intratorácica, en el caso de que sea necesaria una disección de los ganglios centrales del cuello y en el caso de la enfermedad de Graves. Además, hay que monitorizar especialmente a los pacientes en los que hay constancia de la extirpación, accidental o no, de alguna glándula paratiroides.

Tratamiento del hipoparatiroidismo

De manera profiláctica y tras la tiroidectomía total, el consenso establece que no está recomendado el empleo de suplementos de calcio y/o vitamina D en todos los pacientes intervenidos. La medición de la PTH en las primeras horas tras la cirugía puede determinar el riesgo de desarrollar una hipocalcemia clínica. Aquellos pacientes con una variación pre y postoperatoria de PTH menor del 80% tendrán un riesgo bajo y podrán ser dados de alta sin suplementos, aunque siempre hay que tener en cuenta cada caso concreto. Así mismo, aquellos en los que se determine un riesgo muy alto de hipocalcemia sintomática deberán iniciar la suplementación con calcio en las primeras 24 horas.

El tratamiento de la hipocalcemia consiste en controlar los síntomas y evitar complicaciones graves, pues los casos más severos pueden llegar a comprometer la vida del paciente. Si se consigue una estabilidad en los niveles de calcio, el tratamiento se podrá ir reduciendo de forma paulatina. Sin embargo, aquellos pacientes que presenten una sintomatología crónica deberán tomar sales de calcio oral y calcitriol para mantenerse libres de síntomas.