El día 25 de mayo nos dejó el Dr. Felipe Álvarez de Cózar a los 87 años tras una larga enfermedad. Se fue rodeado de su familia de forma tranquila y elegante, como no podía ser de otra forma.

Felipe nació en Ceuta donde su padre, de origen gallego, ejercía como otorrino y recibió una educación germánica junto a sus 9 hermanos.

Con 16 años inició los estudios de medicina en Cádiz, finalizándolos en Madrid. Nada más terminar fue contratado por el Dr. Antolí Candela como ayudante para tratar a niños con hipoacusia. Posteriormente accedió como interno al Pabellón 8 de la Ciudad Universitaria donde realizó la especialidad de otorrinolaringología.

Con el Dr. Antolí Candela se focalizó en la otología y con él participó en la inauguración del servicio de ORL del Hospital Ramón y Cajal como Jefe de Sección. En este hospital ejerció como Jefe de Servicio hasta su jubilación, formando a las nuevas generaciones de otólogos que hoy día continúan con su legado.

El Dr. Álvarez de Cózar contribuyó de forma muy importante al desarrollo de la otología moderna en España, destacando en la cirugía de la otoesclerosis y de la patología inflamatoria del oído medio, en la cirugía de la base de cráneo y en el desarrollo de uno de los primeros programas de implantes cocleares de nuestro país. A través de sus enseñanzas y de los cursos de disección creó una escuela que persiste hoy en día, tanto en España como en algunos países de Hispanoamérica.

Felipe ha sido una persona buena y tranquila, caracterizada por su constancia, por su inquietud científica y por su gran amor al arte y a la belleza. Se ha dicho que no operaba mastoides sino que las esculpía. Sus últimos años los ha pasado junto a su mujer, Cati, en el lugar que se sentía más feliz, en su Estepona, al lado del mar que ha disfrutado navegando y donde ha querido que reposen sus cenizas.

Descanse en paz.

Rafael Barberá Durbán.