• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
Los anticuerpos monoclonales, eficaces para la rinosinusitis crónica con poliposis nasal

Los anticuerpos monoclonales, eficaces para la rinosinusitis crónica con poliposis nasal

Los tratamientos biológicos a base de anticuerpos monoclonales han demostrado en diferentes estudios ser eficaces en el tratamiento de la rinosinusitis crónica grave con poliposis nasal, cuando los tratamientos convencionales no funcionan. Esta patología afecta a cerca de un 5% de la población general y suele tratarse con lavados nasales con soluciones salinas y  con corticoides intranasales. Los síntomas más característicos de esta patología son la obstrucción nasal, rinorrea, dolor o presión facial, y alteraciones en el olfato, en mayor medida. En ocasiones será necesaria la cirugía para corregir el problema y mejorar la calidad de vida del paciente.

Un metanálisis publicado en Cochrane concluye que en pacientes con rinosinusitis crónica grave y pólipos nasales que utilizan esteroides nasales tópicos, el anticuerpo monoclonal Dupilumab reduce la extensión de la enfermedad, puede mejorar los síntomas y la necesidad de una cirugía adicional. Dupilumab es un anticuerpo monoclonal completamente humano que inhibe la señalización de la interleucina (IL) -4 e IL-13, impulsores clave de la inflamación tipo 2. Su uso ya está aprobado para la dermatitis atópica y el asma.

Por otro lado, dos estudios multicéntricos recientes publicados en The Lancet y realizados con 276 y 448 pacientes, han demostrado que Dupilumab permite reducir el tamaño de los pólipos, la opacificación de los senos paranasales y la gravedad de los síntomas en pacientes con  rinosinusitis crónica con pólipos nasales. Además, se demostró que este medicamento biológico es bien tolerado por lo que podría incluirse cómo una opción terapéutica para estos pacientes. En este estudio participó el doctor Joaquim Mullol, responsable del área de Rinología y de la Clínica del Olfato del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínic, miembro también de la SEORL-CCC.

Por último, un metanálisis publicado en la revista International Forum of Allergy & Rhinology concluye que los tratamientos biológicos tienen un efecto positivo sobre la función olfativa de los pacientes con rinosinusitis crónica con pólipos nasales.

Causas de la rinosinusitis crónica

La rinosinusitis crónica es una enfermedad que consiste en la inflamación nasal y de los senos paranasales que puede acompañarse de la presencia de lesiones polipoides lisas, gelatinosas, translúcidas y piriformes, que van ocupando los senos paranasales hacia las fosas nasales, por lo que se denomina rinosinusitis crónica con poliposis nasal. En ella pueden estar implicados diversos factores como la alergia, alteraciones morfológicas o vasculares, así como agentes infecciosos.

Se trata de una patología que causa gran impacto en la calidad de vida de quien la sufre pues, además de los síntomas antes señalados, también pueden aparecer halitosis, fatiga, dolor de dientes, tos, otalgia presión o sensación de plenitud en el oído.

El diagnóstico de la rinosinusitis crónica con pólipos debe contemplar los antecedentes del paciente y su sintomatología clínica e implica la realización de una exploración. Con la endoscopia nasosinusal se podrá detectar la presencia de pólipos.

4 patologías relacionadas con la inflamación de las fosas nasales

Las fosas nasales se ocupan de ejercer la función de respiración de la nariz que comprende la conducción del aire inspirado, el filtrado, el calentamiento y la humidificación del aire. La mucosa de las fosas nasales es la primera barrera defensiva de la vía aérea superior frente a microorganismos, alérgenos y otras sustancias presentes en el aire que respiramos. La acción de estas sustancias puede ejercer una inflamación de las fosas nasales. Esta inflamación de las fosas nasales puede aparecer de diversas formas:

Pólipos nasales

Los pólipos nasales se caracterizan por una inflamación crónica de las fosas nasales con naturaleza edematosa de causa no del todo aclarada. Suelen originarse en la pared lateral de la fosa y en etmoides. La poliposis nasosinusal es común en la práctica diaria del otorrinolaringólogo con una incidencia de entre el 1 y el 4,3%. Se caracteriza por la presencia de síntomas como la insuficiencia respiratoria nasal, que suele aparecer en primer lugar, la obstrucción nasal, rinorrea o hiposmia. Si existe una sobreinfección aguda puede aparecer también dolor.

Sinusitis

La sinusitis consiste en la inflamación de las membranas y mucosas de los senos paranasales generando una obstrucción de la ventilación y drenaje de los senos, lo que se llama sinusitis aguda. Si el proceso se prolonga en el tiempo y la obstrucción persiste, se conoce como crónica. La sinusitis suele coexistir con la rinitis, lo que se conoce como rinosinusitis. La vírica aguda, es decir, el resfriado común, es la más frecuente. De hecho, se estima que los adultos la sufren entre 2 y 5 veces al año y los niños en edad escolar, entre 7 y 10. También puede ser bacteriana o de origen alérgico. La rinosinusitis crónica afecta al 4% de la población. Entre los síntomas que comprende se encuentranel bloqueo, obstrucción, congestión nasal o secreción nasal. Además puede aparecer dolor o sensación de presión facial y pérdida total o parcial del sentido del olfato.

Rinitis

La rinitis consiste en la inflamación de la mucosa de las fosas nasales debida a múltiples causas como las infecciosas, alérgicas, funcionales, metabólicas, traumáticas, farmacológicas, físico-químicas u ocupacionales. Estas pueden afectar de manera aguda o crónica en función de la persistencia de los síntomas. Entre los síntomas que puede provocar una rinitis se encuentran la congestión u obstrucción nasal, la rinorrea, los estornudos, el prurito, así como síntomas oculares, faríngeos y óticos. En la actualidad se aborda como rinosinusitis. La rinitis aguda representa el 40% de las infecciones respiratorias agudas y puede coexistir con otras enfermedades respiratorias como la sinusitis, el asma o la otitis media. Aunque es una afección leve y benigna, puede comprometer la calidad de vida del paciente que lo sufre de forma considerable, pues puede implicar absentismo laboral o escolar, entre otros.

Traumatismos

Las fosas nasales pueden sufrir una inflamación como consecuencia de un traumatismo producido en diferentes situaciones como los accidentes de tráfico, domésticos, agresiones, accidentes deportivos o laborales. Este tipo de traumatismos de nariz, senos y en general, el macizo facial, constituyen un alto porcentaje de las consultas al otorrinolaringólogo. La fractura de nariz es la fractura facial más frecuente por su prominencia en la cara. Sin embargo, un alto porcentaje de pacientes no son diagnosticados o tratados al momento. Los síntomas son palpación muy dolorosa, deformidad, movilidad anormal o hematoma, entre otros.

En cualquiera de los casos mencionados, es importante prestar atención a los distintos síntomas que pueden indicar la presencia de ciertas patologías que están causando una inflamación de las fosas nasales y están impidiendo realizar una respiración normal. En este sentido, conviene visitar a un otorrinolaringólogo que determine el origen del problema e indique el tratamiento más adecuado para cada caso.