• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

La rinosinusitis crónica con poliposis nasal (RSCcPN) es una enfermedad crónica inflamatoria de las fosas nasales y senos paranasales que caracteriza por la presencia de pólipos en la cavidad nasal. Se considera crónica porque la presencia de dos o más síntomas se prolonga durante más de 12 semanas. Afecta a entre un 4 y un 5% de la población general, sobre todo a varones, de entre 40 y 50 años, y supone un gran impacto para la calidad de vida de quienes la sufren.

Los síntomas más característicos de la RSCcPN son obstrucción nasal, rinorrea, alteración del olfato y dolor o presión facial. Además, puede producir sintomatología en otras partes del cuerpo debido a que es debido a una alteración de la vía inflamatoria tipo 2, de ahí que pueda aparecer asma, dermatitis atópica, esofagitis eosinofílica o intolerancia a algunos antiinflamatorios. Asimismo todo esto puede derivar en síntomas óticos y alteraciones del sueño y el descanso, siendo una causa importante de insomnio. La pérdida de olfato puede estar presente en entre el 60 y el 80% de los pacientes.

El impacto en la calidad de vida de la RSCcPN se ha llegado a comparar con otras enfermedades debilitantes como la insuficiencia cardíaca, el dolor de espalda crónico o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Esta patología supone además un gran consumo de recursos sanitarios, tanto ambulatorios como hospitalarios y un elevado coste indirecto en términos de productividad laboral. Un estudio reciente publicado en la revista Rhinology demostró que los costes directos de la poliposis nasal fueron de 1501€ por paciente/año, principalmente debido a las visitas al servicio ambulatorio y la hospitalización. Los costes indirectos fueron de 5659 € por paciente/año, con pérdidas de productividad como gasto de coste principal.

A pesar de todos los avances científicos realizados sobre esta patología, las causas aún son tema de controversia. Algunos autores proponen que pueden deberse a hongos, virus, alérgenos y/o toxinas producidas por stafilococcus aureus.

Diagnóstico de la rinosinusitis crónica con poliposis nasal

El diagnóstico de la RSCcPN implica una primera sospecha en pacientes con congestión nasal mantenida y habitual, acompañada de cefaleas y alteraciones del olfato. Una vez que el médico de Atención Primaria ha detectado toda esta sintomatología, lo derivará al otorrinolaringólogo cirujano de cabeza y cuello, que analizará de forma más exhaustiva todos estos síntomas para localizar su origen y podrá realizar una endoscopia nasal en la consulta. Se trata de una herramienta fundamental para la exploración rinológica. Con ella comprobará la presencia de pólipos en ambas fosas nasales, ya que debe haber presencia bilateral de los mismos. Si solo está presente en una de las fosas nasales puede tratarse de otro tipo de patologías. En este sentido es clave el papel del otorrinolaringólogo.

Además, el diagnóstico se completará con una prueba de olfato. La olfatometría puede resultar de gran utilidad tanto para el diagnóstico inicial como para evaluar la evolución del paciente y la eficacia de los tratamientos aplicados. Mediante la misma, se podrán identificar y discriminar los umbrales olfativos del paciente.

También pueden ser necesarias otras pruebas para evaluar la obstrucción nasal, como la de pico-flujo inspiratorio nasal (PFIN), la rinomanometría anterior activa y la rinometría acústica.