El VPH es un factor de riesgo del cáncer de cuello uterino, pero también de los tumores de orofaringe, que representan el 18% de todos los casos de cáncer de cabeza y cuello y, en algunas regiones de España, se estima que hasta el 30% de ellos puede deberse al VPH, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Se tratan de tumores de mejor pronóstico que los causados habitualmente por el tabaco que son la gran mayoría de los cánceres de cabeza y cuello.

Los tumores de orofaringe VPH positivos, es decir, producidos por el virus, tienen especial predilección por determinadas zonas de la faringe como las amígdalas palatinas y la base de la lengua. Generan con frecuencia micro tumores ocultos en las mismas o tumores de pequeño tamaño al diagnóstico, pero con presencia de ganglios cervicales de gran tamaño, quísticos y múltiples. “Se presentan en pacientes más jóvenes, no fumadores y con buen estado de salud. Las tasas de supervivencia también son superiores a las de los cánceres de esta zona no causados por el virus, independientemente de lo avanzados que estén al diagnóstico e independientemente del tratamiento realizado”, asegura el doctor Alex Sistiaga, presidente de la comisión de Oncología y Cirugía de Cabeza y Cuello de la SEORL-CCC.

En 2023 Sanidad aprobó la vacuna contra el papiloma humano para los niños de 12 años. Hasta ahora era habitual que los varones homosexuales se vacunaran de forma voluntaria (y asumiendo el costo de la vacuna) frente al VPH. La SEORL-CCC en 2022 se unió a la Asociación Española de Pediatría para solicitar dicha vacunación por los siguientes motivos:

  • No hay prueba de detección precoz que detecte la frase inicial de la enfermedad.
  • 1 de cada 4 tumores que causa el VPH se dan en varones.
  • Si se vacuna en varones vamos a conseguir lo que se conoce como inmunidad de grupo.
  • El acceso a una vacuna universal debe ser igual para hombres y mujeres.