• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

4 patologías relacionadas con la inflamación de las fosas nasales

Las fosas nasales se ocupan de ejercer la función de respiración de la nariz que comprende la conducción del aire inspirado, el filtrado, el calentamiento y la humidificación del aire. La mucosa de las fosas nasales es la primera barrera defensiva de la vía aérea superior frente a microorganismos, alérgenos y otras sustancias presentes en el aire que respiramos. La acción de estas sustancias puede ejercer una inflamación de las fosas nasales. Esta inflamación de las fosas nasales puede aparecer de diversas formas:

Pólipos nasales

Los pólipos nasales se caracterizan por una inflamación crónica de las fosas nasales con naturaleza edematosa de causa no del todo aclarada. Suelen originarse en la pared lateral de la fosa y en etmoides. La poliposis nasosinusal es común en la práctica diaria del otorrinolaringólogo con una incidencia de entre el 1 y el 4,3%. Se caracteriza por la presencia de síntomas como la insuficiencia respiratoria nasal, que suele aparecer en primer lugar, la obstrucción nasal, rinorrea o hiposmia. Si existe una sobreinfección aguda puede aparecer también dolor.

Sinusitis

La sinusitis consiste en la inflamación de las membranas y mucosas de los senos paranasales generando una obstrucción de la ventilación y drenaje de los senos, lo que se llama sinusitis aguda. Si el proceso se prolonga en el tiempo y la obstrucción persiste, se conoce como crónica. La sinusitis suele coexistir con la rinitis, lo que se conoce como rinosinusitis. La vírica aguda, es decir, el resfriado común, es la más frecuente. De hecho, se estima que los adultos la sufren entre 2 y 5 veces al año y los niños en edad escolar, entre 7 y 10. También puede ser bacteriana o de origen alérgico. La rinosinusitis crónica afecta al 4% de la población. Entre los síntomas que comprende se encuentranel bloqueo, obstrucción, congestión nasal o secreción nasal. Además puede aparecer dolor o sensación de presión facial y pérdida total o parcial del sentido del olfato.

Rinitis

La rinitis consiste en la inflamación de la mucosa de las fosas nasales debida a múltiples causas como las infecciosas, alérgicas, funcionales, metabólicas, traumáticas, farmacológicas, físico-químicas u ocupacionales. Estas pueden afectar de manera aguda o crónica en función de la persistencia de los síntomas. Entre los síntomas que puede provocar una rinitis se encuentran la congestión u obstrucción nasal, la rinorrea, los estornudos, el prurito, así como síntomas oculares, faríngeos y óticos. En la actualidad se aborda como rinosinusitis. La rinitis aguda representa el 40% de las infecciones respiratorias agudas y puede coexistir con otras enfermedades respiratorias como la sinusitis, el asma o la otitis media. Aunque es una afección leve y benigna, puede comprometer la calidad de vida del paciente que lo sufre de forma considerable, pues puede implicar absentismo laboral o escolar, entre otros.

Traumatismos

Las fosas nasales pueden sufrir una inflamación como consecuencia de un traumatismo producido en diferentes situaciones como los accidentes de tráfico, domésticos, agresiones, accidentes deportivos o laborales. Este tipo de traumatismos de nariz, senos y en general, el macizo facial, constituyen un alto porcentaje de las consultas al otorrinolaringólogo. La fractura de nariz es la fractura facial más frecuente por su prominencia en la cara. Sin embargo, un alto porcentaje de pacientes no son diagnosticados o tratados al momento. Los síntomas son palpación muy dolorosa, deformidad, movilidad anormal o hematoma, entre otros.

En cualquiera de los casos mencionados, es importante prestar atención a los distintos síntomas que pueden indicar la presencia de ciertas patologías que están causando una inflamación de las fosas nasales y están impidiendo realizar una respiración normal. En este sentido, conviene visitar a un otorrinolaringólogo que determine el origen del problema e indique el tratamiento más adecuado para cada caso.

La endoscopia ha mejorado los resultados en cirugía de base de cráneo anterior

La endoscopia ha mejorado los resultados en cirugía de base de cráneo anterior

La introducción de la endoscopia en la cirugía de la base del cráneo ha permitido mejorar los resultados de las técnicas convencionales. Entre otros beneficios, ha reducido las secuelas de la cirugía pues permite abordar lesiones que afecen a la base del cráneo ventral con una menor tasa de complicaciones y sin incisiones faciales. Este fue el tema central de la XXI Reunión de Primavera de la Comisión de Rinología, Alergología y Base de Cráneo Anterior de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) celebrada en Madrid el 24 y 25 de mayo.

La cirugía endoscópica ha experimentado un desarrollo exponencial en los últimos años y ha sido empleada de forma combinada por otorrinolaringólogos- cirujanos de cabeza y cuello y neurocirujanos para el tratamiento de enfermedades que afectan a la base de cráneo. Entre las entidades que pueden afectar dicha región anatómica se incluyen desde las sinusitis complicadas o una fístula de líquido cefalorraquídeo, tumores originados en la fosa nasal o senos paranasales y otros que se originan intracranealmente. Además, destacan por su frecuencia las enfermedades de la glándula hipófisis.

Los síntomas originados por una patología en la base de cráneo también son diversos: alteraciones de la visión, alteraciones hormonales, rinolicuorrea, déficits neurológicos, etc…

El diagnóstico de la patología de base de cráneo lo realiza siempre un especialista, el otorrinolaringólogo, el neurocirujano o el endocrinólogo. La evolución en el abordaje y diagnóstico de estas patologías han permitido también la creación de equipos multidisciplinares, con neurocirujanos y también neurorradiólogos intervencionistas.

Beneficios de la cirugía endoscópica

Con la cirugía endoscópica el cirujano de cabeza y cuello interviene a través de los orificios nasales, sin hacer incisiones externas al paciente. De esta forma, tumores que antes requerían abordajes abiertos, a través de incisiones en la cara, el cuero cabelludo o el labio, ahora se intervienen con el mínimo daño para el paciente.

Los abordajes endoscópicos en comparación con los abordajes tradicionales, permiten abordar lesiones profundas centrofaciales, con una exposición de la línea media más directa y una menor manipulación del parénquima cerebral y de estructuras neurovasculares. Los resultados oncológicos  obtenidos mediante cirugía endoscópica son similares a los obtenidos con los métodos abiertos tradicionales. La menor invasividad de la técnica endoscópica no disminuye la radicalidad necesaria en la resección. Desde la perspectiva del paciente, la disminución del tiempo quirúrgico y de hospitalización, la menor tasa de complicaciones y la ausencia de incisiones faciales son ventajas de los abordajes endoscópicos.

 

 

La rinosinusitis crónica afecta a un 4% de la población

La rinosinusitis crónica afecta a un 4% de la población

La rinosinusitis crónica afecta a un 4% de la población, existiendo una íntima relación con enfermedades respiratorias como el asma, según datos presentados en la XIX Reunión de Primavera de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Un estudio publicado en la revista Otolaringology Head and Neck Surgery concluye que el promedio de edad está en 50,4 años; que cerca del 60% son mujeres y que en el 35% coexisten con rinitis alérgica, en el 13,3% con poliposis nasal, y en el 4,4% con asma. Consiste en un proceso permanente de sinusitis y rinitis que afecta mucho a la calidad de vida de quien lo sufre, más incluso que otras enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes o el asma. Entre los síntomas que puede provocar se encuentran la obstrucción o congestión nasal, rinorrea, dolor o sensación de presión facial, cefalea,  alteraciones en el olfato, fatiga y tos. Tiene además consecuencias sobre el sueño, favoreciendo el insomnio, el ronquido y el síndrome de apnea obstructiva.

La prevalencia de esta enfermedad se ha incrementado en los últimos años como consecuencia de la contaminación atmosférica. Esto es debido a que se produce una inflamación del epitelio respiratorio que aumenta la permeabilidad a los alérgenos y disminuye la capacidad de la eliminación mediante el tapiz mucociliar. Una investigación realizada en China y publicada en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health confirma la asociación entre los contaminantes ambientales y la prevalencia de efectos respiratorios como la rinitis alérgica. De hecho, diversos estudios demuestran como en las zonas contaminadas, las industriales, hay más casos que en lugares más rurales. Otro estudio publicado en The Journal of Preventive Medicine and Public Health concluye que los contaminantes atmosféricos son responsables de las visitas a urgencias por asma, en especial en sujetos con rinitis alérgica.

El tratamiento de la rinosinusitis crónica puede ser farmacológico, mediante antibioterapia, corticoterapia sistémica o tópica nasal, o también puede ser quirúrgico, dependiendo del grado de severidad de la enfermedad. Actualmente las investigaciones para el tratamiento de esta patología va enfocado en terapias biológicas.

Los balones de dilatación, una solución mínimamente invasiva para la sinusitis

Los balones de dilatación, una solución mínimamente invasiva para la sinusitis

La sinuplastia con balón consiste en el empleo de balones de dilatación para tratar de ampliar el orificio de drenaje de los senos paranasales. Es uno de los posibles tratamientos que pueden ser aplicados en ciertos casos de rinosinusitis crónica. Su utilización, en casos seleccionados, permite que estos pacientes tengan una mejoría de sus síntomas.

La rinosinusitis  es un proceso inflamatorio, frecuentemente infeccioso, de las fosas y de los senos paranasales. Se trata de una enfermedad muy frecuente en la población y un problema importante que representa una elevada carga económica a la sociedad. La rinosinusitis puede ser un proceso agudo, en el contexto generalmente de un catarro de vías altas, o crónico. La rinosinusitis aguda, generalmente vírica, se caracteriza frecuentemente por dolor, acompañado de congestión nasal y mucosidad nasal. La rinosinusitis crónica, con pólipos o sin ellos, se manifiesta como insuficiencia respiratoria nasal, acompañada en ocasiones por secreción nasal, alteraciones del olfato y molestias faciales.

En un primer lugar, el tratamiento será farmacológico. Si los síntomas son persistentes el otorrinolaringólogo estudiará la posibilidad de un tratamiento quirúrgico. La cirugía endoscópica nasosinusal funcional permite la restauración del drenaje de los senos paranasales y facilita su correcta ventilación. La cirugía endoscópica ofrece mejores resultados, menor tiempo intraoperatorio y estancia hospitalaria, menores molestias postoperatorias y mayor accesibilidad anatómica que la cirugía abierta que se realizaba clásicamente.

En los últimos años, para determinados pacientes, ha surgido además la sinuplastia con balones de dilatación, que consiste en dilatar los drenajes de las cavidades paranasales para eliminar la mucosidad acumulada y favorecer la limpieza de la zona. Estos balones pueden ser guiados, con la ayuda de un navegador, lo que permite un tratamiento dirigido a la apertura de los orificios de drenaje de los senos paranasales, fundamentalmente del seno frontal.  Esta técnica, que solo es aplicable en algunos casos, permite una recuperación funcional más rápida de los pacientes.

La cirugía endoscópica, solución para pacientes con sinusitis y rinosinusitis crónica

La sinusitis crónica, la rinosinusitis crónica y la poliposis nasosinusal son patologías que afectan a la vía aérea superior, es decir, las fosas nasales, y son muy frecuentes en la población. Así lo explica en este vídeo el doctor Carlos Ramírez Calvo, director de Reuniones y Congresos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). El doctor Ramírez es codirector del Servicio de ORL del Hospital Vithas Nuestra Señora de América de Madrid y destaca por su amplia formación y experiencia en cirugía endoscópica nasal.

La sinusitis y la rinitis son dos enfermedades que, en la mayoría de los casos, suelen coexistir, de ahí que el término correcto empleado sea el de rinosinusitis. Se trata de una inflamación de las fosas nasales y de los senos paranasales que se caracteriza por la presencia de síntomas como la obstrucción o congestión nasal, secreción nasal, rinorrea, dolor o sensación de presión facial o pérdida total o parcial del sentido del olfato. Además, en la exploración endoscópica pueden detectarse pólipos nasales y/o secreción mucopurulenta y edema u obstrucción mucosa. Para considerarse crónica debe tener más de 12 semanas de evolución sin resolución completa de los síntomas. La rinosinusitis crónica es un problema de salud importante que representa una elevada carga económica a la sociedad.

Cuando no se resuelven bien con tratamiento médico está indicada la cirugía y la más utilizada es la cirugía endoscópica nasosinusal, que supone una solución definitiva para algunos de los pacientes. Siendo más frecuente la reaparición de la enfermedad en los casos de poliposis nasosinusal agresiva y con otras patologías concomitantes. Con ella se consigue explorar la fosa nasal a través de los orificios naturales de la nariz gracias al endoscopio. La mayor parte de las veces se utiliza para abrir los senos paranasales a la cavidad oral para que el drenaje de estos senos sea efectivo, no se acumule moco, se resuelva la sinusitis, y en los pacientes que presentan pólipos, retirarlos y abrir la fosa nasal para que la recurrencia sea menor.

Se trata de una cirugía muy segura. Hoy por hoy existen medios terapéuticos suficientemente seguros como para que la posibilidad de complicación sea mínima. Lo normal es realizar la cirugía endoscópica nasosinusal bajo anestesia general, aunque habrá casos con patologías complejas en los que haya que emplear anestesia local y sedación. Las nuevas tecnologías han permitido incorporar el uso de balones nasosinusales para realizar técnicas con anestesia local incluso en consulta.

Fecha de publicación: 06/07/2016.

Problemas más comunes derivados de resfriados o catarros de vías altas

La doctora Isabel García López, presidenta de la Comisión de Voz y Foniatría de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), ha estado esta semana en el programa La Mañana de la 1 de TVE para hablar sobre los problemas derivados de un resfriado común o catarro de vías altas que puede afectar a la nariz, la garganta o el oído.

Así, la doctora García López, ha ofrecido consejos sobre cómo sonarse bien la nariz para evitar patologías derivadas como la rinosinusitis, así como las otitis, bronquitis o faringoamigdalitis. Además, ha hablado de la utilidad de los filtros nasales para personas con alergia.