• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

4 patologías relacionadas con la inflamación de las fosas nasales

Las fosas nasales se ocupan de ejercer la función de respiración de la nariz que comprende la conducción del aire inspirado, el filtrado, el calentamiento y la humidificación del aire. La mucosa de las fosas nasales es la primera barrera defensiva de la vía aérea superior frente a microorganismos, alérgenos y otras sustancias presentes en el aire que respiramos. La acción de estas sustancias puede ejercer una inflamación de las fosas nasales. Esta inflamación de las fosas nasales puede aparecer de diversas formas:

Pólipos nasales

Los pólipos nasales se caracterizan por una inflamación crónica de las fosas nasales con naturaleza edematosa de causa no del todo aclarada. Suelen originarse en la pared lateral de la fosa y en etmoides. La poliposis nasosinusal es común en la práctica diaria del otorrinolaringólogo con una incidencia de entre el 1 y el 4,3%. Se caracteriza por la presencia de síntomas como la insuficiencia respiratoria nasal, que suele aparecer en primer lugar, la obstrucción nasal, rinorrea o hiposmia. Si existe una sobreinfección aguda puede aparecer también dolor.

Sinusitis

La sinusitis consiste en la inflamación de las membranas y mucosas de los senos paranasales generando una obstrucción de la ventilación y drenaje de los senos, lo que se llama sinusitis aguda. Si el proceso se prolonga en el tiempo y la obstrucción persiste, se conoce como crónica. La sinusitis suele coexistir con la rinitis, lo que se conoce como rinosinusitis. La vírica aguda, es decir, el resfriado común, es la más frecuente. De hecho, se estima que los adultos la sufren entre 2 y 5 veces al año y los niños en edad escolar, entre 7 y 10. También puede ser bacteriana o de origen alérgico. La rinosinusitis crónica afecta al 4% de la población. Entre los síntomas que comprende se encuentranel bloqueo, obstrucción, congestión nasal o secreción nasal. Además puede aparecer dolor o sensación de presión facial y pérdida total o parcial del sentido del olfato.

Rinitis

La rinitis consiste en la inflamación de la mucosa de las fosas nasales debida a múltiples causas como las infecciosas, alérgicas, funcionales, metabólicas, traumáticas, farmacológicas, físico-químicas u ocupacionales. Estas pueden afectar de manera aguda o crónica en función de la persistencia de los síntomas. Entre los síntomas que puede provocar una rinitis se encuentran la congestión u obstrucción nasal, la rinorrea, los estornudos, el prurito, así como síntomas oculares, faríngeos y óticos. En la actualidad se aborda como rinosinusitis. La rinitis aguda representa el 40% de las infecciones respiratorias agudas y puede coexistir con otras enfermedades respiratorias como la sinusitis, el asma o la otitis media. Aunque es una afección leve y benigna, puede comprometer la calidad de vida del paciente que lo sufre de forma considerable, pues puede implicar absentismo laboral o escolar, entre otros.

Traumatismos

Las fosas nasales pueden sufrir una inflamación como consecuencia de un traumatismo producido en diferentes situaciones como los accidentes de tráfico, domésticos, agresiones, accidentes deportivos o laborales. Este tipo de traumatismos de nariz, senos y en general, el macizo facial, constituyen un alto porcentaje de las consultas al otorrinolaringólogo. La fractura de nariz es la fractura facial más frecuente por su prominencia en la cara. Sin embargo, un alto porcentaje de pacientes no son diagnosticados o tratados al momento. Los síntomas son palpación muy dolorosa, deformidad, movilidad anormal o hematoma, entre otros.

En cualquiera de los casos mencionados, es importante prestar atención a los distintos síntomas que pueden indicar la presencia de ciertas patologías que están causando una inflamación de las fosas nasales y están impidiendo realizar una respiración normal. En este sentido, conviene visitar a un otorrinolaringólogo que determine el origen del problema e indique el tratamiento más adecuado para cada caso.

Publicada la nueva versión de la guía GEMA

Publicada la nueva versión de la guía GEMA

Un año más, la SEORL-CCC ha participado en la nueva edición de la Guía Española para el Manejo del Asma (GEMA), probablemente la guía de referencia mundial sobre esta enfermedad en castellano. Su revisión ha consistido en actualizar las diferentes incorporaciones que se han producido durante 2017 a la bibliografía científica.

Los principales cambios incorporados incluyen una revisión sistemática sobre el mayor riesgo de desarrollo de asma en pacientes con rinitis previa, así como los resultados del estudio FERIN sobre los costes económicos asociados a la rinitis en España. El mismo concluye que los costes ocasionados son elevados, pues el coste por paciente y año era de 2.326,70 euros.

También se incorpora la cita bibliográfica de un estudio que identificó que la sensibilización a diferentes alérgenos puede comportar también síntomas y/o enfermedades alérgicas respiratorias diferentes. Así, en este trabajo, realizado con 2.711 pacientes, se ha demostrado que la sensibilización a aeroalérgenos estacionales se asocia con rinitis, mientras que los ácaros se relacionaron con rinitis y la sensibilización a Alternaria y epitelios animales a asma.

El objetivo de la guía es la mejora del control y la calidad de vida de los pacientes con asma a través de una mayor formación técnica de los profesionales sanitarios que se ocupan de su atención. Sobre todo en los aspectos que tienen que ver con la prevención y la valoración diagnóstica-terapéutica de la enfermedad.

La publicación está dirigida a médicos de Atención Primaria, pediatras, neumólogos, alergólogos, pediatras neumólogos y pediatras alergólogos, otorrinolaringólogos, farmacólogos, farmacéuticos, Enfermería general y especializada en patología respiratoria, educadores, profesores, pacientes y familiares de pacientes.

¿Cómo distinguir entre rinitis alérgica y resfriado?

¿Cómo distinguir entre rinitis alérgica y resfriado?

Los cambios bruscos de tiempo hacen aumentar las visitas a las consultas dada la dificultad para los pacientes de distinguir entre una rinitis alérgica o un resfriado. En primer lugar para diferenciar entre uno u otro hay que tener claro qué es cada uno de ellos. Así, mientras el resfriado es un proceso infeccioso como consecuencia de un virus, la rinitis alérgica es un cuadro que cursa con síntomas nasales de hipersensibilidad, similares al catarro, pero mediados por el sistema inmunitario.

En segundo lugar, el paciente podrá saber si está ante un resfriado común o una rinitis alérgica por la frecuencia y duración de los síntomas. Los comunes son los siguientes: estornudos, mucosidad transparente, picor de nariz o taponamiento nasal. Sin embargo, en el catarro no duran más de 15 días y puede haber entre dos y cuatro procesos a lo largo de todo el año. Además, podríamos añadir fiebre o dolor de cabeza. Por su parte, cuando se trata de rinitis alérgica la sintomatología es más persistente y prolongada en el tiempo y puede estar presente durante todo el año. En este caso es característica la obstrucción nasal bilateral.

Habrá que recordar si en años anteriores se tuvieron los mismos síntomas durante la primavera, con un fuerte picor de nariz, ojos, oídos o paladar. Si es así, lo más probable es que se trate de una alergia y lo más aconsejable es visitar cuanto antes a un especialista para que pueda determinar el tratamiento a seguir y poder así mejorar la calidad de vida. Además de los síntomas citados, otros característicos de la rinitis alérgica son las alteraciones en el estado de ánimo, la astenia o afectación de las relaciones sociales, laborales o escolares, pues es una causa habitual de absentismo en el trabajo o el colegio.

La rinitis alérgica es un problema de salud mundial cuya prevalencia oscila entre el 10 y el 25% y su incidencia máxima se sitúa en adolescentes y adultos jóvenes. Su aparición puede depender de múltiples factores como la genética, la exposición ambiental o la compleja relación entre ambos. En los últimos años se ha observado un aumento progresivo hasta el punto de situarse entre las diez principales causas para acudir a la consulta de Atención Primaria. Sin embargo, todavía hay muchos pacientes que no consideran que sus síntomas se deban a una alergia y no consultan por ello.

En las zonas urbanas es más prevalente la rinitis alérgica que en las rurales. De hecho, está asociada a un estilo de vida occidental, sobre todo por culpa de la contaminación. Además de aumentar la polinosis, ésta provoca lesiones inflamatorias del epitelio respiratorio que induce a un aumento de la permeabilidad a los alérgenos. Por otro lado, puede tener una acción sobre el poder alergénico de algunas plantas, lo que modificaría la forma de los granos de polen y los estímulos de respuesta.

La cirugía endoscópica, solución para pacientes con sinusitis y rinosinusitis crónica

La sinusitis crónica, la rinosinusitis crónica y la poliposis nasosinusal son patologías que afectan a la vía aérea superior, es decir, las fosas nasales, y son muy frecuentes en la población. Así lo explica en este vídeo el doctor Carlos Ramírez Calvo, director de Reuniones y Congresos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). El doctor Ramírez es codirector del Servicio de ORL del Hospital Vithas Nuestra Señora de América de Madrid y destaca por su amplia formación y experiencia en cirugía endoscópica nasal.

La sinusitis y la rinitis son dos enfermedades que, en la mayoría de los casos, suelen coexistir, de ahí que el término correcto empleado sea el de rinosinusitis. Se trata de una inflamación de las fosas nasales y de los senos paranasales que se caracteriza por la presencia de síntomas como la obstrucción o congestión nasal, secreción nasal, rinorrea, dolor o sensación de presión facial o pérdida total o parcial del sentido del olfato. Además, en la exploración endoscópica pueden detectarse pólipos nasales y/o secreción mucopurulenta y edema u obstrucción mucosa. Para considerarse crónica debe tener más de 12 semanas de evolución sin resolución completa de los síntomas. La rinosinusitis crónica es un problema de salud importante que representa una elevada carga económica a la sociedad.

Cuando no se resuelven bien con tratamiento médico está indicada la cirugía y la más utilizada es la cirugía endoscópica nasosinusal, que supone una solución definitiva para algunos de los pacientes. Siendo más frecuente la reaparición de la enfermedad en los casos de poliposis nasosinusal agresiva y con otras patologías concomitantes. Con ella se consigue explorar la fosa nasal a través de los orificios naturales de la nariz gracias al endoscopio. La mayor parte de las veces se utiliza para abrir los senos paranasales a la cavidad oral para que el drenaje de estos senos sea efectivo, no se acumule moco, se resuelva la sinusitis, y en los pacientes que presentan pólipos, retirarlos y abrir la fosa nasal para que la recurrencia sea menor.

Se trata de una cirugía muy segura. Hoy por hoy existen medios terapéuticos suficientemente seguros como para que la posibilidad de complicación sea mínima. Lo normal es realizar la cirugía endoscópica nasosinusal bajo anestesia general, aunque habrá casos con patologías complejas en los que haya que emplear anestesia local y sedación. Las nuevas tecnologías han permitido incorporar el uso de balones nasosinusales para realizar técnicas con anestesia local incluso en consulta.

Fecha de publicación: 06/07/2016.

La Comisión de Rinología y Alergia se reúne en Valencia

La Comisión de Rinología y Alergia de la SEORL celebra  el próximo sábado su XVIII Reunión de Primavera en Valencia, en el marco de la celebración del XII Congreso de la Sociedad Valenciana de Otorrinolaringología que empieza este jueves.

Durante la misma se abordarán aspectos quirúrgicos, médicos y de investigación en este ámbito. El principal objetivo es fomentar la investigación clínica y traslacional para avanzar en el tratamiento de estas enfermedades, según el doctor Miguel Armengot, presidente de la Comisión de Rinología y Alergia de la SEORL.

Los expertos reunidos debatirán temas como las perforaciones septales, el papel de la cirugía nasal en el tratamiento de trastornos respiratorios durante el sueño, la rinitis no alérgica, nuevos tratamientos para la inflamación de la vía aérea, dermatología de la pirámide nasal o manifestaciones nasosinusales de las vasculitis sistémicas.

Problemas más comunes derivados de resfriados o catarros de vías altas

La doctora Isabel García López, presidenta de la Comisión de Voz y Foniatría de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), ha estado esta semana en el programa La Mañana de la 1 de TVE para hablar sobre los problemas derivados de un resfriado común o catarro de vías altas que puede afectar a la nariz, la garganta o el oído.

Así, la doctora García López, ha ofrecido consejos sobre cómo sonarse bien la nariz para evitar patologías derivadas como la rinosinusitis, así como las otitis, bronquitis o faringoamigdalitis. Además, ha hablado de la utilidad de los filtros nasales para personas con alergia.