• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
Principios del tratamiento de tumores de cabeza y cuello

Principios del tratamiento de tumores de cabeza y cuello

El tratamiento del cáncer de cabeza y cuello es complejo debido a las particularidades de su localización. Sin embargo, gracias a las innovaciones tecnológicas incorporadas en los últimos años, tanto en cirugía como en radioterapia, así como a las novedades en quimioterapia e inmunoterapia, se han conseguido mejorar las tasas de supervivencia y la calidad de vida y reducir los efectos secundarios. En más del 60% de los casos, el cáncer de cabeza y cuello se diagnostica en estadios avanzados, tiene una supervivencia global inferior al 40% a los 5 años, una probabilidad del 50-60% de recurrencias locales a los 2 años y un 20-30% de metástasis a distancia a los 2 años.

El tratamiento debe ser llevado a cabo por un equipo multidisciplinar, lo que mejora la precisión en el diagnóstico y su estadificación y acorta los intervalos del tratamiento. También permite mejores resultados, menos secuelas y una mayor satisfacción de los profesionales y del paciente. Los pacientes deben ser atendidos por distintas especialidades que deben sumar esfuerzos para mejorar la eficiencia terapéutica: otorrinolaringología-cirugía de cabeza y cuello, oncología médica, oncología radioterápica, radiodiagnóstico, medicina nuclear, anatomía patológica, nutrición, oncopsicología, cuidados paliativos, rehabilitación, etc. Además, serán precisos los cuidados y atención aportados por enfermería, logopedia, odontoestomatología, geriatría, asistentes sociales, farmacia, etc. Así, se formará un comité multidisciplinar que se ocupará de discutir los casos clínicos para la toma de una decisión terapéutica consensuada, elaborará los protocolos de diagnóstico y tratamiento, comunicará los resultados obtenidos, valorará las medidas a seguir y establecerá líneas de investigación.

Para decidir la mejor opción en cada caso, el equipo multidisciplinar tendrá que tener en cuenta no solo la morbilidad de los tratamientos, el elevado riesgo de recidivas y de metástasis, sino también la opinión y preferencias del paciente, sus comorbilidades, el impacto en su calidad de vida, así como los marcadores asociados, la información patológica y el estadio del tumor.

Fundamentos de la cirugía de cáncer de cabeza y cuello

La cirugía juega un papel fundamental en el tratamiento de los tumores malignos de cabeza y cuello, sobre todo en los diagnosticados en estadios iniciales y en fases avanzadas de la enfermedad en situación no metastásica. Más de la mitad de los pacientes con un tumor de cabeza y cuello será tratado inicialmente con cirugía y hasta un 80% de pacientes van a ser sometidos a una intervención quirúrgica durante el curso de su enfermedad.  Su objetivo principal debe ser asegurar la extirpación completa del tumor con unos márgenes libres de enfermedad suficientes, dependiendo de la zona y la técnica empleada. Además, el cirujano de cabeza y cuello tiene que intentar mantener sus funciones aerodigestivas superiores y tratar de minimizar las secuelas derivadas. En definitiva, debe procurar que la vida del paciente sea lo más parecida posible a su vida anterior.

La cirugía se emplea como primer o único tratamiento de los tumores de cabeza y cuello o como primera acción combinada después con radioterapia y quimioterapia. Además, debe incluir también la reconstrucción anatómica y funcional de aquellos defectos generados al resecar el tumor primario, intentando mantener las funciones de fonación, deglución, respiración y estética.

La cirugía de cabeza y cuello no solo utiliza técnicas de cirugía abiertas, sino que también dispone de técnicas endoscópicas y microscópicas. Las nuevas técnicas disponibles en la actualidad permiten utilizar plataformas robóticas (TOUSS-TORS) que reducen las secuelas y acortan el postoperatorio.

Fundamentos de la radioterapia en cáncer de cabeza y cuello

La radioterapia es una de las opciones de tratamiento del cáncer de cabeza y cuello, tanto en estadios iniciales como avanzados.

En estadios iniciales la radioterapia consigue tasas de control de la enfermedad similares a la cirugía. En estadios avanzados, la radioterapia, junto a la quimioterapia, puede lograr, en pacientes seleccionados, el control de la enfermedad evitando la mutilación que supondría la cirugía. La radioterapia también puede ser usada como tratamiento paliativo en algunos pacientes

Los avances tecnológicos como la implementación de la radioterapia de intensidad modulada (IMRT) permiten mejorar complicaciones derivadas como la xerostomía y la disfagia sin reducir su eficacia.

Fundamentos de la terapia sistémica en cáncer de cabeza y cuello

La terapia sistémica del cáncer de cabeza y cuello comprende el uso de quimioterapia, agentes contra dianas moleculares e inmunoterapia.

La quimioterapia junto a la radioterapia es usada en el tratamiento de tumores locorregionalmente avanzados, evitando, en ocasiones, la cirugía, que conllevaría graves secuelas para los pacientes. También puede ser usada como tratamiento paliativo.

Recientemente la inmunoterapia ha sido aprobada para el tratamiento del cáncer recurrente y/o metastásico de cabeza y cuello, logrando unos resultados prometedores.