• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
Experiencia ORL durante la pandemia de COVID-19

Experiencia ORL durante la pandemia de COVID-19

Los otorrinolaringólogos y cirujanos de cabeza y cuello han visto modificada su actividad asistencial habitual durante la pandemia de COVID-19. Así, uno de cada cinco ha cambiado su área de trabajo para atender a pacientes afectados por el virus SARS-VCo-2 en planta COVID, en urgencias o en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Esto demuestra la implicación de los ORL durante esta crisis sanitaria. No obstante, una encuesta realizada por la SEORL-CCC a más de 400 otorrinolaringólogos confirma que el 25% de los mismos ha participado en la atención a pacientes con la COVID-19 por lo que las necesidades asistenciales de los ORL no han sido desatendidas.

Por otro lado, la necesidad de disponer de espacios en los hospitales para atender a todos los pacientes, hizo que muchas plantas de ORL fueran ocupadas por pacientes con COVID-19. Así, el 35% de estas plantas solo tenían a estos pacientes.

Además, los servicios ORL modificaron su organización y actividad para adaptarse a la situación. Más de la mitad de las cirugías que han realizado han sido oncológicas y urgentes y uno de cada cuatro no ha tenido actividad en consultas, solo urgencias, cirugías y hospitalización ORL. Por último, para evitar la exposición tanto de los pacientes como de los profesionales sanitarios a la COVID-19, las consultas se han realizado a distancia en el 48% de los casos.

La traqueotomía, el procedimiento quirúrgico más realizado

La COVID-19, causada por el virus SARS-VCo-2, ha provocado una alta incidencia de insuficiencia respiratoria entre los pacientes más graves que ha conllevado el uso de ventilación mecánica hasta en un 15% de los casos. Así lo afirma el Consenso sobre traqueotomía en pacientes COVID-19 que ha firmado la SEORL-CCC, junto con la SEMICYUC (Sociedad de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias) y la SEDAR (Sociedad Española e Anestesiología y Reanimación).

Como consecuencia de ello, la traqueotomía ha sido un procedimiento quirúrgico realizado frecuentemente durante la crisis sanitaria, y, a su vez, el que más riesgo de contagio ha supuesto para el equipo sanitario encargado de realizarlas, debido a la necesaria proximidad a la vía aérea. De hecho, los otorrinolaringólogos han realizado más de 1.600 traqueotomías a pacientes con COVID-19 en más de 100 hospitales españoles, según datos del Grupo ORL Covid España. Todo ello ha motivado que los otorrinolaringólogos hayan sido uno de los grupos de profesionales sanitarios más afectados por el coronavirus. Así, según refleja la encuesta realizada por la SEORL-CCC, entre más de 400 profesionales, más de la mitad ha estado en cuarentena o ha dado positivo.

Se han realizado traqueotomías en pacientes afectados por la COVID-19 con insuficiencia respiratoria aguda que han precisado de ventilación mecánica durante un tiempo prolongado. El objetivo de la traqueotomía, además de facilitar la ventilación pulmonar y la limpieza de las secreciones respiratorias, es el de mejorar el bienestar del paciente e intentar acortar la dependencia de la ventilación mecánica y su estancia en la UCI. Un estudio reciente, aún pendiente de publicar, ha permitido observar como la traqueotomía ha permitido retirar la ventilación mecánica una media de 4 días después. Una vez retirada la traqueotomía y extraído el tubo o cánula, la abertura realizada para su colocación se cierra en la mayoría de los casos.

La traqueotomía facilita los cuidados y el manejo del paciente ingresado con ventilación mecánica. No obstante, durante la pandemia se han debido extremar las precauciones por el riesgo de exposición al contagio y la diseminación de la infección. Es por eso que estos pacientes han sido ubicados en zonas diferenciadas y a ser posible en habitaciones individuales. Es importante señalar que en estos pacientes la mascarilla debe colocarse sobre la nariz y sobre el traqueostoma,

En cuanto al personal encargado del manejo de estos pacientes, ha sido preciso el uso de equipos de protección recomendados, que incluyen protección respiratoria con mascarilla FPP2 o FFP3, protección ocular antisalpicaduras y uso de guantes, además de bata impermeable. Otras medidas han sido incluidas en el documento Recomendaciones para la realización de Traqueotomías en pacientes con COVID-19, elaborado por la SEORL-CCC.

Los otorrinolaringólogos, entre los profesionales sanitarios más afectados por el coronavirus

Los otorrinolaringólogos, entre los profesionales sanitarios más afectados por el coronavirus

Los otorrinolaringólogos tienen un riesgo único frente a la infección por el  coronavirus debido a la propia naturaleza de su especialidad. Así se desprende de un estudio reciente publicado en la revista Laryngoscope, en el que se ha comprobado que los otorrinolaringólogos se encuentran entre los profesionales sanitarios más afectados por el virus SARS-CoV-2 en la ciudad china de Wuhan. El análisis ha permitido comprobar que durante la fase inicial del brote se observaron tasas más altas de diseminación nosocomial del virus entre los otorrinolaringólogos debido a la alta carga viral en el tracto respiratorio superior. El trabajo ha sido realizado por el Departamento de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

El virus de SARS-CoV-2 se transmite por la propagación de gotas al estornudar, toser o hablar, a través de las cuales se transportan sus partículas. Debido a los procedimientos realizados habitualmente por los otorrinolaringólogos, estos tienen un riesgo mayor de exposición al coronavirus, por lo que es importante que extremen las medidas de precaución con el uso de equipos de protección adecuados.

El riesgo de los otorrinolaringólogos frente al SARS-CoV-2 es elevado durante la exploración de la vía aerodigestiva superior y en las intervenciones endoscópicas, debido a que durante estos procedimientos están expuestos directamente a la salida de aerosoles por la vía aérea superior y a que la carga viral del SARS-CoV-2 es mayor en la parte posterior de las fosas nasales, con independencia de si el paciente es sintomático o asintomático. Por ello, recomiendan utilizar el EPI apropiado y limitar el uso de sprays anestésicos y limitar las exploraciones e intervenciones a casos urgentes. Además, en caso de intervención, siempre será necesaria una prueba del paciente PCR negativa dentro de las 48 horas previas a la cirugía.

En cuanto al papel de la traqueotomía, sus indicaciones para tratar a pacientes con COVID-19 incluyen, tal y como indica también la SEORL-CCC, acceso a la vía aérea emergente y la posible necesidad de ventilación mecánica prolongada. Sin embargo, no hay, hasta el momento, unos protocolos establecidos que indiquen cuál es el momento óptimo para realizar la traqueotomía. Tampoco está claro qué técnica quirúrgica es la más adecuada. Si es necesario hacer la traqueotomía, siempre debe usarse un EPI y seguir una serie de pasos como la interrupción de la ventilación antes de entrar en la vía aérea, la relajación del paciente, evitar la succión y minimizar la cauterización, para evitar generar aerosoles. Siempre se colocará una cánula con balón.

Pacientes especiales en ORL

Además de incluir estas recomendaciones para los otorrinolaringólogos durante la pandemia, el trabajo señala varios grupos de pacientes a los que conviene realizar unas recomendaciones especiales:

  • Pacientes con traqueotomías previas: se recomienda que extremen las precauciones para evitar el contacto con las partículas contenidas en el aire. EL uso de filtros HME es recomendado.
  • Pacientes con apnea obstructiva del sueño: muchos pacientes con apnea obstructiva del sueño usan dispositivos CPAP o BiPAP durante la noche para facilitar su respiración durante el sueño. Debido al sellado incompleto de estos dispositivos el riesgo de propagación en el aire es mayor. Por lo que también deben tomar precauciones e, incluso, si es posible usar máscaras CPAP tipo casco que minimizan el riesgo.
  • Pacientes pediátricos: al menos el 1% de los pacientes registrados en China fueron niños menores de 10 años, pero hasta un 15% de ellos pueden ser asintomáticos, lo que evidencia su papel potencial en la transmisión comunitaria del virus. Por lo que es necesario que los otorrinolaringólogos sean conscientes de este riesgo, separen a sus pacientes en las salas de espera y garanticen una exhaustiva limpieza de la consulta entre cada paciente. Además, de aplazar aquellas consultas no urgentes e intentar hacer consultas por vía telemática.
  • Pacientes con cáncer de cabeza y cuello: los pacientes con cáncer tienen un riesgo elevado de síntomas graves como resultado de la exposición al SARS-CoV-2. Por ello, se sugiere estratificar los casos de cáncer de cabeza y cuello en función de la urgencia. Por otro lado, será preciso descartar la presencia de COVID-19 antes de proceder con tratamientos oncológicos, así como intentar minimizar el tiempo de contacto con el paciente durante los mismos.

El virus del papiloma humano puede causar tumores localizados en la orofaringe

Desde hace aproximadamente 10 años se ha relacionado al virus del papiloma humano (VPH) como agente causal de los tumores de orofaringe. La infección por el VPH es una enfermedad de transmisión sexual que puede transmitirse tanto a los órganos genitales, siendo causa habitual del cáncer de cuello de útero y de pene, como a la garganta, en donde puede causar cáncer de orofaringe. Así, en los últimos años se ha visto como la incidencia del cáncer de cabeza y cuello, particularmente de orofaringe, originado por el VPH ha aumentado. Según datos de la SEORL-CCC, en algunas áreas geográficas, hasta el 30% de los tumores malignos localizados en la zona orofaríngea están asociados a este agente infeccioso. El doctor Alex Sistiaga, vocal de la Comisión de Cabeza y Cuello de la SEORL-CCC, habla de ello en este vídeo.

El VPH se puede contraer a través del sexo oral o coital desprotegido en cualquier momento de la vida. Se trata de la infección de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial y se calcula que cerca del 80% de las mujeres con actividad sexual han estado expuestas a una infección por el VPH en algún momento. Sin embargo, pueden pasar hasta 25 años sin que el virus dé síntomas y que la persona lo elimine sin causar ningún problema. Por tanto, es muy difícil precisar el momento exacto en que una persona es infectada por este virus. Es importante tener en cuenta que su detección es indicativa de infección pero no del desarrollo de un tumor maligno, pues no todos los tipos de VPH tienen capacidad carcinógena, algo que sucede en algunos casos sin conocer aún el motivo. Existen diferentes serotipos de VPH, siendo el  VPH 16, calificado de alto riesgo, el que está asociado al desarrollo de los tumores orofaríngeos.

Diagnóstico del cáncer de orofaringe

El cáncer de cabeza y cuello originado por el VPH es una enfermedad que implica un diagnóstico y abordaje diferentes a los originados por otras causas, como el tabaco o el alcohol. Los tipos de pacientes afectados por tumores de cabeza y cuello debidos al tabaco o el alcohol o el VPH son distintos. Así, el paciente tipo de cáncer de cabeza y cuello siempre ha sido hombre, de unos 60 años, fumador, y con hábitos de vida poco saludables. En cambio, las personas diagnosticadas de tumores provocados por el VPH suelen ser más jóvenes, de entre 45-50 años, no han tenido hábitos tóxicos a lo largo de su vida. Por lo general, el cáncer de orofaringe relacionado con el VPH se localiza en la amígdala palatina y/o en la base de la lengua y puede generar síntomas como sensación de cuerpo extraño en la garganta,  dolor de garganta u oídos, o aumento de tamaño de los ganglios linfáticos. Es importante acudir al especialista otorrinolaringólogo ante la presencia de signos de sospecha para que pueda evaluar cada caso y determinar el origen de los mismos.

El tratamiento de estos tumores consiste fundamentalmente en el uso de quimiorradioterapia ya que la tasa de respuesta a la misma parece superior a la de los tumores no relacionados con el VPH.

El pronóstico de los tumores de orofaringe asociados al VPH también es diferente, siendo más favorable que en los casos asociados al consumo de tabaco y alcohol. Debido a este supuesto mejor pronóstico, hay  estudios a favor de la desintensificación del tratamiento de estos pacientes para minimizar las secuelas del mismo. Sin embargo, actualmente no hay consenso en este punto y se deben seguir las pautas de tratamiento habituales. Además,  existe un pequeño grupo de pacientes con mal pronóstico.

Uno de los consejos para prevenir la aparición del cáncer de cabeza y cuello asociado de forma específica al VPH es la vacuna contra este virus. En la actualidad está incluida en los calendarios de vacunas para reducir el número de infecciones y se administra a las niñas a partir de los 14 años, aunque se recomienda su empleo en niños también para ampliar la cobertura.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir el MIR

Se acercan fechas decisivas para los futuros residentes pues deben escoger especialidad, una decisión que condicionará su carrera profesional y para la que hay que tener en cuenta ciertos aspectos para que la residencia resulte ser lo más provechosa posible. La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) ha preguntado a algunos de los actuales residentes, qué características de la especialidad les animaron a escogerla.

En la elección de la especialidad es importante que el médico se plantee, no sólo sus preferencias profesionales o vocación, sino diferentes aspectos relacionados con sus propias cualidades, necesidades, habilidades y estilo de vida. Por ello, lo aconsejable es tener un mínimo contacto con la especialidad en la que están interesados, para conocer de primera mano las tareas y modos de trabajo que implica y cómo se sienten ante ellas, ya que marcarán sus hábitos de vida en el futuro.

Uno de los aspectos destacables de la otorrinolaringología a tener en cuenta para la elección del MIR es que se trata de una especialidad con un alto grado de especialización y que permite enfocar las patologías de modo integral. Así, abarca desde el diagnóstico al tratamiento, la rehabilitación y su prevención. Así mismo, es una especialidad “completa” que no depende de otras para el abordaje inicial de las patologías.

La elección del hospital en el MIR

La elección del hospital en la que el médico realizará la residencia es uno de los aspectos fundamentales. Algunas de las claves que suelen tener en cuenta los residentes son el prestigio y reconocimiento del centro, el tipo de formación, la trayectoria de los profesionales sanitarios que lo componen y el ambiente entre los componentes del servicio. También se debe mirar la localización, el tamaño del centro o el sector de población a la que se suele atender, así como el volumen de pacientes (entorno rural o urbano, por ejemplo). Todo dependerá de las preferencias de cada uno.

En el caso de la otorrinolaringología, los actuales residentes aconsejan preguntar por el programa formativo que tiene el hospital, si tienen rotaciones externas estructuradas, qué rotaciones intrahospitalarias son obligatorias, el número de sesiones de formación que se dan a la semana, la dinámica de investigación o la posibilidad de hacer la tesis. Por otro lado, es importante saber si tienen facilidad de acceso a un laboratorio de disección y la facilidad para asistir a cursos y congresos que complementen su formación.

Las guardias en ORL

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir el centro es el número de guardias mensuales, si se libran las guardias o si hay acompañamiento de adjuntos durante las mismas. Además es importante conocer si se realizan guardias de puerta o urgencias durante algún tramo de la residencia. Por lo general, y según comentan los actuales residentes, las guardias en los servicios de otorrinolaringología son buenas y, en la mayoría de los casos, de segunda llamada, aunque a veces se expondrán a situaciones de emergencia para las que la agilidad y rapidez son fundamentales. Algunos ejemplos de esas situaciones son los relacionados con el manejo de la vía aérea o las hemorragias cervicales. A pesar de lo estresante que puede resultar atender este tipo de urgencias, al mismo tiempo sirven de entrenamiento para aprender a afrontar dificultades.

Salidas laborales de la otorrinolaringología

El futuro profesional también es uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger el MIR. En este sentido, la otorrinolaringología es una especialidad que tiene muy buena salida laboral, tanto en el ámbito público como el privado y, actualmente no tiene mucho paro. De hecho, hay otorrinolaringólogos en todos los hospitales y la mayoría de centros de trabajo. Se atienden a un gran número de pacientes y, según la subespecialidad a la que se dedique, puede ser una especialidad independiente y resolutiva, lo que es muy bueno para la práctica privada.

En general, los residentes coinciden en que la otorrinolaringología es una especialidad diversa en cuanto a la anatomía, patologías y tipos de pacientes. Esto hace que no sea monótona y que sea muy resolutiva pues contribuye a resolver los problemas de salud de los pacientes en un corto período de tiempo.

¿Por qué elegir la otorrinolaringología como especialidad MIR?

La decisión de la especialidad para el MIR marca la carrera profesional del médico y que, por tanto, requiere de una serie de aspectos a tener en cuenta para llevarla a cabo. Puede ayudar visitar hospitales para conocer su sistema formativo de cara a la selección de centro o conocer la experiencia de otros residentes que hayan hecho la residencia de la especialidad en la que se tiene más interés. Por ello, la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) ha recurrido a los residentes actuales de distintos hospitales de la Comunidad de Madrid que explican en este vídeo las claves de la otorrinolaringología y anima a los médicos a escogerla en el MIR. El pasado año esta especialidad fue una de las 12 más escogidas, según los datos registrados.

La otorrinolaringología es una especialidad quirúrgica, antes considerada médico-quirúrgica, que se ocupa de la prevención, diagnóstico,  tratamiento y rehabilitación de las enfermedades del oído y de las vías aero-digestivas superiores (boca, nariz, faringe y laringe). Además, abarca las funciones que se derivan de estas áreas (audición, respiración, olfacción, deglución y fonación: voz y habla), así como de las estructuras cervicales y faciales conectadas o relacionadas con dichas patologías y funciones.

Cómo es el programa MIR de otorrinolaringología

El programa actual de formación de la especialidad de otorrinolaringología tiene una duración de cuatro años, aunque la SEORL-CCC está intentando que este se amplíe a cinco para poder completar mejor el aprendizaje y manejo de ciertas técnicas y áreas que han ido ganando peso en la especialidad durante los últimos años, como es el uso de nuevas tecnologías.  Durante los cuatro años que dura el MIR, los futuros otorrinolaringólogos tendrán la oportunidad de aprender a atender a todo tipo de pacientes, desde niños a personas de edad avanzada, a hacer exploraciones tanto sencillas como complejas, a practicar intervenciones muy clásicas y otras a la vanguardia de la medicina, o a utilizar instrumentos sencillos y otros que emplean las tecnologías más innovadoras.

El objetivo de este programa de formación es proporcionar al médico los conocimientos de la especialidad de ORL y dotarle así de las habilidades suficientes para actuar como otorrinolaringólogo general. Así mismo, se busca posibilitar que lleve a cabo los procedimientos exploratorios propios de la especialidad que le permitan diagnosticar y tratar médica y quirúrgicamente  las distintas patologías. Por otro lado, se busca inculcarle una serie de actitudes sobre la relación humana con el paciente, la mejora de la calidad, el aprecio por la investigación, la gestión óptima de los recursos sanitarios y el trabajo en equipo.

El programa se estructura en áreas de aprendizaje por patologías según la siguiente clasificación:

  • Patología otológica
  • Patología de la nariz, fosas nasales y senos paranasales
  • Patología de la cavidad oral y la faringe
  • Patología laríngea y cervicofacial
  • Patología foniátrica y de la comunicación oral

Estos apartados se completarán con la actividad quirúrgica, la investigación, las rotaciones o las guardias, entre otros. Las áreas que se incluyen y estudian en cada año de residencia se pueden consultar en el programa de la especialidad.

Programa de residentes de la SEORL-CCC

La SEORL-CCC pone a disposición de los futuros especialistas un programa de apoyo virtual, Formir, por el que, mediante una aplicación informática asesora tanto al residente como al docente sobre distintos aspectos de la especialidad y su formación. Además, organiza un curso presencial en los primeros meses de residencia que sirve de introducción a la especialidad. En él se les da la bienvenida mediante distintos especialistas españoles de prestigio nacional e internacional y se les invita a conocer la ORL, una especialidad que abarca una gran diversidad de campos y subespecialidades.

Más de mil otorrinolaringólogos se dan cita en Madrid en el 69 Congreso Nacional de SEORL-CCC

El secretario general de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), el doctor Mario Fernández, presenta en el siguiente vídeo el 69 Congreso Nacional de la sociedad, que se celebra del 19 al 22 de octubre, #SEORL2018. Como novedad en esta edición, se celebra de forma conjunta el  XVII Congreso Hispano-Luso. El  doctor Fernández adelanta que las jornadas contarán con la participación de 15 invitados extranjeros entre los que destacan la Sociedad Italiana de Otorrinolaringología y la portuguesa.

Otra novedad destacable de este congreso, según ha desvelado el secretario general, es la creación de un nuevo formato llevado a cabo por las sociedades lusa y española, el Foro Hispano-Luso de Otorrinolaringología. Dentro de este espacio, cada bloque temático constará de dos partes en las que se expondrán, por un lado, las perspectivas de la SEORL-CCC y por otro,  la visión de los compañeros portugueses. Se trata de un formato ideado para contrastar opiniones  y diferentes enfoques en un entorno distendido.

El congreso será un encuentro con un programa “muy interesante”, en palabras del doctor Mario Fernández, que ha obtenido récord de inscripciones a unas semanas de su inicio con más de mil asistentes. Incluso la parte comercial ha tenido muy buena acogida con 57 stands comerciales,  otro récord que “ha desbordado prácticamente la capacidad habitual de la sede”.

Durante el Congreso, además de compartir las novedades y los avances más relevantes de esta práctica clínica, tendrán lugar talleres, cursos y actividades formativas para los socios y la entrega de los Premios del Congreso al Fórum de Investigación. Contará con profesionales de prestigio internacional como el Dr. Giuseppe Spriano, jefe del departamento de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello del Hospital de Milán o el director del Centro Europeo de Entrenamiento en Sialendoscopia, Francis Marchal, entre otros invitados. Las anteriores convocatorias fueron un éxito en cuanto a la participación tanto de socios como de asistentes, y en esta que está por venir, se prevén también buenos datos.

Diferentes especialistas elaboran una guía sobre Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

Diferentes especialistas elaboran una guía sobre Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

Diferentes especialistas coordinados por el doctor Eduard Esteller, presidente de la Comisión de Roncopatía y Trastornos del Sueño de la SEORL-CCC, han elaborado la Guía de Práctica Clínica sobre la Exploración Física de la Vía Aérea Superior en el Síndrome de Apnea-Hipoapnea Obstructiva del Sueño (SAHOS) del Adulto. El objetivo de la misma es ofrecer a todas las especialidades  implicadas en el tratamiento de esta patología una serie de recomendaciones para la buena práctica basadas en la mejor evidencia clínica disponible.

El abordaje diagnóstico y terapéutico del SAHOS es multidisciplinar. Así, gracias a la visión de médicos de familia, neumólogos, neurofisiólogos clínicos, otorrinolaringólogos (ORL), odontólogos, cirujanos maxilofaciales, neurólogos, etc; se ha conseguido aumentar el conocimiento sobre el mismo y se han podido aumentar las alternativas terapéuticas.

El SAHOS del adulto se caracteriza por la obstrucción repetida de la vía aérea superior mientras el paciente duerme, lo que comporta alteraciones en la saturación de la oxihemoglobina y la presencia de microdespertares durante el sueño. En su fisiopatogenia concurren múltiples factores anatómicos y funcionales que finalmente son los que condicionan la presencia del colapso repetido de la vía aérea superior.

Ante la falta de un documento con recomendaciones sobre las exploraciones más adecuadas para los pacientes y en qué objetivo y evidencia científica se sustentan, la Sociedad Española de Sueño (SES) y la SEORL-CCC han solicitado al Comité Científico de la SES y a la Comisión de Trastornos Respiratorios del Sueño de la SEORL y CCC, esta guía. En ella se hace especial hincapié en los hallazgos exploratorios relacionados con el diagnóstico y la gravedad del síndrome, y en los que conforman un factor predictivo de éxito para cada una de las opciones terapéuticas disponibles hoy en día. Así, incluye la exploración física en consulta y las exploraciones complementarias, como la tomografía axial computarizada (TAC), la resonancia magnética nuclear (RMN), cefalometría y técnicas funcionales como la rinomanometría o la medición de presiones. También se dedica un apartado especial a aquellas técnicas, anatómicas o funcionales, que se realizan con el paciente sometido a un sueño inducido o natural.

Con el objetivo de convertirse en una referencia a nivel estatal para todas las especialidades implicadas, este documento recomienda las diferentes exploraciones básicas a llevar a cabo, en qué casos, en qué ámbito y finalmente describir, de la forma más precisa, la técnica con la que debe realizarse dicha exploración para conseguir la máxima universalización y utilidad.

Los niños con déficit auditivo tienen más problemas de aprendizaje

Los niños con déficit auditivo tienen más problemas de aprendizaje

Los niños con dificultades auditivas tienen más problemas de atención y rendimiento académico, lo que redunda en una peor calidad de vida. La SEORL-CCC advierte, con motivo del Día Internacional del Cuidado del Oído y la Audición que se celebra el 3 de marzo, que es importante prestar atención a los signos de sospecha de este tipo de dificultades y pide la realización del cribado auditivo a nivel universal para la detección de hipoacusias o sorderas al nacimiento. Así mismo, la Comisión de Audiología recomienda el siguiente Decálogo de Cuidados del Oído para niños.

La realización de un cribado que facilite la detección precoz de la hipoacusia es importante para el diagnóstico y la calidad de vida del niño. Un trabajo reciente publicado en The Journal of International Advanced Otology afirma que los trastornos auditivos pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de los niños y en su calidad de vida si no se diagnostican a tiempo. Incluso los que son diagnosticados con pérdida leve a moderada pueden presentar trastornos del aprendizaje o del lenguaje verbal.

La pérdida de audición, tanto si es transitoria como permanente, puede tener un impacto enorme en el desarrollo de la población infantil pues influye en su aprendizaje, así como en la adquisición de destrezas de comunicación, lenguaje y socialización. Por lo tanto, cuanto más temprano se detecte y se atienda al niño, mayor será la probabilidad de que alcance todo su potencial.

Por todo esto, los otorrinolaringólogos consideran fundamental tener en cuenta los signos de sospecha en cada etapa y acudir a su consulta lo antes posible para realizar un diagnóstico y poner tratamiento a tiempo si fuera necesario.

  1. Bebés:
  • No se sobresalta con los ruidos fuertes.
  • Sigue durmiendo aun cuando usted habla fuertemente cerca de él o ella
  • Ha dejado de balbucear (después de los 9 meses de edad)
  • No voltea la cabeza hacia la fuente de un sonido después de los 6 meses de edad.
  • No dice palabras sencillas como “mamá” o “papá” cuando tiene 1 año.
  • Voltea la cabeza cuando lo ve a usted, pero no lo hace si solo lo llama por su nombre. A veces se piensa equivocadamente que se trata de falta de atención o que el niño simplemente ignora a la otra persona, pero puede ser el resultado de una pérdida auditiva parcial o total.
  • Parece escuchar algunos sonidos pero no otros.
  1. Niños:
  • Tarda en hablar.
  • No habla en forma clara.
  • Se distrae mucho.
  • No sigue instrucciones A veces se piensa equivocadamente que se trata de falta de atención o que el niño simplemente ignora a la otra persona, pero puede ser el resultado de una pérdida auditiva parcial o total.
  • A menudo dice “¿qué?”
  • Sube demasiado el volumen de la televisión.
  • No sabe por dónde le vienen los sonidos
  1. Adolescentes:
  • Comienza a escuchar un ruido en el oído (acúfeno). Puede comenzar a escucharlo al salir de un concierto, discoteca o al haber estado escuchando música con los auriculares muy altos. Debe consultar aunque este ruido desapareciera
  • Tiene problemas para entender a los que están a su alrededor al salir de un concierto, discoteca o tras escuchar música. Debe consultar aunque mejore la sintomatología.
  • Oye, pero no entiende, sobre todo en el colegio, instituto o cuando hay varias personas hablando a la vez.

 

 

Los pólipos y los nódulos, las afecciones más frecuentes en la laringe

Los pólipos y los nódulos, las afecciones más frecuentes en la laringe

La voz se produce por la vibración de las cuerdas vocales. Para que esto ocurra, el aire que procede de los pulmones se transforma en sonido cuando sale a través de la laringe –que es el órgano de fonación del ser humano. Como como consecuencia, mediante la articulación del sonido en las cavidades de resonancia (boca, la cavidad nasal y la faringe) se emiten fonemas y palabras. La voz es el instrumento, por excelencia, de la comunicación en el ser humano, gracias al cual se pueden expresar ideas, sentimientos, pensamientos o emociones. Sin embargo, la laringe puede sufrir alteraciones si se abusa o no se hace un buen uso de la voz. Y no solo eso, también pueden afectar a la voz factores como el tabaco, la contaminación, el alcohol o, incluso, el reflujo gástrico.

Dos de los problemas más comunes con los que se encuentran los otorrinolaringólogos son los pólipos y los nódulos laríngeos, afecciones que, en numerosas ocasiones, tienen un patrón profesional marcado. Así, es muy frecuente que acudan a la consulta por estos motivos los profesores, cantantes, comunicadores y, en general, cualquier persona que utilice la voz como herramienta principal en su trabajo. Sin embargo, no hace falta ser un profesional de estas características para padecerlas, el hecho de tener malos hábitos vocales puede provocar, en el futuro, que aparezcan.

La Sociedad Española de Otorrinolaringología define los pólipos como pseudotumores benignos, similares a las ampollas, que aparecen tras un proceso inflamatorio. Suelen crecer en una sola cuerda vocal, aunque se pueden dar en las dos. Por norma general, es más frecuente entre los 30 y los 50 años, sin existir un claro predominio entre hombres o mujeres. Cuando una persona tiene pólipos, tiene dificultad al hablar, voz entrecortada, sequedad, afonía, molestias o dolor de garganta. En ocasiones, algunos pacientes tienen la sensación de tener un cuerpo extraño en la laringe.

En cambio, los nódulos son engrosamientos localizados de la mucosa situados siempre en el punto nodular, es decir, en el borde libre del repliegue vocal. Se producen a causa de un abuso –como en las profesiones antes mencionadas–, o un mal uso vocal. Son parecidos a un callo y suelen crecer de forma simétrica, uno en cada cuerda vocal. Los nódulos son más frecuentes en las mujeres, debido al tamaño de las cuerdas –más cortas que las de los hombres–, entre los 20 y los 50 años. No obstante, también aparecen en la infancia. Según la SEORL, entre un 37% y un 78% de las disfonías infantiles son atribuibles a los nódulos vocales. Además, provocan una disfonía que se agrava de forma progresiva, y suele afectar más a los agudos. Otros síntomas son sequedad, esfuerzo al hablar o afonía.

Para diagnosticar tanto los pólipos como los nódulos, se utilizan técnicas como la laringoscopia indirecta, el nasofibroendoscopio y el monitor o la videoestroboscopia, con las que se pueden visualizar qué tipo de lesión tiene el paciente.

En cuanto al tratamiento, también hay diferencias. En el caso de los pólipos, se recurre a la fonocirugía, con la que se utiliza anestesia general. Antes de la cirugía se suele hacer terapia logopédica y después de la intervención se requiere reposo vocal durante, al menos, cuatro días. Posteriormente, será necesario reeducar la voz con rehabilitación y la ayuda de logopedas y foniatras. En cuanto a los nódulos, depende del tipo de lesión y de quien la padece. Si es un niño, se trata con reeducación vocal y aprendizaje de una buena técnica vocal. Los adultos, en un principio, deben mantener reposo vocal entre 10 y 15 días y, si el paciente no nota mejoría o si, por su actividad profesional, no puede cumplir al completo ese descanso se acompaña de rehabilitación logipédica. En el caso de no mejorar con el reposo ni con la logopedia, se recurriría a eliminar los nódulos con fonocirugía.

 

Los trastornos del equilibrio, causa frecuente de caídas en mayores de 65 años

Los trastornos del equilibrio, causa frecuente de caídas en mayores de 65 años

Con el paso de los años, las personas van perdiendo movilidad, agilidad y capacidad de mantener la estabilidad. Estos cambios, tal y como indica la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL-CCC), conllevan una disminución de los mecanismos de control y corrección postural , lo que supone un aumento de la dificultad para mantener el equilibrio, aumentando el riesgo de caída. Algo realmente preocupante si se tiene en cuenta que los mayores de 65 años son quienes sufren más caídas mortales, siendo estas la segunda causa mundial de muerte por lesiones accidentales o no intencionales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las caídas constituyen un problema muy frecuente entre la tercera edad pero, a día de hoy, no se les da la importancia que requieren. Es más, suele pensarse que son consecuencia natural y normal en el proceso de envejecimiento de toda persona. Sin embargo, las caídas pueden enmascarar alguna patología o ser signo de alguna enfermedad, por lo que es importante tenerlas en cuenta cuando se producen. Entre sus causas se encuentran los trastornos del equilibrio, muy presentes en personas mayores. Estos se caracterizan por la sensación de inestabilidad, mareo, vértigos o aturdimiento, ya que afectan a la postura y a la orientación espacial de la persona. Esto ocurre cuando el cerebro no recibe de forma correcta la información que envían los sentidos de la vista, el oído y receptores propioceptivos que detectan la posición del cuerpo y la cabeza en el entorno.

Un problema a nivel de cualquiera de estos órganos puede generar un trastorno del equilibrio. Otra posible causa puede ser una enfermedad que  afecte al cerebelo, parte del sistema nervioso central que se encarga de la recepción y elaboración de esta información, y de generar las ordenes que coordinan el mantenimiento de la postura y la movilidad corporal. Además, un gran número de enfermedades neurológicas cursan con trastornos del equilibrio, por lo que se debe estar atento a la aparición de otros síntomas y buscar el consejo médico en caso de dudas.

De hecho, las caídas se están convirtiendo en un grave problema de salud por las consecuencias que estas suponen, tanto físicas como psicológicas. Entre las lesiones físicas más habituales están las fracturas, sobre todo la de cadera, aunque también vertebrales, pélvicas, del codo o de la muñeca. Otras complicaciones que se presentan son  inmovilidad, tromboflebitis, lesiones neurológicas, contusiones y heridas. Mientras, las consecuencias psicológicas o el llamado “síndrome postcaída” son, por ejemplo, la dependencia por el miedo a caerse de nuevo, la pérdida de autonomía –por la sobreprotección de familiares– o el cambio de los hábitos de vida a unos más sedentarios, reduciendo las actividades habituales laborales o de ocio.

En cuanto a cómo tratar esta afección, tal y como indica la SEORL, no existe un tratamiento farmacológico efectivo para las alteraciones del equilibrio que aparecen con el envejecimiento –también llamado presbivértigo–. Es más, la sobremedicación suele ser una de las causas de este tipo de problemas. Lo mejor, para estos casos, es tratar y controlar la enfermedad de base que ha originado los trastornos de equilibrio. Asimismo, es importante advertir al paciente y a sus familiares del riesgo que existe de que se vuelvan a producir nuevas caídas. También es necesario informarles de las estrategias de prevención de las mismas, como evitar espacios con poca luz, suelos demasiado encerados o deslizantes, alfombras gastadas, objetos que obstaculicen el paso o usar el calzado adecuado, entre otras muchas.

Por otro lado, el tratamiento se puede complementar con sesiones de rehabilitación, con el fin de que el paciente mejore la coordinación y pueda acostumbrarse a tolerar sus propios movimientos. No hay que olvidar, por supuesto, la práctica de ejercicio físico con moderación. Con todo ello, la persona con este tipo de trastornos no va a conseguir la agilidad y el equilibrio que tenía cuando era joven, pero sí mejorar su estabilidad para evitar la dependencia de terceros, ganar confianza en sí mismo y aumentar su autoestima.