• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

¿Cómo mejora la calidad de vida de las personas sordas con los implantes cocleares?

Los implantes cocleares mejoran la calidad de vida de las personas sordas gracias a los diversos beneficios que aporta al conseguir la recuperación de la audición. Con motivo del Día Internacional de las Personas Sordas, que se celebra el último domingo de septiembre a nivel mundial, la SEORL-CCC recuerda lo importante que es que las familias, autoridades y pacientes en general tomen conciencia del impacto que supone la sordera en la calidad de vida y de qué soluciones pueden ponerle a ello, como es el caso del implante coclear.

Se calcula que hay más de 70 millones de personas en todo el mundo con sordera, definida esta como una pérdida de la capacidad auditiva, lo que conlleva una dificultad para oír, con independencia de la intensidad. La sordera puede ser congénita o adquirida, que puede estar originada por múltiples patologías o a la exposición continua y excesiva a niveles altos de ruido, entre otras. La sordera dificulta la capacidad de la persona para hablar y comunicarse, lo que influye en sus relaciones sociales, laborales y familiares. En el caso de los niños además, puede retrasar su aprendizaje y adquisición del lenguaje. Todo ello puede ocasionar problemas emocionales de baja autoestima, ansiedad, depresión o aislamiento social.

En este sentido, el diagnóstico precoz es fundamental para iniciar un tratamiento adecuado que permita minimizar el impacto sobre la calidad de vida de la persona que la sufre. Por ello, se recomienda estar pendiente de los posibles signos de sospecha de la hipoacusia o sordera, tanto en la etapa infantil como en la adulta. En los niños, será muy importante la realización del cribado neontal, pues el 80% de las hipoacusias están presentes en el nacimiento. Para ello la Comisión para la Detección Precoz de la Hipoacusia (CODEPEH) establece un programa universal seguido por todos los hospitales españoles. En cuanto a la edad adulta, sobre todo en personas mayores, conviene que sus familiares presten atención a las señales de alarma para frenar su evolución, pues puede conllevar aislamiento social y acelerar el deterioro cognitivo.

Las soluciones a la pérdida auditiva pueden ser médicas, quirúrgicas o audioprotésicas. En este sentido, la cirugía de implante coclear ha demostrado buenos resultados y ha permitido una gran evolución en el tratamiento de las personas sordas. El inicio de su tratamiento desde las primeras etapas de la vida ha conseguido que cada vez se encuentren menos personas adultas con sordera congénita.

Los implantes cocleares son unos dispositivos electrónicos que permiten restaurar la función auditiva gracias a que consiguen una estimulación eléctrica de las terminaciones nerviosas del nervio coclear. Así, captan la señal sonora y la transforman en estímulos eléctricos que permiten simular un funcionamiento correcto de la cóclea y que, de esta manera, la persona con discapacidad auditiva pueda oír.

Beneficios del implante coclear

La mayoría de los pacientes muestran mejoras en la percepción del sonido con el implante coclear respecto a la situación anterior en la que empleaban audífonos. Incluso muchos de ellos afirman poder hablar por teléfono o apreciar la música. Sin embargo, no solo proporciona resultados para las habilidades auditivas de la persona, sino que afecta a todos los ámbitos de su vida. Por ello, los cuestionarios sobre la calidad de vida son herramientas fundamentales para evaluar esos resultados.

En este sentido, un estudio publicado en HNO concluye que los implantes cocleares mejoran la calidad de vida relacionada con la salud de personas intervenidas por sordera unilateral, reducen la angustia del tinitus que suelen manifestar y mejoran las comorbilidades psicológicas. Además, resultan beneficiosos para la mejora auditiva, sobre todo en entornos de ruido y en la audición direccional.

Al contrario de lo que se piensa, los implantes cocleares pueden colocarse a cualquier edad, es decir, que las personas mayores pueden ser candidatas a recibirlos, siempre que reúnan las condiciones necesarias. De hecho, se ha comprobado como contribuyen a frenar el desarrollo cognitivo y por tanto la aparición de demencia. Además, les hará recuperar la confianza y les dará más seguridad en sus relaciones sociales, ya que mejora su capacidad de comunicación. Así, una revisión de estudios publicada en Current Opinion in Otolaryngology confirma que la implantación coclear mejora la autonomía y calidad de vida en ancianos. Sus autores advierten de que la edad no debe limitar la toma de decisiones quirúrgicas y que el implante coclear se puede utilizar como una opción de tratamiento eficaz y bien tolerada para la pérdida auditiva de severa a profunda en edades avanzadas.

Los implantes activos de oído medio, la solución cuando no dan resultado los audífonos

Los implantes activos de oído medio son dispositivos diseñados para transferir la energía mecánica a la cadena de huesecillos o al oído interno, bien por la ventana oval o bien por la ventana redonda. Así lo explica en este vídeo el doctor Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Suponen una alternativa a los audífonos o a la cirugía reconstructiva convencional del oído medio cuando no se obtienen los resultados esperados, siendo siempre estas dos soluciones las primeras opciones de tratamiento.

Según se refleja en la Guía de Implantes de Oído Medio, elaborada por distintos miembros de las Comisiones de Otología, Otoneurología y Audiología de la SEORL-CCC, a diferencia de los audífonos, los implantes de oído medio captan el sonido para transformarlo y amplificarlo produciendo una serie de vibraciones mecánicas (mecanismo denominado vibroplastia) que llegan de forma directa a la cadena tímpano-osicular o a los fluidos del oído interno.

Los implantes activos de oído medio se componen de un micrófono, un audioprocesador, baterías, una unidad receptora y un transductor. Se clasifican en totalmente implantables, cuando todas sus piezas están debajo de la piel, o parcialmente implantables cuando solo quedan debajo de la piel el receptor y el transductor. El micrófono capta la onda sonora que después es procesada por el audioprocesador para ser transmitida, de forma directa o a través de la piel, hasta el receptor-transductor.

A diferencia de los audífonos, los implantes activos de oído medio proporcionan una serie de mejoras funcionales, sobre todo en las frecuencias agudas, con menores niveles de distorsión y retroalimentación. Además, los pacientes afirman tener una mejor inteligibilidad, una mejor calidad del sonido y una percepción más natural de su propia voz.

Pacientes candidatos a implantes activos de oído medio

Este tipo de soluciones están indicadas en dos grupos de pacientes. Por un lado serán candidatos aquellos con hipoacusia neurosensorial que por alguna razón médica o quirúrgica no son candidatos a los audífonos, siempre que no sean hipoacusias profundas donde la solución sería el implante coclear. Otro grupo de pacientes candidatos a los implantes activos de oído medio son los que tienen hipoacusias de transmisión o mixtas o con otitis crónicas operados en numerosas ocasiones y a los que no se les puede dar solución con la cirugía convencional del oído medio.

En la decisión sobre la conveniencia del uso de este tipo de soluciones u otras el papel del otorrinolaringólogo es esencial pues es quien tendrá en cuenta las limitaciones y las ventajas de unos u otros dispositivos para poder optimizar su uso. Además, en la decisión también se deberá tener en cuenta el estilo de vida y la opinión de los pacientes y es imprescindible que haya un proceso previo de orientación tanto a ellos como a sus familias. 

La cirugía de los implantes del oído medio es una cirugía compleja, que requiere medidas intraoperatorias, por lo que es necesaria experiencia previa y un buen manejo de la técnica, así como la presencia de ingenieros que ayuden a su mejor colocación. En general, se requiere de un equipo multidisciplinar formado al menos por otorrinolaringólogos especialistas en otología o audiología, audiólogos, con acceso a radiólogos, psicólogos, psiquiatras y audioprotesistas.

El otorrinolaringólogo se encargará de evaluar las pruebas y será el responsable final de la decisión de implantación, así como de la cirugía, seguimiento y solución de las complicaciones, si las hubiera. En este sentido, se recomienda que el personal de quirófano, como anestesistas o instrumentistas, tenga también experiencia en este tipo de cirugías para poder resolver posibles complicaciones intraoperatorias que puedan surgir. Además, tendrá que haber un cirujano experimentado en otología y en la cirugía de los implantes de oído medio. Deben realizarse en centros con amplia experiencia en la colocación de implantes en general y en estos dispositivos en particular.

Las personas mayores deben acudir al otorrinolaringólogo para revisar su audición

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) recomienda a todas las personas que detecten síntomas de pérdida de audición en la tercera edad que acudan a revisiones periódicas con el otorrinolaringólogo para diagnosticar su presbiacusia. La pérdida de audición progresiva que aparece en la tercera edad está presente en el 20% de las personas mayores de 60 años, según datos de la SEORL-CCC. Este porcentaje aumenta con el paso de los años, pues afecta a un 30% de las personas de entre 65 y 70 años y al 70% de los mayores de 70 años.

En la consulta de este especialista se cuantificará el grado de la pérdida auditiva y al mismo tiempo se determinará qué dispositivo tecnológico se adapta mejor a las necesidades del paciente.

En este vídeo, la doctora María José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC establece una serie de pautas de cuidados para las personas que utilicen audífonos o implantes cocleares.  La primera medida destacada consiste en mantener hidratada la piel  del oído para evitar sequedad o la aparición de eccemas. Además, es necesario controlar el correcto funcionamiento de los filtros y moldes adaptadores de los dispositivos técnicos para que la señal de sonido llegue una forma nítida y clara al paciente.

Por último, resulta primordial controlar los cambios del nivel de presbiacusia del paciente y vigilar su evolución a lo largo del tiempo, por lo que los otorrinolaringólogos recomiendan visitar su consulta con una periodicidad mínima de una vez al año.

España ha conseguido poner freno a la sordomudez

Los avances de los últimos años en el campo de la otorrinolaringología junto con los programas de cribado neonatal para la detección de la sordera han permitido que en España apenas haya personas sordomudas. La introducción de los implantes cocleares y su colocación en recién nacidos permiten a los niños sordos oír y propician un desarrollo y aprendizaje correctos del lenguaje. Así lo explica en este vídeo el doctor Jaime Marco, presidente de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Entre un 10% y un 15% de la población sufre algún grado de hipoacusia o sordera, y su incidencia empieza a ser mayor a partir de los 65 años, donde el porcentaje de personas afectadas es del 35%.  Llegados a los 80, la mitad lo sufren. Así lo estima el doctor Marco. La hipoacusia es un discapacidad auditiva que suele ser difícil de asumir y de hacerlo visible de cara a los demás, a diferencia de la pérdida de visión. Esta es una de las razones por las que los equipos de prótesis auditivas sean más pequeños.

Médicos de la SEORL participan en el Congreso Panamericano de Otorrinolaringología

Médicos de la SEORL participan en el Congreso Panamericano de Otorrinolaringología

Un grupo de médicos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) participan esta semana en el XXXV Congreso Panarmericano de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello. Estas jornadas se celebran del 13 al 16 de junio en La Habana.

Uno de los participantes es el doctor Manuel Manrique, presidente de la Comisión de Otología de la SEORL-CCC que ofrecerá un curso sobre Anatomía Quirúrgica del Laberinto: Aplicaciones en cirugía de implantes cocleares y vestibulares. El doctor Manrique es director del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra con gran experiencia investigadora en implantes cocleares, proyectos de telemedicina y audición y robótica en cirugía de oído. Además, impartirá otra conferencia sobre Planificación Quirúrgica, Cirugía Robótica y Electrodos de Dexametasona como herramientas en la cirugía mínimamente traumática del implante coclear.

El curso sobre Apnea obstructiva y roncopatía estará dirigido por el doctor Carlos Cenjor Casas, miembro de la Comisión de Otoneurología de la SEORL con gran experiencia en neurología y trastornos del equilibrio. Además el doctor Ángel Ramos, de la Comisión de Otología y jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Insular de Gran Canaria, ofrecerá una conferencia magistral sobre Estimulación eléctrica utrículo sacular: Implante vestibular en disfunción vestibular bilateral.

Las doctoras Alicia Huarte, de la Comisión de Audiología y especialista en foniatría y audiología en la Clínica Universidad de Navarra, y Silvia A. Borboski, miembro de la Unidad de Hipoacusia del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil de Gran Canaria, moderan una mesa redonda sobre Nuevos horizontes en la valoración de resultados en pacientes tratados con ayudas auditivas. En la misma participan el doctor Julio Rodrigo, con unas charlas sobre Cobertura coclear y discriminación de lenguaje;  y doctor Miguel  A. Merchán, sobre la Importancia de la plasticidad cortical. El doctor Merchán es Catedrático del Departamento de Biología Celular y Patología de la Universidad de Salamanca.

Por su parte, la doctora Mª I. Pitarch, especialista en otorrinolaringología en Valencia, dará una conferencia sobre Resultados iniciales del procesador Bahasuperpower en hipoacusias mixtas. Se trata de un procesador de sonido con máxima potencia para conseguir la amplificación que el paciente necesita. También el doctor Jaime Marco, vicepresidente de la SEORL, hablará de este tema dentro del Simposio Coclear.

También habrá un miniseminario dirigido por los doctores Alicia Huarte y Juan Carlos Falcón, miembro de la Unidad de Hipoacusia del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil de Gran Canaria, dedicado a la telemedicina y la audición. Además el doctor Guillermo Plaza, Presidente de la Asociación Madrileña de Otorrinolaringología (AMORL) y Jefe del Servicio de Otorrinolaringología en el Hospital Universitario de Fuenlabrada, dará una conferencia sobre Faringoplastia en Saos: Indicaciones y Resultados.

Durante el congreso, distintos miembros de la SEORL presentarán diferentes carteles digitales con los resultados de sus últimos trabajos.