• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
La jornada ‘Disfruta de los sonidos de tu vida’ reúne a otorrinolaringólogos y personas con sordera

La jornada ‘Disfruta de los sonidos de tu vida’ reúne a otorrinolaringólogos y personas con sordera

La SEORL-CCC celebró el Día Mundial de la Audición y el Día Internacional del Implante Coclear con la celebración de la jornada ‘Disfruta de los sonidos de tu vida’ englobada dentro del emblema mundial ‘Escucha de por vida: que la pérdida auditiva no te limite’. La jornada contó con la participación de la Federación AICE (Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España) y FIAPAS (Confederación Española de Familias y Personas Sordas). El evento tuvo una gran acogida de público asistente, la mayoría usuarios de audífonos e implantes cocleares.

La sesión, organizada por las Comisiones de Otología y Audiología de la SEORL-CCC, consistió en un debate acerca de la calidad de vida de las personas con sordera, las dificultades con las que se encuentran en su día a día y el papel del otorrinolaringólogo en la detección y tratamiento de la hipoacusia, tanto en niños como en adultos. En él participaron el doctor Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología, y la doctora María José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología.

En representación de AICE, asistió su presidente, Joan Zamora; y en representación de FIAPAS, Natalia Beraza, del área de Relaciones Institucionales. El inicio estuvo marcado por la actuación de Diego Castaño, Mayor Tom, cantante y compositor que tiene una hija con hipoacusia, que interpretó la canción ‘Tu barrera del sonido’, compuesta para ella, y que también participó en el debate para compartir su experiencia. Además, participaron en el debate José María Aina Martínez, implantado coclear, y Ramón Rodríguez Carrero, usuario de audífonos.

Falta de acceso a soluciones auditivas

Uno de los temas que centraron el debate fue el acceso a las distintas soluciones auditivas disponibles para permitir la audición a personas con hipoacusia. Los especialistas otorrinolaringólogos coinciden en que se han conseguido muchos avances al respecto, sobre todo en implantes cocleares, que cada vez hay más unidades en España que los incluyen y que, a día de hoy, tienen diversas opciones para tratar casi todos los casos de hipoacusias. Aun así, falta por hacer y por conseguir que lleguen a todas las personas con sordera, quienes destacan una falta de información. Además, aconsejaron a las personas que tengan sospecha de pérdida auditiva que acudan lo antes posible a un otorrinolaringólogo especialista en audición para que valore el origen, el grado de hipoacusia y la solución auditiva más adecuada a cada caso.

Por otro lado, también abordaron el desconocimiento de los sistemas de accesibilidad a la comunicación oral para facilitar la escucha y la conversación de personas con sordera, usuarias de audífonos o implantes cocleares, en entornos públicos: colegios, universidades, foros, etc. En este sentido, dispositivos de bucles de inducción, traducción simultánea o de emisoras FM, pueden permitir que estas personas entiendan y escuchen en condiciones similares a las de un normooyente.

La protección frente al ruido

Además, los especialistas otorrinolaringólogos dedicaron una parte del debate a concienciar sobre la importancia de proteger los oídos de los factores de riesgo evitables y que pueden provocar hipoacusia adquirida en un futuro, el peor de todos ellos, la exposición a ruidos excesivos. En este sentido, recalcaron que un alto porcentaje de jóvenes en países desarrollados están en riesgo por hábitos como escuchar la música a volúmenes muy altos o al uso de auriculares con teléfonos móviles.  Así, según la OMS más de 1100 millones de jóvenes de entre 12 y 35 años de edad están en riesgo de padecer pérdida de audición por su exposición al ruido en contextos recreativos. Además, recordaron que no solo hay que controlar el volumen alto sino el tiempo de exposición y que hay que evitar exponer a los niños, muy vulnerables, a ruidos demasiado intensos, como los que suceden en fiestas populares, parques de atracciones, etc. o, al menos, protegerles de ellos con unos tapones.

Las hipoacusias profundas y el 40% de las hipoacusias severas, candidatas a implante coclear

Las hipoacusias profundas y el 40% de las hipoacusias severas, candidatas a implante coclear

La mayoría de las personas que sufren hipoacusia profunda y hasta el 40% de las que sufren hipoacusia severa son candidatas a implante coclear, un dispositivo que se inserta en la cóclea y que capta y transforma la señal acústica del ambiente en señal eléctrica, transmitiéndola hasta el nervio auditivo. De esta forma las personas que sufren este tipo de pérdida auditiva pueden recuperar su audición. El 25 de febrero se celebra el Día Internacional del Implante Coclear para conmemorar la primera implantación realizada ese día del año 1957 por los doctores franceses Djourno y Eyres.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 466 millones de personas en todo el mundo padecen pérdida de audición discapacitante, de las cuales 34 millones son niños. La capacidad auditiva de estas personas y su calidad de vida puede verse mejorada con el uso de diferentes soluciones auditivas, entre las que figura el implante coclear.

El implante coclear tiene una parte externa y otra interna. La parte externa, conocida como procesador de voz, dispone de un micrófono para captar el sonido, una bobina, una instalación electrónica necesaria para procesar la señal acústica, y las baterías para alimentar el dispositivo. La parte interna comprende el receptor-estimulador, compuesto por una carcasa que se coloca en el cráneo del paciente mediante una intervención quirúrgica y una guía de electrodos que inserta en la rampa timpánica de la cóclea. Tanto la bobina de la parte externa como el receptor-estimulador contienen unos imanes que mantienen unidas ambas partes.

Programa de implantes cocleares

La colocación del implante coclear no consiste solo en una intervención quirúrgica, sino que esta debe formar parte del llamado programa de implantes cocleares, que debe asegurar: una selección correcta del candidato, una efectiva ejecución de la cirugía y de la programación, una adecuada y suficiente rehabilitación y una coordinación por parte de todos los especialistas que intervienen. Tanto la implantación quirúrgica del dispositivo como la coordinación son realizadas por un otorrinolaringólogo cirujano de cabeza y cuello, y en el proceso participan programadores, audioprotesistas, logopedas, psiquiatras o psicólogos y enfermería,  entre otros.

La cirugía tiene una duración de entre 2 y 3 horas durante la cual se insertarán los electrodos en la cóclea y se alojará el receptor-estimulador en el hueso de la calota craneal. Dependiendo del centro implantador, el paciente puede permanecer uno o varios días ingresado. En general, pasado 1 mes desde la cirugía, y una vez cicatrizada la zona, se procederá a hacer una primera programación del dispositivo que deberá ajustar los parámetros de funcionamiento del equipo a las particularidades del paciente, con el fin de obtener el máximo rendimiento del dispositivo. Las siguientes programaciones se realizan, de forma habitual, a los 3, 6 y 12 meses de la primera. A partir de ese momento, los parámetros tienden a estabilizarse y suele ser suficiente con una revisión anual para pequeñas modificaciones.

Rehabilitación tras la colocación del implante coclear

Una vez que se realiza la programación del implante coclear la persona implantada es capaz de oír sonidos desde que se activa el procesador de voz, pero esto no significa que entienda, pues recibirá un mensaje distorsionado, por ello tiene que pasar por un entrenamiento, conocido como rehabilitación logopédica, que le ayudará a aprender a interpretar los sonidos de nuevo.

Esta rehabilitación será distinta si el paciente padece hipoacusia prelocutiva o postlocutiva, es decir, si ha sufrido la pérdida auditiva antes o después del período de adquisición del lenguaje, alrededor de los 2-3 años de edad.   En los pacientes postlocutivos el proceso será más sencillo porque la persona solo tendrá que aprender a correlacionar la nueva información que recibe con la memoria auditiva que posee. Aunque ello dependerá de factores como el tiempo de sordera, la existencia de restos auditivos previos a la implantación, la capacidad intelectual, la edad, etc. En general, si el seguimiento y la evolución son los adecuados, se pueden conseguir buenos resultados con estas personas en menos de un año.

En cuanto a los niños con hipoacusia pre y perilocutiva es imprescindible realizar un tratamiento logopédico y de estimulación auditiva específico para conseguir unos resultados óptimos. Esto puede durar entre dos y tres años. Este proceso debe incluso iniciarse antes de la implantación para iniciar un sistema de comunicación, oral o signado, que no paralice el desarrollo del niño y que ayude en las primeras fases de la rehabilitación.

Resultados de los implantes cocleares

La mayoría de los pacientes muestran mejoras en la percepción del sonido con el implante coclear respecto a su situación preimplante con audífonos. La mayoría de los pacientes postlocutivos muestran mejoras significativas en las pruebas de reconocimiento del lenguaje en campo libre, con frecuencia desde el primer mes tras la implantación. Sin embargo, el resultado del implante coclear en pacientes adolescentes y adultos con hipoacusia prelocutiva es mucho más limitado.

Muchos de los pacientes implantados pueden hablar por teléfono y algunos incluso apreciar la música. En este sentido, también cabe la posibilidad de entrenar a las personas implantadas en el uso del teléfono. Así, un trabajo realizado en Francia y publicado recientemente en la revista European annals of Otorhinolaryngology, Head and Neck Diseases concluye como un programa de entrenamiento progresivo por teléfono mejoró el uso del teléfono en la vida diaria de los adultos con implantes cocleares. Durante el mismo se evaluó la comprensión de palabras monosilábicas antes y después del entrenamiento.

Además, algunos estudios recientes muestran una mejoría en las habilidades cognitivas, vida social y calidad de vida tras la implantación coclear en pacientes de edad avanzada.

En niños la percepción lograda del lenguaje oral es muy variable, para lo que resultan fundamentales la implantación a edad temprana, el uso de comunicación oral y el soporte familiar. En este sentido, la colocación del implante coclear en los primeros años de vida es crucial para el desarrollo del lenguaje hablado. Los resultados globales a largo plazo en población infantil prelocutiva indican que la mayoría de los niños son capaces de reconocer la palabra hablada en pruebas en contexto abierto sin apoyo visual, es decir, sin leer los labios y sin apoyo en gesticulación. Además, cuanto antes se realice la implantación, especialmente antes del periodo crítico de desarrollo del habla, mejores serán los resultados.

El implante coclear no sólo influirá en las habilidades audiológicas del individuo, sino que afecta a todos los aspectos de la vida de la persona, como el aprendizaje, habilidades sociales, rendimiento escolar, calidad de vida, etc, por lo que la detección e implantación precoz de los niños con hipoacusia es fundamental para garantizar su correcto desarrollo.

Un 27% de menores con implante coclear ha sido víctima de acoso escolar

Hasta un 27,6% de menores con implante coclear han sido víctimas de acoso escolar, según refleja el estudio sobre Acoso Escolar en Implantados Cocleares presentado en Santiago de Compostela, en el marco del 70 Congreso de la SEORL-CCC. El trabajo ha sido realizado por la Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares (AICE), la Asociación No al Acoso Escolar (NACE) y la Universidad de Santiago de Compostela a través de una encuesta entre adolescentes, padres y madres.

Más del 40% de los jóvenes encuestados relacionan su condición de implantado coclear con un mayor riesgo de sufrir episodios de bullying en las aulas. De hecho, cerca del 90% de los que afirman haber sido víctimas de acoso escolar consideran que este hecho es el principal motivo de haberlo sufrido. Además, si se compara con determinados estudios ya realizados sobre este asunto la tasa de acoso es el doble o incluso el triple con respecto a la población general.

La encuesta también ha investigado sobre el tipo de conducta que sufren los adolescentes con implante coclear. La forma más habitual es la del acoso verbal con insultos, burlas o rumores. A continuación, las formas más frecuentes son la marginación o exclusión social. En el 18,7% de los casos sufren acoso físico con golpes, patadas y empujones.

Calidad de vida del adolescente con implante coclear

El estudio realizado también refleja lo que supone para los adolescentes con implante coclear el bullying: el 84% afirma tener la autoestima baja. Además destacan: el empeoramiento de su estado de ánimo y su relación con el resto de la clase; la menor voluntad de asistir a los centros educativos; una reducción del rendimiento académico, así como alteraciones del sueño y del apetito.

Por otro lado, otro de los aspectos analizados en el estudio ha sido el del apoyo y la búsqueda de ayuda de los adolescentes en situaciones de acoso. El 40% no lo cuentan nunca o tardan meses en hacerlo, según datos de la encuesta. Además, el 64,3% recurre a sus progenitores como primera opción y al profesorado como segunda.

El estudio pone de manifiesto la necesidad de mayor apoyo para los adolescentes en situación de acoso, puesto que el 60% de las víctimas consideran que el problema no se solucionó. Esta percepción es compartida por las familias que reclaman una mayor ayuda y comprensión por parte de los centros educativos. Por otro lado, según manifiestan en la Federación AICE es preciso un mayor esfuerzo de sensibilización, capacitación y apoyo a nivel familiar e institucional ya que tanto los propios jóvenes como sus progenitores tienden a infravalorar las situaciones de acoso y les cuesta reconocer una situación de este tipo.

¿Qué beneficios aportan los implantes cocleares en mayores?

¿Qué beneficios aportan los implantes cocleares en mayores?

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), con motivo del Día Internacional del Implante Coclear, que se celebra el 25 de febrero, advierte de la necesidad de que los profesionales sanitarios, familias y pacientes tomen conciencia de la repercusión que tiene la sordera para la calidad de vida y conozcan las distintas soluciones que existen tanto para niños como para adultos. En este sentido el otorrinolaringólogo y cirujano de cabeza y cuello es el profesional que se ocupa del diagnóstico, la indicación de las diferentes opciones para restablecer la audición, la cirugía de implante coclear y el seguimiento de los pacientes.

Según la Guía de Implantes Cocleares elaborada por las comisiones de Otología, Otoneurología y Audiología de la SEORL-CCC los adultos candidatos para esta técnica deben cumplir las siguientes condiciones: tener hipoacusia neurosensorial bilateral de severa a profunda; hipoacusia poslocutiva o prelocutiva; no obtener beneficio o tener un beneficio mínimo con los audífonos después de un período de prueba de 3 a 6 meses; estar convencido de que la mejora auditiva que le aportará el implante le beneficiará personal y socialmente; y tener estudios de imagen que confirmen que la cóclea puede alojar el electrodo y la presencia del nervio coclear.

En cuanto a la técnica del implante coclear, debe realizarse en centros implantadores con equipos consolidados que una tengan experiencia contrastada. Esta no solo comprende la cirugía, sino la puesta en marcha de un programa que garantice una correcta selección del candidato, la ejecución efectiva de la cirugía y de la programación del dispositivo, una adecuada rehabilitación, una estrecha coordinación entre los especialistas que forman parte del programa y un seguimiento del paciente, junto con el mantenimiento del dispositivo. En este sentido, el otorrinolaringólogo desempeña un papel clave como coordinador de este programa.

Un trabajo realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Berlín afirmó que la implantación coclear tiene un efecto protector sobre el funcionamiento cognitivo y, por tanto, sobre el riesgo de aparición de demencia. Por ello desde SEORL se cree fundamental desarrollar campañas para incrementar el uso de audífonos en personas mayores, pues estos dispositivos son el paso previo al implante coclear. Estas deben dirigirse, además de a la población, para que conozcan los tipos de soluciones, a los otorrinolaringólogos, médicos especialistas en medicina familiar y geriatría. Todavía los adultos, sobre todo de edad avanzada, son reacios a buscar soluciones para la sordera profunda con el implante coclear, a pesar de los numerosos beneficios que aportan no solo para recuperar la capacidad auditiva, sino sus relaciones sociales, familiares y afectivas.

Un estudio reciente publicado en la revista Codas concluye que los implantes cocleares mejoran, no solo el desempeño auditivo, sino la inserción social y la calidad de vida de los adultos con sordera profunda. Así, resume “aumenta su sentido de seguridad, les permite ver la vida desde una nueva perspectiva, les hace recuperar la autoconfianza y la autoestima, les permite comunicarse e interactuar de manera más efectiva, disfrutar de la música y otros entretenimientos, rescatar proyectos antiguos y hacer planes para el futuro”.

Últimas novedades en implantes cocleares

En la actualidad existe la posibilidad de elegir una guía de electrodos personalizada para cada situación. Cada persona tiene una anatomía de la cóclea diferente, y esto se debe tener en cuenta a la hora de elegir la longitud de la guía de electrodos que se va a introducir en la cóclea durante la cirugía del implante coclear. Esta puede variar desde 25 a 36 mm, lo que supone un 50% de cambio de un paciente a otro. En este sentido, algunos programas de planificación quirúrgica permiten medir la longitud de la cóclea previa a la implantación para elegir la guía de electrodos más adecuada a cada medida. Esto es de gran utilidad tanto en casos convencionales como en casos complejos tales como meningitis, malformaciones, etc.

El futuro de la implantación coclear y el tratamiento de la hipoacusia está en la cirugía de implantes cocleares con sustancias intracocleares que preserven o mejoren la audición residual. Además, el reto es el desarrollo de células madre que suplanten las células ciliadas de la cóclea. Hasta el momento solamente se han podido crear neuronas pero no células ciliadas funcionales.

 

Qué es y para qué sirve un implante coclear

Qué es y para qué sirve un implante coclear

Para las personas que sufren cierto grado de sordera, en ocasiones los audífonos no son una solución suficiente. “El implante coclear va dirigido a las personas que padecen una hipoacusia severo-profunda que con el uso de audífonos no han alcanzado la amplificación suficiente para hacer una vida normal”, explica la doctora María José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) en el siguiente vídeo realizado para la campaña #Implantadosalavida.

Se trata de un dispositivo electrónico, que se acopla mediante una cirugía, cuya misión es “transmitirle a la cóclea las señales eléctricas y desencadenar así una sensación sonora”, subraya la doctora Lavilla. El implante coclear se compone de dos partes, una externa y otra interna, ambas unidas mediante un imán. Su funcionamiento consiste en “captar la señal acústica con un micrófono y transformarla en una señal eléctrica”, destaca. A continuación, mediante los electrodos que posee, se transmite al nervio coclear, y desde ese punto la señal llega hasta el cerebro.

Se trata de una operación sencilla en manos expertas, “de no más de 2 o 3 horas”, detalla Lavilla. Por lo general, tras la cirugía de inserción el paciente recibe el alta al día siguiente. Una vez culminada esta primera fase, se comienza con la rehabilitación se aproveche el implante coclear al máximo. El logopeda es el profesional de referencia que “entrenará” al usuario con este nuevo dispositivo. Si se trata de un adulto, el objetivo de este especialista es ayudarle a que reconozca los patrones del habla, mientras que, si es un niño, su labor principal es controlar que se produzca el desarrollo del lenguaje de forma correcta y adecuada a la edad del menor.

Como destaca la doctora, en el caso de niños que nacen sordos, el implante coclear les permite poder escuchar los sonidos y aprender a hablar. Cuando se le coloca a una persona que ya sabía hablar, pero que ha perdido la audición, gracias al dispositivo coclear vuelve a ser un oyente. Para asegurar todo lo posible el éxito de esta solución auditiva y alcanzar el resultado más óptimo, “hay que actuar pronto”, advierte la doctora, cuando se nace sordo o se pierde la audición.

En la actualidad, gracias a los avances de la tecnología, la funcionalidad y estética de los implantes cocleares ha mejorado de manera notable. Son más pequeños, con un diseño moderno y con unas estrategias de codificación más eficaces que hace que sean compatibles con la realización de resonancias magnéticas.

¿Cuáles son los últimos avances en implantes cocleares?

En los últimos años se han producido diferentes avances en cuanto al tamaño y las indicaciones de los implantes cocleares, según un análisis realizado por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) con motivo del Día Internacional del Implante Coclear que se celebra el próximo 25 de febrero.

Según explica la Comisión de Otoneurología de la SEORL-CCC, la cirugía del implante coclear consiste en la colocación de un dispositivo quirúrgico debajo de la piel que consta de un receptor interno y de una guía de electrodos que se introduce dentro de la cóclea. Esta guía estimula las terminaciones nerviosas del nervio auditivo mediante estímulos eléctricos. Se intenta de esta manera simular el funcionamiento normal de la cóclea, es decir, se estimulan las frecuencias agudas en la zona más basal y las frecuencias más graves en la zona más apical

Un estudio reciente publicado en Audiology & Neuro-otology concluye que los implantes cocleares pueden ofrecer mejoras significativas en la calidad de vida, al comprobar como permiten una reducción en la severidad percibida del tinnitus y mejoras subjetivas en la percepción del habla en condiciones de ruido, audición espacial y esfuerzo de escucha.

Las principales novedades instauradas en implantes cocleares tienen que ver con la estética, por un lado, y con las indicaciones, por otro. En la actualidad existen implantes más pequeños, con una tecnología más moderna y con unas estrategias de codificación más eficaces, hasta el punto de que los hacen compatibles con las resonancias magnéticas, algo muy importante hoy en día. Estas nuevas estrategias están orientadas a entender mejor las conversaciones en ambientes ruidosos, hablar por teléfono, y disfrutar y percibir correctamente la música.

En cuanto a las indicaciones, se ha producido un aumento de las mismas. Antes los únicos candidatos a implante coclear eran los niños o adultos con una sordera profunda bilateral. En la actualidad son útiles en hipoacusias unilaterales o asimétricas; para hipoacusias severas, en las que es posible colocar el implante y preservar algunas frecuencias auditivas; en mayores de 70 años; en pacientes perilocutivos o en pacientes con neurinomas del acústico. Además, se han introducido guías de electrodos específicas para situaciones especiales, como malformaciones de oído, cócleas de diferente tamaño, cócleas más cortas a consecuencia de un traumatismo u osificaciones.

En el proceso que conlleva la colocación de un implante coclear el otorrinolaringólogo juega un papel clave pues coordinará al equipo implantador para obtener el mejor resultado posible, establecerá las indicaciones y realizará la cirugía. El equipo estará también formado por audiólogos, logopedas, programadores o psicólogos.

La durabilidad del implante dependerá de los cuidados y de los avances de la tecnología. En teoría son para toda la vida pero en la práctica ocurre como con cualquier dispositivo tecnológico, que hay que renovarlo cada ciertos años para incorporar los últimos avances. Para favorecer su durabilidad y adaptación los otorrinolaringólogos recomiendan seguir una serie de cuidados. Por ello, desde la Comisión de Otoneurología se aconseja el siguiente Decálogo de consejos para pacientes con implante coclear. 

 

 

 

“Más de 1.500 otorrinolaringólogos asistieron al pasado Congreso de la SEORL”

“Más de 1.500 otorrinolaringólogos asistieron al pasado Congreso de la SEORL”

ENTREVISTA AL DOCTOR CARLOS RAMÍREZ

El pasado mes de octubre se celebró en Sevilla el 67 Congreso de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), una cita que reunió a más de 1.500 especialistas en ORL de España y el resto del mundo y a más de 350 representantes de firmas de la industria médica y farmacéutica. El doctor Carlos Ramírez, director de Reuniones y Congresos de la SEORL analiza el congreso en esta entrevista.

¿Qué valoración hacen del Congreso?

Muy positiva, fue un éxito. El 67 Congreso de la SEORL ha contado con una gran participación científica con más de 1000 exposiciones entre conferencias, talleres, mesas redondas, simposios, póster, cursos, comunicaciones orales y distintas video-presentaciones, entre otras. Las distintas salas utilizadas para ello registraron un lleno total en su mayoría, y además hubo una gran participación en las actividades sociales del Congreso, como la cena de gala del Congreso, celebrada en el Pabellón de la Navegación, a la que asistieron más de 650 personas.

¿Qué conclusiones se pueden extraer?

Que el Congreso de la SEORL es la cita anual que sirve de punto de encuentro entre los otorrinolaringólogos y la industria médica, y el medio que permite conocer las últimas novedades científicas de nuestra especialidad.

La Otorrinolaringología es una especialidad muy amplia que abarca todos los aspectos de Cabeza y Cuello, muy viva, en en constante evolución y congresos como este hacen que podamos ser partícipes de su evolución y estar preparados para los retos futuros

¿Qué novedades se presentaron?

Se presentaron nuevas técnicas de faringoplastia, tratamientos para la rinosinusitis, tuvimos la oportunidad de conocer el último modelo del Robot Da Vinci o las nuevas técnicas de cirugía transoral en cáncer de laringe y faringe, así como las novedades en el tratamiento de la roncopatía y el síndrome de apnea del sueño, hipoacusia o acúfenos. Además, se presentó por primera vez en 3D una cirugía en directo con el implante coclear más pequeño del mundo.

¿Qué expectativas tienen para el próximo congreso?

El próximo congreso de la SEORL tendrá lugar en Madrid en noviembre de 2017 y pretendemos que siga siendo, igual que el celebrado este año, un punto de encuentro entre todos los otorrinolaringólogos.

 

¿Qué es un implante coclear?

¿Qué es un implante coclear?

Los implantes cocleares son dispositivos electrónicos que permiten restaurar la función auditiva mediante la estimulación eléctrica de las terminaciones nerviosas del nervio coclear. Se colocan mediante una intervención quirúrgica y permiten a un paciente completamente sordo de ambos oídos obtener sensación auditiva. Lo pueden utilizar los pacientes que padezcan una pérdida auditiva profunda de ambos oídos y se deban a alteraciones del oído interno, en concreto de la cóclea (caracol).

Se pueden colocar tanto en niños que han nacido sordos como en adultos que han perdido la audición a lo largo de su vida. Dentro de la cobertura del sistema nacional de salud, están incluidos tanto el estudio como el tratamiento quirúrgico de estos pacientes, siempre y cuando se realice en uno de los centros acreditados a tal efecto.

Los resultados son extraordinariamente satisfactorios dado que la gran mayoría de los pacientes implantados, tras un periodo variable, tienen sensación auditiva que les permite desarrollar una vida que en muchos casos es equiparable a la de una persona normoyente.

Funcionamiento de un implante coclear

Consta de una parte externa conocida como procesador de voz que dispone de un micrófono para captar la señal sonora, una unidad de baterías para alimentar el dispositivo, una bobina y la electrónica necesaria para procesar la señal. La bobina contiene un imán y un transmisor de radiofrecuencia para comunicarse con la parte interna. La electrónica de la parte externa analiza la señal acústica y la codifica en forma de estímulos eléctricos, es decir, hace las funciones de transductor mecano-eléctrico que fisiológicamente lleva a cabo la cóclea.

La parte interna actúa como receptor o estimulador y es la que se introduce en el paciente mediante un acto quirúrgico por lo que queda aislada del exterior. Se compone de una carcasa que se fija sobre el cráneo del paciente, una guía de electrodos que se aloja en la rampa timpánica de la cóclea y, en algunos modelos, un electrodo de referencia que se coloca debajo del músculo temporal.

Los imanes de la bobina y del receptor-estimulador mantienen unidas ambas partes: el receptor-estimulador queda anclado al hueso y la bobina del procesador de voz queda al otro lado de la piel sujeta por la fuerza del imán. La comunicación entre una y otra parte se realiza mediante ondas de radio que atraviesan la piel, sin que exista ningún contacto físico entre ambas. Estas ondas de radio transportan la energía para la parte interna (que carece de unidad de baterías propia) y los datos procesados por la parte externa. La parte interna genera los pulsos eléctricos codificados en los datos que recibe del procesador de voz y los transmite a las terminaciones nerviosas del nervio auditivo a través de la guía de electrodos.

 

La SEORL acoge un simposio sobre hipoacusia congénita

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) acogió el pasado viernes un Simposio de Audiología dedicado a la Hipoacusia Congénita en la Práctica Clínica, organizado también por la Asociación Española de Audiología (AEDA). Al mismo asistieron miembros de ambas sociedades y completaron el aforo.

Durante la jornada se trataron cuestiones relacionadas a la importancia del diagnóstico precoz de la hipoacusia y sus distintas causas y factores de riesgo. Se dedicó también un apartado especial a la hipoacusia progresiva y su manejo.

Por otro lado, los asistentes pudieron conocer las últimas novedades en el tratamiento, tanto los criterios de implantación coclear en la actualidad, como el audífono pediátrico y su formato, conectividad y ajuste.

Entre los ponentes se encontraban miembros de la Comisión de Audiología de la SEORL, así como especialistas en foniatría y audiología protésica.