• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
La mentoplastia, una operación habitual del área ORL

La mentoplastia, una operación habitual del área ORL

Una de las intervenciones que más popularidad ha adquirido en los últimos años es la mentoplastia, que busca corregir las deformidades del mentón. En la actualidad, el poder de la imagen en la sociedad ha hecho que este tipo de cirugías tengan un papel relevante. En los cánones de belleza, la armonía facial es un factor determinante, y esta depende de la proporción de todos sus elementos: hueso, dientes, tejidos blandos y la relación entre unos y otros. Esta operación permite tanto alargar el mentón o acortarlo, según las necesidades de cada paciente, para que esté más proporcionado al tamaño de la nariz de la persona y la mandíbula quede más delineada.

La mentoplastia es una intervención quirúrgica no complicada que hace posible cambios estéticos notorios sin tener que modificar la oclusión. El hecho de no modificar la oclusión del paciente la convierte en una forma eficaz de cambiar la fisionomía facial.

Una de las deformidades del mentón que se tratan mediante esta técnica, es la retrogenia, es decir, el mentón retraído. En estos casos, el paciente lo que busca es que sobresalga algo más para que estéticamente sea más atractivo. La operación consiste en introducir una prótesis de un material biocompatible o de grasa autóloga de la persona, con el tamaño y forma planificadas de forma previa en base a las necesidades y gustos del paciente. Dicha prótesis se puede introducir de dos formas, bien con una incisión en la parte de debajo del mentón, o bien dentro de la cavidad oral.

Por otra parte, los mentones o mandíbulas demasiado prominentes (prognatismo) se pueden acortar mediante osteotomías en los ángulos precisos designados por el cirujano de cabeza y cuello y con las prótesis adecuadas.

Antes de la intervención, se tienen que evaluar minuciosamente las proporciones faciales del paciente y realizar un examen físico así como la revisión exhaustiva de su historial clínico. También es importante conocer los antecedentes como traumatismos anteriores, cirugías orales o tratamientos previos de ortodoncia. Asimismo se realizarán radiografías cefalométricas frontales y laterales para poder analizar bien la relación entre el mentón, los tejidos blandos y el esqueleto facial.

En cuanto al posoperatorio, si la incisión se ha realizado en la boca, se hace una sutura de puntos que se caen por sí solos a los pocos días. Si la intervención se ha abordado por la parte inferior del mentón, la sutura es más compleja y se requieren curas frecuentes hasta que cicatrice bien. También es frecuente perder sensibilidad en la zona y en ocasiones el labio interior, pero es algo transitorio.

La rinoplastia, muy asociada a la cirugía del mentón

Además de la barbilla, la nariz es otro elemento importante para la armonía del rostro. Por ello, es habitual que cuando se busca la simetría facial, se realicen de manera conjunta una rinoplastia y una mentoplastia. La rinoplastia, otra intervención estética habitual, es algo más compleja ya que, además del aspecto estético, tiene un objetivo funcional importante.

Por una parte, esta intervención mejora la estética de la nariz, pero por otra, también puede realizarse por motivos de salud, como mejorar la función respiratoria. Hay que cuidar estas dos funciones y para ello es aconsejable ponerse en manos de un otorrinolaringólogo, así se aseguran unos buenos resultados. La rinoplastia es la operación de estética facial más demandada en España, según los datos de la SEORL-CCC, y tal y como recuerdan, la otorrinolaringología es la única especialidad que aborda de manera integral la nariz e incluye en sus planes formativos todo lo referente a la rinoplastia.

Las rinoplastias deben contemplar la funcionalidad y la estética

Las rinoplastias deben contemplar la funcionalidad y la estética

Las rinoplastias deben contemplar no solo los aspectos estéticos sino también los funcionales. Al formar parte del rostro es fundamental tener en cuenta las proporciones, la simetría y la armonía facial para conseguir un resultado natural y, al mismo tiempo, favorecer una correcta respiración nasal. Se debe procurar que el resultado estético sea bueno pero también el respiratorio, pues si no, puede resultar siendo un fracaso y causa principal de la insatisfacción del paciente. Así lo advierte la Comisión de Cirugía Plástica Facial de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) que recuerda que la rinoplastia es el procedimiento más realizado en España en cirugía estética facial y su demanda aumenta en verano, pues se aprovecha el período vacacional para la recuperación.

Los motivos que llevan a un paciente a recurrir a esta cirugía son una combinación entre la estética y la función. Hay personas que buscan mejorar el aspecto de su nariz y al mismo tiempo mejorar su función respiratoria y al revés. También hay muchos casos en los que será necesario cambiar la forma de la nariz para mejorar la respiración. De hecho, un estudio publicado en Facial Plastic Surgery concluye que la obstrucción nasal es una de las causas más frecuentes de rinoplastia de revisión en pacientes después de un procedimiento previo.

Es importante que las personas que estén interesadas en someterse a una rinoplastia busquen a un otorrinolaringólogo para asegurar los mejores resultados. En primer lugar, valorarán la proporción nasal con respecto a los demás elementos faciales, ya que el objetivo debe ser conseguir un resultado lo más natural posible y en armonía con la cara. Para ajustarse a la imagen nueva que quiere conseguir el paciente, el especialista realizará un análisis global en el que se determinarán el tipo de cara, la simetría y la proporción facial, la altura, así como las distintas estructuras faciales. Se continuará de manera más específica valorando la anchura nasal, posibles curvaturas o desviaciones, la proyección del dorso, de la punta y la longitud nasal.

La otorrinolaringología es la única especialidad que aborda de manera integral la nariz e incluye en sus planes nacionales de formación la rinoplastia en su abordaje funcional y estético. Además es la especialidad con más experiencia y que más rinoplastias realiza.