• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
La jornada ‘Disfruta de los sonidos de tu vida’ reúne a otorrinolaringólogos y personas con sordera

La jornada ‘Disfruta de los sonidos de tu vida’ reúne a otorrinolaringólogos y personas con sordera

La SEORL-CCC celebró el Día Mundial de la Audición y el Día Internacional del Implante Coclear con la celebración de la jornada ‘Disfruta de los sonidos de tu vida’ englobada dentro del emblema mundial ‘Escucha de por vida: que la pérdida auditiva no te limite’. La jornada contó con la participación de la Federación AICE (Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España) y FIAPAS (Confederación Española de Familias y Personas Sordas). El evento tuvo una gran acogida de público asistente, la mayoría usuarios de audífonos e implantes cocleares.

La sesión, organizada por las Comisiones de Otología y Audiología de la SEORL-CCC, consistió en un debate acerca de la calidad de vida de las personas con sordera, las dificultades con las que se encuentran en su día a día y el papel del otorrinolaringólogo en la detección y tratamiento de la hipoacusia, tanto en niños como en adultos. En él participaron el doctor Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología, y la doctora María José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología.

En representación de AICE, asistió su presidente, Joan Zamora; y en representación de FIAPAS, Natalia Beraza, del área de Relaciones Institucionales. El inicio estuvo marcado por la actuación de Diego Castaño, Mayor Tom, cantante y compositor que tiene una hija con hipoacusia, que interpretó la canción ‘Tu barrera del sonido’, compuesta para ella, y que también participó en el debate para compartir su experiencia. Además, participaron en el debate José María Aina Martínez, implantado coclear, y Ramón Rodríguez Carrero, usuario de audífonos.

Falta de acceso a soluciones auditivas

Uno de los temas que centraron el debate fue el acceso a las distintas soluciones auditivas disponibles para permitir la audición a personas con hipoacusia. Los especialistas otorrinolaringólogos coinciden en que se han conseguido muchos avances al respecto, sobre todo en implantes cocleares, que cada vez hay más unidades en España que los incluyen y que, a día de hoy, tienen diversas opciones para tratar casi todos los casos de hipoacusias. Aun así, falta por hacer y por conseguir que lleguen a todas las personas con sordera, quienes destacan una falta de información. Además, aconsejaron a las personas que tengan sospecha de pérdida auditiva que acudan lo antes posible a un otorrinolaringólogo especialista en audición para que valore el origen, el grado de hipoacusia y la solución auditiva más adecuada a cada caso.

Por otro lado, también abordaron el desconocimiento de los sistemas de accesibilidad a la comunicación oral para facilitar la escucha y la conversación de personas con sordera, usuarias de audífonos o implantes cocleares, en entornos públicos: colegios, universidades, foros, etc. En este sentido, dispositivos de bucles de inducción, traducción simultánea o de emisoras FM, pueden permitir que estas personas entiendan y escuchen en condiciones similares a las de un normooyente.

La protección frente al ruido

Además, los especialistas otorrinolaringólogos dedicaron una parte del debate a concienciar sobre la importancia de proteger los oídos de los factores de riesgo evitables y que pueden provocar hipoacusia adquirida en un futuro, el peor de todos ellos, la exposición a ruidos excesivos. En este sentido, recalcaron que un alto porcentaje de jóvenes en países desarrollados están en riesgo por hábitos como escuchar la música a volúmenes muy altos o al uso de auriculares con teléfonos móviles.  Así, según la OMS más de 1100 millones de jóvenes de entre 12 y 35 años de edad están en riesgo de padecer pérdida de audición por su exposición al ruido en contextos recreativos. Además, recordaron que no solo hay que controlar el volumen alto sino el tiempo de exposición y que hay que evitar exponer a los niños, muy vulnerables, a ruidos demasiado intensos, como los que suceden en fiestas populares, parques de atracciones, etc. o, al menos, protegerles de ellos con unos tapones.

¿Cómo mejora la calidad de vida de las personas sordas con los implantes cocleares?

Los implantes cocleares mejoran la calidad de vida de las personas sordas gracias a los diversos beneficios que aporta al conseguir la recuperación de la audición. Con motivo del Día Internacional de las Personas Sordas, que se celebra el último domingo de septiembre a nivel mundial, la SEORL-CCC recuerda lo importante que es que las familias, autoridades y pacientes en general tomen conciencia del impacto que supone la sordera en la calidad de vida y de qué soluciones pueden ponerle a ello, como es el caso del implante coclear.

Se calcula que hay más de 70 millones de personas en todo el mundo con sordera, definida esta como una pérdida de la capacidad auditiva, lo que conlleva una dificultad para oír, con independencia de la intensidad. La sordera puede ser congénita o adquirida, que puede estar originada por múltiples patologías o a la exposición continua y excesiva a niveles altos de ruido, entre otras. La sordera dificulta la capacidad de la persona para hablar y comunicarse, lo que influye en sus relaciones sociales, laborales y familiares. En el caso de los niños además, puede retrasar su aprendizaje y adquisición del lenguaje. Todo ello puede ocasionar problemas emocionales de baja autoestima, ansiedad, depresión o aislamiento social.

En este sentido, el diagnóstico precoz es fundamental para iniciar un tratamiento adecuado que permita minimizar el impacto sobre la calidad de vida de la persona que la sufre. Por ello, se recomienda estar pendiente de los posibles signos de sospecha de la hipoacusia o sordera, tanto en la etapa infantil como en la adulta. En los niños, será muy importante la realización del cribado neontal, pues el 80% de las hipoacusias están presentes en el nacimiento. Para ello la Comisión para la Detección Precoz de la Hipoacusia (CODEPEH) establece un programa universal seguido por todos los hospitales españoles. En cuanto a la edad adulta, sobre todo en personas mayores, conviene que sus familiares presten atención a las señales de alarma para frenar su evolución, pues puede conllevar aislamiento social y acelerar el deterioro cognitivo.

Las soluciones a la pérdida auditiva pueden ser médicas, quirúrgicas o audioprotésicas. En este sentido, la cirugía de implante coclear ha demostrado buenos resultados y ha permitido una gran evolución en el tratamiento de las personas sordas. El inicio de su tratamiento desde las primeras etapas de la vida ha conseguido que cada vez se encuentren menos personas adultas con sordera congénita.

Los implantes cocleares son unos dispositivos electrónicos que permiten restaurar la función auditiva gracias a que consiguen una estimulación eléctrica de las terminaciones nerviosas del nervio coclear. Así, captan la señal sonora y la transforman en estímulos eléctricos que permiten simular un funcionamiento correcto de la cóclea y que, de esta manera, la persona con discapacidad auditiva pueda oír.

Beneficios del implante coclear

La mayoría de los pacientes muestran mejoras en la percepción del sonido con el implante coclear respecto a la situación anterior en la que empleaban audífonos. Incluso muchos de ellos afirman poder hablar por teléfono o apreciar la música. Sin embargo, no solo proporciona resultados para las habilidades auditivas de la persona, sino que afecta a todos los ámbitos de su vida. Por ello, los cuestionarios sobre la calidad de vida son herramientas fundamentales para evaluar esos resultados.

En este sentido, un estudio publicado en HNO concluye que los implantes cocleares mejoran la calidad de vida relacionada con la salud de personas intervenidas por sordera unilateral, reducen la angustia del tinitus que suelen manifestar y mejoran las comorbilidades psicológicas. Además, resultan beneficiosos para la mejora auditiva, sobre todo en entornos de ruido y en la audición direccional.

Al contrario de lo que se piensa, los implantes cocleares pueden colocarse a cualquier edad, es decir, que las personas mayores pueden ser candidatas a recibirlos, siempre que reúnan las condiciones necesarias. De hecho, se ha comprobado como contribuyen a frenar el desarrollo cognitivo y por tanto la aparición de demencia. Además, les hará recuperar la confianza y les dará más seguridad en sus relaciones sociales, ya que mejora su capacidad de comunicación. Así, una revisión de estudios publicada en Current Opinion in Otolaryngology confirma que la implantación coclear mejora la autonomía y calidad de vida en ancianos. Sus autores advierten de que la edad no debe limitar la toma de decisiones quirúrgicas y que el implante coclear se puede utilizar como una opción de tratamiento eficaz y bien tolerada para la pérdida auditiva de severa a profunda en edades avanzadas.

¿En qué casos están indicadas las prótesis auditivas?

¿En qué casos están indicadas las prótesis auditivas?

Alrededor del 8% de la población española padece algún grado de hipoacusia, cuyo tratamiento puede ser médico, quirúrgico y/o audioprotésico. Las audioprótesis externas, audífonos o prótesis auditivas, son aparatos electrónicos que tienen como función amplificar, procesar y conducir el sonido hacia el oído para que llegue de manera eficiente, ajustándose al rango auditivo de la persona que lo necesita. El otorrinolaringólogo será quien se ocupe de estudiar esta discapacidad auditiva, prescribir el mejor tratamiento para cada persona, realizar un seguimiento de los pacientes y evaluar los resultados. En el caso de los niños, se encargará además de coordinar una atención integral y una valoración multidisciplinar. Si la opción de tratamiento es una prótesis auditiva, su prescripción deberá hacerse bajo la responsabilidad de un otorrinolaringólogo, quien además deberá facilitar la información clínica necesaria a los encargados de la adaptación y rehabilitación protésica.

Existen una serie de condiciones que deben cumplirse para poder prescribir una prótesis auditiva. Entre ellas se encuentran:

  • El hecho de que la hipoacusia no pueda solucionarse con tratamiento médico y/o quirúrgico;
  • Que exista contraindicación para la cirugía o que la adaptación de la prótesis sea tan válida como la cirugía;
  • Que la hipoacusia conlleve un déficit auditivo, social y/o profesional.
  • Elección o preferencia del paciente.

Por lo general, se recomienda en aquellos casos en los que los umbrales auditivos por vía aérea durante una conversación se encuentren por encima de los 30-40 dB, en pérdidas de moderadas a profundas y, en ocasiones, en algunos casos de pérdida leve. Aunque siempre debe tratarse cada caso de forma individual.

La hipoacusia puede aparecer a cualquier edad, aunque su aparición es crítica en la infancia pues es cuando se desarrolla el lenguaje. Además, también puede comprometer las limitaciones de las personas mayores y conducir a un aislamiento social. Por ello, es importante prestar atención a los signos de sospecha de una discapacidad auditiva, que permitirán hacer un diagnóstico precoz y determinar el tratamiento más adecuado para cada caso.

El profesional que realiza la adaptación de prótesis auditivas es el audioprotesista, que interviene también en su venta, soporte técnico y mantenimiento. En el proceso de adaptación se incluyen una otoscopia, pruebas audiológicas, la realización de moldes, así como el cálculo  de  la  ganancia  del  audífono, que determinará la amplificación necesaria en función de la pérdida auditiva. Durante el proceso deberá también explicar y ofrecer unos conocimientos básicos sobre el dispositivo para facilitar la adaptación de los mismos y permitir solucionar pequeños problemas, como limpiar los filtros, comprobar la batería, etc.

Tipos de audífonos

En general, una prótesis auditiva se compone de un micrófono, que recoge la señal acústica y la convierte en eléctrica; un amplificador, que procesa la señal eléctrica; y un auricular que es donde llega esa señal eléctrica y es transformada en energía acústica, para ser transmitida al oído de forma amplificada. Además, posee una batería.

Las prótesis auditivas se clasifican en función de la vía de amplificación del sonido, el tipo de prótesis y de la tecnología de análisis y transformación de la señal acústica empleada. En el primero de los casos, según la vía de amplificación del sonido, se distinguen los de conducción por vía área, los más utilizados, y por vía ósea. Los de vía área convierten la energía eléctrica amplificada en energía acústica de forma directa en el conducto auditivo externo. Por su parte, los de vía ósea convierten la energía eléctrica amplificada en una vibración mecánica que estimula al oído interno a través del cráneo.

En función del tipo de prótesis, se distinguen varios tipos según su diseño, forma y capacidad de amplificación. Entre ellas están las convencionales, de bolsillo o de petaca; las gafas auditivas o varillas; las retroauriculares; intra-aurales o endoaurales; intracanal; de inserción profunda o de adaptación abierta.

En cuanto al tipo de tecnología, las innovaciones incorporadas en los últimos años han posibilitado el perfeccionamiento de estos dispositivos lo que ha permitido su evolución desde los analógicos hasta los digitales. La diferencia entre los mismos se encuentra en la forma de procesar las señales acústicas. Los digitales tienen un procesador digital que, mediante un algoritmo, procesa la señal acústica adaptándose de forma automática para elaborar la mejor respuesta según el ambiente acústico en el que se encuentre la persona. Entre las ventajas de los audífonos digitales están la mejor audición en ambientes ruidosos, una voz más clara y natural, mayor facilidad de adaptación, menor consumo de batería y la incorporación de mejores micrófonos.

A la hora de elegir o seleccionar un audífono también deberán tenerse en cuenta las características electroacústicas. Entre ellas destacan la potencia acústica de entrada, la máxima ganancia, el nivel de saturación de la presión sonora, la respuesta en frecuencia, la distorsión, el nivel de ruido o el consumo de batería.

Una vez adaptada la prótesis auditiva, se deberá llevar a cabo una rehabilitación tanto en niños como en adultos con el objetivo de que puedan alcanzar una audición funcional. El proceso es similar al del paciente con implante coclear e incluye entrenamiento auditivo de la detección, discriminación, identificación, reconocimiento y comprensión de la palabra, así como la lectura labial.

 

 

Los implantes activos de oído medio, la solución cuando no dan resultado los audífonos

Los implantes activos de oído medio son dispositivos diseñados para transferir la energía mecánica a la cadena de huesecillos o al oído interno, bien por la ventana oval o bien por la ventana redonda. Así lo explica en este vídeo el doctor Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Suponen una alternativa a los audífonos o a la cirugía reconstructiva convencional del oído medio cuando no se obtienen los resultados esperados, siendo siempre estas dos soluciones las primeras opciones de tratamiento.

Según se refleja en la Guía de Implantes de Oído Medio, elaborada por distintos miembros de las Comisiones de Otología, Otoneurología y Audiología de la SEORL-CCC, a diferencia de los audífonos, los implantes de oído medio captan el sonido para transformarlo y amplificarlo produciendo una serie de vibraciones mecánicas (mecanismo denominado vibroplastia) que llegan de forma directa a la cadena tímpano-osicular o a los fluidos del oído interno.

Los implantes activos de oído medio se componen de un micrófono, un audioprocesador, baterías, una unidad receptora y un transductor. Se clasifican en totalmente implantables, cuando todas sus piezas están debajo de la piel, o parcialmente implantables cuando solo quedan debajo de la piel el receptor y el transductor. El micrófono capta la onda sonora que después es procesada por el audioprocesador para ser transmitida, de forma directa o a través de la piel, hasta el receptor-transductor.

A diferencia de los audífonos, los implantes activos de oído medio proporcionan una serie de mejoras funcionales, sobre todo en las frecuencias agudas, con menores niveles de distorsión y retroalimentación. Además, los pacientes afirman tener una mejor inteligibilidad, una mejor calidad del sonido y una percepción más natural de su propia voz.

Pacientes candidatos a implantes activos de oído medio

Este tipo de soluciones están indicadas en dos grupos de pacientes. Por un lado serán candidatos aquellos con hipoacusia neurosensorial que por alguna razón médica o quirúrgica no son candidatos a los audífonos, siempre que no sean hipoacusias profundas donde la solución sería el implante coclear. Otro grupo de pacientes candidatos a los implantes activos de oído medio son los que tienen hipoacusias de transmisión o mixtas o con otitis crónicas operados en numerosas ocasiones y a los que no se les puede dar solución con la cirugía convencional del oído medio.

En la decisión sobre la conveniencia del uso de este tipo de soluciones u otras el papel del otorrinolaringólogo es esencial pues es quien tendrá en cuenta las limitaciones y las ventajas de unos u otros dispositivos para poder optimizar su uso. Además, en la decisión también se deberá tener en cuenta el estilo de vida y la opinión de los pacientes y es imprescindible que haya un proceso previo de orientación tanto a ellos como a sus familias. 

La cirugía de los implantes del oído medio es una cirugía compleja, que requiere medidas intraoperatorias, por lo que es necesaria experiencia previa y un buen manejo de la técnica, así como la presencia de ingenieros que ayuden a su mejor colocación. En general, se requiere de un equipo multidisciplinar formado al menos por otorrinolaringólogos especialistas en otología o audiología, audiólogos, con acceso a radiólogos, psicólogos, psiquiatras y audioprotesistas.

El otorrinolaringólogo se encargará de evaluar las pruebas y será el responsable final de la decisión de implantación, así como de la cirugía, seguimiento y solución de las complicaciones, si las hubiera. En este sentido, se recomienda que el personal de quirófano, como anestesistas o instrumentistas, tenga también experiencia en este tipo de cirugías para poder resolver posibles complicaciones intraoperatorias que puedan surgir. Además, tendrá que haber un cirujano experimentado en otología y en la cirugía de los implantes de oído medio. Deben realizarse en centros con amplia experiencia en la colocación de implantes en general y en estos dispositivos en particular.

Las personas mayores deben acudir al otorrinolaringólogo para revisar su audición

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) recomienda a todas las personas que detecten síntomas de pérdida de audición en la tercera edad que acudan a revisiones periódicas con el otorrinolaringólogo para diagnosticar su presbiacusia. La pérdida de audición progresiva que aparece en la tercera edad está presente en el 20% de las personas mayores de 60 años, según datos de la SEORL-CCC. Este porcentaje aumenta con el paso de los años, pues afecta a un 30% de las personas de entre 65 y 70 años y al 70% de los mayores de 70 años.

En la consulta de este especialista se cuantificará el grado de la pérdida auditiva y al mismo tiempo se determinará qué dispositivo tecnológico se adapta mejor a las necesidades del paciente.

En este vídeo, la doctora María José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC establece una serie de pautas de cuidados para las personas que utilicen audífonos o implantes cocleares.  La primera medida destacada consiste en mantener hidratada la piel  del oído para evitar sequedad o la aparición de eccemas. Además, es necesario controlar el correcto funcionamiento de los filtros y moldes adaptadores de los dispositivos técnicos para que la señal de sonido llegue una forma nítida y clara al paciente.

Por último, resulta primordial controlar los cambios del nivel de presbiacusia del paciente y vigilar su evolución a lo largo del tiempo, por lo que los otorrinolaringólogos recomiendan visitar su consulta con una periodicidad mínima de una vez al año.

¿Cuáles son las últimas novedades en audífonos?

El doctor Jaime Marco, vicedepresidente de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), explica en este vídeo cuáles son los principales avances que se han producido en audífonos en los últimos años. Entre ellos se encuentran los que incorporan bluetooth o los adaptados para personas con tinnitus.

Los audífonos con bluetooth permiten a las personas que sufren pérdida auditiva escuchar directamente desde la fuente emisora del sonido. Por otro lado, existen aparatos adaptados para pacientes con tinnitus que generan ruidos neutros que son capaces de mitigar los acúfenos.