• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
¿Qué factores favorecen el colapso de las vías aéreas durante el sueño?

¿Qué factores favorecen el colapso de las vías aéreas durante el sueño?

El viernes anterior al equinoccio de marzo está dedicado a conmemorar el Día Mundial del Sueño, con el objetivo de llamar la atención sobre los distintos problemas que pueden sucederse durante el mismo, uno de ellos, el síndrome de Apneas-Hipopneas Obstructivas del Sueño (SAHS). Este trastorno consiste en la aparición de apneas o hipopneas de forma repetitiva durante el sueño debidas a una alteración de las vías aéreas superiores que provoca un colapso de las mismas. Es el tipo más frecuente de trastorno respiratorio del sueño y se caracteriza por episodios recurrentes en los que la entrada de aire por las vías aéreas se encuentra limitada durante el descanso.

Las vías aéreas superiores (VAS) se dividen en 4 segmentos: las cavidades nasales, la faringe, la laringe y la tráquea. La faringe se divide, a su vez, en 3 regiones: la nasofaringe, la orofaringe y la hipofaringe. Es la zona de la orofaringe la más propensa al colapso durante el sueño, en concreto la región retropalatal. Este colapso va a venir propiciado por la resistencia al paso del aire generada por la faringe.

Entre los factores generales que pueden contribuir al colapso de las vías aéreas superiores se encuentran:

  • Sexo: los varones suelen presentar más predisposición que las mujeres debido a una mayor resistencia faríngea y supraglótica.
  • Edad: la resistencia faríngea aumenta con la edad.
  • Obesidad: aunque el ronquido y la apnea del sueño pueden darse en personas no obesas, la obesidad tiene una relación directa con el colapso de la vía aérea. Esta conlleva un estrechamiento de la vía aérea y un exceso de carga mecánica debido al aumento de la grasa depositada en las paredes faríngeas y en la lengua.
  • Alcohol: este tóxico favorece los trastornos respiratorios del sueño, tanto en personas sanas, como en personas que roncan o tienen SAHS. Puede incrementar la intensidad del ronquido, provocar apneas en roncadores simples o incrementar el número y duración de las mismas en pacientes con SAHS. Esto se debe a que actúa como depresor del músculo geniogloso, uno de los principales encargados de la dilatación de la vía aérea.
  • Tabaco: tiene efectos irritantes sobre la mucosa, lo que produce una inflamación de las VAS y reduce su calibre. Al reducir el calibre se genera una mayor resistencia lo que provoca el colapso de las VAS.
  • Fármacos: existen una serie de fármacos englobados en hipnóticos y depresores del sistema nervioso central, que pueden causar depresión del sistema respiratorio, lo que puede favorecer el colapso de las VAS.
  • Genética: existen diversas alteraciones anatómicas y fisiológicas que aparecen en varias generaciones de familias con varios miembros afectados de SAHS.

Factores anatómicos y mecánicos

Además de los factores mencionados que pueden favorecer el colapso de las VAS, existen una serie de factores que pueden reducir su calibre o incrementar su resistencia y que también pueden conducir al colapso y provocar apneas del sueño.

Como factor anatómico que puede reducir el calibre de las VAS se encuentra la obstrucción nasal que actúa como coadyuvante al incrementar la resistencia al paso aéreo por encima de la faringe; produce una respiración bucal durante el sueño, que implica una mayor resistencia; y también la eliminación de los reflejos nasales, cuya función es regular la respiración. Además, la posición en decúbito supino (boca arriba) agrava la obstrucción nasal.

Por otro lado, puede haber obstrucción nasofaríngea, hipofaríngea u orofaríngea, un área clave en los trastornos respiratorios del sueño y en la que se distinguen distintas zonas. Destacar también que, aunque el estrechamiento anatómico de las VAS está presente en la mayoría de pacientes con SAHS, este factor no suele ser primordial y determinante y siempre habrá que tener en cuenta otros como causantes del colapso.

Como factores mecánicos que intervienen en el aumento de resistencia de las VAS, se sitúan el propio sueño, ya que durante el mismo disminuye el tono muscular de las vías aéreas, provocando ese incremento de la resistencia. Además, la postura es un factor importante: en decúbito supino disminuye la luz faríngea, mientras que la flexión de la cabeza reduce el espacio retrogloso y desplaza el hioides, lo que provoca también el aumento de resistencia.

La apnea del sueño, un problema de la edad infantil a veces escondido

La apnea del sueño, un problema de la edad infantil a veces escondido

El síndrome de apnea-hipopnea de sueño (SAHS) afecta al 10% de los niños, porcentaje que se eleva al 15% en los menores de siete años, según cifras de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Por ello, con motivo del Día Mundial del Sueño que se celebra todos los años el viernes antes del inicio de la primavera, esta sociedad insiste en la importancia de prestar atención al descanso de los más pequeños pues, si no tienen un sueño reparador o roncan, pueden esconder detrás patologías como la apnea del sueño.

La SEORL-CCC participa en el III Congreso Iberoamericano SAOS que se celebra en Madrid, durante el cual se harán cirugías en directo y se actualizarán los resultados en niños de la prueba que a día de hoy permite a los otorrinolaringólogos conocer el punto exacto de origen del SAOS, la endoscopia del sueño o somnoscopia (DISE). Se trata de una prueba diagnóstica que permite a los otorrinolaringólogos conocer el punto exacto de la faringe en el que se produce la obstrucción causante de la apnea del sueño y del ronquido. De esta manera, a través de un fibroscopio se puede determinar, además del diagnóstico, el tratamiento más adecuado a cada caso. Un estudio realizado por otorrinolaringólogos españoles y publicado el pasado mes en la revista International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology concluye que la cirugía dirigida por DISE para niños sanos con síndrome de apnea obstructiva del sueño persistente es una técnica útil y segura para decidir una estrategia terapéutica y obtener buenos resultados objetivos y subjetivos con respecto a la resolución de la patología.

Según datos de la SEORL-CCC, muchos niños con síndrome de apnea-hipopnea del sueño están sin diagnosticar porque se llega asumir que el niño duerme mal o incluso porque muchas veces los signos de sospecha, como la irritabilidad, se confunden con otras enfermedades como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Algunos niños que se muestran irritados o inquietos durante el día están así por no tener un sueño reparador. Así lo afirma el doctor Guillermo Plaza, director del III Congreso Iberoamericano SAOS y presidente de Reuniones y Congresos de la SEORL-CCC.

Uno de los síntomas evidentes, además del ronquido, para sospechar de síndrome de apnea del sueño en niños es que durante el descanso tengan pausas de respiración de más de 10 segundos de duración y, como consecuencia de ellas, el niño se despierta varias veces. Además, otros signos son la irritabilidad, la falta de descanso, la interrupción en el crecimiento, los trastornos del aprendizaje y, en ocasiones, complicaciones cardiovasculares. Los principales factores de riesgo que les predisponen a sufrir este síndrome son la hipertrofia adenoidea y amigdalar, las malformaciones craneofaciales, el Síndrome de Down y la obesidad.

En cuanto al tratamiento, el de primera línea en niños es la adeno-amigdalectomía, que es la intervención que permite extirpar las amígdalas y las vegetaciones adenoideas. Además, en el caso de niños obesos, se indicará siempre la pérdida de peso pues está comprobado que esta reducción mejora los síntomas de la enfermedad. En este sentido, el otorrinolaringólogo es el especialista que se ocupará del diagnóstico, tratamiento y rehabilitación del paciente con síndrome de apnea del sueño gracias a sus conocimientos y habilidades adquiridos sobre la cavidad oral y la faringe.

Top 5 de los artículos más descargados de la revista de la SEORL

Top 5 de los artículos más descargados de la revista de la SEORL

Acta Otorrinolaringológica Española es la revista oficial de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) y de la Academia Iberoamericana de Otorrinolaringología. En esta revista se comparten los progresos científicos del área ORL, lo que la convierte en la publicación más relevante sobre esta especialidad en lengua española. A continuación se refleja un resumen de los 5 artículos más descargados de dicha revista en los últimos tres meses.

  1. Utilidad y versatilidad del colgajo en isla de la arteria supraclavicular en reconstrucción de cabeza y cuello

En la resección de tumores de cabeza y cuello, el colgajo supraclavicular en isla ha demostrado ser una de las mejores opciones en aquellos pacientes en los que una reconstrucción con una colgajo libre microvascularizadao no sea posible o sea una opción poco aconsejable.

Los resultados presentados por González García y colaboradores en los 5 casos en los que se aplicó esta técnica demostraron que utilizar este tipo de colgajo resulta muy versátil en intervenciones de cabeza y cuello. Su realización no es compleja y, además, se logra reducir el tiempo de intervención en pacientes con riesgo.

  1. Guía de Práctica Clínica Para el Diagnóstico y Tratamiento del Vértigo Posicional Paroxístico Benigno.

El Vértigo Posicional Paroxítico Benigno (VPPB) es una de las causas más frecuentes del vértigo periférico episódico. Esta guía práctica, elaborada por la Comisión de Otoneurología de la SEORL, tiene como objetivo servir en la práctica clínica diaria ayudando a un correcto manejo de los casos de vértigo.

En ella se pueden encontrar las pruebas diagnósticas necesarias, los tratamientos más adecuados según las variantes establecidas y un apartado exclusivo sobre los aspectos clave en el manejo de los pacientes de VPPB.

  1. Cirugía de implante de estimulador de nervio hipogloso en el síndrome de apnea obstructiva del sueño: nuestra experiencia preliminar

La apnea obstructiva del sueño (AOS) es un trastorno del sueño que, además de generar somnolencia diurna al paciente debido a un mal descanso nocturno, puede suponer un importante factor de riesgo cardiovascular. Este síndrome provoca que la respiración se interrumpa, de manera involuntaria, mientras se duerme en repetidas ocasiones, impidiendo así que entre el oxígeno necesario.

El equipo de investigadores liderado por el Dr. Baptista presentó los resultados preliminares en la cirugía de estimulación de la vía aérea mediante el implante de estimulador de nervio hipogloso para el síndrome de apnea obstructiva del sueño. . En los cuatro pacientes intervenidos, los resultados mostraron una mejora de los síntomas; la saturación de oxígeno obtuvo mejores valores y la intensidad de los ronquidos también mejoró tras la activación del implante.

  1. Precisión de la PAAF (punción aspiración con aguja fina) y la TAC (tomografía axial computerizada) en la diferenciación de tumores benignos y malignos de parótida en una serie de casos

Existe una gran variedad de tumores de parótida, los cuáles son histológicamente complejos y, en función de si el diagnóstico es benigno o maligno, el manejo será distinto. En este artículo de Gavín-Clavero y colaboradores  se ha analizado la Punción de Aspiración con Aguja Fina (PAAF) como herramienta de diagnóstico en este tipo de tumores.

Los resultados han demostrado que, pese a que la sensibilidad de la PAAF es baja, de un 50%, su especificidad alcanza cifras del 98,7%. Esta prueba ofrece una fiabilidad elevada para la diferenciación de tumores malignos, pero, tal y como explican los investigadores, si el diagnóstico es no concluyente o benigno distinto de adenoma pleomorfo o tumor de Whartin, el nivel de fiabilidad disminuye. Por tanto, aunque la especificidad es alta, debido a su nivel de sensibilidad, no se puede excluir otras pruebas diagnósticas. A pesar de ello sigue siendo una herramienta de utilidad que ayuda a tomar decisiones quirúrgicas.

  1. Aplicación de la biopsia por endoscopia flexible en el diagnóstico de la patología tumoral en otorrinolaringología

En el artículo de Saga y colaboradores, se evaluaron los resultados  obtenidos en las biopsias realizadas mediante endoscopia flexible a 30 pacientes con sospecha de patología maligna de la vía aerodigestiva superior. Se estudiaron la tolerancia, la eficacia y el número posible de complicaciones.

Este tipo de endoscopia permite actuar de forma que el paciente tenga menos molestias, se consiga una mayor eficacia y los costes se reduzcan al poderse realizar en consulta y con anestesia local. Los niveles obtenidos con esta fórmula fueron de un 73% de sensibilidad y de un 100% de especificidad, no se produjeron complicaciones y los costes se lograron reducir en un 80%. Por ello, la endoscopia flexible aporta más ventajas sobre la laringoscopia directa.

Además de estas 5 publicaciones, en los últimos 90 días, otros artículos con gran nivel de descargas son la Actualización del consenso sobre el diagnóstico y tratamiento de la sordera súbita idiopática, Miringoplastia con cartílago en alas de mariposa, Guía clínica sobre implantes cocleares o Papiloma invertido de oído medio y hueso temporal, entre algunos de los 24 más descargados de Acta Otorrinolaringológica Española.

 

¿Qué es un CPAP?

¿Qué es un CPAP?

Un CPAP es un dispositivo de presión continua positiva en las vías respiratorias que proporciona aire a una presión predeterminada a través de una mascarilla, y constituye el tratamiento de primera línea del Síndrome de Apnea-Hipopnea Obstructiva del Sueño (SAHOS). Se utiliza para mantener constante la presión en la vía aérea durante todo el ciclo respiratorio. Actúa de manera fisiológica, ajustándose de forma hermética sobre la nariz del paciente, como una férula neumática, evitando el colapso de la vía aérea superior durante la inspiración y la espiración.

La apnea-hipopnea obstructiva del sueño es una alteración común con una prevalencia de aproximadamente el 4% de los hombres y del 2% en las mujeres de edad media. Se han asociado varios factores a un incremento de su prevalencia como la obesidad, edad e hipertensión arterial. Entre sus síntomas se encuentran el colapso recurrente de la vía aérea superior durante el sueño, lo que resulta en episodios repetitivos de disnea y despertares frecuentes, que puede traer consigo somnolencia diurna, disminución de la capacidad de atención y de la calidad de vida, y un aumento en la prevalencia de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, además de un incremento de la resistencia a la insulina.

El tratamiento con CPAP está indicado en aquellos pacientes con un índice de apnea-hipopnea mayor de 30 episodios por hora, con independencia de los síntomas asociados. También está indicado en los que presentan un índice de apnea-hipopnea de 5 a 30 episodios por hora acompañados de síntomas como somnolencia diurna, disminución cognitiva, alteraciones del humor, insomnio o enfermedades cardiovasculares que incluya hipertensión arterial, enfermedad isquémica cardiovascular o accidente cerebrovascular.

Entre los efectos que permite el uso de CPAP para tratar la apnea del sueño se encuentran la disminución de los despertares nocturnos bruscos, mejorando así la calidad del sueño y la actividad cognitiva diurna de los pacientes. No se trata de un tratamiento curativo por lo que debe emplearse a diario y, en este sentido, un mayor cumplimiento del tratamiento contribuirá a una mayor mejoría de los síntomas en estos pacientes. Un estudio publicado en Sleep Disorders confirma que después de dos años de tratamiento solo la mitad de las mujeres estudiadas son adherentes al tratamiento. Otra investigación reciente publicada en HNO advierte de que la adherencia a CPAP es limitada debido a los efectos secundarios y las complicaciones, y que estos pacientes corren el riesgo de desarrollar comorbilidades como la hipertensión arterial, la enfermedad de las arterias coronarias o la diabetes, y están expuestos a un mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico u ocupacionales debido a la somnolencia diurna.

En cualquier caso, el tratamiento del SAOS deberá comprender también una modificación de ciertos hábitos de vida como la pérdida de peso con una dieta sana y equilibrada, practicar ejercicio físico diario, no fumar ni consumir alcohol, ni otras sustancias excitantes, no consumir fármacos sedantes y seguir unas medidas de higiene del sueño en cuanto a tiempo de descanso.

El equipo del CPAP está compuesto de un generador de presión, una mascarilla nasal y un circuito que une estos dos componentes. Una válvula permite eliminar el CO2 retenido en el espacio muerto del circuito. Por su parte, el generador puede aplicar presiones de 2 a 20 cm H2O. Cada paciente va a requerir de una presión en este tipo de terapias por lo que ésta debe ser valorada mediante el estudio polisomnográfico que se realizará al paciente durante la noche del estudio-diagnóstico o en una noche adicional. De esta manera el especialista podrá determinar el nivel máximo de presión óptima que evite los eventos obstructivos, restablezca los niveles de saturación arterial de oxígeno y disminuya la frecuencia de los despertares en los diferentes estadios de sueño.

Diferentes especialistas elaboran una guía sobre Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

Diferentes especialistas elaboran una guía sobre Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

Diferentes especialistas coordinados por el doctor Eduard Esteller, presidente de la Comisión de Roncopatía y Trastornos del Sueño de la SEORL-CCC, han elaborado la Guía de Práctica Clínica sobre la Exploración Física de la Vía Aérea Superior en el Síndrome de Apnea-Hipoapnea Obstructiva del Sueño (SAHOS) del Adulto. El objetivo de la misma es ofrecer a todas las especialidades  implicadas en el tratamiento de esta patología una serie de recomendaciones para la buena práctica basadas en la mejor evidencia clínica disponible.

El abordaje diagnóstico y terapéutico del SAHOS es multidisciplinar. Así, gracias a la visión de médicos de familia, neumólogos, neurofisiólogos clínicos, otorrinolaringólogos (ORL), odontólogos, cirujanos maxilofaciales, neurólogos, etc; se ha conseguido aumentar el conocimiento sobre el mismo y se han podido aumentar las alternativas terapéuticas.

El SAHOS del adulto se caracteriza por la obstrucción repetida de la vía aérea superior mientras el paciente duerme, lo que comporta alteraciones en la saturación de la oxihemoglobina y la presencia de microdespertares durante el sueño. En su fisiopatogenia concurren múltiples factores anatómicos y funcionales que finalmente son los que condicionan la presencia del colapso repetido de la vía aérea superior.

Ante la falta de un documento con recomendaciones sobre las exploraciones más adecuadas para los pacientes y en qué objetivo y evidencia científica se sustentan, la Sociedad Española de Sueño (SES) y la SEORL-CCC han solicitado al Comité Científico de la SES y a la Comisión de Trastornos Respiratorios del Sueño de la SEORL y CCC, esta guía. En ella se hace especial hincapié en los hallazgos exploratorios relacionados con el diagnóstico y la gravedad del síndrome, y en los que conforman un factor predictivo de éxito para cada una de las opciones terapéuticas disponibles hoy en día. Así, incluye la exploración física en consulta y las exploraciones complementarias, como la tomografía axial computarizada (TAC), la resonancia magnética nuclear (RMN), cefalometría y técnicas funcionales como la rinomanometría o la medición de presiones. También se dedica un apartado especial a aquellas técnicas, anatómicas o funcionales, que se realizan con el paciente sometido a un sueño inducido o natural.

Con el objetivo de convertirse en una referencia a nivel estatal para todas las especialidades implicadas, este documento recomienda las diferentes exploraciones básicas a llevar a cabo, en qué casos, en qué ámbito y finalmente describir, de la forma más precisa, la técnica con la que debe realizarse dicha exploración para conseguir la máxima universalización y utilidad.

¿Qué es la Apnea del Sueño Infantil?

¿Qué es la Apnea del Sueño Infantil?

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) define el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) como la aparición de episodios recurrentes de obstrucción de la vía respiratoria superior de, al menos, 10 segundos de duración –las llamadas apneas– y que se dan durante el sueño. Los hombres son más propensos a padecerla, un 4% frente a un 2% de las mujeres. Pero a pesar de ser más frecuente en adultos, los niños no están exentos de esta patología. Es más, se estima que entre un 25 y un 30% de los niños menores de cinco años presentan problemas o alteraciones del sueño de diversa orden, entre ellas la apnea del sueño, según indica la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

Son diversas las causas por las que un niño puede sufrir apnea del sueño. Las amígdalas agrandadas o las vegetaciones provocan, en ocasiones, alteraciones en la respiración mientras el pequeño está durmiendo. Pero también puede darse si el menor tiene sobrepeso, una garganta estrecha, una mandíbula pequeña o alguna malformación en el paladar, la lengua o las vías respiratorias.

En los niños, esta afección puede llegar a ser, incluso, más preocupante que en las personas mayores. Al igual que ocurre con los adultos, el hecho de no detectarla pronto puede originar importantes alteraciones en la salud a medio y largo plazo. Entre ellas, problemas cardiopulmonares, respiratorios, inflamatorios o cuadros de somnolencia diurna excesiva. Pero no solo eso, los niños que padecen apnea del sueño pueden sufrir daños en la estructura cerebral y llegar a tener trastornos cognitivos-conductuales que pueden afectar a su capacidad de aprendizaje, al crecimiento o pueden tener alteraciones del comportamiento.

Estos cambios, que afectan al estado general de salud, hacen que el niño tenga que aumentar las visitas al médico. Así, tal y como indica un reciente estudio español publicado en la revista de la SEORL, los niños con apnea del sueño muestran una mayor demanda asistencial y un deterioro de la salud global,  incluso dos años antes del diagnóstico. Asimismo, esta investigación también concluye que, tras administrar el tratamiento en el menor, disminuye la demanda de servicios sanitarios, aunque sigue siendo mayor en comparación con los controles hechos en los niños sin patologías, lo que sugiere una enfermedad residual o secuelas en el paciente.

De ahí la importancia de realizar un diagnóstico precoz para comenzar el tratamiento cuanto antes. Para ello, es necesario observar si aparecen los síntomas más frecuentes de la apnea del sueño infantil. Además de las apneas o pausas de respiración de más de 10 segundos de duración durante el sueño –y, como consecuencia de ellas, el niño se despierta varias veces–, la manifestación más clara de padecer esta patología son los ronquidos, pero no son los únicos. También pueden presentar micciones nocturnas, cansancio, irritabilidad durante el día, falta de concentración, sueño inquieto o sudoración, entre otros.

El tratamiento varía en función de la causa de la apnea del sueño. Si esta se produce debido a las amígdalas agrandadas o vegetaciones, la solución pasa por una intervención quirúrgica. Otro de los tratamientos que existen es el CPAP, un aparato que se utiliza para dormir y que administra, de forma continua, aire a presión por vía nasal a través de una mascarilla. En los casos de niños con obesidad, estos deberán perder peso para ver la evolución de la apnea del sueño. En cualquier caso, lo más importante es acudir al otorrinolaringólogo a la menor sospecha de esta afección, con el fin de que el especialista evalúe cada caso para indicar el mejor tratamiento a seguir.

Las personas que roncan no son conscientes o no buscan solución

Las personas que roncan no son conscientes o no buscan solución

Según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), más de la mitad de las personas que roncan no busca solución o no es consciente de ello. La SEORL-CCC  celebra su 68 Congreso en Madrid del 10 al 12 de noviembre, en el que se debatirán las últimas novedades en el tratamiento de esta patología, la roncopatía, que sufre el 20% de la población general y que afecta a más de la mitad de las personas mayores de 50 años.  La SEORL advierte de la importancia de recurrir a un otorrinolaringólogo cuando el problema se produzca todas las noches y cause alteraciones del sueño, en lugar de recurrir a remedios sin base científica. La Comisión de Roncopatía y Trastornos del Sueño de la SEORL-CCC ha recogido en el informe Los ronquidos y los remedios más usados para combatirlos algunas de las soluciones más utilizadas que circulan por la Red para desmontar los mitos en torno a ello.

Existen muchos métodos que circulan en la Red con ninguna base científica, como por ejemplo colocar una llave hueca debajo de la almohada o los zapatos usados ese mismo día debajo de la cama en forma de cruz. Algunos pueden ser útiles, como los lavados nasales con suero antes de acostarse para mejorar la obstrucción nasal o hacer gárgaras para mejorar el flujo en las vías aéreas superiores. Así lo explica el doctor Guillermo Plaza, miembro de la Comisión de Roncopatía y Trastornos del Sueño de la SEORL-CCC  y coordinador del informe. Por otro lado, si el ronquido es posicional, es decir, es mayor en la postura decúbito supino, es mejor dormir de lado, con la ayuda de almohadas u otros mecanismos.

Este especialista subraya que si no se acude al otorrinolaringólogo en busca de tratamiento y se recurre de forma constante a este tipo de remedios no se conseguirá una solución definitiva y más efectiva y los problemas pueden ser mucho mayores: puede provocar Síndrome de Apnea del Sueño, producir fragmentación del sueño tanto en el paciente como en su compañero de habitación, lo que puede derivar en conflictos familiares, sociales y hasta de pareja, pues incluso puede ser motivo primario de divorcios. Así mismo, puede ser causa de accidentes de tráfico y de mala rentabilidad laboral. Lo recomendable es acudir a un otorrinolaringólogo para que estudie cada caso y pueda determinar el mejor tratamiento a seguir por el paciente. “Sobre todo, cuando los ronquidos tienen lugar todos los días y producen alteraciones del sueño”, advierte el doctor Plaza.

Tratamientos eficaces

Hoy en día el tratamiento más eficaz para la roncopatía se basa, por un lado, en la modificación de los principales factores de riesgo causantes y, por otro, en técnicas quirúrgicas selectivas: con la cirugía del tabique nasal (septoplastia), la cirugía de los cornetes (turbinoplastia) y la cirugía del paladar (faringoplastia), podemos conseguir mejoras significativas y duraderas del ronquido, si se seleccionan de manera adecuada. Es por eso que el especialista más adecuado para el diagnóstico y el tratamiento es el otorrinolaringólogo. Para optimizar los resultados también se pueden añadir otras herramientas como la radiofrecuencia, la endoscopia o el láser. Una investigación publicada el pasado mes en Clinical Otolaryngology concluye que los pacientes intervenidos de septoplastia o turbinoplastia por obstrucción nasal demuestran una mejora significativa.

Las nuevas tecnologías también hacen posible mejoras en las técnicas quirúrgicas y en los resultados. En este sentido, otorrinolaringólogos españoles están trabajando en el desarrollo y estudio de una aplicación que permite navegar, analizar el flujo del aire en la fosa nasal en tres dimensiones y realizar una endoscopia virtual de forma interactiva. Un estudio en Acta Otorrinolaringológica Española concluye que esta herramienta proporciona información útil para el diagnóstico, el pronóstico y el seguimiento de las patologías nasales y representa una alternativa no invasiva para los pacientes con obstrucción nasal.  

En caso de que la roncopatía se deba a un síndrome de apnea obstructiva del sueño, el tratamiento más habitual es el de la Presión Positiva Continua en la vía aérea (CPAP, por sus siglas en inglés). Se trata de un respirador artificial o máscara nasal con la que se introduce aire a presión durante toda la noche para facilitar la respiración, puesto que mantiene despejadas las vías respiratorias, eliminando los ronquidos.

El ronquido primario o ronquido simple es la presencia de sonidos respiratorios graves durante el sueño en la vía aérea superior. Por norma general, no suele haber una interrupción de la respiración ni del sueño puesto que se suceden sin episodios de apnea, hipoventilación, desaturaciones, ni evidencia de insomnio o hipersomnia relacionados con esa fuerte respiración. Sin embargo, si al ronquido le acompaña la obstrucción de las vías respiratorias superiores, es señal de que esa persona padece algún tipo de trastorno del sueño. Entre los principales factores de riesgo, se encuentran ser hombre, la obesidad, la obstrucción nasal o el consumo de alcohol y tabaco. Por ello, entre las primeras medidas para acabar con los ronquidos se indican la pérdida de peso, ya que la acumulación de tejidos y grasas en la zona del cuello puede oprimir las vías respiratorias y dificultar la respiración.

Para descargar el informe Los ronquidos y los remedios más usados para combatirlos pincha aquí

La apnea del sueño incrementa el riesgo de accidentes de tráfico

La apnea del sueño incrementa el riesgo de accidentes de tráfico

El síndrome de apnea del sueño (SAOS) incrementa el riesgo de sufrir accidentes de tráfico. De hecho, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), las personas que lo sufren tienen hasta tres veces más accidentes que la población normal y hasta 11 veces más, si toman una mínima cantidad de alcohol. Es por eso que la SEORL advierte de la importancia de identificar a los pacientes que sufren esta patología e iniciar el tratamiento correspondiente para evitar los accidentes mortales o incapacitantes, de los que el SAOS es responsable en un 17%.

Entre un 5 y un 7% de los accidentes de tráfico están relacionados con el SAOS. La mayoría tienen lugar durante los primeros 30 minutos de conducción, con más frecuencia durante la noche o a primeras horas de la tarde debido al ciclo circadiano del sueño. Además suelen producirse en situaciones inexplicables: conductores sin acompañante, salidas de la carretera en recta con completa visibilidad, sin marcas de frenada, choques frontales, etc.

El SAOS afecta a entre un 4 y un 6% de los hombres y un 2-3% de las mujeres, es decir, que hasta 2 millones de españoles pueden padecerla según datos de la SEORL. Sin embargo, solo entre el 5 y el 9% de los casos está diagnosticado. Se caracteriza por la presencia de episodios repetidos de obstrucción de la vía respiratoria superior durante el sueño. El síntoma más frecuente es la somnolencia diurna que suele causar falta de reflejos y disminución de la capacidad de concentración y del tiempo de reacción. A su vez, estos aspectos van a favorecer errores de seguimiento de la trayectoria en carretera y en el control de la velocidad, sobre todo en situaciones más monótonas como los atascos o viajes en autopista. Otros síntomas que pueden aparecer son los ronquidos, cefaleas, sensación de sueño no reparador y cansancio crónico, trastornos de la conducta y la personalidad, despertares frecuentes, insomnio, entre otros.

El abordaje de este síndrome es multidisciplinar. El papel del otorrinolaringólogo es fundamental pues posee un amplio conocimiento y experiencia en el manejo de la anatomía implicada en la obstrucción respiratoria causante y, por tanto, ayudará a indicar el mejor tratamiento a seguir y por tanto conseguir resultados que permitan mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Solo el 5% de las personas con Síndrome de Apnea del Sueño son tratadas

Solo el 5% de las personas con Síndrome de Apnea del Sueño son tratadas

Diferentes estudios evidencian que en España existen entre 1.200.000 y 2.150.000 personas portadoras y subsidiarias de ser tratadas del Síndrome de Apnea e Hipopnea del Sueño (SAHS). Sin embargo, según la Comisión de Roncopatía y Trastornos del Sueño de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), tan solo entre el 5 y el 9% están diagnosticadas y reciben tratamiento. Los otorrinolaringólogos inciden  en la importancia de prestar atención a los posibles signos de alarma para acudir al especialista y poder poner la solución más adecuada para mejorar la calidad del sueño.

La apnea implica el cese completo del flujo respiratorio de al menos 10 segundos de duración. El Síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS) se define como un cuadro de somnolencia excesiva, trastornos cognitivo conductuales, respiratorios, cardíacos, metabólicos o inflamatorios secundarios a episodios repetidos de obstrucción de la vía respiratoria superior durante el sueño. Afecta en mayor medida a los hombres y va asociado a factores como la obesidad, la edad y la hipertensión arterial. Supone una reducción de la señal respiratoria (>30% y <90%)  de más de 10 segundos de duración.

El tratamiento de primera línea, especialmente en los casos graves, y el más efectivo es el CPAP, que consiste en un compresor que proporciona aire a una presión determinada a través de una mascarilla y que se ajusta herméticamente sobre la nariz del paciente. Con este dispositivo se mantiene constante la presión en la vía aérea durante el ciclo respiratorio. Como resultado, se disminuyen los despertares bruscos, lo que mejora la calidad del sueño y la actividad cognitiva diurna de los pacientes con SAHS. También pueden emplearse Dispositivos orales que evitan el colapso de la vía aérea y diferentes técnicas quirúrgicas en aquellas personas que tengan alterada la vía aérea superior. Dichas técnicas son cada vez más funcionales, más dirigidas y menos agresivas. Las técnicas y experiencia en la selección de los candidatos a cirugía han mejorado significativamente en los últimos años.

Todos estos tratamientos han de ir siempre acompañados de reducción de peso, evitación de ingesta de alcohol y fármacos sedantes y una vida saludable en cuanto a horas de sueño y ejercicio regular durante el día.

Síntomas principales que hacen sospechar el SAHS

Existen diversos síntomas y signos que pueden hacer sospechar la existencia del SAHS y que deben ponerse en conocimiento del otorrinolaringólogo para que pueda hacer un diagnóstico preciso y adecuado e indicar el tratamiento a seguir:

  • Excesiva somnolencia diurna lo que hace que el paciente tenga tendencia a dormirse de manera involuntaria en situaciones inapropiadas. Si no se detecta y pone remedio a tiempo, puede ser una causa importante de incapacidad laboral y accidente de tráfico.
  • Cefaleas: suelen ser matutinas, de predominio frontoparietal y desaparecer a lo largo de la mañana.
  • Sensación de sueño no reparador: se traduce en un cansancio crónico. Los microdespertares dan lugar a una desestructuración del sueño fisiológico.
  • Trastornos de la conducta y personalidad como depresión o irritabilidad, así como deterioro intelectual por disminución de la atención y el deterioro de la memoria a sucesos recientes y reducción de la habilidad motora.
  • Alteraciones sexuales: puede conllevar una disminución de la líbido.
  • Ronquidos: están presentes en todos los pacientes con trastornos respiratorios del sueño y es el motivo de consulta más frecuente. Suelen ser de intensidad creciente según avanza el sueño, se interrumpen con las apneas y suelen acompañarse de sonidos entrecortados.
  • Pausas respiratorias: se trata de apneas o hipopneas que suelen terminar con sonidos asfixicos, ronquido fuerte o incluso movimientos de todo el cuerpo. El paciente no suele ser consciente de sufrirlas.
  • Actividad motora anormal durante la noche: es una consecuencia de la agitación y el esfuerzo del paciente por tratar de suspender las crisis de apnea. Con frecuencia presentan hipersudoración nocturna por falta de descanso o el aumento de la actividad motora. Pueden tener también pesadillas, terrores nocturnos, somniloquia y sonambulismo.
  • Despertares frecuentes
  • Poliuria nocturna
  • Insomnio: ocurre en algunos pacientes y suelen referirlo al inicio del sueño
  • Pirosis

 

Los ronquidos, signo de alarma de la apnea del sueño

Los ronquidos afectan al 20% de la población y son el primer signo de alarma de la apnea del sueño, por lo que es importante tratar los pacientes con roncopatía y apnea del sueño para evitarles complicaciones derivadas de esta enfermedad. El porcentaje puede elevarse al 50% en los hombres mayores de 50 años con sobrepeso. Son datos ofrecidos por el doctor Guillermo Plaza, presidente de Congresos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

La apnea del sueño es un fenómeno por el cual durante la respiración nocturna no entra oxígeno en los pulmones, por lo que se produce un descenso del nivel de oxígeno en sangre. Si dura más de 10 segundos se considera que hay apnea del sueño. Según el doctor Plaza, “es normal tener algún episodio durante la noche pero se convierte en patológico cuando hay más de cinco procesos cada hora”. En los casos más graves pueden tener hasta 60 por hora.

El tipo más frecuente es la apnea obstructiva, producida por un colapso de la vía aerodigestiva superior. Puede dar lugar a un sueño no reparador, somnolencia diurna excesiva, cefaleas, trastornos cognitivo-conductuales como irritabilidad o disminución de la atención, trastornos respiratorios y cardiacos.

Los principales factores de riesgo son el sexo masculino, aunque tras la menopausia aumenta el riesgo en las mujeres. El más tratable es la obesidad. “El exceso de peso supone un acumulo de grasa en el cuello y la base de la lengua que aumentan las probabilidades de padecer apnea del sueño”, subraya el doctor Plaza. Otros aspectos a considerar son las enfermedades hormonales como el hipotiroidismo, neurológicas, o respiratorias que harán que sea más frecuente y sobre todo más grave.

También influyen el tabaco y el alcohol, pues aumenta la intensidad del ronquido, provoca apneas en roncadores simples y aumenta su número y duración. La toma de ciertos fármacos como los hipnóticos o depresores del sistema nervioso central  también pueden causar depresión del centro respiratorio y favorecer la aparición de ronquidos y apneas.

Es importante que una vez diagnosticada la enfermedad, el tratamiento sea precoz. Se basa en la terapia CPAP, que consiste en la administración continua de aire a alta presión, lo que reduce las complicaciones evitando muertes por infarto o tensión alta refractaria al tratamiento. Además, en los pacientes con alteración de la vía aérea superior se realizarán tratamientos quirúrgicos como la septoplastia, la amigdalectomia o la cirugía del paladar y base de la lengua. También muchas personas pueden beneficiarse de las férulas de avance mandibular que permiten desplazar los dientes en sentido anterior y aumentar la vía aérea superior.