• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

Desde hace aproximadamente 10 años se ha relacionado al virus del papiloma humano (VPH) como agente causal de los tumores de orofaringe. La infección por el VPH es una enfermedad de transmisión sexual que puede transmitirse tanto a los órganos genitales, siendo causa habitual del cáncer de cuello de útero y de pene, como a la garganta, en donde puede causar cáncer de orofaringe. Así, en los últimos años se ha visto como la incidencia del cáncer de cabeza y cuello, particularmente de orofaringe, originado por el VPH ha aumentado. Según datos de la SEORL-CCC, en algunas áreas geográficas, hasta el 30% de los tumores malignos localizados en la zona orofaríngea están asociados a este agente infeccioso. El doctor Alex Sistiaga, vocal de la Comisión de Cabeza y Cuello de la SEORL-CCC, habla de ello en este vídeo.

El VPH se puede contraer a través del sexo oral o coital desprotegido en cualquier momento de la vida. Se trata de la infección de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial y se calcula que cerca del 80% de las mujeres con actividad sexual han estado expuestas a una infección por el VPH en algún momento. Sin embargo, pueden pasar hasta 25 años sin que el virus dé síntomas y que la persona lo elimine sin causar ningún problema. Por tanto, es muy difícil precisar el momento exacto en que una persona es infectada por este virus. Es importante tener en cuenta que su detección es indicativa de infección pero no del desarrollo de un tumor maligno, pues no todos los tipos de VPH tienen capacidad carcinógena, algo que sucede en algunos casos sin conocer aún el motivo. Existen diferentes serotipos de VPH, siendo el  VPH 16, calificado de alto riesgo, el que está asociado al desarrollo de los tumores orofaríngeos.

Diagnóstico del cáncer de orofaringe

El cáncer de cabeza y cuello originado por el VPH es una enfermedad que implica un diagnóstico y abordaje diferentes a los originados por otras causas, como el tabaco o el alcohol. Los tipos de pacientes afectados por tumores de cabeza y cuello debidos al tabaco o el alcohol o el VPH son distintos. Así, el paciente tipo de cáncer de cabeza y cuello siempre ha sido hombre, de unos 60 años, fumador, y con hábitos de vida poco saludables. En cambio, las personas diagnosticadas de tumores provocados por el VPH suelen ser más jóvenes, de entre 45-50 años, no han tenido hábitos tóxicos a lo largo de su vida. Por lo general, el cáncer de orofaringe relacionado con el VPH se localiza en la amígdala palatina y/o en la base de la lengua y puede generar síntomas como sensación de cuerpo extraño en la garganta,  dolor de garganta u oídos, o aumento de tamaño de los ganglios linfáticos. Es importante acudir al especialista otorrinolaringólogo ante la presencia de signos de sospecha para que pueda evaluar cada caso y determinar el origen de los mismos.

El tratamiento de estos tumores consiste fundamentalmente en el uso de quimiorradioterapia ya que la tasa de respuesta a la misma parece superior a la de los tumores no relacionados con el VPH.

El pronóstico de los tumores de orofaringe asociados al VPH también es diferente, siendo más favorable que en los casos asociados al consumo de tabaco y alcohol. Debido a este supuesto mejor pronóstico, hay  estudios a favor de la desintensificación del tratamiento de estos pacientes para minimizar las secuelas del mismo. Sin embargo, actualmente no hay consenso en este punto y se deben seguir las pautas de tratamiento habituales. Además,  existe un pequeño grupo de pacientes con mal pronóstico.

Uno de los consejos para prevenir la aparición del cáncer de cabeza y cuello asociado de forma específica al VPH es la vacuna contra este virus. En la actualidad está incluida en los calendarios de vacunas para reducir el número de infecciones y se administra a las niñas a partir de los 14 años, aunque se recomienda su empleo en niños también para ampliar la cobertura.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*