• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

Los tumores nasosinusales comprenden cerca del 3% de los tumores malignos que se originan en las vías aerodigestivas superiores, según datos de la SEORL-CCC. Este tipo de tumores son más frecuentes en hombres a partir de la quinta década de vida y se relacionan con la exposición a contaminantes como el níquel, el cromo o el polvo de madera. El pronóstico de estos tumores es desfavorable.

Los tumores nasosinusales pueden pasar desapercibidos, ya que en estadios precoces son asintomáticos, y pueden confundirse con una rinitis o sinusitis. Solo en estadios avanzados, cuando los tumores alcanzan dimensiones importantes o afectan estructuras próximas aparece clínica más elocuente. Los síntomas pueden ser nasales (obstrucción nasal, rinorrea, epistaxis), orbitarios(proptosis, diplopía, oftalmoplejía, dolor), neurológicos (algias faciales, déficits de pares craneales), y/o faciales (deformidad facial, masas, úlceras). La sintomatología unilateral y súbita debe hacer sospechar un tumor nasosinusal, debiendo realizarse los estudios correspondientes para su diagnóstico.

En el tratamiento de los tumores nasosinusales la cirugía endoscópica nasosinusal ha supuesto un gran avance para conseguir un tratamiento eficaz y la curación de los pacientes. Estos tumores afectan a la región centrofacial y, la existencia de estructuras contiguas como la órbita, la cavidad oral y, la base del cráneo, hacen que su tratamiento sea difícil y complejo, conllevando una elevada morbilidad y mortalidad.

Tradicionalmente, la cirugía abierta ha sido de elección para el tratamiento de estos tumores. Estos abordajes han evolucionado obteniendo buenos resultados, con una morbimortalidad aceptable. La realización de abordajes abiertos mediante pequeñas incisiones faciales o  intraorales disminuye las secuelas, al evitar grandes cicatrices faciales.

Cirugía endoscópica nasosinusal

Actualmente, la cirugía endoscópica se ha convertido en el caballo de batalla del tratamiento de los tumores nasosinusales.Los abordajes endoscópicos permiten abordar lesiones profundas centrofaciales, con una exposición directa de la línea media y una menor manipulación del cerebro y de estructuras neurovasculares. Los resultados oncológicos son similares a los obtenidos con los abordajes abiertos. La menor invasividad de la técnica endoscópica no disminuye la radicalidad necesaria en la resección. Las ventajas de la endoscopia son la disminución del tiempo quirúrgico y de hospitalización, la menor tasa de complicaciones y la ausencia de incisiones faciales. La endoscopia, junto con las cámaras de alta definición y los navegadores, han mejorado tanto el diagnóstico como el tratamiento, no sólo de los tumores nasosinusales sino de otras patologías que afectan a la cavidad nasal.

En el Consenso Español para el tratamiento de los Tumores Nasosinusales publicado en Acta Otorrinolaringológica Española (2017;68 (4):226—234) se expone que, siempre que sea posible, se deberían realizar abordajes endoscópicos, ya que es una técnica mínimamente invasiva y segura, si bien en determinadas situaciones los abordajes abiertos estarían indicados.

Además, la radioterapia postoperatoria estaría indicada en la mayoría de los casos. La utilización de técnicas de radioterapia de precisión es un elemento clave para mejorar el control local de estos tumores.

Para proporcionar el mejor tratamiento posible y conseguir tasas de control oncológico óptimas, los pacientes con tumores nasosinusales deberían ser tratados en centros de referencia especializados en patología de la base del cráneo; dichos centros deben incluir un equipo multidisciplinario compuesto por cirujanos otorrinolaringólogos, neurocirujanos, radioterapeutas, oncólogos médicos y patólogos.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*