• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

La rinosinusitis crónica consiste en la inflamación de las fosas nasales y los senos paranasales que persiste más de 12 semanas. Afecta de forma más frecuente en la edad adulta, sobre todo a partir de los 50 años. El doctor José Miguel Villacampa, miembro de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la SEORL explica en este vídeo cuáles son los principales síntomas y el tratamiento de esta patología.

El tratamiento principal de la rinosinusitis crónica consiste en la práctica de lavados nasales con agua de mar o suero fisiológico, acompañado de un antiinflamatorio de tipo esteroideo en forma de spray nasal.En caso de que los síntomas persistan o se agraven, lo mejor es que el paciente acuda a un otorrinolaringólogo para estudiar la posibilidad de aplicar otros fármacos o si fuera necesario realizar una cirugía. En aquellos casos en los que, pese a un tratamiento médico correcto, el paciente siga con una sintomatología que afecte a su calidad de vida podría beneficiarse de cirugía nasal. Habitualmente esta cirugía consiste en la apertura de los senos paranasales por vía endoscópica, facilitando el drenaje de los senos y favoreciendo que el tratamiento médico alcance mejor todos los rincones de las cavidades nasosinusales.

Las causas de rinosinusitis crónica son muy variadas. Pueden deberse a virus o bacterias que cronifican esa inflamación que hace que se pierdan células ciliadas y se incrementen las células caliciformes responsables de la rinorrea. Por otro lado, el aumento de la permeabilidad capilar da lugar a edema y obstrucción nasal con la consiguiente estimulación de  las terminaciones nerviosas encargadas de los estornudos. Suele dar síntomas de obstrucción nasal, rinorrea con mucosidad externa y posterior y, en ocasiones, alteraciones del olfato o cefalea. También puede deberse a algunas enfermedades cuya causa está aún por descubrir como la rinosinusitis crónica con pólipos.

La calidad de vida de las personas que la sufren está bastante limitada y se compara incluso con la de los pacientes de patologías cardíacas, pues influyen en el trabajo o en el sueño.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*