• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

Una traqueotomía es una técnica quirúrgica por la cual se realiza una incisión en la tráquea para posibilitar un acceso directo a la vía respiratoria en pacientes que tienen dificultades para respirar por la boca y la nariz. A través de esa nueva vía, se coloca un tubo por el que el paciente respira. Por lo general, tiene 4 indicaciones básicas: librar una obstrucción mecánica de la vía aérea superior, en pacientes que requieren asistencia respiratoria durante períodos prolongados, facilitar el manejo de secreciones respiratorias y prevenir la aspiración pulmonar del contenido del tracto digestivo.

En la situación actual, es una técnica que puede ser necesario utilizar en los hospitales españoles para tratar a los pacientes con una enfermedad grave por COVID-19, cuya situación ventilatoria pulmonar requiere de una intubación orotraqueal durante un largo periodo de tiempo, para permitir resolver la insuficiencia respiratoria.

Una vez que el problema que ha motivado la realización de la traqueotomía se ha resuelto, la abertura de la tráquea se podrá cerrar en la mayor parte de los casos.

¿En qué consiste la traqueotomía?

Para la realización de la traqueotomía, el paciente estará en posición decúbito supino con el cuello en hiperextensión, para lo que se colocará un rodillo o almohada debajo de los hombros, con el objetivo de que la postura permita que la tráquea quede expuesta en el cuello. Generalmente, se hará con anestesia general, dependiendo del tiempo del que se disponga para realizar la intervención, si la situación es crítica podrá hacerse con anestesia local.

La incisión en la piel será de 2-4 cm de longitud y horizontal. Ésta se realizará 2 cm por encima del esternón entre los dos músculos esternocleidomastoideos. Para acceder a la tráquea se deben separar los planos musculares por la línea media y separar ambos lóbulos de la glándula tiroides. Con un bisturí se incide la tráquea de forma horizontal entre el segundo y tercer anillo y luego otras dos verticales hacia abajo para crear una charnela de base inferior que se sutura a la piel (facilita los cambios de cánula). Finalmente se procederá a la introducción de una cánula traqueal o un tubo endotraqueal a través del agujero traqueal o estoma traqueal.

La traqueotomía lleva asociadas una serie de complicaciones intraoperatorias como la hemorragia, la parada cardio-respiratoria o la lesión del nervio laríngeo recurrente y complicaciones tardías como el neumotórax, el edema pulmonar, el enfisema subcutáneo, la oclusión del tubo o la cánula, o la estenosis laringotraqueal, entre otras. En algunas ocasiones, tras la realización de una traqueotomía, ésta ya no puede ser cerrada ya que el paciente no tolera la respiración nasal/oral.

Es importante destacar que un paciente al que se le realiza una traqueotomía no pierde su capacidad de hablar. Al tapar, de modo intermitente, el estoma el paciente puede fonar normalmente.

Traqueotomía percutánea

La traqueotomía percutánea es una técnica alternativa a la traqueotomía quirúrgica reglada (la señalada anteriormente) utilizada para pacientes ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) o en reanimaciones quirúrgicas. Las indicaciones son similares a la traqueotomía reglada

La elección de esta técnica dependerá del estado general del paciente, de su anatomía y de la experiencia del médico, ya que requiere de personal cualificado con un entrenamiento específico. Los criterios de selección en estos casos deben ser muy estrictos; así la anatomía cervical de paciente debe definirse claramente mediante palpación, el cuello debe poderse hiperextender y hay que estar preparados para reintubar al paciente en caso de extubación accidental. También es aconsejable disponer de un quirófano próximo y prevenir al cirujano otorrinolaringólogo por si surgiese alguna complicación.

Esta técnica estará contraindicada siempre en pacientes no intubados, en situaciones urgentes, en pacientes pediátricos y en los que tengan una anatomía cervical desfavorable o una masa cervical en línea media.

Esta técnica permite agilizar el flujo de pacientes fuera de la UCI y elimina la necesidad de trasladar al paciente fuera de la misma, lo que reduce el riesgo de diseminación de bacterias.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*