• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

La laringitis aguda es la inflamación de la mucosa laríngea que dura un corto período de tiempo, horas o días, y cuyo síntoma principal en los adultos es la disfonía. Entre los factores que más puede predisponer a tener una afección de este tipo se encuentran el tabaquismo, el alcohol, el sobreesfuerzo vocal, el reflujo gastroesofágico, factores del entorno (polución, vapores irritantes, variaciones bruscas de temperatura, etc.). Además, de la disfonía, como consecuencia de la inflamación aguda de las vías respiratorias altas, también puede aparecer sensación de cuerpo extraño faríngeo, carraspeo, exceso de mucosidad en la garganta, dolor de garganta o de oídos, así como disnea o dificultad para respirar en grados variables.

Debido a la diversidad de causas, existen también distintos tipos de laringitis para las cuales habrá que seguir un tratamiento adecuado. Las laringitis pueden ser infecciosas o no infecciosas, siendo las más frecuentes las primeras y, dentro de ellas, las víricas. Estas suelen ir asociadas a una afección de las vías respiratorias superiores con síntomas como el malestar general, fiebre, rinorrea y tos. Las de origen bacteriano suelen aparecer como consecuencia de una laringitis viral sobreinfectada. En estos casos la sintomatología es similar a las de origen vírico, pero mucho más intensa.

También pueden aparecer laringitis no infecciosas por hipersensibilidad alérgica que consiste en una inflamación de las cuerdas vocales y del resto de la mucosa laríngea, con o sin secreción mucosa. Se produce por exposición a alérgenos inhalados, como los pólenes, aunque también puede darse por picaduras de insecto, ingestión alimentaria, ingestión medicamentosa, etc. Se caracterizan por la instauración brusca de un edema laríngeo y genera síntomas variables que van desde un cosquilleo laríngeo, carraspera irreprimible, etc., hasta la obstrucción respiratoria severa que necesita tratamiento urgente.

Otras causas no infecciosas de la laringitis aguda son las causadas por reflujo laringo-faríngeo, aquellas debidas a la inhalación de ciertos productos como el ácido clorhídrico, el ácido fluorhídrico, el cloro, el amoniaco o la gasolina.

El diagnóstico que deberá realizar el otorrinolaringólogo se basará en una laringoscopia indirecta o una nasofibroscopia, que revelará la presencia de signos inflamatorios en la mucosa faríngea, sobre todo de las cuerdas vocales, que suelen presentarse rojas y con algo de mucosidad.

Su tratamiento será sintomático y comprenderá reposo vocal, antitérmicos, analgésicos e hidratación. En los casos de sobreinfección bacteriana, deberá indicarse el tratamiento con antibióticos y además deberán seguirse las medidas conservadoras y el tratamiento sintomático como en los casos anteriores.

En cualquier caso, el tratamiento básico de las laringitis agudas comprende lo siguiente:

  • Reposo relativo de la voz (voz de pasillo de hotel)
  • Ambiente cálido y húmedo
  • Hidratación abundante
  • Suprimir los factores irritantes (tabaco, alcohol, vapores tóxicos).
  • Antiinflamatorios no esteroideos o AINE por vía sistémica y, si es necesario, analgésicos y antitusígenos.
  • Se puede administrar 2-3 veces al día, durante 10 minutos, con una mezcla de suero y mucolíticos. Se pueden añadir corticoides. La adicción de antibióticos y productos mentolados debe evitarse.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*