• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

La SEORL-CCC crea una sección para trabajos de investigación en COVID-19

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) ha creado una sección en su página web con el objetivo de centralizar los trabajos de investigación sobre otorrinolaringología y COVID-19 en los que estén trabajando los otorrinolaringólogos.

Desde comienzos de la pandemia la SEORL-CCC creó el Comité COVID-19 y su correspondiente sección en la web con el objetivo de centralizar todos los documentos y protocolos de apoyo a los otorrinolaringólogos durante la pandemia para saber cómo actuar en las diferentes parcelas de la especialidad. Además, se han incluido recomendaciones de otras sociedades científicas.

Este comité se compone de los presidentes de diferentes comisiones de la SEORL-CCC en función de las distintas áreas de subespecialización y está coordinado por el doctor Pablo Parente, miembro de la Comisión Delegada.

Uno de los documentos más importantes elaborados por el Comité ha sido el protocolo para la realización de traqueotomías, el procedimiento quirúrgico más realizado durante la pandemia. Por otro lado, también se ha elaborado una estrategia para el manejo del paciente de ORL durante la fase de control.

Además, han incorporado diferentes protocolos sobre el manejo de pacientes durante la crisis de COVID-19: portadores de estoma, pediátricos y otológicos, así como medidas de seguridad e higiene en audiología.

 

Experiencia ORL durante la pandemia de COVID-19

Experiencia ORL durante la pandemia de COVID-19

Los otorrinolaringólogos y cirujanos de cabeza y cuello han visto modificada su actividad asistencial habitual durante la pandemia de COVID-19. Así, uno de cada cinco ha cambiado su área de trabajo para atender a pacientes afectados por el virus SARS-VCo-2 en planta COVID, en urgencias o en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Esto demuestra la implicación de los ORL durante esta crisis sanitaria. No obstante, una encuesta realizada por la SEORL-CCC a más de 400 otorrinolaringólogos confirma que el 25% de los mismos ha participado en la atención a pacientes con la COVID-19 por lo que las necesidades asistenciales de los ORL no han sido desatendidas.

Por otro lado, la necesidad de disponer de espacios en los hospitales para atender a todos los pacientes, hizo que muchas plantas de ORL fueran ocupadas por pacientes con COVID-19. Así, el 35% de estas plantas solo tenían a estos pacientes.

Además, los servicios ORL modificaron su organización y actividad para adaptarse a la situación. Más de la mitad de las cirugías que han realizado han sido oncológicas y urgentes y uno de cada cuatro no ha tenido actividad en consultas, solo urgencias, cirugías y hospitalización ORL. Por último, para evitar la exposición tanto de los pacientes como de los profesionales sanitarios a la COVID-19, las consultas se han realizado a distancia en el 48% de los casos.

La traqueotomía, el procedimiento quirúrgico más realizado

La COVID-19, causada por el virus SARS-VCo-2, ha provocado una alta incidencia de insuficiencia respiratoria entre los pacientes más graves que ha conllevado el uso de ventilación mecánica hasta en un 15% de los casos. Así lo afirma el Consenso sobre traqueotomía en pacientes COVID-19 que ha firmado la SEORL-CCC, junto con la SEMICYUC (Sociedad de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias) y la SEDAR (Sociedad Española e Anestesiología y Reanimación).

Como consecuencia de ello, la traqueotomía ha sido un procedimiento quirúrgico realizado frecuentemente durante la crisis sanitaria, y, a su vez, el que más riesgo de contagio ha supuesto para el equipo sanitario encargado de realizarlas, debido a la necesaria proximidad a la vía aérea. De hecho, los otorrinolaringólogos han realizado más de 1.600 traqueotomías a pacientes con COVID-19 en más de 100 hospitales españoles, según datos del Grupo ORL Covid España. Todo ello ha motivado que los otorrinolaringólogos hayan sido uno de los grupos de profesionales sanitarios más afectados por el coronavirus. Así, según refleja la encuesta realizada por la SEORL-CCC, entre más de 400 profesionales, más de la mitad ha estado en cuarentena o ha dado positivo.

Se han realizado traqueotomías en pacientes afectados por la COVID-19 con insuficiencia respiratoria aguda que han precisado de ventilación mecánica durante un tiempo prolongado. El objetivo de la traqueotomía, además de facilitar la ventilación pulmonar y la limpieza de las secreciones respiratorias, es el de mejorar el bienestar del paciente e intentar acortar la dependencia de la ventilación mecánica y su estancia en la UCI. Un estudio reciente, aún pendiente de publicar, ha permitido observar como la traqueotomía ha permitido retirar la ventilación mecánica una media de 4 días después. Una vez retirada la traqueotomía y extraído el tubo o cánula, la abertura realizada para su colocación se cierra en la mayoría de los casos.

La traqueotomía facilita los cuidados y el manejo del paciente ingresado con ventilación mecánica. No obstante, durante la pandemia se han debido extremar las precauciones por el riesgo de exposición al contagio y la diseminación de la infección. Es por eso que estos pacientes han sido ubicados en zonas diferenciadas y a ser posible en habitaciones individuales. Es importante señalar que en estos pacientes la mascarilla debe colocarse sobre la nariz y sobre el traqueostoma,

En cuanto al personal encargado del manejo de estos pacientes, ha sido preciso el uso de equipos de protección recomendados, que incluyen protección respiratoria con mascarilla FPP2 o FFP3, protección ocular antisalpicaduras y uso de guantes, además de bata impermeable. Otras medidas han sido incluidas en el documento Recomendaciones para la realización de Traqueotomías en pacientes con COVID-19, elaborado por la SEORL-CCC.

Recomendaciones para los pacientes en las consultas de ORL durante la fase de control de la pandemia de COVID-19

Recomendaciones para los pacientes en las consultas de ORL durante la fase de control de la pandemia de COVID-19

Ante la proximidad de la fase de control de la pandemia, la SEORL-CCC ha elaborado unas recomendaciones para retomar la actividad asistencial en las consultas de otorrinolaringología, dirigida tanto a los otorrinolaringólogos y cirujanos de cabeza y cuello, como a pacientes. Para la elaboración de estas medidas intermedias se han tenido en cuenta los estudios realizados hasta el momento y algunos datos disponibles:

  • Vías de transmisión del virus: las principales vías de transmisión del virus SARS-CoV-2 causante de la COVID-19 son el contacto directo desde las manos o fómites (objetos o prendas) contaminados hacia las mucosas y las gotas de Flügge y las micropartículas que se expulsan de forma inadvertida por la boca y nariz al toser, estornudar, o incluso hablar en voz baja o espirar.
  • Riesgo de contagio de los profesionales sanitarios: los sanitarios representan hasta el 20% de la población general contagiada. Entre ellos destaca el especial riesgo de infección de los otorrinolaringólogos y cirujanos de cabeza y cuello, debido a la cercanía de la vía aérea superior durante su actividad diaria. El 100 % de las exploraciones se efectúan con una separación menor a los 30 cm entre el médico y la vía aérea del paciente.
  • Pacientes asintomáticos: hay pacientes, seguramente la mayoría, que nunca han tenido ningún síntoma y que pueden ser, todavía a día de hoy, potencialmente contagiosos, por lo que no hay aún confirmación de cuántas personas han desarrollado anticuerpos contra el SARS-CoV-2.

 

Medidas para pacientes para la reapertura de consultas ORL

  • Información visual: se procurará incluir las normas de higiene de manos e higiene respiratoria ofrecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en lugares estratégicos mediante carteles o folletos.
  • Uso de mascarilla sin válvula: se recomienda su uso para todos los pacientes y acompañantes, pues pueden ser portadores asintomáticos.
  • Uso de objetos personales: se recomienda evitar el uso de relojes, pulseras, y demás complementos que puedan suponer un foco para el reservorio de virus. También es recomendable acudir a la consulta con el pelo recogido.
  • Higiene y limpieza: se recomienda hacer uso de los dispensadores de solución hidroalcohólica antes y después de la estancia en el centro sanitario. El personal sanitario se ocupará expresamente de supervisar el lavado de manos del paciente dentro de la consulta. Además, deberá extremarse el cuidado con los residuos y hacer uso de los contenedores con pedal para su eliminación.
  • Mantener la distancia de seguridad: será importante mantener la distancia mínima de seguridad de al menos 2 m con las personas más cercanas, sobre todo en pasillos y salas de espera.
  • Acompañamiento: se recomienda que el paciente acuda solo al centro sanitario. En caso de requerir acompañante, solo se permitirá que sea uno y deberá permanecer en la sala de espera, salvo cuando no sea posible. Esto es para menores de edad, pacientes hipoacúsicos o personas dependientes.
  • Cribado: mediante contacto telefónico o antes de que el paciente entre en consulta (siempre manteniendo la distancia de seguridad), se le realizarán una serie de preguntas relacionadas con los síntomas asociados a la COVID-19, sobre todo a aquellas personas que han ido a trabajar o que viven en una residencia de mayores.
  • Ajuste de número de citas y horarios: con el fin de evitar la acumulación de pacientes en salas de espera y consultas, en función del centro sanitario, podría ser necesario readaptar el sistema de citas, reduciendo el número de citaciones simultáneas en consultas ORL e incluso ampliar el horario de atención o facilitar la teleconsulta.
  • Respeto al personal sanitario: será necesario que los pacientes cumplan de forma estricta con las recomendaciones establecidas por el centro sanitario, así como con las instrucciones aportadas por el personal facultativo, sobre todo durante las exploraciones y pruebas diagnósticas.

Actualización permanente: las recomendaciones elaboradas por la SEORL-CCC están sujetas a cambios propios del escenario asistencial, a la disponibilidad de recursos materiales y humanos y a la evidencia científica disponible. Además, serán adaptadas según las directrices aportadas por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (MSCBS).

Para más información: ESTRATEGIAS PARA EL MANEJO DEL PACIENTE ORL DURANTE LA FASE DE CONTROL DE LA PANDEMIA POR EL COVID19

Los otorrinolaringólogos, entre los profesionales sanitarios más afectados por el coronavirus

Los otorrinolaringólogos, entre los profesionales sanitarios más afectados por el coronavirus

Los otorrinolaringólogos tienen un riesgo único frente a la infección por el  coronavirus debido a la propia naturaleza de su especialidad. Así se desprende de un estudio reciente publicado en la revista Laryngoscope, en el que se ha comprobado que los otorrinolaringólogos se encuentran entre los profesionales sanitarios más afectados por el virus SARS-CoV-2 en la ciudad china de Wuhan. El análisis ha permitido comprobar que durante la fase inicial del brote se observaron tasas más altas de diseminación nosocomial del virus entre los otorrinolaringólogos debido a la alta carga viral en el tracto respiratorio superior. El trabajo ha sido realizado por el Departamento de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

El virus de SARS-CoV-2 se transmite por la propagación de gotas al estornudar, toser o hablar, a través de las cuales se transportan sus partículas. Debido a los procedimientos realizados habitualmente por los otorrinolaringólogos, estos tienen un riesgo mayor de exposición al coronavirus, por lo que es importante que extremen las medidas de precaución con el uso de equipos de protección adecuados.

El riesgo de los otorrinolaringólogos frente al SARS-CoV-2 es elevado durante la exploración de la vía aerodigestiva superior y en las intervenciones endoscópicas, debido a que durante estos procedimientos están expuestos directamente a la salida de aerosoles por la vía aérea superior y a que la carga viral del SARS-CoV-2 es mayor en la parte posterior de las fosas nasales, con independencia de si el paciente es sintomático o asintomático. Por ello, recomiendan utilizar el EPI apropiado y limitar el uso de sprays anestésicos y limitar las exploraciones e intervenciones a casos urgentes. Además, en caso de intervención, siempre será necesaria una prueba del paciente PCR negativa dentro de las 48 horas previas a la cirugía.

En cuanto al papel de la traqueotomía, sus indicaciones para tratar a pacientes con COVID-19 incluyen, tal y como indica también la SEORL-CCC, acceso a la vía aérea emergente y la posible necesidad de ventilación mecánica prolongada. Sin embargo, no hay, hasta el momento, unos protocolos establecidos que indiquen cuál es el momento óptimo para realizar la traqueotomía. Tampoco está claro qué técnica quirúrgica es la más adecuada. Si es necesario hacer la traqueotomía, siempre debe usarse un EPI y seguir una serie de pasos como la interrupción de la ventilación antes de entrar en la vía aérea, la relajación del paciente, evitar la succión y minimizar la cauterización, para evitar generar aerosoles. Siempre se colocará una cánula con balón.

Pacientes especiales en ORL

Además de incluir estas recomendaciones para los otorrinolaringólogos durante la pandemia, el trabajo señala varios grupos de pacientes a los que conviene realizar unas recomendaciones especiales:

  • Pacientes con traqueotomías previas: se recomienda que extremen las precauciones para evitar el contacto con las partículas contenidas en el aire. EL uso de filtros HME es recomendado.
  • Pacientes con apnea obstructiva del sueño: muchos pacientes con apnea obstructiva del sueño usan dispositivos CPAP o BiPAP durante la noche para facilitar su respiración durante el sueño. Debido al sellado incompleto de estos dispositivos el riesgo de propagación en el aire es mayor. Por lo que también deben tomar precauciones e, incluso, si es posible usar máscaras CPAP tipo casco que minimizan el riesgo.
  • Pacientes pediátricos: al menos el 1% de los pacientes registrados en China fueron niños menores de 10 años, pero hasta un 15% de ellos pueden ser asintomáticos, lo que evidencia su papel potencial en la transmisión comunitaria del virus. Por lo que es necesario que los otorrinolaringólogos sean conscientes de este riesgo, separen a sus pacientes en las salas de espera y garanticen una exhaustiva limpieza de la consulta entre cada paciente. Además, de aplazar aquellas consultas no urgentes e intentar hacer consultas por vía telemática.
  • Pacientes con cáncer de cabeza y cuello: los pacientes con cáncer tienen un riesgo elevado de síntomas graves como resultado de la exposición al SARS-CoV-2. Por ello, se sugiere estratificar los casos de cáncer de cabeza y cuello en función de la urgencia. Por otro lado, será preciso descartar la presencia de COVID-19 antes de proceder con tratamientos oncológicos, así como intentar minimizar el tiempo de contacto con el paciente durante los mismos.