• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

La cirugía videoasistida reduce las cicatrices del tratamiento de cáncer de tiroides

El Cáncer de Tiroides es una enfermedad que afecta al 1% de la población adulta, sobre todo a mujeres, y su incidencia aumenta cada año, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

El tratamiento del cáncer de tiroides es quirúrgico. La técnica convencional y la más utilizada en España se realiza a través de una incisión cervical anterior más o menos amplia, lo que supone unas cicatrices de entre 5 y 10 cm a lo ancho del cuello. En los últimos años, para que la secuela estética sea la menor posible, la incisión para la realización de la tiroidectomía se ha ido disminuyendo progresivamente de tamaño, en parte gracias a la realización de tiroidectomías videoasistidas. Esta técnica, cuando está indicada, permite reducir a 2 cm las cicatrices derivadas de la extirpación de la glándula tiroides.

El videoendoscopio permite al cirujano tener un campo de visión más amplio y magnificado lo que aporta una mayor precisión a la hora de realizar la disección del tiroides a través de una incisión de escaso tamaño. En la Ponencia Oficial de la SEORL-CCC del año 2015 acerca de la  Patología y Cirugía de las Glándulas Tiroides y Paratiroides se enumeran sus ventajas: mejor resultado estético, menor dolor postoperatorio, menor estancia hospitalaria y un mejor resultado local.

Un estudio publicado por Ma y colbs. en BMC Cancer ha comparado los resultados estéticos de diferentes técnicas aplicadas en la tiroidectomía y ha observado que la aplicación de principios de cirugía estética en la misma produce buenos resultados. Además, la cirugía mínimamente invasiva mostró una menor pérdida de sangre intraoperatoria, la disminución de la necesidad de drenajes y una menor longitud de cicatriz.

Otras técnicas que pueden contribuir a minimizar y disimular las cicatrices, y que aún se están analizando, son las incisiones transaxilares a través del robot Da Vinci o el abordaje intraoral a través de la boca por el surco gingivolabial. En ese sentido, según una investigación publicada por Chai y colbs. en Annals of Surgical Treatment and Research, la tiroidectomía transoral endoscópica es factible y puede realizarse con seguridad en el tratamiento de microcarcinomas papilares de tiroides, además de ser una opción para los pacientes que no quieren cicatrices visibles en el cuerpo. Así mismo, un trabajo publicado por Pan y colbs. en la revista Surgical Endoscopy comprueba como la tiroidectomía robótica es igual de segura que la convencional, se asocia con una pérdida de sangre significativamente menor, un menor nivel de deterioro de la deglución y una mejor satisfacción cosmética.

La tiroidectomía es la base del tratamiento del cáncer de tiroides y en la mayoría de los casos es necesario que sea total para extirpar la glándula tiroidea entera. Es una cirugía la cual es considerada como cirugía de excelencia pues requiere una técnica muy reglada y las complicaciones potenciales son predecibles y deben ser evitadas. Si la técnica es meticulosa el resultado será satisfactorio. Es ahí donde tiene un papel muy destacado el otorrinolaringólogo como cirujano de cabeza y cuello, tanto en los casos más simples como en los más complejos. Después de la cirugía, el tratamiento se suele complementar con yodo radioactivo para un buen resultado. Con posterioridad, será preciso la toma diaria de suplemento con hormona tiroidea oral de por vida.

La cirugía endoscópica, solución para pacientes con sinusitis y rinosinusitis crónica

La sinusitis crónica, la rinosinusitis crónica y la poliposis nasosinusal son patologías que afectan a la vía aérea superior, es decir, las fosas nasales, y son muy frecuentes en la población. Así lo explica en este vídeo el doctor Carlos Ramírez Calvo, director de Reuniones y Congresos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). El doctor Ramírez es codirector del Servicio de ORL del Hospital Vithas Nuestra Señora de América de Madrid y destaca por su amplia formación y experiencia en cirugía endoscópica nasal.

La sinusitis y la rinitis son dos enfermedades que, en la mayoría de los casos, suelen coexistir, de ahí que el término correcto empleado sea el de rinosinusitis. Se trata de una inflamación de las fosas nasales y de los senos paranasales que se caracteriza por la presencia de síntomas como la obstrucción o congestión nasal, secreción nasal, rinorrea, dolor o sensación de presión facial o pérdida total o parcial del sentido del olfato. Además, en la exploración endoscópica pueden detectarse pólipos nasales y/o secreción mucopurulenta y edema u obstrucción mucosa. Para considerarse crónica debe tener más de 12 semanas de evolución sin resolución completa de los síntomas. La rinosinusitis crónica es un problema de salud importante que representa una elevada carga económica a la sociedad.

Cuando no se resuelven bien con tratamiento médico está indicada la cirugía y la más utilizada es la cirugía endoscópica nasosinusal, que supone una solución definitiva para algunos de los pacientes. Siendo más frecuente la reaparición de la enfermedad en los casos de poliposis nasosinusal agresiva y con otras patologías concomitantes. Con ella se consigue explorar la fosa nasal a través de los orificios naturales de la nariz gracias al endoscopio. La mayor parte de las veces se utiliza para abrir los senos paranasales a la cavidad oral para que el drenaje de estos senos sea efectivo, no se acumule moco, se resuelva la sinusitis, y en los pacientes que presentan pólipos, retirarlos y abrir la fosa nasal para que la recurrencia sea menor.

Se trata de una cirugía muy segura. Hoy por hoy existen medios terapéuticos suficientemente seguros como para que la posibilidad de complicación sea mínima. Lo normal es realizar la cirugía endoscópica nasosinusal bajo anestesia general, aunque habrá casos con patologías complejas en los que haya que emplear anestesia local y sedación. Las nuevas tecnologías han permitido incorporar el uso de balones nasosinusales para realizar técnicas con anestesia local incluso en consulta.

Fecha de publicación: 06/07/2016.