• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
La dilatación tubárica con balón, un procedimiento eficaz y seguro para tratar la disfunción tubárica

La dilatación tubárica con balón, un procedimiento eficaz y seguro para tratar la disfunción tubárica

La dilatación tubárica con balón ha demostrado ser un método fácil, rápido, seguro y fiable para tratar, de forma mínimamente invasiva, la disfunción tubárica obstructiva por afección de la trompa de Eustaquio (TE). Así lo recoge el Consenso sobre el Tratamiento de la Disfunción Tubárica Obstructiva mediante dilatación con balón, publicado en el último número de la Revista Acta Otorrinolaringológica Española. Se recomienda en los casos en los que el paciente no responde a otros tratamientos conservadores y la obstrucción tubárica crónica sigue persistiendo, como consecuencia de un barotrauma o una otitis media secretora, principalmente.

Hasta hace unos años, una vez fracasado el tratamiento médico, el tratamiento quirúrgico se basaba en la inserción de drenajes transtimpánicos, repitiendo el tratamiento en sucesivas ocasiones en un mismo oído.

¿Qué es la disfunción tubárica?

La disfunción tubárica es un fallo en la función ventilatoria de la TE sobre el oído medio. Hay múltiples causas de disfunción tubárica, siendo la más frecuente la obstructiva. Como consecuencia de ello se pueden producir síntomas como sensación de plenitud ótica, acúfenos, taponamiento ótico o imposibilidad de equilibrar las presiones al nivel del oído medio.

Aquellos pacientes que tienen disfunción de causa obstructiva, presentan además signos de presión negativa en el oído medio en la otoscopia, como retracción timpánica o imágenes de otitis media crónica.

La dilatación tubárica con balón está indicada en adultos que sufren una disfunción de causa obstructiva, uni o bilateral, con otitis media secretora, otitis media adhesiva leve-moderada, atelectasia leve-moderada, en los que ha fracasado la timpanoplastia o por barotrauma, como consecuencia del buceo o de viajar en avión.

Además, se indica en niños a partir de los 4 años que tengan disfunción tubárica obstructiva por otitis media secretora crónica sin retracción mecánica, otitis media secretora con sospecha de disfunción tubárica crónica y por perforación timpánica de un oído y otitis media secretora o adhesiva en el otro oído.

¿En qué consiste la cirugía de dilatación tubárica con balón?

La dilatación tubárica con balón es una cirugía mínimamente invasiva que consiste en la introducción transnasal de un catéter dotado de un balón de dilatación en la TE con el objetivo de dilatar su parte gelatinosa. Una vez finalizada la cirugía, se pautará en función de cada caso la toma de analgésicos y antiinflamatorios y, en ocasiones, corticoides tópicos.

Además, se recomienda al paciente no sonarse la nariz ni estornudar con la boca cerrada durante las primeras 24 horas y hacer lavados nasales frecuentes durante 2 semanas. Además, pasadas las primeras 24 horas se aconseja la realización de repetidas maniobras de Valsalva durante 4 semanas. Estas consisten en apretar las fosas nasales y, luego, con la boca cerrada y tensando los músculos del estómago, exhalar como si estuviera soplando la nariz. El objetivo es igualar la presión de los oídos, al mismo tiempo que la apertura de la TE.

El paciente puede notar un aumento del acúfeno preexistente, como una sensación de zumbido, pero que esta es considerada una buena señal de la eficacia de la dilatación.

Será conveniente además que el paciente haga revisiones de seguimiento al mes, a los 3 y 6 meses y cumplido un año.