• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
Fonocirugía: técnica más empleada

Fonocirugía: técnica más empleada

Las cuerdas vocales soportan a lo largo de la vida de cada persona un esfuerzo continuado en sus movimientos para hacer posible la fonación. La voz es la principal carta de presentación del individuo y resulta una herramienta imprescindible en muchas facetas sociolaborales. Sin embargo, a veces por el sobreesfuerzo o como consecuencia de otras patologías, como las infecciosas u oncológicas que afectan la laringe, las cuerdas vocales se pueden ver dañadas y puede ser necesaria la realización de una intervención quirúrgica o lo que se conoce como fonocirugía. De hecho, según la Federación Internacional de Sociedades de Otorrinolaringología, un 5% de la población mundial padece alguna alteración de la voz que precisa asistencia especializada.

El término fonocirugía engloba a los distintos procedimientos quirúrgicos encaminados a mejorar o restaurar las características de la voz. Así, en él se incluyen todas las intervenciones encaminadas a resecar lesiones que perturben el correcto funcionamiento de las cuerdas vocales; modificar el volumen, la tensión o la posición de estructuras laríngeas; y mejorar las características del tejido de los pliegues vocales. Para llevar a cabo las distintas técnicas quirúrgicas, el laringoestroboscopio es un instrumento imprescindible en todo laboratorio de la voz ya que permite al otorrinolaringólogo valorar el comportamiento de la microestructura de las cuerdas vocales previo a la cirugía. Así mismo, con la microlaringoscopia de apoyo torácico, deja al cirujano con las manos libres y proporciona una mejor observación de las lesiones endolaríngeas, permitiendo maniobras quirúrgicas de alta precisión.

Cirugía de cuerdas vocales

La cirugía laríngea comprende una variada cantidad de técnicas que requieren de amplios conocimientos de la anatomía y fisiología de las cuerdas vocales. Como máximo objetivo, el cirujano tiene que conseguir preservar la relación entre las cinco capas de la cuerda vocal, para permitir una fonación correcta. Así mismo, requieren de un exhaustivo estudio preoperatorio, con una anamnesis cuidadosa, laringoscopia flexible y estroboscopia. También es fundamental realizar una buena selección de pacientes para asegurar unos resultados funcionales satisfactorios. Destacar también que es importante proporcionar al paciente un informe detallado de los cambios realizados en sus cuerdas vocales, en cuanto a su posición, colocación de implantes, etc.

Las cirugías del esqueleto laríngeo son denominadas tiroplastias y consisten en modificar la estructura de la laringe, actuando fundamentalmente sobre el cartílago tiroides para variar la posición, la longitud y la tensión de las cuerdas vocales, con el fin de conseguir una transformación de la voz en cuanto a su tono e intensidad.

La más reconocida y utilizada es la tiroplastia de medialización, que está indicada para casos de disfonía por parálisis cordal unilateral en abducción, cuya causa más habitual es una lesión recurrente a consecuencia de una cirugía cervical, torácica o de base de cráneo. Su finalidad es la adducción o desplazamiento hasta la línea media de la cuerda vocal, mediante la introducción de un implante a través de una vía de abordaje externa.

Tras la cirugía, el paciente deberá guardar reposo relativo y requerirá rehabilitación vocal para ayudarle a adaptarse a la prótesis y eliminar malos hábitos adquiridos para compensar su insuficiencia glótica, debida a la parálisis cordal. Diversos estudios demuestran que los pacientes que se realizan esta intervención perciben una mejora significativa en intensidad y disminuye la fatiga vocal.