• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

¿Qué pruebas son necesarias para detectar problemas de audición en niños?

El diagnóstico precoz de la hipoacusia consiste en una serie de pruebas que deben realizarse a todos los recién nacidos para diagnosticar problemas de audición. Es universal y obligatorio por ley en todo el territorio nacional. Así lo explica el doctor Javier Cervera, vocal de la Comisión de Otorrinolaringología Pediátrica de la SEORL-CCC, en este vídeo.

Una de las pruebas que se realizan son las otoemisiones acústicas (OEA). Es una prueba muy sencilla que consiste en medir los ruidos generados por las células del oído interno ante el estímulo sonoro. Su medición se realiza colocando un pequeño dispositivo en el oído del recién nacido. Para su realización se requiere que el niño esté dormido y debe hacerse en un ambiente silencioso para que, tanto el  ruido ambiental como el propio ruido biológico del bebé, interfieran lo mínimo posible.  También influye el estado del oído externo y medio por lo que es recomendable realizar la prueba al tercer día de vida, antes del alta hospitalaria, ya que en los dos primeros días el conducto auditivo externo puede estar ocupado por detritus.

Una alternativa a las OEA son los potenciales evocados auditivos del tronco cerebral automatizados (PEATC-A). También se realizan en los primeros días de vida y consisten en medir la actividad cerebral ante un estímulo sonoro a 35 dB. Para su realización se requiere, al igual que en las OEA, un ambiente silencioso y que el bebé esté preferiblemente dormido.

En los casos en los que las OEA o los PEATC-A estén alterados, se realiza una segunda prueba: los potenciales evocados auditivos del tronco cerebral (PEATC). Es también una prueba sencilla y consiste en poner unos cascos al niño, que estará dormido, para que emitan unos sonidos y se registra la respuesta cerebral. Con esta prueba es posible  determinar el umbral de audición del niño y en algunos casos localizar el sitio de la vía auditiva donde se encuentra la alteración.

Entre los 6 meses y los 4 años, se pueden realizar una serie de pruebas basadas en el juego y en el comportamiento del niño ante los sonidos, con el objetivo de determinar si la audición está alterada. Entre estas pruebas se encuentran la audiometría por observación del comportamiento, la audiometría con juguetes sonoros o la audiometría con refuerzo visual.

Cuando son más mayores, a partir de los 3 o 4 años, se puede realizar una audiometría convencional, como las del adulto, donde se exploran las frecuencias y las intensidades y se realiza un diagnóstico exacto.

Otra prueba que se puede realizar desde el nacimiento es la impedanciometría para medir la presión del oído. Ésta ofrece información sobre el estado del oído medio y de la integridad del complejo tímpano osicular. Resulta imprescindible en aquellos niños con OEA negativas para descartar una otitis secretora. Siempre debe ser precedida por una otoscopia para descartar acúmulo de detritus, un tapón de cerumen o una atresia del conducto auditivo externo. Si la timpanometría sale plana significará que probablemente el oído medio se encuentra ocupado por secreciones, lo que justifica una pequeña pérdida de audición. Si sale normal significará que el oído medio tiene un buen estado de ventilación, lo cual no descarta que exista una alteración de la audición.

La calidad de un programa de detección precoz de la hipoacusia en recién nacidos va más allá de la propia detección y debe incluir y garantizar las fases de diagnóstico e intervención a los 3 y 6 meses. Más allá de los problemas y recursos sanitarios, todo programa de detección debe tener en cuenta los recursos sociales y educativos a los que ha de hacer frente (provisión de prótesis auditivas, profesionales especializados en el diagnóstico y en el tratamiento de la hipoacusia, además de integración escolar adecuada con apoyo a las familias).

¿En qué consiste una audiometría?

¿En qué consiste una audiometría?

La exploración funcional de la audición es la base fundamental de una consulta de otorrinolaringología y en ella se realizan diferentes pruebas diagnósticas, como la audiometría. Esta prueba puede ser de dos tipos, la tonal consiste en una valoración de la capacidad de una persona para percibir tonos puros de intensidad variable. Mientras que la audiometría verbal consiste en la cuantificación de los umbrales de reconocimiento de los sonidos del habla.

Audiometría tonal liminar

Para llevarla a cabo el paciente debe entrar en una cabina insonorizada en la que la vía aérea se explorará mediante la colocación de unos auriculares. En primer lugar se medirá el umbral de audición del oído más sano. La primera frecuencia estudiada debe ser 1.000 Hz, para proseguir hacia las más agudas y posteriormente hacia las más graves. Primero se estimula el oído con intensidades débiles que se van incrementando en intervalos de 5 dB con un máximo de 120 dB, hasta  que la persona responda.

Después se hará la estimulación de la vía ósea, sustituyendo los auriculares por un vibrador que se coloca sobre la piel retroauricular.

Para la detección de la hipoacusia habrá que tener en cuenta que ésta se clasifica en función de su gravedad:

La audiometría tonal supraliminar utiliza estímulos sonoros de mayor intensidad que el umbral auditivo del paciente calculado previamente. Con ellas se valoran las distorsiones sonoras y se determina la zona lesionada en los trastornos auditivos neurosensoriales.

Audiometría verbal

Durante esta prueba se presentan listados de palabras, equilibradas fonéticamente y a diferentes intensidades. El paciente deberá repetirlas y mientras se va trazando una curva de inteligibilidad representada en una gráfica con el porcentaje de palabras o fonemas comprendidos y la intensidad a la que se han presentado.

Esta exploración dura entre 15 y 20 minutos, dependiendo de la colaboración del paciente. Para realizarla se necesita que la persona tenga más de cuatro años, un coeficiente intelectual normal, que colabore y que no tenga trastornos del lenguaje. Se puede hacer a viva voz  o con medios electrónicos. En el primero de los casos de irán diciendo listas de palabras a diferentes distancias o con la incorporación de un sonómetro. En el segundo, el paciente será introducido en una cabina insonorizada y, a través de unos auriculares, se le presentarán listas de palabras que el sujeto deberá repetir aunque no comprenda su significado.

Al pronunciar palabras a intensidades crecientes, el paciente pasará por tres fases:

  • Umbral de detectabilidad: oye pero no alcanza a reconocerlo
  • Umbral de audibilidad: oye el sonido, pero no capta el significado
  • Umbral de inteligibilidad: es el que interesa medir, oye y comprende

 

Revisiones gratuitas para la detección precoz de la presbiacusia en personas mayores

Revisiones gratuitas para la detección precoz de la presbiacusia en personas mayores

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), en colaboración con su Comisión de Audiología, ha lanzado una campaña para la detección precoz de la presbiacusia en personas mayores con motivo del Día Mundial del Cuidado del Oído y la Audición que se celebra el 3 de marzo. Así, durante la semana otorrinolaringólogos de distintas partes de España ofrecerán consultas y pruebas audiométricas gratuitas para el diagnóstico de pérdida auditiva en estas personas. A continuación mostramos el listado de especialistas que hasta el momento se han sumado a la campaña:

ANDALUCÍA

Clínica Sent. Doctor Juan García-Valdecasas Bernal. Camino de Ronda 39, local. 18004. Granada. 958 26 47 21. Consultas el lunes 27 de febrero, miércoles 1, jueves 2 y viernes 3 de marzo, por la mañana y por la tarde, de 10 a 13.30 horas, y de 17 a 20 horas, con cita previa.

Hospital Quirón Salud Sagrado Corazón. Doctores Antonio Abrante y Jesús López. Calle Rafael Salgado, 3, 41013. Sevilla. 954937676. Consultas del miércoles 1 al viernes 3 de marzo, con cita previa. 

CATALUÑA

Doctor Miguel Gorgot Palau. C/ Pi i Margall, 1. 17600. Figueres. Gerona. 972502467. 610207777. Consultas del 27 de febrero al 3 de marzo, con cita previa.

COMUNIDAD VALENCIANA

Centro Otoneurológico. C/Arzobispo Mayoral, 6 Bjo. 46002. Valencia. 963 51 21 97. Consultas el miércoles 1 de marzo por la mañana, y jueves 2 y viernes 3 de marzo por la mañana y por la tarde, con cita previa.

Clínica Otológica Murcia. Doctora Victoria Murcia Puchades. C/Colón, 11 Pta 2. 46004. Valencia. 963527125. Consultas del lunes 27 de febrero al viernes 3 de marzo, con cita previa.

GALICIA

Hospital HM La Rosaleda. Rúa de Santiago León de Caracas, 1. 15701. Santiago de Compostela, A Coruña. Consultas del lunes 27 de febrero al viernes 3 de marzo, con cita previa.

MADRID

Equipo de Otorrinos Dr. Ortiz. Hospital La Milagrosa. C/ Modesto Lafuente, 14. 28010. Madrid. 914 48 08 39Consultas del lunes 27 de febrero al viernes 3 de marzo, con cita previa.

MURCIA

Hospital Quirón Murcia. Doctor Jesús Iniesta Turpín. Av/ Miguel Hernández, 12. 30011. Murcia. 968 213 856. Consultas el miércoles 1 y el jueves 2 de marzo, en horario de tarde, con cita previa.

PAÍS VASCO

Clínica del Vértigo. Doctora Lourdes Hernández. C/ Mazarredo Aldapa, 37. Bajo Derecha. 48009. Bilbao. 944 24 31 65. Consultas el miércoles 1 de marzo de 15 a 19 horas, con cita previa.

Doctor Juan Proaño. C/ Urbieta, 26 4º D. 20006. San Sebastián. 608 773 403. Consultas el miércoles 1 y el jueves 2 de marzo, de 16 a 19 horas, con cita previa.