• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

El cáncer de laringe tiene una incidencia en España que varía entre 8 y 22 casos por cada 100.000 habitantes, siendo una de las tasas más altas del mundo. Constituye la segunda neoplasia más frecuente del tracto respiratorio, por detrás del cáncer de pulmón. Su aparición está relacionada de forma directa con el consumo de tabaco, de hecho, entre el 80 y el 90% de los tumores laríngeos son consecuencia del tabaquismo. De ahí que, aunque haya sido de forma tradicional un tipo de cáncer más prevalente en los hombres, en las últimas décadas su incidencia también ha aumentado en mujeres, debido a que cada vez fuman más. Lo mismo ha sucedido con la edad, pues cada vez se diagnostica en pacientes más jóvenes.

La evolución y pronóstico de los tumores de laringe está determinado por su  estadio y su localización. En España la mayor parte de los tumores de laringe se originan en la zona glótica (que es la que corresponde a las cuerdas vocales), los cuales producen disfonía de forma precoz, lo que facilita su diagnóstico en estadios iniciales y tienen poca tendencia a la diseminación linfática. Sin

 

embargo, los tumores supraglóticos (por encima de las cuerdas vocales) no producen síntomas tan precoces, por lo que suelen diagnosticarse en estadios avanzados, y tienen mayor tendencia a la diseminación temprana a través del sistema linfático, lo que conlleva un peor pronóstico.

Además, hay que tener en cuenta que, entre el 20 y el 30% de los pacientes con tumores laríngeos pueden presentar un segundo tumor primario (sincrónico o metacrónico) tanto en el tracto aerodigestivo superior, como en otras localizaciones (pulmón, vejiga, etc.)

Síntomas más frecuentes

Los síntomas más frecuentes del cáncer de laringe van a depender de la localización y el estadio del tumor:

1. Región glótica:

  • Disfonía: es el síntoma que suele aparecer de forma precoz. Se trata de una modificación de la voz como consecuencia de una anomalía en las cuerdas vocales, en este caso por un tumor. Aquellas personas fumadoras o exfumadoras deben ser valoradas por un otorrinolaringólogo cuando tienen una disfonía de más de 15 días de evolución.         
  • Disnea: se trata de un síntoma que aparece en estadios avanzados y que conlleva una sensación de falta de aire y dificultad para respirar.  
  • Estridor: también aparece en estadios avanzados. El estridor consiste en la producción de un sonido agudo o ruidoso al respirar debido a la obstrucción de las vías respiratorias que puede estar produciendo el tumor.

2. Región supraglótica:

  • Sensación de cuerpo extraño: es uno de los síntomas iniciales que pueden hacer alertar de la presencia de un tumor en la garganta, y suele acompañarse de picor, carraspeo y/o tos.            
  • Parestesias faríngeas: se trata de un conjunto de sensaciones, de difícil definición, que padece el paciente sin una explicación orgánica. Estas personas suelen manifestar hormigueo, pinchazos, picor o quemazón en la zona de la faringe.
  • Molestias óticas u otalgia refleja: la presencia de un tumor  en estadio avanzado en la laringe y/o faringe puede ocasionar dolor de oídos de forma refleja.
  • Disfagia y/o odinofagia: es la dificultad para tragar y el dolor al tragar, respectivamente. La intensidad de estos síntomas es variable, en función del tamaño y localización del tumor y puede aparecer con líquidos, con alimentos sólidos o con ambos. La disfagia y la odinofagia mantenidas conllevan un deficit nutricional de los pacientes.
  • Masa cervical: la presencia de metástasis en los ganglios linfáticos del cuello es uno de los signos por lo que los pacientes con tumores de laringe supraglótica suelen consultar al médico. Como consecuencia de la presencia de una masa cervical los pacientes pueden quejarse de  molestias musculares en la zona del cuello.         

Otros síntomas como la expulsión de sangre por la boca o el desarrollo de un síndrome general (adelgazamiento, anorexia y astenia) deben ser tenidos en cuenta.

Los expertos advierten de la importancia de prestar atención a estos síntomas y consultar con un otorrinolaringólogo cuando son persistentes., sobre todo en personas fumadoras y/o que tengan un excesivo consumo del alcohol.

Diagnóstico y tratamiento del cáncer de laringe

Para realizar un diagnóstico correcto, una exhaustiva historia clínica, que incluirá los antecedentes personales y familiares y los hábitos tóxicos, además de la sintomatología y una exploración otorrinolaringológica completa, son fundamentales.  La exploración de la laringe y el resto de la vía aerodigestiva superior mediante endoscopia laríngea y la exploración del cuello son los pasos iniciales a seguir ante una sospecha de tumor laríngeo. Estas exploraciones diagnósticas precisan ser realizadas por profesionales otorrinolaringólogos-cirujanos de cabeza y cuello ya que tienen un completo conocimiento de la anatomía de la laringe. Además, es necesario realizar unas pruebas de imagen como la tomografía computarizada o la resonancia magnética para definir la extensión tumoral y planificar el tratamiento. Posteriormente, antes de hacer cualquier tratamiento es necesario confirmar histológicamente la presencia de células tumorales mediante una biopsia de la lesión.

Tras estas pruebas el otorrinolaringólogo podrá hacer un diagnóstico adecuado del tumor y clasificarlo de acuerdo al sistema TNM lo que permitirá, plantear al paciente la opción terapéutica más adecuada.

En estadios iniciales el tratamiento del tumor de laringe se llevará a cabo bien con cirugía o bien con radioterapia, conservando en ambos casos las funciones de la laringe, en la medida de lo posible.  En estadios avanzados el tratamiento será llevado a cabo bien mediante quimio-radioterapia o bien mediante cirugía (la cirugía puede implicar una laringectomía parcial o, en ocasiones, una laringectomía total) en función de las características del tumor y las características del pacientes

En los pacientes intervenidos de laringectomías parciales puede ser necesario rehabilitar fundamentalmente la deglución. En el caso de laringectomías totales será necesario realizar una rehabilitación funcional del habla, así como otras funciones. Se trata de una cirugía que implica un gran impacto para la calidad de vida del paciente.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*