• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

La sialoendoscopia es una técnica endoscópica que permite diagnosticar y tratar la patología salivar obstructiva mediante la exploración de ñas glándulas y los conductos glandulares afectados. Litiasis, cuerpos extraños y tapones mucosos pueden ser abordados de forma eficaz mediante este procedimiento mínimamente invasivo. Constituye una alternativa al abordaje quirúrgico externo y al tratamiento médico tradicional de litiasis, y patología glandular obstructiva.

 El origen de la sialoendoscopia se remonta a la década de los 90 del siglo pasado, pero no fue hasta inicios del presente siglo cuando empezó a extenderse la técnica y empezaron a publicarse los primeros estudios sobre dicha técnica.

La sialoendoscopia no suele requerir una preparación previa específica y según el caso se realizará bajo anestesia general o local .

Indicaciones principales de la sialoendoscopia

La patología salival obstructiva suele causar una importante reacción inflamatoria con edema, tumefacción y dolor en el paciente, por lo que es importante su tratamiento lo antes posible.

La evidencia científica disponible permite afirmar que la sialoendoscopia se ha convertido en una buena opción terapéutica en determinada patología obstructiva submaxilar y parotídea. En términos generales, cálculos de glándula submaxilar menores de 4 mm y cálculos de glándula parótida menores de 3 mm pueden ser extraídos mediante sialoendoscopia. Cuando tienen un tamaño intermedio, de entre 5 y 7 mm, la recomendación es realizar una fragmentación mediante litotricia extracorpórea o intraductal antes de la extracción endoscópica. En cálculos de mayor tamaño, se suele realizar un abordaje combinado mediante cirugía abierta intatoral o transfacial. 

Las ventajas de la sialoendoscopia

En comparación con las técnicas tradicionales como la submaxilectomía o la parotidectomía, en los casos en que está indicada, la sialoendoscopia ha demostrado mayor eficacia. Al ser un procedimiento mínimamente invasivo rebaja costes y la estancia hospitalaria. Además, produce menor trauma quirúrgico, disminuye las complicaciones como menor riesgo de sangrado y es un procedimiento que preserva la glándula salivar. Diversos estudios recientes han demostrado que tanto la función como la estructura glandular se recuperan después de resolver la obstrucción con la sialoendoscopia.

La tasa de éxito de la sialoendoscopia depende de diversos factores, intrínsecos y extrínsecos. Entre los intrínsecos cabe reseñar, en lo que respecta al acceso, las características del ostium, la posición de la dentadura o la apertura oral. El tamaño, localización, movilidad y forma de la litiasis también son factores relevantes, así como la localización, consistencia y extensión de la estenosis. En lo que se refiere a los factores extrínsecos, los más importantes tienen relación con la experiencia del cirujano y los medios técnicos disponibles.

Complicaciones de la sialoendoscopia

Las características de esta técnica hacen necesaria una curva de aprendizaje lenta, lo que puede influir en la tasa de complicaciones. Pasos críticos como la localización y dilatación del ostium del conducto requieren de un cirujano con experiencia y una adecuada formación en el procedimiento.

Las complicaciones más frecuentes al realizar la sialoendoscopia son la inflamación glandular en el postoperatorio inmediato, la imposibilidad de la canalización de la papila o de extracción de la litiasis y la persistencia de restos de la misma. Menos comunes son las falsas vías, la aparición de fístulas salivares, estenosis de la papila o el ductus. No obstante, su índice de complicaciones frente a los procedimientos clásicos es claramente inferior. En suma, los índices de complicaciones son de una incidencia inferior al 5%, tratándose en su mayor parte de complicaciones menores.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*