• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

Los niños son los más vulnerables ante la contaminación acústica, puesto que tienen un oído muy sensible, según se advierte desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) con motivo del Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido que se celebra el último miércoles de abril. Por ello, se reclaman medidas más contundentes que contribuyan a reducir sus efectos sobre la salud auditiva y la salud en general.

El ruido del tráfico es la principal fuente de contaminación acústica y el responsable de un 85% de las emisiones acústicas, pudiendo alcanzar entre 80-85 dB. Según la Comisión Europea, más del 30% de la población en España está expuesta a niveles de ruido superiores a los 65 dB procedentes del tráfico. Este exceso de ruido puede tener efectos negativos tanto auditivos como no auditivos. En los niños, además de generar problemas auditivos, pudiendo adelantar la edad de envejecimiento fisiológico de la audición, ocasiona problemas en su proceso de enseñanza y aprendizaje, pues un 40% de los centros educativos de Madrid están expuestos a un ruido excesivo. Esto va a repercutir también en su desarrollo cognitivo, disminuyendo su rendimiento académico por falta de concentración, dificultad de atención y fatiga. Un estudio publicado en PloS One concluye que el 82% de los maestros de preescolar considera que el comportamiento de los niños en edad preescolar se ve afectado por el ruido. En este artículo estudiaron conductas como ser escuchados, distraídos, mostrar emociones internas negativas, agruparse, evitarse, retirarse, agotarse y aprender.

Otra fuente dañina importante de ruido es la que procede de actividades recreativas como ferias, festivales, locales nocturnos, discotecas, dispositivos electrónicos, auriculares… Según la Organización Mundial de la Salud, el ruido es uno de los factores del medio ambiente que más afecta a la salud después de la contaminación atmosférica. Además de deteriorar la audición, causa problemas psicológicos, como el estrés o la irritabilidad; o fisiológicos, como alteraciones del sueño.

Dieta contra el ruido

Desde la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC se recomienda modificar ciertos hábitos y dosificar la exposición a sonidos dañinos, con el fin de prevenir problemas auditivos tanto en niños como en jóvenes. Así, instan a la población a poner en práctica la “Dieta contra el ruido”, a través de los siguientes consejos para cuidar los oídos:

–  Disminuir el ruido que generamos, tanto para nosotros –evitando ruidos innecesarios–, como para los demás, respetando el derecho de los vecinos al silencio y la tranquilidad.

–  Adquirir electrodomésticos silenciosos. El ruido no solo afecta al exterior. Dentro de los hogares también hay exceso de sonidos dañinos. Algunos aparatos eléctricos también superan los niveles de decibelios recomendados (65 dB), por ejemplo, el aspirador (78 dB) o el secador de pelo (70 dB).

–  Reducir al máximo la velocidad en las ciudades.

–  Disminuir el volumen y el tiempo de escucha con volumen alto (de música, televisión o radio).

–  Evitar ruidos impulsivos. Estos ruidos son únicos, de corta duración, pero de muy alta intensidad, como petardos o disparo de armas.

–  Alejarse de fuentes de ruido, como los altavoces en los conciertos o en las fiestas y discotecas. Cada metro que nos alejamos disminuye 6 decibelios la intensidad del ruido.

–  Utilizar protectores auditivos en situaciones con ruido. Con un algodón, por ejemplo, se puede amortiguar los sonidos dañinos. En ambientes laborales con mucho ruido o practicando determinados deportes, como la caza, es imprescindible usar protectores profesionales especialmente diseñados para ese fin.

–  No escuchar música con auriculares y reproductores musicales personales durante más de una hora al día a más del 60% del volumen máximo, sobre todo entre los jóvenes, ya que pueden adelantar la edad de envejecimiento fisiológico de la audición hasta 20 años, comenzado estos problemas propios de la edad a los 40 años de vida.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*