• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante para el cáncer de cabeza y cuello, según advierte la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). De hecho, España tiene una de las tasas más elevadas del mundo de cáncer de laringe por el excesivo consumo de tabaco acumulado durante años. Así, según advierte la SEORL-CCC con motivo del Día Mundial sin Tabaco que se celebra el 31 de mayo, el riesgo de padecer este tipo de tumores es mucho mayor en aquellas personas que fuman. Pero fumar no sólo puede repercutir en el desarrollo de enfermedades como el cáncer, sino que también puede influir en la aparición de otras patologías de la esfera otorrinolaringológica. Es por eso que desde la SEORL-CCC se dan 5 razones para no consumir tabaco:

  1. Es la principal causa del cáncer de laringe: el cáncer de laringe es la segunda neoplasia más frecuente del tracto respiratorio y su causa principal en la mayoría de los casos es el tabaco. El riesgo está ligado al número de cigarrillos consumidos, según demuestra una revisión de estudios publicada en European Archives of Otorhinolaringology que concluye que los sujetos que fuman 30 o más cigarrillos al día tienen siete veces más riesgo de cáncer de laringe. Además, confirma que la probabilidad de desarrollar cáncer de laringe disminuyó al dejar de fumar. Por su parte, un trabajo reciente publicado en Advances in otorhinolaringology confirma que el cáncer de hipofaringe se diagnostica principalmente en hombres que fuman tabaco y consumen alcohol en exceso, y poco en mujeres, aunque en los últimos años existe una tendencia de aumento anual en el porcentaje de mujeres con cáncer de hipofarínge por el aumento de consumo de tóxicos entre mujeres.
  1. Puede provocar apnea del sueño: el tabaco también es un factor de riesgo para desarrollar apnea del sueño (SAHS). Sus componentes ejercen un efecto irritante sobre las mucosas lo que provoca una inflamación de la vía aerodigestiva superior, de ahí que haya más dificultades para una correcta respiración, y se favorezca el ronquido y la obstrucción nasal, dos síntomas presentes en la mayoría de pacientes con apnea del sueño. Pero no solo el tabaco es factor de riesgo de la apnea del sueño para la persona que fuma. Una reciente investigación publicada en Sleep Medicine concluye que la exposición de la madre al tabaco se asocia con un mayor riesgo de SAHS infantil.
  1. El tabaco irrita las cuerdas vocales y causa problemas de voz: los componentes del tabaco pueden irritar las cuerdas vocales. Además puede ser un factor desencadenante de tos crónica. Los otorrinolaringólogos recomiendan prestar atención a los cambios en la voz ya que, si se mantienen durante más de siete días es conveniente acudir al especialista para ver cuál es la causa y analizar si existen patologías subyacentes.
  1. Disminuye la capacidad del sentido del gusto y el olfato: los componentes químicos del tabaco debilitan las células de las papilas gustativas y de los receptores olfatorios. De esta manera un consumo prolongado de cigarrillos acaba influyendo en la capacidad para percibir aromas y sabores. Como las células gustativas y olfativas suelen tener capacidad de regenerarse, las personas que dejan de fumar irán poco a poco recuperando el sentido del gusto y del olfato.
  1. Empeora los síntomas de personas con asma y alergias respiratorias: tanto el consumo de cigarrillos como la exposición al humo del tabaco son factores que, por el mecanismo inflamatorio anteriormente comentado, pueden agravar los síntomas de aquellas personas que sufren patologías respiratorias como el asma o la rinitis alérgica. Los riesgos son especialmente preocupantes para los niños, pues ya desde el embarazo la exposición de la madre al humo del tabaco puede causar sibilancias en los menores.

Desde la SEORL-CCC se insiste en que la mejor herramienta para evitar los efectos del tabaco es la prevención y la evitación del inicio de su consumo en adolescentes y jóvenes, pues está demostrado que fumar el primer cigarrillo influye en gran medida en la adquisición de la adicción.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*