• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

La laringectomía es una intervención que consiste en la extirpación completa de la laringe con el objetivo de extirpar un tumor maligno originado en la misma o en estructuras cercanas como la hipofaringe o el tiroides. Se trata del tratamiento convencional del cáncer localmente avanzado de laringe e hipofaringe y el que aporta una mayor supervivencia. El 1 de marzo se celebra el Día Nacional del Paciente Laringectomizado, con el objetivo de concienciar sobre la importancia que supone esta intervención en los pacientes. El paciente laringectomizado experimenta una serie de cambios tras la cirugía entre los que destacan la pérdida de la voz laríngea, los cambios en la respiración, la alteración del olfato o de la imagen corporal y estética. Todo ello impacta de manera notable en su calidad de vida lo que hace necesario llevar a cabo una rehabilitación integral que aborde todos estos aspectos. Así se recoge en las Recomendaciones del paciente laringectomizado de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Una de las consecuencias vinculadas a la laringectomía es la presencia de un traqueostoma definitiva para la respiración, siendo necesario el uso de una cánula en determinadas circunstancias. Esto lleva consigo unos cuidados y el adiestramiento para un uso correcto de la misma y adaptarse a una nueva forma de respirar y hablar, etc. El paciente laringectomizado respira por el estoma por lo que su respiración fisiológica por la nariz se pierde en su totalidad, lo que afecta no sólo al olfato sino al gusto.

La laringectomía implica una pérdida de la voz laríngea. Esto requiere una rehabilitación de la voz en la que el equipo de rehabilitación y las técnicas logopédicas juegan un papel fundamental.  Existen diversas técnicas de rehabilitación de la voz.  La más frecuente es la llamada voz erigmofónica, por la cual introduce aire en el esófago y luego lo expulsan de forma controlada por la boca, articulando las palabras, La voz de mejor calidad se consigue a través del uso de prótesis fonatorias mediante las cuales el aire pulmonar es guiado al esófago y luego es expulsado por la boca generando la voz. Finalmente existe la llamada laringe electrónica o laringófono que es un dispositivo que genera una voz metálica a través de la vibración del os tejidos del suelo de la cavidad oral

Por otro lado, se ve afectada la capacidad la normal fisiología de las vías aerodigestivas superiores. Esto puede conllevar alteraciones en la deglución y dificultades para una nutrición adecuada.

También se ve afectada la función de fijación torácica al perder la función del esfínter glótico, lo que puede genera dificultades a la hora de levantar pesos, realizar deposiciones o durante el parto, en el caso de las mujeres fértiles.

Por último, pero no menos importante, uno de los mayores inconvenientes de la laringectomía es el miedo que después desarrollan los pacientes a sufrir rechazo por la nueva forma de producción de voz, lo que les puede generar ansiedad y, a su vez, problemas para el aprendizaje y la adaptación a su nueva condición. También tienen miedo a ser estigmatizados por su imagen física y les genera estrés su vuelta a la vida laboral.

Cómo afecta la laringectomía a los jóvenes

Cada vez se ven pacientes más jóvenes con cáncer de laringe debido a que, al iniciarse pronto en el consumo de tabaco, acumulan años como fumadores a edades más tempranas. Así, cuanto más joven es la persona más dificultades tendrá para superar las secuelas de la larningectomía, sobre todo por lo que implica para su trayectoria profesional. Un estudio publicado por Kotake K et al. en European Archives of Otorhinolaryngology confirma, de hecho, que las personas de mayor edad muestran una mejor adaptación social tras la laringectomía. Además, según los autores, en lo que se refiere a la ocupación profesional, el 30% de los pacientes laringectomizados tuvo que dejar el trabajo por la pérdida de la voz.

Cómo afecta la laringectomía a las mujeres

Aunque el cáncer de laringe afecta en mayor medida a los hombres, cada vez es más habitual diagnosticarlo en mujeres, ya que su consumo de tabaco también ha ido en aumento. La voz erigmofónica resultante de una laringectomía conlleva la producción de voz con tonos graves que, en el caso de las mujeres, va a marcar bastante la diferencia con su voz anterior a la cirugía, lo que va a dificultar aún más su adaptación social. De hecho, un trabajo publicado por van Sluis KE et al. en International Journal of Language & Communication Disorders en el que realizaron entrevistas a mujeres laringectomizadas concluye que experimentan problemas al regresar al trabajo, en el desempeño de sus trabajos de cuidados, en la relación conyugal, en la intimidad y en la interacción social debido a la estigmatización. En este sentido, los autores de este análisis concluyen que el asesoramiento médico previo al tratamiento y los programas de rehabilitación multidisciplinares deberían ayudar a los pacientes a formar expectativas realistas y prepararlos para los cambios a los que se enfrentarán. Además, deben incorporar a la pareja y ofrecer apoyo psicosocial a las mujeres que siguen una laringectomía total para que vuelvan a sus roles anteriores en la vida familiar, la vida social y las actividades relacionadas con el trabajo.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*