La Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (FACME), de la que forma parte la SEORL-CCC, ha presentado el modelo español de recertificación, que apuesta por el rigor científico, la sencillez y la compatibilidad con los modelos internacionales, y ha sido consensuado por las sociedades científicas españolas.

El documento, al que todavía pueden hacer aportaciones las SSCC, establece que la evaluación de las competencias/grupos competenciales incluye dos tipos de actividades. Por un lado, las de tipo A, o asistenciales, que supondrían el 60% de la ponderación. Y, las de tipo B, que comprendería las actividades de Formación Médica Continuada, Docencia e Investigación, que supondrían el 40%.

El modelo hace hincapié en que no debe suponer una excesiva carga burocrática para el médico, favoreciendo la solicitud de este reconocimiento al desempeño asistencial en la práctica diaria (usando para ello indicadores de práctica clínica habitual, proporcionados por las direcciones o en los pactos de gestión anuales o auto auditorías o auto registros sobre el número de procedimientos) y demás actividades de formación e investigación.

Cada sociedad científica nombrará un comité de recertificación, formado por especialistas de la misma considerados como “expertos” en herramientas de docencia y de evaluación. Sus funciones serán fijar y revisar periódicamente las competencias, los indicadores de cada una y los límites para considerarlas “aptas”, revisar las solicitudes y elaborar la propuesta de “recertificado” o “pendiente de recertificar” identificando las áreas donde deben ampliarse las evidencias.

No obstante, el Consejo Asesor de FACME podrá ser consultado por estos comités de expertos de las SSCC en los aspectos que consideren necesarios dentro del proceso de evaluación, con el objetivo de buscar la homogeneidad y el consenso en los criterios utilizados.