• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

Llega el verano, época de baños, fiestas y festivales musicales, vuelos…Todo ello puede hacer mella en los oídos si no seguimos una serie de cuidados y precauciones. Especial atención merecen los niños, pues son los más vulnerables a sufrir episodios de otitis externa como consecuencia de la humedad generada en piscinas y playas. Para prevenir estos problemas se recomiendan los siguientes consejos:

  • Tener precaución a la hora de bañarse: deberán evitarse los baños en aguas contaminadas, reducir el tiempo de inmersión, sobre todo en niños, y secar la parte externa del oído y la entrada al conducto auditivo al salir del agua. En principio no es necesario utilizar tapones salvo que se padezca alguna enfermedad del oído o tendencia a las otitis con la entrada del agua.
  • Proteger los oídos de la música alta: la exposición a ruidos fuertes, como los de conciertos, fiestas populares o festivales, puede tener un efecto perjudicial que va a depender de la intensidad del ruido y del tiempo durante el que se esté expuesto. La exposición prolongada a un ruido por encima de los 80 decibelios, puede ser dañino y generar tanto disminución en la capacidad auditiva como acúfenos. Se recomienda evitar situarse próximo a las fuentes de sonido como altavoces y orquestas, y protegerse con tapones. En caso de molestias o síntomas será necesario acudir al otorrinolaringólogo.
  • Prestar atención a los cambios de presión al bucear: en actividades de riesgo como el submarinismo o el paracaidismo el oído sufre cambios de presión. Lo aconsejable es compensar de forma eficiente esos cambios mediante la función de la trompa de Eustaquio y no practicar estos deportes si se padece un catarro o se tiene alguna patología del oído.
  • Practicar maniobras para evitar taponamientos en viajes: la sensación de taponamiento es habitual con los cambios de presión atmosférica que se producen al viajar en avión, en AVE o al subir o bajar un puerto de montaña. En principio, sino existe una infección respiratoria ni problemas en el oído, con realizar maniobras sencillas que permitan abrir la trompa de Eustaquio puede ser suficiente. Entre ellas se encuentran tragar saliva, mascar chicle o chupar caramelos.

Los otorrinolaringólogos recomiendan que, ante cualquier problema en el oído o en las vías respiratorias altas, se consulte con el especialista antes de ir de vacaciones, sobre todo si existe previsión de practicar alguna actividad que comprometa a los oídos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*