• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

La presbiacusia o pérdida de audición en personas mayores es un problema de salud que, aunque no es reversible, sí es posible paliar sus efectos. La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) insiste en que el uso de dispositivos de audición en la tercera edad ayuda a mejorar la calidad de vida de los pacientes. La presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC, la doctora María José Lavilla, señala en este vídeo una serie de medidas de prevención para minimizar los problemas asociados a la presbiacusia:

  • Evitar la exposición a ruidos intensos y prolongados: la exposición a altos niveles de ruidos a lo largo de la vida acentúan y adelantan los síntomas de la presbiacusia.
  • Cuidar la salud: determinadas enfermedades cardiovasculares están relacionadas con la pérdida de audición. La diabetes, la hipertensión, el tabaquismo, la obesidad y el sedentarismo son factores de riesgo asociados a la presbiacusia.
  • No ingerir medicamentos que favorecen la pérdida auditiva: el consumo habitual de determinados fármacos está relacionado con la presbiacusia. Entre los fármacos ototóxicos más utilizados se encuentran la aspirina, el paracetamol, los antiinflamatorios no esteroideos (Ibuprofeno), los antibióticos del grupo aminoglucósidos y los diuréticos de asa.

Los otorrinolaringólogos también consideran una conducta de prevención de la sordera el hecho de acudir a la consulta del otorrinolaringólogo cuando comiencen a aparecer indicios de presbiacusia. Así mismo, un estado de ánimo positivo y una actitud centrada en el tratamiento de la pérdida de audición, permitirán que el paciente se decida a utilizar audífonos o implantes cocleares para disfrutar de un nivel adecuado de escucha.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*