• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

Un 16% de los pacientes ingresados por COVID-19 en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de hospitales españoles precisaron una traqueotomía para facilitar su respiración. Son datos de un estudio español que se ha presentado estos días en el 71º Congreso de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), celebrado de forma virtual debido a la pandemia.

Entre el 28 de marzo y el 15 de mayo de 2020 se realizaron 1.890 traqueotomías en 120 hospitales españoles. Los datos han sido recopilados por el grupo colaborativo COVID-ORL, formado por más de 250 otorrinolaringólogos y creado a través de la red social whatsapp con el objetivo de establecer una vía de coordinación y una estrategia común ante la avalancha de casos acontecidos entre marzo y abril. Al ser datos recopilados de esta forma, los autores del estudio creen que es muy probable que el número total de intervenciones realizadas sea mucho mayor. Por ello, para establecer un registro de las intervenciones realizadas durante la pandemia, la SEORL-CCC ha presentado durante su congreso una base de datos muy completa con más de 800 traqueotomías  en pacientes COVID-19.

El estudio ha sido publicado en la revista European Archives of Oto-Rhino-Laryngology y en él han participado diversos otorrinolaringólogos, entre ellos el vicepresidente de la SEORL-CCC, el profesor Manuel Bernal-Sprekelsen. Del total de traqueotomías realizadas, 1.461 fueron quirúrgicas y 429 percutáneas. La mayoría se llevaron a cabo en unidades de críticos, muchas veces ubicadas lejos de los quirófanos, por lo que los otorrinolaringólogos tuvieron que adaptarse a las circunstancias excepcionales.

Los otorrinolaringólogos españoles realizaron sus primeras traqueotomías a pacientes con el virus SARS-CoV-2 en Madrid (el 11 de marzo) y Barcelona (el 16 de marzo), ciudades donde las UCIs se vieron desbordadas, duplicando su capacidad. Durante las 3 semanas del pico de la pandemia (del 28 de marzo al 20 de abril), se realizaron la mayoría de las traqueotomías registradas: 1.400. El desigual impacto que ha tenido la propagación del virus en las distintas partes de España ha tenido su repercusión en el número de traqueotomías registradas en cada hospital.

La traqueotomía ha sido la intervención quirúrgica más realizada durante la primera ola de la pandemia por COVID-19. Según el estudio, podría haber ayudado a la recuperación de más de 800 pacientes gravemente enfermos durante esa primera etapa de la pandemia. Además, se ha observado que la traqueotomía ayuda a los pacientes con COVID-19 a salir de la ventilación mecánica, al reducir el esfuerzo respiratorio en aquellos con limitaciones en sus pulmones, permitiendo además la succión de la mucosidad acumulada. La mayoría de las traqueotomías realizadas se hicieron tras una media de 12 días desde la intubación orotraqueal: en más de la mitad se consiguió quitar la ventilación mecánica.

Así mismo, los datos del estudio han permitido comprobar que la tasa de complicaciones tras la traqueotomía en pacientes con COVID-19 es baja: el efecto adverso más notable fue la hemorragia leve y afectó al 2,6% de ellos.

Recomendaciones sobre la traqueotomía

Otro estudio español publicado este mes en la revista JAMA Otolaryngology–Head & Neck Surgery, que también ha contado con la participación de otorrinolaringólogos miembros de la SEORL-CCC, concluye que la traqueotomía abierta realizada a pie de cama puede ser segura para pacientes con COVID-19 que reciben ventilación mecánica en la UCI y para sus cirujanos siempre y cuando lleven la protección personal recomendada. Por otro lado, añade, su indicación temprana, cuando sea apropiada desde el punto de vista clínico, puede estar asociada a un “destete” precoz de la ventilación mecánica y, por ende, con un uso acortado de camas UCI durante la pandemia. La investigación ha sido realizada con 50 pacientes con una media de 63,8 años de edad, en su mayoría, hombres (66%).

Los protocolos actuales aún recomiendan retrasar la traqueotomía durante al menos 14 días o esperar a tener una PCR negativa del paciente para realizarla. Pero hasta ahora las recomendaciones no se basan en la experiencia con pacientes infectados con SARS-CoV-2 ni en situaciones de pandemia con hacinamiento de pacientes en las UCIs. El estudio publicado en el JAMA-ORL, realizado por otorrinolaringólogos del Hospital Clínic, demuestra que adelantar la traqueotomía cuando esté indicada acelera la desconexión de la ventilación mecánica.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*