La cirugía transoral es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que puede ser utilizada para extirpar tumores de faringe y de laringe. Con esta técnica se realiza la resección del tumor aprovechando el acceso natural a la vía aerodigestiva superior (VADS) a través de la boca, sin necesidad de incisiones cutáneas cervicales ni abordajes externos. Todo ello es posible gracias al desarrollo de dispositivos e instrumentos que permiten una mejor visualización, exposición y resección de las lesiones de VADS.

Las primeras intervenciones a través de la cavidad oral para la resección de tumores faringolaríngeos se desarrollaron en los años 70. Para ello se han empleado diversas energías e instrumentos, siendo el láser de CO2 gracias a su capacidad de corte y coagulación, la más extendida. No obstante, la cirugía transoral puede realizarse usando instrumentos de electrocauterio monopolar, ultrasonidos y asistidos por un robot.

La microcirugía transoral se utilizó inicialmente en lesiones benignas y tumores laríngeos malignos de pequeño tamaño. Pero desde los años 80, la evolución de la tecnología, la progresiva adquisición de experiencia y, tras comprobar que es posible dividir el tumor para su extracción sin consecuencias negativas para el paciente, se ampliaron las indicaciones de MTL a la resección de los tumores faringolaríngeos malignos localmente avanzados.

En los últimos tiempos, la cirugía transoral ha experimentado una importante evolución con la incorporación de la visión endoscópica, la utilización de filtros de luz que permiten delimitar las lesiones en base a su patrón de vascularización, el apoyo de plataformas robóticas y el desarrollo de nuevos instrumentos que facilitan el control del sangrado.

 

Cirugía transoral láser

La cirugía transoral utilizando láser de CO2 (MTL) es la más extendida. Los requerimientos para la MTL incluyen el microscopio quirúrgico, el equipo de láser de CO2, un micromanipulador, un sistema potente de extracción de humos, laringoscopios de distintos diámetros y formas, instrumental adaptado para evitar el reflejo del láser y la aplicación de medidas anestésicas que reduzcan la FIO2 durante la cirugía y que protejan de una posible ignición de la VAS en caso de lesión accidental del tubo endotraqueal.

Las características del sistema láser dan la versatilidad del equipo, facilitando desde el corte de máxima precisión, hasta la ablación tisular con mínima carbonización y mejor poder de coagulación. Las limitaciones de esta técnica vienen determinadas por la exposición de la lesión y por una adecuada selección de candidatos que permita unos buenos resultados oncológicos y funcionales.

A diferencia de la cirugía externa, en la MTL la resección se hace a medida, adaptada a la extensión del tumor. En lesiones pequeñas y superficiales se realiza la extirpación en monobloc, en lesiones más extensas se divide la pieza tumoral en varios fragmentos para favorecer su extirpación y controlar el margen profundo de resección.

Principal técnica contra el cáncer de laringe precoz

La MTL se ha convertido en el tratamiento estándar para el tratamiento del carcinoma laríngeo en fase inicial en la mayoría de las instituciones debido a sus buenos resultados oncológicos y funcionales con pocas complicaciones locales, La MTL está especialmente indicada para el tratamiento de tumores precoces localizados a nivel glótico y supraglótico. No obstante, en centros con experiencia, tumores laríngeos localmente avanzados también pueden ser intervenidos con MTL con buenos resultados. Además, lesiones localizadas en la oro e hipofaringe también pueden ser tratadas con cirugía transoral con láser CO2. El micromanipulador permite focalizar la luz del láser CO2, facilitando un corte preciso con mínimo daño térmico y que, en última instancia, posibilita una resección con márgenes muy estrechos.