• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
cancer-garganta-cuello2

El cáncer de cabeza es el sexto con más incidencia a nivel mundial y en España se producen más de 11.500 nuevos casos cada año, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Sus principales factores de riesgo son el tabaquismo, el alcohol y el virus del papiloma humano (VPH). De hecho, según datos de la SEORL-CCC, el 30% de los casos de cáncer de orofaringe están relacionados con el sexo oral debido al VPH. Este virus produce infecciones de transmisión sexual en genitales, ano y orofaringe. Ahora, un estudio reciente publicado en la revista Cancer Discovery ha revelado que los pacientes con este cáncer asociado al VPH tienen una mayor tasa de supervivencia que los que se asocian al tabaquismo.

El 80% de los pacientes con un cáncer de cabeza y cuello asociado al VPH tienen un índice de supervivencia satisfactorio tras 5 años después del diagnóstico, mientras que este porcentaje se reduce hasta el 40-50% cuando el responsable es el tabaco. En la investigación citada se analizaron las interacciones entre estos dos elementos asociados al cáncer con el objetivo de comprender mejor a qué se deben esas diferencias.

Lograron identificar varias interacciones de proteínas nuevas que hasta el momento no se habían asociado con esta patología. Los resultados desvelaron que, cuando el cáncer es causado por el tabaquismo, las proteínas implicadas mutan, mientras que, cuando es el VPH el factor determinante, se trata de las mismas proteínas pero sin estar mutadas. De ahí los expertos sostienen que “la infección viral y el desarrollo de tumores comparten vías comunes”.

Formas de prevención del cáncer de cabeza y cuello

Este estudio abre la posibilidad de nuevas alternativas para combatir el cáncer de cabeza y cuello y entender mejor sus mecanismos de ataque, pero hasta el momento, lo mejor que se puede hacer es tomar las medidas necesarias para prevenir su aparición:

Evitar el alcohol y el tabaco: son los dos agentes que más aumentan el riesgo de cáncer. Fumar provoca que el riesgo de desarrollarlo sea 20 veces mayor, y, en combinación con el alcohol, que hace que los compuestos tóxicos estén más en contacto con la mucosa, las probabilidades se multiplican por cuatro. El 75% de los casos diagnosticados se deben a estos dos factores, según datos de la sección de cáncer de cabeza y cuello del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC).

Vacuna contra el VPH: en la actualidad existe una vacuna contra las cepas más peligrosas de este virus que tienen una mayor probabilidad de provocar cáncer. Por ello, se ha implementado en los calendarios de vacunación como estrategia para reducir las infecciones de VPH, el virus de transmisión sexual más extendido en todo el mundo. En España, todas las Comunidades vacunan a las niñas a los 14 años, salvo Asturias que lo realiza a los 13, de forma gratuita. Después de esa edad y para todos los varones, tengan la edad que tengan, se debe comprar en la farmacia. No obstante, la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda su administración en niños para lograr una mejor cobertura frente al virus.

Relaciones sexuales con protección: como se ha mencionado, el VPH es el virus de transmisión sexual más expandido y está relacionado con el aumento de la incidencia del  cáncer orofaríngeo, que entre el 10 y el 50% de los casos están asociados a este virus. Además de la vacuna, la protección durante las relaciones es importante para frenar su propagación.

-Estilo de vida saludable: la alimentación también es relevante en la prevención del cáncer. Seguir una dieta variada y equilibrada en la que las verduras y las frutas tengan relevancia, reduce el riesgo de aparición, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El diagnóstico precoz es una pieza fundamental para mejorar las tasas de supervivencia.  Por ello es necesario saber qué zonas del organismo pueden verse afectadas y, en caso de notarse algún tipo de anomalía, acudir al especialista:

  • Cavidad oral (encías, paladar duro, lengua, suelo de la boca y la mucosa oral)
  • Senos paranasales (cuatro cavidades aéreas de la cabeza)
  • Orofaringe (la zona de la garganta que se encuentra detrás de la boca)
  • Nasofaringe (parte de la garganta situad detrás de la nariz)
  • Hipofaringe (la parte inferior de la garganta)
  • Laringe (glotis, supraglotis y subglotis)
  • Zona posterior de la garganta (amígdalas, base de la lengua y paladar blando)
  • Cuerdas vocales
  • Tiroides
  • Labios y glándulas salivales
  • Cavidad nasal

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*