En el tratamiento de los tumores nasosinusales la videoendoscopia transnasal ha supuesto un gran avance para conseguir el tratamiento eficaz y la curación de los pacientes. Así lo concluye la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) que celebra desde este jueves en Zaragoza su XX Reunión de Primavera. Estos tumores tienen una situación anatómica que hace que el abordaje quirúrgico sea todo un reto y con la videoendoscopia, además de permitir llegar a lesiones inabordables por las técnicas convencionales, se realizan intervenciones con mínimas secuelas. Por lo general, antes eran muy agresivas y dejaban secuelas estéticas y funcionales porque afectaban a los nervios craneales.

La endoscopia, junto con las cámaras de alta definición y los navegadores, han mejorado tanto el diagnóstico como el tratamiento, no sólo de los tumores nasosinusales sino de otras patologías que afectan a la cavidad nasal. “Conseguimos mejores resultados gracias a que tenemos una mayor precisión y un mejor postoperatorio para los pacientes”, resume el doctor Miguel Armengot, presidente de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la SEORL-CCC. Así, un estudio español publicado en Acta Otorrinolaringológica Española  confirma que la cirugía sinusal endoscópica es una técnica mínimamente invasiva y segura.

Por otro lado, la tendencia en el tratamiento de los tumores nasosinusales malignos “vendrá con fármacos que actúen sobre las células tumorales específicamente, y no sobre las células sanas también como sucede en la actualidad. Parece que el futuro pasa por la inmunooncología”, comenta el doctor Armengot.

Los tumores nasosinusales pueden pasar desapercibidos, ya que el 10% son asintomáticos, y confundirse con rinitis alérgica o sinusitis por lo que conviene prestar atención a los síntomas de alerta, que es cuando aparecen de forma unilateral, afectando solo a un lado de la nariz, y progresiva. Sus síntomas son similares a las enfermedades inflamatorias, de ahí su confusión con otras patologías: obstrucción nasal, anosmia, dolor a la presión, epistaxis y rinorrea. Comprenden cerca del 3% de los tumores malignos que se originan en las vías aerodigestivas superiores, según datos de la SEORL-CCC. Este tipo de tumores son más frecuentes en hombres a partir de la quinta década de vida y se relacionan con la exposición a contaminantes como el níquel, que se inhala sobre todo por el tabaco, el cromo o el polvo de madera. Crecen en cavidades llenas de aire y solo se manifiestan cuando la cavidad está llena e invaden estructuras vecinas como puede ser el ojo, el cerebro, la cara, los nervios craneales y el aparato dentario. Son tumores de diagnóstico tardío y en un estadío avanzado, de ahí su mal pronóstico.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*