• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

Se publica el listado de ayudas para estancias formativas e investigadoras

La Comisión de Formación y la Comisión Delegada de la SEORL-CCC ha hecho público el listado de las personas que han recibido la concesión de ayudas para estancias formativas e investigadoras. Dicho listado puede consultarse en el siguiente enlace: http://seorl.net/becas-premiadas-por-seorl/

Estas ayudas forman parte de la apuesta de la SEORL-CCC por la Formación Médica Continuada y el Desarrollo Profesional Continuo, además de promover la investigación en el ámbito de la otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello.

Los especialistas que han conseguido estas becas tendrán así la oportunidad de compartir intereses y experiencias con compañeros de otros Servicios ORL, Unidad o Centro, además de adquirir nuevos conocimientos y metodologías de investigación.

 

El ruido, el principal enemigo para la salud de los oídos

El ruido constituye el principal factor que puede dañar los oídos a diario, tal y como explica el doctor Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología de la SEORL-CCC, en este vídeo. La exposición continua a ruidos en el trabajo, la calle o las zonas de ocio, puede ser determinante para la salud auditiva y puede condicionar la capacidad de audición en el futuro. Incluso puede generar otros problemas de salud. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la exposición al ruido del tráfico es la responsable de la pérdida de 1,5 millones de años de vida saludable por año solo en Europa Occidental, sobre todo en lo relacionado con el deterioro cognitivo y los trastornos del sueño.

De forma especial preocupa la salud auditiva de los jóvenes en relación al ruido, pues, según datos de la OMS, el 50% de las personas entre los 12 y 35 años están expuestos a niveles de ruido perjudiciales a consecuencia del uso de dispositivos de audio y teléfonos inteligentes, y el 40% a ruidos potencialmente nocivos en bares, discotecas y clubes.

La exposición continuada al ruido puede ocasionar pérdida de audición progresiva dependiendo de cada persona, ya que habrá algunas que por diversos factores sean más propensas. Los factores genéticos, las enfermedades crónicas, la toma de determinados medicamentos y la exposición al humo del tabaco pueden incrementar ese riesgo de pérdida auditiva causada por el ruido. Por ello, uno de los consejos para cuidar los oídos a diario es la protección frente a la exposición continuada a ruidos fuertes. En este sentido, en ciertas profesiones será necesario el uso de cascos o tapones para disminuir el impacto del ruido. Además, también es conveniente su uso en conciertos o discotecas.

La exposición a la contaminación, que suele aumentar en épocas de aire seco y frío, ante la ausencia de lluvias, también puede ser un riesgo indirecto para la salud de los oídos, según el doctor Lassaletta. El aire contaminado propicia que la exposición a determinados alérgenos sea mayor por lo que puede afectar a los oídos.

Mitos sobre el cuidado de los oídos

Los otorrinolaringólogos insisten en que lo mejor que se puede hacer para cuidar la salud de los oídos es seguir una serie de medidas de prevención, sobre todo en cuanto a la exposición al ruido, donde señalan la importancia de estar protegidos.

Entre los mitos más extendidos en el cuidado de los oídos es la relación entre la higiene y la producción de cera o cerumen. Esta es una cuestión fisiológica que, por tanto, no está asociada a la limpieza de los oídos. Por ello, los especialistas en otorrinolaringología recomiendan a los pacientes no preocuparse en exceso por la presencia de cera en los oídos y la limpieza de los mismos, pues es el propio oído el que expulsa la cera. Así, en ningún caso deben usarse bastoncillos óticos ni ningún otro objeto para retirarla ya que pueden resultar muy peligrosos, pues al introducirlos en el oído se puede empujar la cera hacia el tímpano y causar lesiones graves. En caso de tapón o acumulo de cera deberá ser un profesional cualificado el que la retire con el instrumental adecuado.

Consejos para cuidar los oídos a diario

Los otorrinolaringólogos recomiendan tomar una serie de medidas para cuidar los oídos a diario y conseguir así mantener una buena salud auditiva:

  • Evitar la exposición continuada al ruido excesivo y protegerse: es importante mantenerse alejados de las fuentes de ruido, intentar disminuir el ruido que se genera de forma individual y reducir el tiempo de exposición a grandes intensidades de ruido o a ruidos fuertes (altavoces, taladros, cohetes o petardos, etc). En caso de que no sea posible evitarlo, será necesario el uso de protectores auditivos mediante cascos o tapones.
  • No limpiar los oídos en exceso: es recomendable tenerlos limpios, pero basta con el agua de la ducha para mantener una buena higiene. No deben usarse bastoncillos ni ningún otro objeto para extraer la cera o suciedad.
  • Prestar atención a los signos de pérdida auditiva: aunque suele ser más manifiesta conforme avanza la edad, puede aparecer en personas más jóvenes también. De hecho, el uso de auriculares para escuchar música está adelantando la edad de aparición de la presbiacusia o pérdida de audición debida a la edad. La dificultad para oír la televisión o entender conversaciones grupales o a distancia, por ejemplo, así como la presencia de acúfenos, entre otros, pueden ser indicadores de pérdida auditiva. En estos casos es imprescindible acudir a un otorrinolaringólogo para que determine la mejor solución para mejorar la calidad de vida de la persona.
  • Evitar la toma excesiva de medicamentos que favorecen la pérdida auditiva: determinados fármacos como los antiinflamatorios no esteroideos o analgésicos como el paracetamol son ototóxicos y su consumo habitual puede inducir pérdida de audición.
  • Prevenir las infecciones de las vías respiratorias: sobre todo en el caso de los niños, los catarros y las infecciones de las vías altas, son el principal factor de riesgo de las otitis, por lo que es fundamental seguir unas adecuadas medidas higiénico-dietéticas que eviten el contagio de estas patologías.
  • Acudir al especialista y no automedicarse: es conveniente que ante cualquier problema en el oído se acuda a un otorrinolaringólogo para que realice una exploración y determine el origen del problema y la solución a seguir. No es conveniente automedicarse ante alguna infección o dolor y en ningún caso tomar antibióticos no recetados por el médico.
La blefaroplastia o cirugía de párpados, entre las más demandadas del mundo

La blefaroplastia o cirugía de párpados, entre las más demandadas del mundo

La blefaroplastia o cirugía palpebral se ha convertido en los últimos años en una de las cirugías estéticas más demandadas del mundo. De hecho, en España, según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) es la tercera más demandada, y la primera en las edades comprendidas entre los 55 y 60 años.  El otorrinolaringólogo y cirujano de cabeza y cuello, por sus conocimientos anatómicos de la cara y su formación, cumple los requisitos necesarios para realizar intervenciones quirúrgicas de estética facial, como la blefaroplastia, y además consigue cumplir con el objetivo de mantener la funcionalidad de las estructuras faciales.

Esta intervención de estética facial comprende una serie de procedimientos quirúrgicos cuyo objetivo es remodelar el párpado superior o inferior reposicionando o extirpando el exceso de tejido cutáneo, graso o muscular. Las pretensiones de los pacientes que se someten a esta intervención son sobre todo estéticas, ya que ayudan a rejuvenecer el rostro. Corrigien la caída de los párpados y eliminan las llamadas bolsas, lo que favorece además la reducción de los signos de fatiga y de cansancio. Sin embargo, también puede haber un objetivo funcional, ya que permite eliminar un exceso de piel que al al tapar el eje visual pueden causar pérdida de visión.

Las técnicas empleadas en esta intervención son de cirugía ambulatoria y, en ocasiones, se asocian a otras de estética periorbitaria. La recuperación de paciente suele ser rápida, mientras que el resultado final deberá ser valorado varios meses después de la operación.

Preparación previa de la cirugía de párpados

Cabe distinguir entre la cirugía del párpado superior y la cirugía del párpado inferior. En la valoración previa el otorrinolaringólogo deberá descartar la presencia de otras alteraciones palpebrales, como puede ser una ptosis o descenso de ceja. En estos casos, habría que corregir primero este problema de forma quirúrgica.

En el análisis previo, además de informar al paciente sobre la técnica que se va a emplear, la anestesia y el postoperatorio, también es cada vez más empleado el estudio facial en 3D. Este permite valorar las modificaciones faciales a realizar para ver los resultados finales y, por tanto, precisar más con la consecución de los objetivos planteados tanto por el paciente como por el cirujano.

Entre las indicaciones más comunes para la blefaroplastia del párpado superior se encuentran la dermatoacalasia o blefarocalasia que es un exceso de piel originado a raíz de la distensión de fibras elásticas y colágenas, siendo más marcado en los dos tercios externos del párpado superior. El paciente que tiene este problema, parece tener un segundo párpado y suele mostrar fatiga visual y, en casos extremos, puede ser un obstáculo visual.

Cirugía de párpados o blefaroplastia

Esta cirugía es considerada de corta duración, pues consiste en la realización de una serie de pequeñas incisiones, en función de los párpados a intervenir. Son incisiones muy finas que siguen las líneas naturales en los párpados superiores y quedan debajo de las pestañas en los inferiores. En la actualidad, en ocasiones, se emplea el láser para realizar las incisiones sin apenas sangrado. Mediante estas incisiones se separa el tejido cutáneo de la grasa y el músculo y se extraen los excesos de grasa, piel o músculo, en función de cada caso. Los puntos se colocarán sueltos, finos o, incluso, intradérmicos en ciertas ocasiones. En caso de que sean sueltos, se retiran a los 4 o 5 días.

Dependiendo de los párpados intervenidos, el paciente permanecerá unas horas en el hospital tras la intervención. Durante ese tiempo se le aplicará hielo, pomadas oculares o gasas humedecidas y se le indicarán las posibles complicaciones que pueden surgir en los días posteriores para prestarles atención y saber cómo actuar. En la mayoría de los casos estas complicaciones se relacionan con la cicatrización.

Técnicas complementarias

Existen una serie de técnicas complementarias que pueden ayudar a completar los resultados buscados con la blefaroplastia en determinadas ocasiones. Para ello es importante valorar distintos aspectos como el soporte óseo, los mecanismos protectores oculares, o la posición de las cejas, entre otros.

Para evitar posibles malposiciones de los párpados, sobre todo si el paciente carece de suficiente soporte, se emplean técnicas de cantoplastias y/o cantopexias.

Otra técnica que se puede emplear es la trasposición de las bolsas adiposas que ayuda en aquellos casos en los que se puede crear una deformidad estética del contorno del párpado inferior al resecarse en exceso las bolsas adiposas. Para ello se traspasa o reubica la grasa mediante diferentes procedimientos y el resultado estético suele ser satisfactorio.

Los tumores de rinofaringe son de difícil diagnóstico y tratamiento

Los tumores de rinofaringe son de difícil diagnóstico y tratamiento

La nasofaringe, rinofaringe o cavum es la región más superior de la faringe y está situada detrás de las fosas nasales y en íntima relación con la base del cráneo. Los tumores primarios de la nasofaringe tienen una baja incidencia en la población. Su profunda localización en el macizo facial y su relación con la base del cráneo y estructuras vasculares y nerviosas críticas hacen que el diagnóstico y el tratamiento de estos tumores sea complejo.

De todos los tumores originados en el cavum, el tumor benigno más frecuente es el angiofibroma juvenil, mientras que el carcinoma nasofaríngeo constituye el tumor maligno más frecuente.

Angiofibroma juvenil (AJ)

Se trata de un tumor benigno de naturaleza vascular, que afecta casi exclusivamente a varones adolescentes, sobre todo entre los 10 y los 18 años. Representa el 0.5% de todos los tumores de cabeza y cuello.

Los AJ muestran un patrón de crecimiento expansivo y destructivo y se pueden extender hacia estructuras adyacentes como las fosas nasales, los senos paranasales, la órbita y la base del cráneo, y en ocasiones, hacerse intracraneal.

La clínica de los AJ está en función de la localización, del tamaño y de la extensión de la tumoración  Sus síntomas más habituales, y que suceden en más del 80% de los pacientes, son las hemorragias nasales y la obstrucción nasal unilateral progresiva.  Otros síntomas que se pueden presentar, aunque menos habituales, son la cefalea, rinorrea, hipoacusia, rinolalia (una alteración de la fonación), desplazamiento del paladar, diplopia (visión doble) o deformidad facial, entre otros.

Para su diagnóstico, además de la endoscopia nasal, se debe realizar una tomografía computarizada y una resonancia magnética nuclear, para valorar la extensión del tumor y planificar la cirugía y las técnicas a emplear. La biopsia de la tumoración está contraindicada para evitar una hemorragia incoercible.

En cuanto al tratamiento de elección en la actualidad, consiste en la resección quirúrgica del tumor, previa angiografía y embolización selectiva dirigida a las arterias que nutren al tumor. El objetivo primordial es la erradicación completa de la masa tumoral, con la menor morbilidad posible para el paciente. La técnica más utilizada en la actualidad es el abordaje endoscópico endonasal que permite extirpar el tumor de un modo seguro y eficaz en la mayoría de los casos. No obstante, los abordajes abiertos, como el degloving, siguen teniendo sus indicaciones. La resección subtotal de la tumoración junto con radiocirugía postoperatoria u observación es una estrategia válida para casos con afectación de estructuras críticas. El tratamiento de estos tumores requiere mucha destreza quirúrgica por lo que únicamente debe hacerse en centros especializados y con profesionales con mucha experiencia.

Carcinoma nasofaríngeo

Los tumores malignos de rinofaringe pueden aparecer a cualquier edad y se caracterizan por un diagnóstico tardío debido a que produce signos y síntomas de naturaleza inespecífica y a la difícil interpretación de las imágenes de la zona nasofaríngea. Como factores que predisponen a padecer este tipo de tumores se han señalado los ambientales, genéticos y virales, en especial el virus Epstein-Barr. Suele ser más frecuente en varones y sus picos de edad se sitúan en los 20 y los 50 años.

Los carcinomas de nasofaringe se originan en la llamada fosita de Rosenmüller, situada por detrás y por encima de la desembocadura de la trompa de Eustaquio. Estos tumores pueden subdividirse en 3 subtipos histológicos, De todos ellos, el más frecuente en países occidentales es el carcinoma epidermoide queratinizante o diferenciado, y se presenta en gente de mayor edad. El carcinoma indiferenciado o linfoepitelioma, por su parte, representa la mayoría de estos tumores, y es el más frecuente en zonas endémicas. Un tercer tipo es el carcinoma epidermoide no queratinizante.

Algunos signos que pueden hacer sospechar la presencia de este tipo de cáncer son:

  • Adenopatía cervical: esta inflamación de los ganglios linfáticos que se encuentran alrededor de la cabeza y el cuello afecta en el 80% de los casos.
  • Signos otológicos: suceden en el 40-60% de los casos y la más frecuente es la hipoacusia de transmisión unilateral.
  • Signos rinológicos: puede haber obstrucción, insuficiencia respiratoria nasal o, en ocasiones, sangrados nasales.
  • Signos oftalmológicos: en el 5% de los casos y por lo general son la parálisis de la motilidad ocular y la exoftalmia (propulsión o prominencia presente en el globo ocular).
  • Signos neurológicos: aparecen en el 10-20% de los casos y suelen ser los más frecuentes, por este orden, la diplopía o visión doble, el dolor hemifacial o faríngeo o las cefaleas.

En su diagnóstico, el otorrinolaringólogo tendrá en cuenta todos estos signos descritos, así como los antecedentes familiares. Además, realizará una exploración exhaustiva, que incluya palpación cervical, otoscopia y exploración neurológica. Además, utilizará el fibroendoscopio para localizar y delimitar la extensión de la lesión, así como distintas pruebas de imagen. La confirmación del diagnóstico se realizará mediante una biopsia.

El tratamiento de elección del cáncer nasofaríngeo es la radioterapia, ya que se trata de un tumor muy radiosensible y, además, se localiza en una zona de difícil acceso para su extirpación quirúrgica. En algunos casos se complementará con quimioterapia, para mejorar el control local y regional de la enfermedad. La cirugía es menos empleada y se utilizará sobre todo en caso de recurrencias locales, donde no es posible la reirradiación.

La supervivencia dependerá del estadio en el que se detecten estos tumores.