• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin

MEDICO ESPECIALISTA EN OTORRINOLARINGOLOGIA (ORL)

30/09/2019

CONSORCI HOSPITALARI DE VIC

El Consorci Hospitalari de Vic precisa incorporar un Medico especialista en Otorrinolaringología (ORL).

Imprescindible estar en posesión de la titulación de especialista vía MIR. Valorable formación y/o experiencia en exploración vestibular.
Se ofrece contratación indefinida al 100% de dedicación (posibilidad de otras dedicaciones a pactar). Retribución según convenio de aplicación de la entidad.
Existen posibilidades de colaboración con la Universidad de Vic – UCC y la Facultad de Medicina por el ejercicio docente. Investigación con fondos públicos y privados y posibilidades de formación continuada.

Personas interesadas nos pueden hacer llegar su CV al correo: seleccio@chv.cat o bién, registrarse a través del web, al enlace: http://www.chv.cat/consorci/treballa-amb-nosaltres/convocatories/

 

Persona de contacto: Marta Bofill

Email: seleccio@chv.cat

Teléfono: 938891111

¿Cómo mejora la calidad de vida de las personas sordas con los implantes cocleares?

Los implantes cocleares mejoran la calidad de vida de las personas sordas gracias a los diversos beneficios que aporta al conseguir la recuperación de la audición. Con motivo del Día Internacional de las Personas Sordas, que se celebra el último domingo de septiembre a nivel mundial, la SEORL-CCC recuerda lo importante que es que las familias, autoridades y pacientes en general tomen conciencia del impacto que supone la sordera en la calidad de vida y de qué soluciones pueden ponerle a ello, como es el caso del implante coclear.

Se calcula que hay más de 70 millones de personas en todo el mundo con sordera, definida esta como una pérdida de la capacidad auditiva, lo que conlleva una dificultad para oír, con independencia de la intensidad. La sordera puede ser congénita o adquirida, que puede estar originada por múltiples patologías o a la exposición continua y excesiva a niveles altos de ruido, entre otras. La sordera dificulta la capacidad de la persona para hablar y comunicarse, lo que influye en sus relaciones sociales, laborales y familiares. En el caso de los niños además, puede retrasar su aprendizaje y adquisición del lenguaje. Todo ello puede ocasionar problemas emocionales de baja autoestima, ansiedad, depresión o aislamiento social.

En este sentido, el diagnóstico precoz es fundamental para iniciar un tratamiento adecuado que permita minimizar el impacto sobre la calidad de vida de la persona que la sufre. Por ello, se recomienda estar pendiente de los posibles signos de sospecha de la hipoacusia o sordera, tanto en la etapa infantil como en la adulta. En los niños, será muy importante la realización del cribado neontal, pues el 80% de las hipoacusias están presentes en el nacimiento. Para ello la Comisión para la Detección Precoz de la Hipoacusia (CODEPEH) establece un programa universal seguido por todos los hospitales españoles. En cuanto a la edad adulta, sobre todo en personas mayores, conviene que sus familiares presten atención a las señales de alarma para frenar su evolución, pues puede conllevar aislamiento social y acelerar el deterioro cognitivo.

Las soluciones a la pérdida auditiva pueden ser médicas, quirúrgicas o audioprotésicas. En este sentido, la cirugía de implante coclear ha demostrado buenos resultados y ha permitido una gran evolución en el tratamiento de las personas sordas. El inicio de su tratamiento desde las primeras etapas de la vida ha conseguido que cada vez se encuentren menos personas adultas con sordera congénita.

Los implantes cocleares son unos dispositivos electrónicos que permiten restaurar la función auditiva gracias a que consiguen una estimulación eléctrica de las terminaciones nerviosas del nervio coclear. Así, captan la señal sonora y la transforman en estímulos eléctricos que permiten simular un funcionamiento correcto de la cóclea y que, de esta manera, la persona con discapacidad auditiva pueda oír.

Beneficios del implante coclear

La mayoría de los pacientes muestran mejoras en la percepción del sonido con el implante coclear respecto a la situación anterior en la que empleaban audífonos. Incluso muchos de ellos afirman poder hablar por teléfono o apreciar la música. Sin embargo, no solo proporciona resultados para las habilidades auditivas de la persona, sino que afecta a todos los ámbitos de su vida. Por ello, los cuestionarios sobre la calidad de vida son herramientas fundamentales para evaluar esos resultados.

En este sentido, un estudio publicado en HNO concluye que los implantes cocleares mejoran la calidad de vida relacionada con la salud de personas intervenidas por sordera unilateral, reducen la angustia del tinitus que suelen manifestar y mejoran las comorbilidades psicológicas. Además, resultan beneficiosos para la mejora auditiva, sobre todo en entornos de ruido y en la audición direccional.

Al contrario de lo que se piensa, los implantes cocleares pueden colocarse a cualquier edad, es decir, que las personas mayores pueden ser candidatas a recibirlos, siempre que reúnan las condiciones necesarias. De hecho, se ha comprobado como contribuyen a frenar el desarrollo cognitivo y por tanto la aparición de demencia. Además, les hará recuperar la confianza y les dará más seguridad en sus relaciones sociales, ya que mejora su capacidad de comunicación. Así, una revisión de estudios publicada en Current Opinion in Otolaryngology confirma que la implantación coclear mejora la autonomía y calidad de vida en ancianos. Sus autores advierten de que la edad no debe limitar la toma de decisiones quirúrgicas y que el implante coclear se puede utilizar como una opción de tratamiento eficaz y bien tolerada para la pérdida auditiva de severa a profunda en edades avanzadas.

La SEORL-CCC firma un consenso sobre hipoparatiroidismo con la SEEN

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) han elaborado de forma conjunta un  Documento de consenso sobre hipoparatiroidismo post-tiroidectomía con el objetivo de establecer un protocolo de actuación que ayude a predecir este trastorno y evitar complicaciones o reingresos de los pacientes.

El hipoparatiroidismo es la complicación más frecuente que sufren los pacientes tras una tiroidectomía total, el tratamiento más habitual del cáncer de tiroides, y también utilizada para tratar enfermedades tiroideas benignas. Su prevalencia cuando es transitorio, es decir, dura menos de 6 meses, oscila entre el 10% y el 40%; mientras que la del permanente o crónico,  presente más allá de 6 meses, varía del 0,12% al 16,2%, según las diferentes series publicadas. Este trastorno se caracteriza por una hipocalcemia, reducción en la producción de calcio, como consecuencia de una insuficiente secreción de la hormona paratiroidea (PTH). Se produce porque durante la tiroidectomía, las glándulas paratiroides (hay 4 glándulas) pueden lesionarse bien por su extirpación inadvertida o por la coagulación accidental de las mismas durante el control de las hemorragias o por la alteración de su vascularización.

Tras una tiroidectomía, la hipocalcemia por hipoparatiroidismo puede ocurrir de forma aguda y convertirse en una urgencia médica. El déficit en la producción de calcio puede alterar las funciones neurológicas, cognitivas, musculares y cardiacas. La aparición de parestesias (alteraciones de la sensibilidad) en los labios o las yemas de los dedos y los espasmos musculares (tetania) en las manos y en los pies (espasmo carpopedal) deben alertar acerca de la existencia de unas cifras bajas de calcio en sangre. Si no se corrigen los niveles de calcio pueden aparecer fenómenos de broncoespasmo y laringosespasmo, convulsiones y alteración del nivel de conciencia.  Ante la sospecha clínica de un cuadro de hipocalcemia se debe instaurar tratamiento sin esperar la confirmación analítica. Las cifras de calcio no siempre se correlacionan con la intensidad de los síntomas.

Tanto la SEORL-CCC como la SEEN han establecido una serie de recomendaciones a seguir antes, durante y después de la cirugía de tiroides con el objetivo de minimizar, en la medida de lo posible, el riesgo de hipoparatiroidismo derivado de la intervención. En este sentido es muy importante la experiencia del cirujano de cabeza y cuello en la práctica de tiroidectomías, pues se ha demostrado que la realización de unas 40-50 intervenciones anuales permite disminuir las tasas de hipoparatiroidismo permanente, así como otras complicaciones derivadas de este tipo de cirugía. Conviene también contar equipo quirúrgico experimentado y tener una vigilancia más estrecha en casos de mayor complejidad quirúrgica como son las reintervenciones, los bocios grandes con extensión intratorácica, en el caso de que sea necesaria una disección de los ganglios centrales del cuello y en el caso de la enfermedad de Graves. Además, hay que monitorizar especialmente a los pacientes en los que hay constancia de la extirpación, accidental o no, de alguna glándula paratiroides.

Tratamiento del hipoparatiroidismo

De manera profiláctica y tras la tiroidectomía total, el consenso establece que no está recomendado el empleo de suplementos de calcio y/o vitamina D en todos los pacientes intervenidos. La medición de la PTH en las primeras horas tras la cirugía puede determinar el riesgo de desarrollar una hipocalcemia clínica. Aquellos pacientes con una variación pre y postoperatoria de PTH menor del 80% tendrán un riesgo bajo y podrán ser dados de alta sin suplementos, aunque siempre hay que tener en cuenta cada caso concreto. Así mismo, aquellos en los que se determine un riesgo muy alto de hipocalcemia sintomática deberán iniciar la suplementación con calcio en las primeras 24 horas.

El tratamiento de la hipocalcemia consiste en controlar los síntomas y evitar complicaciones graves, pues los casos más severos pueden llegar a comprometer la vida del paciente. Si se consigue una estabilidad en los niveles de calcio, el tratamiento se podrá ir reduciendo de forma paulatina. Sin embargo, aquellos pacientes que presenten una sintomatología crónica deberán tomar sales de calcio oral y calcitriol para mantenerse libres de síntomas.

ESPECIALISTA EN OTORRINOLARINGOLOGÍA MÁLAGA

23/09/2019

MALAGA

Hospital VITHAS PARQUE SAN ANTONIO.

 

 

 

Persona de contacto: Purificación Contreras Molina

Email: puricontri@hotmail.com / fardoun.otr@gmail.com

Teléfono: 626757113

La obesidad, uno de los principales factores de riesgo de la apnea del sueño

El aumento de la obesidad multiplica los casos de apnea del sueño en todo el mundo, así lo advierte la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) con motivo del Día Nacional de la Apnea del Sueño que se celebra el 21 de septiembre. A nivel mundial hay 936 millones de personas de entre 30 y 69 años tienen apnea obstructiva del sueño de intensidad leve a moderada y 425 millones de intensidad moderada a severa. Así lo confirman las estimaciones publicadas este verano en The Lancet Respiratory Medicine. En España, la prevalencia de la apnea del sueño con un índice de apnea-hipopnea (IAH) >15/h (considerado moderado-grave) es del 14% en hombres y 7% en mujeres de las edades antes señaladas.

La obesidad conlleva un estrechamiento de la vía aérea y un exceso de carga mecánica debido al aumento de la grasa depositada en las paredes faríngeas y en la lengua, lo cual hace disminuir el volumen de la luz. Además, hay una compresión externa de la grasa localizada superficialmente que sobrecarga la función de los músculos. Por otro lado, el depósito graso localizado entre las fibras musculares de la faringe contribuye a reducir su capacidad de contracción.  También hay que tener en cuenta que, el volumen pulmonar, uno de los factores importantes que favorecen la tensión de los músculos faríngeos, está disminuido en los pacientes obesos, especialmente en la posición de supino. Todo esto hace que la vía aérea se cierre durante el sueño y baje la saturación de oxígeno en sangre porque el aire no puede llegar a los pulmones.

Otros factores de riesgo generales que aumentan las posibilidades de sufrir esta patología son el alcohol, el tabaco y la toma de determinados fármacos. También ser varón incrementa las posibilidades, al igual que la edad.

Signos de la apnea del sueño

El síndrome de apnea obstructiva del sueño se define por la aparición repetitiva de apneas o hipopneas durante el sueño de tipo obstructivo por colapso de la vía aérea superior. Se mide con un índice, el IAH, que se calcula dividiendo el número total de apneas e hipopneas registradas por el tiempo en minutos y multiplicado por 60. Si obtenemos un valor entre 5 y 15 será leve, por encima de 15 y hasta 30 moderado, y por encima de 30 grave. El diagnóstico precoz de la apnea del sueño es de suma importancia, según destacan en la SEORL-CCC, ya que los pacientes con SAHS grave tienen mucho mayor riesgo de morbimortalidad cardiovascular que el resto. Esto significa que si no reciben tratamiento en 10 o 15 años hasta el 40% pueden tener un desastre fatal y morir. Sin embargo, el riesgo de los pacientes que se tratan con CPAP y cumplen con el tratamiento, es mucho menor.

En los adultos, el signo más determinante es la somnolencia diurna excesiva, que puede medirse con la Escala de Epworth que nos dará una aproximación a la repercusión que el  trastorno del sueño tiene para el paciente en función de los valores obtenidos. También pueden aparecer otros síntomas como cefalea matutina, sensación de sueño no reparador, trastornos de la conducta y de la personalidad, como depresión o irritabilidad, y hasta alteraciones sexuales con impotencia. Además, como consecuencia del cansancio diurno, puede haber un aumento de la siniestralidad laboral y en carretera, y disminución de la concentración en el trabajo.

Por la noche, el síntoma más frecuente es el ronquido que se suele acompañar de paradas de la respiración. Hay que olvidar la falsa creencia de que cuando alguien ronca está durmiendo bien. Si alguien ronca es porque tiene dificultad para que pase el aire por la vía aérea superior y eso debe ser estudiado porque las personas con SAHS grave tienen un mayor riesgo de mortalidad y de enfermar que las personas sin SAHS.

En la población infantil, el síntoma más característico es la hiperactividad. Son niños que no paran por lo que puede confundirse con el TDAH. Además, roncan fuerte, cuando un niño no debe roncar, y no duermen la noche completa porque se despiertan mucho.

El síndrome de apnea obstructiva del sueño afecta al 10% de los niños, porcentaje que se eleva al 15% en los menores de siete años. El problema de la obesidad también puede elevar esas cifras. Por otro lado, la mayoría de los niños no están diagnosticados de forma correcta porque en ellos no suelen hacerse pruebas de sueño, por un lado, debido a que las poligrafías cardiorrespiratorias no están validadas; y por otro, por las listas de espera para las polisomnografías.

La disfonía espasmódica, un trastorno más común en mujeres

La disfonía espasmódica es un trastorno de la voz incluido en el grupo de distonía focal que afecta sobre todo a mujeres en edades comprendidas de entre 30 y 50 años. Se caracteriza por contracciones involuntarias de la musculatura de las cuerdas vocales que producen espasmos en las mismas. Como consecuencia estas personas producen una voz característicamente quebrada, o entrecortada, en ocasiones ronca, tensa durante los espasmos, pero tienen una voz normal cuando éstos no están presentes.  Aunque es un trastorno poco frecuente puede afectar de manera notable a la calidad de vida al influir en la capacidad para comunicarse. En el siguiente enlace puedes escuchar cómo suena una voz con disfonía espasmódica.

Según la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) la disfonía espasmódica afecta a 3-4 personas por cada 100.000 habitantes y se estima que en España puede haber entre 15.000 y 20.000 pacientes. Estas personas experimentan contracciones involuntarias de los músculos de la laringe, y en algunos casos, presentan dolor. Como consecuencia de esas contracciones, la persona puede experimentar, además de los síntomas señalados, sensación de esfuerzo vocal, cambios bruscos en el tono de voz o  timbre nasal, entre otros. Las distonías pueden presentarse también en otras regiones del cuerpo, como contracturas en el abdomen o dolor durante la deglución.

Cuando el paciente empieza a notar los primeros síntomas, estos suelen ser leves y aparecen de forma esporádica. Sin embargo, con el tiempo pueden empeorar y hacerse más frecuentes, sobre todo si la persona tiene más situaciones de estrés, está más cansada o tensa. De igual forma, puede mejorar si la persona ríe o llora.

Causas de la disfonía espasmódica

Las causas de la disfonía espasmódica aún se desconocen. En ciertos casos se ha manifestado una posible coincidencia con infecciones de las vías respiratorias superiores, períodos de uso excesivo de la voz o estrés. Se ha relacionado con alteraciones en las regiones cerebrales encargadas del control de los movimientos.

El diagnóstico de la disfonía espasmódica es considerado difícil por los expertos y debe ser realizado por un especialista en voz, como el otorrinolaringólogo, que se ocupará de evaluar el estado de las cuerdas vocales y detectar posibles alteraciones en la voz y el habla. Además, conviene que intervengan especialistas en neurología, cuando además de síntomas vocales, presente alteración en otras regiones.

Tratamiento de la disfonía espasmódica

La disfonía espasmódica no tiene en la actualidad un tratamiento curativo, por lo que las terapias van encaminadas a la mejoría en la producción de voz y del habla. En cualquier caso, debe ser individualizado y acorde con las necesidades del paciente.

En ese sentido, la inyección de toxina botulínica en las cuerdas vocales es el tratamiento que ha demostrado mejores resultados en la actualidad, por encima del tratamiento farmacológico.

La toxina botulínica disminuye la contracción del músculo, reduciendo así el número e intensidad de los espasmos, mejora la calidad de la voz, y por lo tanto la calidad de vida. Éste tratamiento debe ser realizado por un laringólogo con experiencia y bajo neuro-monitorización. Lo ideal es que este tratamiento vaya unido a la rehabilitación de voz para optimizar el resultado, sobre todo en aquellos casos en los que el trastorno pueda afectar a la situación laboral de la persona que lo padece. Las técnicas de reeducación vocal ayudarán a mejorar la fonación y disminuir los síntomas. Por otro lado, también puede ser conveniente recibir atención psicológica.

Facultativo Especialista en ORL en la Agencia Pública Sanitaria Poniente

19/09/2019

El Ejido, Almería

La Agencia Pública Sanitaria Poniente (Sistema Sanitario Público Andaluz) precisa incorporar F.E. Otorrinolaringología en el Hospital de Poniente (El Ejido, Almería), y en el Hospital de Alta Resolución de Loja (Loja, Granada).

Interesados/as pueden inscribirse en la Plataforma de Contratación – Cronhos – en el siguiente enlace: https://cronhos.ephpo.es/ , Más información en el teléfono 950579080 o en el correo rrhh@ephpo.es

Informamos a su vez, de que el proceso de inscripción en la Bolsa de Empleo para ésta y otras especialidades en la Agencia Sanitaria Poniente (Hospital de Poniente, HAR El Toyo, HAR Guadix y HAR Loja) permanecerá abierto hasta el próximo día 30 de septiembre

Persona de contacto: Cecilio Dionisio

Email: rrhh@ephpo.es

Teléfono: 950579080

¿Cómo se clasifica la disfonía espasmódica?

Según la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) la disfonía espasmódica afecta a 3-4 personas por cada 100.000 habitantes y se estima que en España puede haber entre 15.000 y 20.000 pacientes. Sus causas aún son desconocidas pero se cree que puede haber una relación con alteraciones en los ganglios basales o por una coincidencia con infecciones de las vías respiratorias superiores, períodos de uso excesivo de la voz o estrés.

La disfonía espasmódica se clasifica como disfonía espasmódica en aducción, la que afecta principalmente a los músculos tiroaritenoideos, siendo ésta la forma de presentación más frecuente, hasta el 90% de los casos aproximadamente, y en abducción, si los espasmos se producen en el músculo cricoaritenoideo posterior. La afectación puede ser mixta.

La valoración perceptual es básica en el diagnóstico, y se pueden encontrar, entre las características principales, una voz entrecortada, “enganches” vocales, tensión vocal, que puede ser prolongada o intermitente, y sin una frecuencia rítmica, característica que le diferencia de los temblores vocales, de los cuales puede llegar a ser complicado diferenciarlas si no se cuenta con la experiencia adecuada.

También puede tratarse de una voz aérea intermitente, cuando los espasmos producen la abducción de las cuerdas vocales.

Suelen presentar las pausas de voz en sonidos determinados como la “p” y “t” seguidos de alguna vocal, tanto en aducción como en abdución.

Durante la exploración laringoscópica, observaremos los siguientes signos en la disfonía espasmódica:

  • De aducción: aducción glótica brusca, intensa, arrítmica, con cortes de voz.
  • De abducción: abducción glótica nítida, brusca, incongruente, con cortes de voz.

Diagnóstico y tratamiento de la disfonía espasmódica

Su diagnóstico es difícil y debe ser realizado por un especialista en voz, como el otorrinolaringólogo que se encargará de la evaluación de las cuerdas vocales y de detectar posibles alteraciones en la voz y el habla. Por otro lado, cuando además haya presencia de alteraciones en otras regiones puede ser necesaria la intervención de especialistas en neurología.

En la actualidad la disfonía espasmódica no tiene un tratamiento curativo y las terapias deberán ir encaminadas a tratar de mejorar la producción de la voz y el habla. En cualquier caso, el otorrinolaringólogo deberá procurar que el tratamiento sea individualizado y acorde con las necesidades del paciente.

En ese sentido, el tratamiento que ha demostrado mejores resultados hasta el momento es la inyección de toxina botulínica en las cuerdas vocales. El empleo de esta técnica ha resultado ser más eficaz que el tratamiento farmacológico, aunque algunos pacientes afirman sentir mejoría con determinados medicamentos como benzodiacepinas, posiblemente porque contribuyen a reducir el estrés, como ocurre en el caso del alcohol.

La inyección de toxina botulínica es un procedimiento que se realiza en consulta y en el que interviene un equipo formado por un otorri­nolaringólogo y un neurofisiólogo. Con esto se consigue realizar el diagnóstico electromiográfico y el tratamiento en el mismo acto, y de forma más precisa.

Se inyecta a nivel de los músculos tiroaritenoideos en caso de disfonía espasmódica en aducción, y los músculos cricoaritenoideos posteriores en los casos en en los que haya sospecha de una disfonía espasmódica en abducción.

La toxina botulínica produce una denervación química del complejo aductor del tiroaritenoideo-cricoaritenoideo lateral en el caso de las aductoras, y del cricoaritenoideo posterior en las disfonías espasmódicas de abducción, disminuyendo así los el número e intensidad de los espasmos, mejora la calidad de la voz, la fluencia de la misma, la capacidad de comunicación y, por lo tanto, la calidad de vida.

Debido al efecto limitado en el tiempo de la toxina botulínica, éste tratamiento suele repetirse cuando los síntomas vuelven a ser limitantes sobre todo en aquellos casos en los que el trastorno pueda afectar a la situación laboral de la persona que lo padece. El intervalo entre las infiltraciones es variable.

El tratamiento debe incluir la rehabilitación de voz para optimizar el resultado. Las técnicas de reeducación vocal ayudarán a mejorar la fonación y disminuir los síntomas. Por otro lado, también puede ser conveniente recibir atención psicológica.

Nota necrológica de la Dra. María Josefa Sarriá de Lucas

La Dra. María Josefa Sarriá de Lucas nos ha dejado. Probablemente muchos no sabrán a quien me estoy refiriendo. De hecho en La Paz, el hospital en el que desarrolló la mayor parte de su carrera profesional, pocos la reconocerán por su verdadero nombre. Aquí, en el Servicio de ORL de La Paz era Pepa. Para los más antiguos, probablemente Maripepa. Y en el hospital, su nombre era sinónimo de otoenurología.

Pepa era otorrinolaringóloga, pero desde el primer momento de su estancia en La Paz decidió que le gustaba la otoneurología y no quería dedicarse a otra cosa. En aquel entonces la otoneurología era muy diferente a la que practicamos en la actualidad. El equipamiento tecnológico se limitaba a un sillón rotatorio, un electronistagmógrafo de dos canales, unas gafas de Frenzel y un tambor de nistagmo optocinético que mi padre había construido con un tambor de jabón de lavadora sobre el que había distribuido trazos blancos y negros alternativos y que hacíamos girar con unos hilos de nylon trenzados. Que quede claro que funcionaba de maravilla…

Pues bien, con semejante derroche de tecnología Pepa era capaz de diagnosticar una oftalmoplejia internuclear con la misma facilidad con la que podía detectar un Ménière, un vértigo posicional paroxístico o una esclerosis múltiple. En aquella época preRNM los diagnósticos, más neuro que otológicos, había que hacerlos en función de la historia clínica y los limitados hallazgos exploratorios. Maripepa se lo sabía todo.

Con el paso del tiempo Pepa fue nombrada Jefa de Sección y se dedicó a pasar sus conocimientos a todos aquellos que quisieran adquirirlos. Por su consulta pasaron muchos otorrinolaringólogos nacionales, así como un buen número de neurólogos de aquella época. Y todos terminaban encantados con su trato, su enseñanza y su impresionante conocimiento del mundo de la otoneurología.

Pepa era poco amiga de las publicaciones y de las presentaciones ante aforos concurridos. Era tímida y no le gustaba hablar en público. De eso se encargaban otros miembros del Servicio. Ella era como la hormiga incansable que veía paciente tras paciente, resolviendo todo cuanto estaba en su mano, y enseñando con paciencia infinita a todo aquel que tenía la suerte de estar sentado en la silla que había junto a la suya. Yo tuve la suerte de ocupar esa silla en muchas ocasiones y aprender de ella todo cuanto fui capaz de aprender. Yo tenía límites. Ella parecía no tenerlos…

Su lealtad y capacidad de trabajo en equipo eran otra de sus virtudes. Durante muchos años trabajo codo con codo con mi padre. Y cuando él se jubiló y yo accedí a la Jefatura de Servicio, siguió demostrando la misma capacidad de trabajo y la misma lealtad. Jamás me faltó su apoyo incondicional y su espíritu crítico. Era una persona comprometida, con un claro sentido de responsabilidad y fue para mi un pilar fundamental durante todos los años que seguimos trabajando juntos.

Y un día se fue del hospital a su querida tierra gaditana y comenzó una etapa nueva de su vida. Fue una de esas personas que saben dejar de hacer lo que han venido haciendo durante un buen número de años y empezar a hacer otra cosa distinta sin pena ni añoranza. Capaz de disfrutar de su familia sin volver la vista atrás. Mirando siempre adelante y encontrando en ese camino nuevas metas e ilusiones. Que pena que el destino no quisiera dejarla seguir en ese camino…

Se ha ido una persona íntegra. Una mujer valiente. Una madre y abuela ejemplar. Una compañera de trabajo excepcional. Se ha ido la persona que más supo de otoneurología en su momento. Pero eso para ella nunca tuvo mas valor que la posibilidad de mejorar la vida de aquellos pacientes que tuvieron la suerte de cruzarse en su camino.

Se ha ido Pepa, Maripepa. Descanse en paz.

Javier Gavilán

Médico especialista en otorrinolaringología. Contrato indefinido. Jornada completa. Manresa.

12/09/2019

Manresa

Se incorporará a ALTHAIA, Xarxa Assistencial Universitària de Manresa, www.althaia.cat. La Fundación Althaia gestiona recursos de Atención Especializada, Atención Primaria, Atención Sociosanitaria, Salud Mental y Salud Mutual y Privada. Dispone de 418 camas de agudos, 14 camas de críticos y 50 de sociosanitarios. Se realizan más de 21.000 intervenciones quirúrgicas al año en un bloque quirúrgico con 22 quirófanos.

El servicio de otorrinolaringología está formado por un equipo de 6 profesionales, realiza unas 400 intervenciones quirúrgicas al año y 5000 primeras visitas. Cuenta con una unidad específica de disfagia y de vértigo. Participa en la formación de Médicos Residentes de Medicina de Familia en la especialidad y rotatorios de Medicina de la UIC.

Se requiere:

– Título de Especialista en Otorrinolaringología, vía MIR

Se valorará:

– Experiencia en consultas y cirugía de la especialidad
– Residencia próxima al puesto de trabajo y/o disponibilidad de vehículo.
– Buena relación interpersonal
– Capacidad de trabajo en equipo
– Adaptación a los cambios (flexibilidad)

Se ofrece:

– Contrato indefinido. Jornada completa (1688h/año)
– Horario: lunes a viernes de 8 a 15h y una tarde semanal
– Retribución según convenio SISCAT
– Formación continuada y carrera profesional
– Incorporación: Inmediata

Interesados/das:

Enviar mail a seleccio@althaia.cat, adjuntando carta de presentación y CV.

 

Persona de contacto: Mireia Martin

Email: seleccio@althaia.cat

Teléfono: 938742112