• Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
La mentoplastia, una operación habitual del área ORL

La mentoplastia, una operación habitual del área ORL

Una de las intervenciones que más popularidad ha adquirido en los últimos años es la mentoplastia, que busca corregir las deformidades del mentón. En la actualidad, el poder de la imagen en la sociedad ha hecho que este tipo de cirugías tengan un papel relevante. En los cánones de belleza, la armonía facial es un factor determinante, y esta depende de la proporción de todos sus elementos: hueso, dientes, tejidos blandos y la relación entre unos y otros. Esta operación permite tanto alargar el mentón o acortarlo, según las necesidades de cada paciente, para que esté más proporcionado al tamaño de la nariz de la persona y la mandíbula quede más delineada.

La mentoplastia es una intervención quirúrgica no complicada que hace posible cambios estéticos notorios sin tener que modificar la oclusión. El hecho de no modificar la oclusión del paciente la convierte en una forma eficaz de cambiar la fisionomía facial.

Una de las deformidades del mentón que se tratan mediante esta técnica, es la retrogenia, es decir, el mentón retraído. En estos casos, el paciente lo que busca es que sobresalga algo más para que estéticamente sea más atractivo. La operación consiste en introducir una prótesis de un material biocompatible o de grasa autóloga de la persona, con el tamaño y forma planificadas de forma previa en base a las necesidades y gustos del paciente. Dicha prótesis se puede introducir de dos formas, bien con una incisión en la parte de debajo del mentón, o bien dentro de la cavidad oral.

Por otra parte, los mentones o mandíbulas demasiado prominentes (prognatismo) se pueden acortar mediante osteotomías en los ángulos precisos designados por el cirujano de cabeza y cuello y con las prótesis adecuadas.

Antes de la intervención, se tienen que evaluar minuciosamente las proporciones faciales del paciente y realizar un examen físico así como la revisión exhaustiva de su historial clínico. También es importante conocer los antecedentes como traumatismos anteriores, cirugías orales o tratamientos previos de ortodoncia. Asimismo se realizarán radiografías cefalométricas frontales y laterales para poder analizar bien la relación entre el mentón, los tejidos blandos y el esqueleto facial.

En cuanto al posoperatorio, si la incisión se ha realizado en la boca, se hace una sutura de puntos que se caen por sí solos a los pocos días. Si la intervención se ha abordado por la parte inferior del mentón, la sutura es más compleja y se requieren curas frecuentes hasta que cicatrice bien. También es frecuente perder sensibilidad en la zona y en ocasiones el labio interior, pero es algo transitorio.

La rinoplastia, muy asociada a la cirugía del mentón

Además de la barbilla, la nariz es otro elemento importante para la armonía del rostro. Por ello, es habitual que cuando se busca la simetría facial, se realicen de manera conjunta una rinoplastia y una mentoplastia. La rinoplastia, otra intervención estética habitual, es algo más compleja ya que, además del aspecto estético, tiene un objetivo funcional importante.

Por una parte, esta intervención mejora la estética de la nariz, pero por otra, también puede realizarse por motivos de salud, como mejorar la función respiratoria. Hay que cuidar estas dos funciones y para ello es aconsejable ponerse en manos de un otorrinolaringólogo, así se aseguran unos buenos resultados. La rinoplastia es la operación de estética facial más demandada en España, según los datos de la SEORL-CCC, y tal y como recuerdan, la otorrinolaringología es la única especialidad que aborda de manera integral la nariz e incluye en sus planes formativos todo lo referente a la rinoplastia.

Qué es y para qué sirve un implante coclear

Qué es y para qué sirve un implante coclear

Para las personas que sufren cierto grado de sordera, en ocasiones los audífonos no son una solución suficiente. “El implante coclear va dirigido a las personas que padecen una hipoacusia severo-profunda que con el uso de audífonos no han alcanzado la amplificación suficiente para hacer una vida normal”, explica la doctora María José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) en el siguiente vídeo realizado para la campaña #Implantadosalavida.

Se trata de un dispositivo electrónico, que se acopla mediante una cirugía, cuya misión es “transmitirle a la cóclea las señales eléctricas y desencadenar así una sensación sonora”, subraya la doctora Lavilla. El implante coclear se compone de dos partes, una externa y otra interna, ambas unidas mediante un imán. Su funcionamiento consiste en “captar la señal acústica con un micrófono y transformarla en una señal eléctrica”, destaca. A continuación, mediante los electrodos que posee, se transmite al nervio coclear, y desde ese punto la señal llega hasta el cerebro.

Se trata de una operación sencilla en manos expertas, “de no más de 2 o 3 horas”, detalla Lavilla. Por lo general, tras la cirugía de inserción el paciente recibe el alta al día siguiente. Una vez culminada esta primera fase, se comienza con la rehabilitación se aproveche el implante coclear al máximo. El logopeda es el profesional de referencia que “entrenará” al usuario con este nuevo dispositivo. Si se trata de un adulto, el objetivo de este especialista es ayudarle a que reconozca los patrones del habla, mientras que, si es un niño, su labor principal es controlar que se produzca el desarrollo del lenguaje de forma correcta y adecuada a la edad del menor.

Como destaca la doctora, en el caso de niños que nacen sordos, el implante coclear les permite poder escuchar los sonidos y aprender a hablar. Cuando se le coloca a una persona que ya sabía hablar, pero que ha perdido la audición, gracias al dispositivo coclear vuelve a ser un oyente. Para asegurar todo lo posible el éxito de esta solución auditiva y alcanzar el resultado más óptimo, “hay que actuar pronto”, advierte la doctora, cuando se nace sordo o se pierde la audición.

En la actualidad, gracias a los avances de la tecnología, la funcionalidad y estética de los implantes cocleares ha mejorado de manera notable. Son más pequeños, con un diseño moderno y con unas estrategias de codificación más eficaces que hace que sean compatibles con la realización de resonancias magnéticas.

La SEORL-CCC elabora el Manual de Evaluación del Paciente con Disfonía

La SEORL-CCC elabora el Manual de Evaluación del Paciente con Disfonía

La Comisión de Laringología de la SEORL-CCC ha presentado el Manual de Evaluación del Paciente con Disfonía durante el pasado Congreso de la sociedad. La guía tiene como objetivo facilitar la labor del otorrinolaringólogo para el tratamiento de los pacientes con problemas de voz. “La disfonía es uno de los síntomas más comunes y alcanza hasta el 75% de prevalencia en grupos de riesgo específico como los docentes”, explica la doctora Isabel García López, su coordinadora, en el manual. Dado que a día de hoy la laringología es una parte de la especialidad en pleno auge, cada vez se va acumulando un mayor conocimiento sobre los aspectos fisiológicos y patológicos de la laringe.

La última guía al respecto que los otorrinolaringólogos españoles habían creado, data del año 2002. Este nuevo documento tiene un enfoque más práctico y con un contenido actualizado. El objetivo es facilitar la labor al profesional para que encuentre de una forma estructurada y útil las cuestiones principales y que le ayuden a  establecer un buen diagnóstico.

El manual se divide en cuatro grandes apartados: historia clínica y valoración perceptual; análisis acústico y análisis aerodinámico; endoscopia laríngea y electromiografía laríngea y exploración quirúrgica. Cada apartado se subdivide en distintos epígrafes muy concisos para guiar al especialista en una mejor forma de proceder, diagnosticar y tratar a sus pacientes.

La disfonía es un trastorno o alteración de la fonación debido a una anomalía de la vibración de las cuerdas vocales. La causa más habitual es un uso excesivo de la voz o un mal uso, pero también pueden influir factores como el alcohol y el tabaco. Cuando superan los 15 días de duración, las disfonías pueden esconder otras enfermedades como pólipos o nódulos e incluso de más gravedad como un cáncer de laringe. Esta nueva guía sirve para que el otorrinolaringólogo, con todos los datos clínicos del paciente, optimice mejor sus recursos para que tanto el diagnóstico como el tratamiento sean los más adecuados.

¿Los adolescentes están concienciados sobre las consecuencias del tabaco?

¿Los adolescentes están concienciados sobre las consecuencias del tabaco?

El tabaquismo es el factor de riesgo más relevante en el desarrollo de cáncer de cabeza y cuello, sobre todo en el de faringe y laringe. El tabaco es la segunda droga más extendida entre los adolescentes de 14 a 18 años según los datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), y la edad de inicio se sitúa en  torno a los 13 años.  Por tanto, es necesario concienciar al público más joven sobre las consecuencias nocivas para su salud, tanto a corto como a  largo plazo.

Para Ana Vicenti, docente del Instituto Mariano José de Larra, los adolescentes son “claramente conscientes de que el tabaco es perjudicial para la salud”, el problema es hacerles ver las consecuencias reales a largo plazo así como en las acciones rutinarias del día a día. “Parte de la mentalidad de un adolescente es no pensar en el futuro demasiado”, sostiene, por lo que, en su opinión, no acaban de tener una concienciación clara, sino superficial. También explica que es difícil saber de forma exacta cuántos de sus alumnos fuman pese a que los docentes realizan una labor de vigilancia para impedir que lo hagan en el interior de los centros, “tenemos que estar al tanto de eso”, afirma la profesora.

Es necesario desmitificar el tabaco

En la actualidad los adolescentes acceden al instituto entre los 11 y los 12 años, dos años antes de lo que marcaba la anterior Ley de Educación de los años 70. Este adelanto pone en contacto a niños con adolescentes de hasta 17 años e incluso más, lo que puede incentivar comportamientos tóxicos de forma más temprana. “Los que se quieren hacer los mayores, lo conseguirán antes”, detalla la docente.

Para Ana, una de las claves para acabar con el inicio precoz del tabaquismo es “desmitificar que fumar tiene algo de guay”. Para conseguirlo es necesario eliminar ese contexto en el que se mueven los jóvenes en el que se valora como algo positivo y de reconocimiento social.  Otro punto importante y positivo a ojos de la profesora para combatir este problema, es la realización de campañas como la de ‘Ponle un cero al tabaco’, iniciada por la SEORL-CCC.

Destaca que este tipo de actuaciones hace que los alumnos “se queden impresionados” al exponerles de forma directa a las consecuencias que puede tener en su salud este hábito nocivo. Así mismo, considera también relevante mostrarles los inconvenientes más cotidianos que les puede ocasionar como, por ejemplo, no poder correr a por el autobús. “No son conscientes de los problemas en el día a día que supone una adición como el tabaco”, sostiene la profesora.

El entorno familiar y educativo, así como el componente genético, influyen en la adicción al tabaco. De hecho, tener padres fumadores también se considera un factor de riesgo y la influencia de la genética  en esta adicción oscila entre un 40% y un 70%, según las últimas investigaciones.

La meta de reducir el consumo de tabaco se puede lograr solo si los nuevos fumadores no se inician en este hábito, según afirma la SEORL-CCC.