Rinoplastia

La rinoplastia es la operación estética más frecuente en los quirófanos de los otorrinolaringólogos, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Se trata además de la quinta operación estética más común en nuestro país. Se estima que uno de cada mil españoles se somete a este procedimiento quirúrgico cada año. Es común recurrir a la rinoplastia por motivos estéticos para someterse a una remodelación del aspecto físico, pero además, la rinoplastia puede mejorar la función respiratoria en caso de defectos o accidentes por lo que, en ocasiones, puede tener un doble objetivo someterse a una intervención de nariz.

Antes de la operación, el paciente deberá someterse a un exhaustivo análisis estético para que el otorrinolaringólogo determine cómo debe ser la nariz en proporción con respecto el resto de elementos de la cara para obtener el resultado más natural y armónico. Seguirá pautas relacionadas con los cánones de belleza, la raza, el sexo y la edad de cada persona, aparte de saber los motivos por los que quiere someterse a la intervención y evaluar las posibilidades de realizarla con éxito. En función de las características y de si la operación servirá para corregir una deformación externa o interna, el médico elegirá la técnica quirúrgica que mejor se adapte a cada paciente, ya sea realizando pequeñas incisiones o interviniendo a través de las fosas nasales.

El otorrinolaringólogo prestará una especial atención a la punta nasal. Los expertos han averiguado, gracias a la evolución de esta intervención, que aquí reside lo más importante en la cirugía plástica de este órgano, entre otras cosas porque es la puerta de entrada del aire inspirado y la encargada de distribuirlo. Es un área tan delicada que, tras la operación, puede tardar hasta cinco años en instalarse definitivamente.

La rinoplastia es la cirugía estética más difícil, insisten los otorrinolaringólogos que aconsejan ponerse en manos de médicos especializados en la nariz. Y hay que seguir una serie de cuidados postoperatorios, entre otros, llevar férula durante, al menos 15 días, que el médico irá ajustando en cada revisión realizada durante este tiempo.

Algunas curiosidades históricas

  • Ya en el año 3.500 a. C. se practicaba en Egipto la cirugía de nariz.
  • En la India se castigaba el robo y el adulterio femenino con la amputación de la nariz, de ahí que los cirujanos de este país se convirtieran en expertos en rinoplastia.
  • En Occidente, ya desde los primeros años de la era cristiana, aparecen cirujanos reparadores de nariz.
  • Durante el Renacimiento, hubo familias dedicadas a las mejorarla.
  • Sin embargo, no fue hasta el siglo XX cuando la operación nasal se convirtió en algo frecuente.
  • Las guerras mundiales y los heridos de guerra obligaron a los cirujanos a desarrollar este tipo de intervenciones.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*