En la madrugada del día 17 de Enero de 2017 falleció a los 93 años de edad el profesor Dietrich Ernst Wilhelm Trincker, Catedrático de Fisiología y primer Socio de de Honor extranjero de la Seorl, nombrado como tal el día 11 de Diciembre de 1959 a propuesta del profesor Rafael Bartual Vicens por sus importantes aportaciones al conocimiento del sistema vestibular.

Prof. Dietrich Ernst Wilhelm TrinckerDominaba varios idiomas, entre ellos el español, pronunciando conferencias en diferentes ocasiones como invitado en cursos de postgraduados y congresos de nuestra Sociedad. Hombre de gran cultura, de carácter apacible, paciente, bondadoso y sobre todo de enorme generosidad, derramó su sabiduría entre sus discípulos y doctorandos, llegando a acoger en su propia familia a algunos becarios faltos de recursos.

Su vida fue una aventura que bien merecía ser novelada y llevada a la pantalla y que trataré resumir, pues explica su evolución ideológica y su carácter. Nació el 1 de Octubre de 1923 en la ciudad de Insterburg, próxima a Königsberg, capital de Prusia oriental, en el seno de una familia de maestros y profesores de Instituto, quedando marcada su adolescencia y juventud por su confrontación con el Nacionalsocialismo y la II guerra mundial. Su familia, de ideología liberal y democrática, tenía gran amistad con Käthe Kollwitz, pintora, escultora, escritora, pacifista y notable artista gráfica alemana, una de las figuras más destacadas del realismo crítico a finales del siglo XIX y principios del XX y militante socialdemócrata. Durante el verano de 1932 se celebraron elecciones y Trincker, de casi 10 años de edad, regresando del colegio a casa vio un cartel de propaganda del SPD diseñado por Kollwitz que los nazis habían cubierto casi por entero con una fotografía de Hitler. No tuvo mejor idea que arrancarla sin percatarse que cerca se encontraba una docena de militantes de la Juventudes nacionalsocialistas que se arrojaron sobre él y le propinaron una paliza casi letal con sus botas de asalto. Salvó la vida gracias a que pasó un entierro y los deudos y familiares bastante numerosos dispersaron a los agresores y lo llevaron al Hospital del que salió bastante malparado al cabo de unos días.

Al terminar el bachillerato tuvo que ingresar en el Servicio Social como paso previo para estudiar Medicina, teniendo que realizar trabajos que requerían grandes esfuerzos, desarrollando una hernia inguinal por la que tuvo que ser operado. Este percance le liberó del Servicio social y le permitió matricularse en Biología y Medicina en Königsberg y escoger una unidad de Sanidad para el Servicio militar obligatorio que coincidió con el comienzo de la II Guerra mundial, siendo enviado al frente del Este.  En el avance hacia Stalingrado permaneció estacionado durante unos meses en un pequeño pueblo de Ucrania entablando amistad con un médico ruso al que ayudaba en su actividad profesional, lo que le permitió aprender el ruso. Durante la retirada de Stalingrado, fue alcanzado por metralla de una granada que se impactó en su rodilla derecha. Tuvo que ser operado y durante varios meses permaneció inmovilizada la pierna desde la punta del pie hasta la cadera con dolorosas curas diarias con hipoclorito y sulfamidas que le obligaban a inyectarse morfina. Una vez dado de alta solicitó reincorporarse a los estudios de Medicina a principios de 1943 en Königsberg.

Durante las prácticas en la sala de disección cometió la imprudencia de insinuar sus ideas políticas y de criticar amargamente la guerra y su curso. Al salir de la Facultad fue detenido por la Gestapo, denunciado por un compañero. Durante seis semanas fue interrogado brutalmente a diario hasta perder el conocimiento, al cabo de las cuales fue liberado gracias a las gestiones de un tío, veterinario de nacionalidad suiza y presidente de la Cámara Agraria de Prusia oriental, que había resuelto los problemas de la cría de ganado en la región y se le consideraba persona imprescindible.

Renuncio a contar las innumerables vicisitudes durante la retirada de las tropas alemanas por las que pasó como prisionero de los rusos, su fuga a través de Noruega y Dinamarca, hasta llegar a Hamburgo donde prosiguió sus estudios para concluirlos finalmente en Greifswald en la zona de ocupación soviética. Tras varios meses de actividad asistencial en el Hospital Universitario fue admitido en el Instituto de Fisiología del Profesor Steinhausen donde se doctoró con el tema “Adaptación a luz y obscuridad y visión espacial”; tras publicar varios trabajos sobre fisiología de la visión se habilitó con el tema “Sobre el desarrollo de la visión de los colores a lo largo de la evolución de los mamíferos”. Poco tiempo después tuvo que asumir la docencia y la dirección del Instituto por la enfermedad de Steinhausen, continuando su línea de investigación en fisiología vestibular, siendo el primero en registrar el potencial de reposo y de acción de las células ciliadas de la ampolla de los canales semicirculares y posteriormente en la células del utrículo y del sáculo, demostrando en el primer caso que en los canales horizontales se produce la excitación de las células por las inclinaciones utriculípetas y la inhibición por las utriculífugas; la variación del potencial de acción celular es proporcional al grado de inclinación de la cúpula. En los canales verticales sucede al revés en concordancia con los hallazgos de Lowenstein y Sand en el nervio ampular de la rana y los posteriores de Engstöm y Wersäll con el microscopio electrónico. En las máculas demostró que solo el deslizamiento tangencial de la membrana de estatolitos conduce a la excitación celular acabando con la teoría de tracción y presión de Magnus y De Kleyn. Sus trabajos confirmaron las teoría de Steinhausen sobre la fisiología del aparato vestibular y posteriormente aplicó la teoría de las informaciones y la cibernética al análisis de la electronistagmografía impulsando su aplicación en el estudio del sistema vestibular en el hombre, método que fue asumido inmediatamente por investigadores de la talla de Greiner, Montandon, Groen, Jongkees, Kornhuber y otros.

En Junio de 1953 sin previo aviso fueron encerrados todos los profesores y docentes de la Facultad de Medicina en el salón de actos, entrando poco después varios oficiales rusos y el general Iwanow, quien les informó que todo el personal de la facultad iba a ser militarizado con la prohibición absoluta de divulgar y comentar lo que se les decía en espera de recibir instrucciones; de momento no iban a ser acuartelados con sus familias. Su actividad pasaría a ser dirigida por comisarios políticos del régimen. Ante esta perspectiva Trincker planeó y logró escapar con su esposa y tres hijas al Berlín libre a través de la estación del metro de Charlottenburg y tras tres meses de internamiento en Baviera en un campo de refugiados logró ser contratado por el profesor Otto Friedrich Ranke, director del Instituto de Fisiología de la Universidad de Erlangen en el que se tuvo que habilitar de nuevo como Privat Dozent. Posteriormente obtuvo la Cátedra de Fisiología de la Universidad de Kiel y finalmente la de Bochum en la que trabajó hasta su jubilación, dejando tras de sí una numerosa escuela. Dentro de la misma creó una sección de Neurobiología aunando la investigación electrofisiológica de la función con la morfología ultraestructural y bioquímica.

Por la publicación de los tres tomos de su tratado de Fisiología en colaboración con Lullies y sus numerosos artículos sobre el funcionamiento del sistema vestibular, ampliamente comentados en mi libro “Una historia heterodoxa de la investigación vestibular” y sobre otros temas de fisiología renal y neuromuscular fue nombrado en 1982 Doctor honoris causa de la Universidad de Cádiz a propuesta de los profesores Bartual Pastor y Rico Irles, disertando en perfecto castellano sobre el tema “Problemas y aspectos actuales de la Neurobiología” con especial dedicación a la figura de Santiago Ramón y Cajal, el primero en considerar la Neuromorfología, la Neurofisiología y la Neurobioquímica como un campo de investigación único, lo que se conoce actualmente como Neurobiología, relacionando forma y función.

Trincker fue un enamorado de España y siempre acogió a los fisiólogos y otorrinolaringólogos españoles que acudieron a su Instituto, razón que justifica sobradamente este obituario.

Descanse en paz.

 

Cádiz 19.01.2017.

Juan Bartual Pastor, Catedrático Jubilado de Otorrinolaringología