fumar-olfato

Las personas fumadoras pueden sufrir distintas consecuencias como el aumento de las posibilidades de tener cáncer de pulmón o garganta, o la pérdida del sentido del gusto y el olfato, entre muchos otros. Debido a la cantidad de sustancias tóxicas que tiene el tabaco y que provocan daños en la salud de los fumadores, el mejor consejo es dejarlo ya que tiene multitud de beneficios: se reduce el riesgo de padecer cáncer, enfermedades cardíacas, se tiene mayor capacidad pulmonar o se puede disfrutar más del sabor y el olor de las sustancias.

Los componentes tóxicos de los cigarrillos afectan al gusto y al olfato porque son sentidos que están muy relacionados entre sí, de hecho, los sabores se ven influidos por los olores que percibimos. La relación es debida a que cuando se mueven los alimentos en la boca, se estimulan los receptores de la lengua y, junto con el movimiento de deglución, activan un flujo retronasal, aportando información olfativa. Por eso cuando los niños van a comer algo que no les gusta, se tapan la nariz. O cuando las personas están constipadas, si tienen la nariz congestionada, tienden a percibir menos el sabor de los alimentos.

La razón por la que los ingredientes del tabaco afectan de manera negativa al gusto y al olfato es porque los productos químicos actúan debilitando las células de las papilas gustativas. Con el tiempo, y aumentando la dosis de cigarrillos, este deterioro es mayor afectando tanto a la percepción de los aromas como de los sabores.

Las células del gusto se regeneran cada 10 días, por ello, dejar de fumar, provoca que las nuevas que se crean estén sanas y no se debiliten con las sustancias tóxicas del tabaco. Con el paso del tiempo, los exfumadores irán recuperando la capacidad de sentir los sabores y los olores y los percibirán más intensos.

Por último, al incrementarse el sabor y olor de los alimentos y percibirlos con mayor intensidad, al dejar de fumar, unido a la ansiedad que provoca eliminar el hábito, puede que los exfumadores cojan algo de peso. Para ello, lo conveniente es seguir una dieta equilibrada y basada en alimentos saludables como frutas o verduras.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*