La presbiacusia o pérdida de audición en personas mayores es un problema de salud que, aunque no es reversible, sí permite paliar sus efectos. La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) insiste en que el uso de dispositivos de audición en la tercera edad ayuda a mejorar la calidad de vida de los pacientes. La presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC, la doctora María José Lavilla, señala en este vídeo una serie de medidas de prevención para minimizar los problemas asociados a la presbiacusia:

  • Evitar la exposición a ruidos intensos y prolongados: la exposición a altos niveles de ruidos a lo largo de la vida acentúan y adelantan los síntomas de la presbiacusia.
  • Cuidar la salud: determinadas enfermedades cardiovasculares están relacionadas con la pérdida de audición. La diabetes, la hipertensión, el tabaquismo, la obesidad y el sedentarismo son factores de riesgo asociados a la presbiacusia.
  • No ingerir medicamentos que favorecen la pérdida auditiva: el consumo habitual de determinados fármacos está relacionado con la presbiacusia. Entre ellos se encuentran la aspirina, el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos.

Los otorrinolaringólogos también consideran una conducta de prevención de la sordera el hecho de acudir a la consulta del otorrinolaringólogo cuando comiencen a aparecer indicios de presbiacusia. Así mismo, un estado de ánimo positivo y una actitud centrada en el tratamiento de la pérdida de audición, permitirán que el paciente se decida a utilizar audífonos o implantes cocleares para disfrutar de un nivel adecuado de escucha.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*