Un estudio publicado este mes en la revista American Journal of Epidemiology asocia el consumo de AINES con un riesgo mayor de pérdida auditiva en mujeres mayores. La doctora Maria José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC, destaca que la conclusión más llamativa de este artículo es que sugiere que una proporción sustancial de pérdida auditiva atribuible al uso de analgésicos es modificable, puesto que se puede evitar y prevenir.

El resultado, según comenta esta especialista, es que el uso prolongado de los AINES y acetaminofén (paracetamol) (≥2 días / semana) se asoció con mayores riesgos de pérdida auditiva en la población de mujeres mayores. No es igual para el caso de la aspirina. En este caso influye la dosis y además se indica que no hace falta llegar a las dosis altas previamente descritas como dosis diarias máximas recomendadas.

El estudio también recuerda, en palabras de la doctora Lavilla, que hay otros factores de riesgo cardiovascular que contribuyen a la pérdida auditiva como la obesidad, la hipertensión, aumento del colesterol, la diabetes, el sedentarismo, el abuso de alcohol…Todos ellos se incrementan en las mujeres a partir de los 60 años.

Aunque coexistan estos factores, la doctora Lavilla explica que la pérdida auditiva atribuible solo al uso de AINES y paracetamol es de un 5,5% de todas las hipoacusias de las pacientes sometidas al estudio. Aunque esta proporción de aumento de riesgo puede parecer pequeño, dado el uso tan extendido de estos medicamentos, la implicación a nivel poblacional es muy alta. Es decir, un 5,5% de toda la población que consume estos medicamentos, es un número muy alto de personas afectadas.

Esta doctora concluye que es importante que los otorrinolaringólogos estén al tanto de estas investigaciones para poder mantener informados a otros especialistas y a pacientes. Por otro lado, advierte de que debe evitarse su prescripción continuada; teniendo en cuenta su efecto nocivo, no solo en cuanto a dosis sino tiempo de exposición. Cuando sean de prescripción obligada la doctora Lavilla advierte que hay que tener especial cuidado en niños y jóvenes,  en casos con predisposición familiar y patologías auditivas previas.