Sonido

El oído, el órgano de la audición, es una estructura compleja que se divide en oído externo, medio e interno. El oído externo tiene tres partes, el pabellón auricular (la oreja), el conducto auditivo externo y las capas externas de la membrana timpánica (el tímpano), y su función principal es la captación del sonido. El oído medio, formado por el martillo, yunque y estribo, actúa como transmisor de las ondas sonoras. Mientras que el oído interno es el que tiene la función auditiva y de equilibrio, que dependen de la cóclea y el aparato vestibular.

El oído realiza su función auditiva al hacer perceptible el estímulo sonoro físico en tres etapas:

  • Transmisión o conducción de la energía física del estímulo sonoro captada en el pabellón auditivo hasta el órgano de Corti, situado en la parte media del oído interno y compuesto por las células ciliadas.
  • Transformación de la energía mecánica en energía eléctrica, que después se transfiere al nervio auditivo.
  • Transmisión de la energía eléctrica hasta la corteza cerebral. La apreciación de los sonidos es función de las áreas auditivas de la corteza

Función auditiva en el oído externo: El pabellón auricular capta las ondas sonoras y las envía hacia la membrana timpánica. La oreja del humano es prácticamente inmóvil y se orienta hacia el sonido mediante movimientos de la cabeza. Además, contribuye a la localización de la procedencia del sonido: el hecho de poseer dos orejas separadas por la cabeza hace que el sonido llegue a ambos oídos con una diferencia temporal y de fase, lo que sirve para localizar el sonido en el plano horizontal. Mientras que los responsables de localizar el sonido en el plano vertical son los repliegues del pabellón.

Función auditiva en el oído medio: Es el encargado de transmitir la energía sonora desde la membrana timpánica al oído interno. Al entrar en el oído medio, la membrana timpánica vibra y ese movimiento se traspasa al martillo, el martillo al yunque y éste al estribo. Éste último transmitirá la vibración al oído interno.

Función auditiva del oído interno: El órgano con el que se oye es el cerebro. Para ello, previamente la cóclea se ocupa de convertir las señales acústicas en impulsos eléctricos para que sean interpretados como sonidos en el cerebro. Además se encargará de discriminar los distintos sonidos según su frecuencia, codifica los estímulos en el tiempo según su cadencia y se filtran para facilitar la comprensión.

La dirección por la que llega un sonido se reconoce por dos hechos. Por un lado, porque el sonido llega antes al oído más próximo a la fuente sonora. Por ejemplo, si se percibe un ruido detrás y a la izquierda, el oído izquierdo captará la señal sonora unos milisegundos antes que el derecho. Y por otro, porque el sonido llega con más intensidad al oído más próximo a la fuente emisora.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*