La mayoría de los cánceres de tiroides no provocan síntomas. Así lo afirma el secretario general de la SEORL-CCC, el doctor Mario Fernández, en este vídeo sobre el Cáncer de Tiroides. Los tumores de la glándula tiroides suponen alrededor del 1% de todas las neoplasias del organismo y afectan sobre todo a mujeres de mediana edad. Suelen presentarse como un hallazgo casual, en el transcurso de una exploración rutinaria, en forma de nódulo tiroideo solitario, palpable e indoloro.

Por tanto, uno de los signos que pueden hacer sospechar su presencia es la sensación de tener una masa en el cuello, más visible en las personas más delgadas. Esta será la señal para que el paciente acuda a un cirujano de cabeza y cuello y ver si esta lesión es maligna o benigna.

El hecho de que el paciente note que tiene un nódulo tiroideo no significa que tenga que ser maligno, sino al contrario, lo más probable es que sea benigno. De hecho, del 4 al 7 % de la población posee nódulos tiroideos palpables, pero sólo un 5 % de ellos son tumores malignos, según datos de la SEORL-CCC.

Por todo ello, es necesario estudiarlo con las pruebas de imagen y exploraciones adecuadas, para que pueda tratarse de la mejor forma posible. Si es necesario, se podría hacer una punción para así valorar la naturaleza de ese nódulo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*