El síndrome de apnea del sueño (SAOS) incrementa el riesgo de sufrir accidentes de tráfico. De hecho, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), las personas que lo sufren tienen hasta tres veces más accidentes que la población normal y hasta 11 veces más, si toman una mínima cantidad de alcohol. Es por eso que la SEORL advierte de la importancia de identificar a los pacientes que sufren esta patología e iniciar el tratamiento correspondiente para evitar los accidentes mortales o incapacitantes, de los que el SAOS es responsable en un 17%.

Entre un 5 y un 7% de los accidentes de tráfico están relacionados con el SAOS. La mayoría tienen lugar durante los primeros 30 minutos de conducción, con más frecuencia durante la noche o a primeras horas de la tarde debido al ciclo circadiano del sueño. Además suelen producirse en situaciones inexplicables: conductores sin acompañante, salidas de la carretera en recta con completa visibilidad, sin marcas de frenada, choques frontales, etc.

El SAOS afecta a entre un 4 y un 6% de los hombres y un 2-3% de las mujeres, es decir, que hasta 2 millones de españoles pueden padecerla según datos de la SEORL. Sin embargo, solo entre el 5 y el 9% de los casos está diagnosticado. Se caracteriza por la presencia de episodios repetidos de obstrucción de la vía respiratoria superior durante el sueño. El síntoma más frecuente es la somnolencia diurna que suele causar falta de reflejos y disminución de la capacidad de concentración y del tiempo de reacción. A su vez, estos aspectos van a favorecer errores de seguimiento de la trayectoria en carretera y en el control de la velocidad, sobre todo en situaciones más monótonas como los atascos o viajes en autopista. Otros síntomas que pueden aparecer son los ronquidos, cefaleas, sensación de sueño no reparador y cansancio crónico, trastornos de la conducta y la personalidad, despertares frecuentes, insomnio, entre otros.

El abordaje de este síndrome es multidisciplinar. El papel del otorrinolaringólogo es fundamental pues posee un amplio conocimiento y experiencia en el manejo de la anatomía implicada en la obstrucción respiratoria causante y, por tanto, ayudará a indicar el mejor tratamiento a seguir y por tanto conseguir resultados que permitan mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*