El Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) es una alteración común con una mayor prevalencia en los hombres, pues afecta al 4% de estos en edad media, frente al 2% de mujeres, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Consiste en la aparición de pausas de respiración de más de 10 segundos de duración (apneas) durante el sueño que se repiten de forma importante a lo largo del sueño, originando importantes alteraciones médicas a medio y largo plazo.

No se debe confundir al paciente roncador simple (que solo ronca) del paciente que además de roncar tiene frecuentes y repetidas apneas. En este último suele aparecer somnolencia diurna (por inadecuada calidad del sueño), alteraciones del comportamiento (irritación, nerviosismo) y dificultad de concentración. A largo plazo y si no se toman las medidas necesarias pueden aparecer severos problemas cardiopulmonares (Hipertensión arterial, hipertensión pulmonar) que lleguen a poner en peligro la vida del paciente.

Algunos signos que pueden hacer sospechar la presencia de apnea obstructiva del sueño son episodios repetitivos de asfixia, despertares frecuentes con interrupción del sueño, así como somnolencia diurna, disminución de la atención y de la calidad de vida.

Debido a la complejidad de este Síndrome resulta fundamental un adecuado y profundo estudio de cada paciente para evaluar la posibilidad de diversos tratamientos quirúrgicos o la utilización de dispositivos que durante el sueño introduzcan el aire en la vía respiratoria con presión suficiente para que esta no se colapse (CPAP o dispositivos equivalentes).

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*